Header

Flan de leche

Flan de leche

El flan de leche es lo más sencillo del mundo, pero no por eso diría que no tiene ciencia.

Después de mucho tiempo haciéndolo y devorándolo, pensaba que no se podía mejorar hasta que me comí uno que hizo mi amiga María en Nueva Jersey. Su textura era magnífica, completamente sedoso. Nada de huequitos.

María es una de las mejores cocineras que conozco y además es bioquímica y aplica su sabiduría a la preparación de sus platos. Ella me contó un secreto para que el flan quedara con la textura perfecta y yo lo comparto hoy con ustedes. Aunque mi receta no es la de ella, me ha servido muchísimo el secreto. A mí me quedan los agujeritos sólo en la parte de afuera.

Claro que te parecerá extraordinario este flan si eres de los que prefieres el flan sin huequitos.

Flan de leche con textura sedosa

Es una de mis recetas preferidas hoy por hoy y no necesita mucha presentación puesto que es un postre que le gusta a casi todo el mundo. Es facilísimo, se prepara en pocos minutos y ya luego el horno hace su trabajo solito y uno pone de su parte para esperar pacientemente a que se enfríe pronto. Recomiendo hacerlo el día antes pero también les cuento en la preparación cómo enfriarlo más rápido.

Me ha sido difícil rescatarlo para la foto y va cortado porque al fin y al cabo, así se ve mejor esa textura de la que vengo hablando. Luego lo volví a hacer antes del huracán Irma, para usar los huevos por si se iba la electricidad. Nos fuimos a casa de unos amigos a pasar el ciclón, me lo llevé con el molde y en dos comidas lo terminamos.

No dejen de probarlo.

Ingredientes

Caramelo para el molde (puede ser industrial o miren la receta aquí)
1 lata de leche condensada
6 huevos
1 lata de leche evaporada
1 cdta de extracto de vainilla
1 pizca de sal

Flan de leche. Receta

Preparación

Precalienta el horno a 375⁰F (190⁰C).

Cubre el interior del molde con el caramelo. Yo usé un molde de 7 pulgadas de diámetro por 2.5 pulgadas de alto y con tapa.

El secreto para que el flan quede con esa textura es mezclar sin batir. Primero los huevos, uno a uno con la leche condensada y hacerlo suavemente. Hasta que no se disuelve bien el primer huevo, no adiciones el otro. Y así sucesivamente hasta añadir los 6.

Luego agrega la leche evaporada, la vainilla y la sal. Sigue mezclando suavemente hasta que esté bien incorporado y lo viertes en el molde.

Tapa el molde y ponlo en una bandeja con agua, técnica conocida como baño María. Hornea una hora.

Para refrescarlo rápido lo que hago es botar el agua que quede en la bandeja que usé para el horno y dejar que se refresque unos 5 minutos. Luego pongo en ella el flan aún tapado y añado hielo y agua. De este modo en 15-20 minutos puedes desmoldar y luego con enfriar un par de horas es suficiente. Incluso con una hora, se puede consumir ya el flan.

Si no estás apurado, puedes guardar el flan en el molde ya fresco en el refri y luego sacarlo un rato antes de desmoldarlo para que el caramelo no esté tan espeso y no entorpezca el desmolde. También puedes desmoldarlo antes de meterlo en el refrigerador, pero debes esperar a que se refresque primero.

Otro flan que queda con una textura sedosa es este de naranja. Lo adoro.

¿A tí te gusta el flan con o sin huequitos?

Kimpira de gobo

Kimpira de gobo

Hace rato que no les traigo una receta japonesa. Hoy les voy a enseñar qué es y cómo hacer kimpira de gobo.

La kimpira es un método de cocción de la comida japonesa que consiste en saltear y luego hervir a fuego lento los alimentos. Se emplea usualmente para cocinar raíces y las kimpiras más comunes son la de renkon (raíz de loto) y la de gobo (bardana en español y burdock en inglés).

El gobo es una raíz que se consume sobre todo en Asia. Yo lo compro en mercados asiáticos. Tiene unos 2 centímetros de diámetro y de medio metro a 1 m de largo. Es rico en fibras, calcio y potasio y magnífico para la digestión.

Este plato se sirve como tapa y también como parte del teishoku, la completa japonesa.

Los cubanos llamamos completa a un plato con todo. Una completa cubana sería una comida compuesta por carnes o pescado, arroz, potaje, ensalada y alguna vianda frita. Todo servido en un mismo plato. El teishoku tiene 5 componentes, carnes o pescado, arroz japonés, sopa miso, tsukemono (encurtidos) y vegetales de estación. Se sirve cada componente en un plato separado y todos ellos se ponen en una bandeja, como muestran las 3 fotos siguientes, que he tomado en diferentes restaurantes.

Teishoku de pescado con ksukemono de pepino y daikon rallado.

Teishoku de saba (macarela) con calabaza marinada y algas.

Teishoku de katsu-don con tsukemono variado .

La kimipra se serviría en uno de los cuencos pequeños, llamados kobachi (que quiere decir precisamente cuenco pequeño).

Esta receta da para 4 y está lista en media hora aproximadamente.

Ingredientes

1 gobo (bardana) de 1/2 m
1 zanahoria mediana
1/4 de pimiento rojo (el que usé) o 1 pimiento asiático rojo picante (ambos son opcionales)
1 cda de aceite vegetal
1 cda de azúcar glas
2 cdas de salsa soya
1 cda de sake de cocinar
1 cda de mirin
1 cda de sésamo (ajonjolí) tostado

Kimpira. Receta japonesa

Preparación

Lava bien el gobo. Raspa su piel con un cuchillo. Pueden quedarse algunos pedazos de la cáscara. Se puede comer y le da un aroma extra a esta receta. Córtalo en palitos finitos de 5 centímetros de largo y colócalos en agua fría unos de 5 a 10 minutos.

Pela las zanahorias y córtalas en palitos similares. Y lo mismo con el pimiento si lo usas. Si agregas pimiento asiático picante, retira las semillas y córtalo en aros finitos.

Escurre bien el gobo y sécalo con un paño o papel de cocina.

Calienta un sartén mediano o un wok a fuego medio-alto. Añade el aceite y cuando se caliente adiciona el gobo y saltea unos 2-3 minutos. Añade los palitos de zanahoria y sigue friendo otro minuto más, mientras remueves para que se impregne del aceite. Adiciona el pimiento y sigue salteando mientras bates el azúcar, la soya, el sake y el mirin. Añade la salsa que acabas de batir, mézclala bien con los ingredientes en la sartén y baja el fuego a bajo-medio.

Cocina durante unos 5-7 minutos, hasta que la salsa se espese.

Pasa la kimpira a un cuenco para que se refresque y el momento de servir espolvoréala con las semillas de sésamo.

Puede comerse también al día siguiente fría.

Ya con el otoño al doblar de la esquina, les recomiendo otro componente para el teishoku, unos hongos marinados deliciosos que pueden aprender a hacer aquí.

 

Mermelada de higos

Mermelada de higos

Esta es la mermelada de higos que vieron el otro día en mis historias en Instagram.

Instagram es una de mis redes sociales favoritas. Si tienes cuenta allí, me encantaría que nos sigamos. A veces pongo ahí recetas que no tengo tiempo de retratar con la cámara profesional y no llegan a ser publicadas en el blog hasta mucho después. También recomiendo libros de cocina que me inspiran.

Cuando uno hace mermeladas caseras luego cuesta comer las que compras por ahí. Al menos a mí me parecen casi siempre demasiado dulces casi todas las que adquiero en el mercado. Además, me encanta ponerle especias a las mermeladas y que queden con un toque diferente, como la de arándanos con limoncillo y tomillo o la de melocotones con genjibre y cúrcuma que ya he compartido con ustedes y les recomiendo muchísimo.

En esta de higos no se notan tanto las especias, pues el higo tiene un sabor fuerte, pero igual hacen la diferencia.

Esta receta da una taza y lleva más de una hora prepararla, pero es muy fácil de hacer.

Te recomiendo servir esta mermelada de higos con tostadas de queso brie cremoso o en vasito con yogurt griego. Y si eres atrevido y te gustan los contrastes fuertes, con queso azul.

Mermelada de higos servida con queso brie

Ingredientes

2 tazas de higos cortados a la mitad
1/2 taza de azúcar
1/2 taza de agua
4 cardamomos
1 pedazo de corteza de naranja
5 pimientas rosa
1 cda de jugo de naranja

Preparación

Pon todo menos el jugo a fuego medio en una cazuela mediana. Cuando hierva, baja la candela al minimo y cocina durante 1 hora, removiendo a cada rato.

Cuando lleve 45 minutos de la hora que la vas a cocinar, parte los higos con una cuchara de madera o una espátula.

Una vez esté bastante seca, agrega el jugo de naranja y déjala un par de minutos más al fuego, removiendo constantemente. No debe quedar tan seca, pues cuando se enfríe se espesa siempre.

Deja que se refresque y retira la pimienta, los cardamosmos y la corteza de naranja.

Mermelada de higos casera

Guárdala en un pomo esterilizado si quieres que te dure bastante. En un recipiente normal bien tapado, aguanta hasta 2 semanas.

¿Haces mermeladas caseras? ¿Cuáles son tus favoritas?