Header

Cómo preparar ensalada de kale

Cómo preparar ensalada de kale

Cómo preparar ensalada de kale

A finales del año pasado probé en casa de mi amiga Mirta Ojito una ensalada de kale maravillosa. Me gustó tanto que unas semanas después le pedí que la hiciera en una comida que hice en casa y le pregunté cómo preparar una ensalada de kale donde este vegetal quedara tan suave.

Ella había encontrado la receta en Share y le había gustado tanto que ya era parte de su hogar. Me la pasó, pero se la tengo que volver a pedir porque no la encontré el otro día cuando quise hacer mi ensalada de kale. Sin embargo, recordaba perfectamente que había que dejar el kale reposar un rato con el aderezo para que fuera más fácil masticarlo.

Así que hoy te traigo un aderezo delicioso para comer con la ensalada de kale, pero puedes usar el que quieras siempre que le pongas limón y vaya bien con los demás ingredientes que vayas a adicionar a la ensalada y dejarla reposar un poco antes de servirla.

La receta del salmón ya está en el blog. Les dejo el link en la lista de ingredientes. Esta vez no quedaba muy poca Dijon en casa y usamos otra mostaza más amarilla. De ahí el color tan diferente.

Como ven, una adaptación tras otra. De eso también se trata en la cocina, de innovar, perderle el miedo e inspirarse.

Esta receta da para dos y está lista en media hora.

Cómo preparar ensalada de kale

Cómo preparar ensalada de kale

Ingredientes

4 tazas de kale (col rizada)
1/4 de taza de aceite de oliva virgen extra
1 cdta de pasta de anchoas
1 cdta de moztaza Dijon (sí, más mostaza)
El jugo de 1/2 limón
Sal (opcional porque las anchoas ya aportan bastante sal)
Pimienta
2 cdas de queso parmesano rallado (no se ve pero ahí estaba)
2 filetes de salmón (la receta aquí)
1/4 de aguacate (para adornar)

Preparación

Lava el kale si no lo has comprado prelavado y corta las hojas tamaño bocado, retirando los troncos duros que suele tener. Ve colocándolo en un cuenco en el que luego puedas remover cómodamente la ensalada.

La pasta de anchoa la puedes comprar lista o simplemente pasar un par de anchoas por un cuenco pequeño con agua, secarlas con cuidado y cortarlas bien hasta formar una pasta.

Batir hasta que emulsione el aceite y la pasta de anchoas, la mostaza, el jugo de limón, sal y pimienta al gusto.

Bañar el kale con el aderezo y dejarlo reposar 10 minutos.

Añadir el parmesano y mezclar bien.

Servir con el salmón (que está listo en unos minutos al horno) encima y adornar con aguacate.

Puedes añadir al gusto unos crotones, cebolla en juliana, pepino, o lo que creas que me ha faltado en esta ensalada que les recomiendo mucho para las cenas entre semana. Es saludable, riquísima y se prepara rapidísimo.

Tiramisù

Tiramisù

La primera vez que fui a Italia aprendí a hacer Tiramisù con nuestro amigo Fabrizio en Varese, una ciudad pequeña cerca de Milán. Pasamos unos días inolvidables comiendo rico y paseando con él y Marisela.

La comida italiana está entre mis debilidades. He vuelto a Italia a veces por su comida, entre otras cosas, porque hay miles de razones para visitar a este país.

Este postre no tiene ciencia, pero debes tener en cuenta que el café debe hacerse con antelación para que se enfríe y debes sacar con tiempo los huevos y el queso Mascarpone del refrigerador para que estén a temperatura ambiente en el momento de comenzar a preparar la receta.

También es importante saber que una vez montado el Tiramisù lleva al menos 3 horas en el refrigerador. Si puedes hacerlo de un día para otro, mucho mejor.

Puedes montarlo en un molde mediano o en varias copas, así como jugar con la cantidad de crema de Mascarpone contra bizcochos de acuerdo a las porciones que quieres servir. Esta receta da para 6-8 raciones muy bien servidas. Lo mejor es que no queda tan dulce como los que suelen vender hechos por acá. Si te gustan los dulces bien dulces, ponle un par de cucharadas de azúcar más.

En Italia sirviendo el Tiramisù de Fabrizio

En Italia sirviendo el Tiramisù de Fabrizio

Ingredientes

3 huevos a temperatura ambiente (separadas las yemas da las claras)
2 tazas (16 oz) de queso Mascarpone a temperatura ambiente
2 cdas de azúcar
1 cda de extracto de vainilla (opcional)
12 bizcochos Savoiardi o Lady Fingers
1 taza (8 oz) de café espresso frío o a temperatura ambiente (yo usé café cubano)
1 cda de licor de café (Kahlúa, por ejemplo)
1 cda de chocolate amargo o semiamargo en polvo

Preparación

Separa las yemas de las claras.

Pon a batir las claras en el KitchenAid hasta que estén a punto de nieve.

Mientras, bate el Mascarpone con las yemas, la vainilla y el azúcar hasta que esté bien mezclado. Esto puedes hacerlo a mano o ponerlo en la batidora eléctrica una vez estén listas las claras batidas, que habrás depositado en un cuenco aparte.

Mezcla las claras batidas con la mezcla de Mascarpone con movimientos envolventes. Y con mucha paciencia, para que no se te bajen las claras y quede bien cremosa esta parte tan importante del Tiramisù.

Cubre el fondo de la fuente con un tercio de la crema con Mascarpone.

Coloca el café en un plato hondo bien mezclado con el licor de café. Ve pasando rápidamente los bizcochos por el líquido, por ambos lados, sin dejarlos caer prácticamente, para que no se empapen ni se partan. Ve colocándolos en el molde, sobre el mascarpone hasta formar una capa. Continúa con otro tercio de crema con Mascarpone, el resto de los bizcochos y lo que queda de la crema.

Como les contaba antes, se vale jugar con la cantidad de bizcochos y crema para montarlo. Puedes usar más Savoiardi y cubrir con ellos el fondo del molde o de las copas y hacer sólo dos capas de bizcochos y dos de crema, usando un molde más grande.

Para finalizar, espolvorea el chocolate por encima usando un colador. Tapa y enfría al menos tres horas.

Adornar con virutas de chocolate y/o con unas hojitas de menta. Y comparte en tus redes para guardar esta receta auténtica italiana.

Si te gusta el Tiramisù seguro te gustará también este trifle de cerezas, que ya comienza la temporada de esta fruta.

Tiramisù

Puré de malanga con berro

Puré de malanga con berro

Cuando mi amiga Leo me dio la idea de hacer el puré de malanga con berro sabía que triunfaría en casa con esa receta.

Tanto mi esposo como yo adoramos la malanga aunque sea hervida y punto. Aunque también nos encanta en frituras o chips.

La malanga es una raíz y se le conoce también como tiquisque, otó, ocumo, yautía y uncucha. Las variedades más comunes son la blanca, la amarilla y la morada. Es genial para la digestión. Los cubanos cuando estamos mal del estómago solemos comer puré de malanga y cuando los niños comienzan a comer sólidos, es de las primeras cosas que les damos a comer.

El berro también, por su parte es buenísimo para el crecimiento de los niños, por lo que este puré es muy recomendado para los peques. Eso sí, no le pongan mucho berros si es para los bebés porque tiene un sabor amarguito que puede que no le guste. Adiciona sólo la mitad del berro que le pondrías a un puré como este para adultos.

Además, el berro es buenísimo para la salud para mantener la piel y la vista en buen estado, es rico en antioxidantes y anticancerígeno.

El huevo duro para adornar es opcional.  Puedes usar simplemente unas ramitas de berro.

Puré de malanga con berro

Ingredientes

(Para 2)

3 malangas medianas
1 puñado de berro bien lavado
1 cda de mantequilla sin sal
Sal
1 huevo duro

Preparación

Pela la malanga y córtala en trozos del tamaño de una pelota de ping pong y hiérvelas unos 20 minutos, hasta que estén tiernas, con un poco de sal al gusto.

Reserva dos tazas del líquido en que herviste la malanga antes de escurrirla.

Pon la malanga con el agua, la mantequilla y el berro en la batidora y bate hasta que esté hecho puré. Dependiendo del gusto tuyo y de tu familia, puedes hacerlo más o menos espeso. Ten en cuenta a la hora de reservar el agua para dejar un poquito más si te gusta más en onda crema que puré.

Sirve en dos cuencos o dos tazas y adorna con un cuarto de huevo duro.

Si te gusta el puré de malanga natural, te dejo el link a mi receta para que la pruebes también.