Header

Monthly Archives: November 2011

Pastel de boniato americano con brócoli

 
Desde que vi esta receta en El Comidista me dije que sería uno de los acompañantes del pavo, el puerco, el pollo o lo que fuera que decidiéramos comer en Thanksgiving. El boniato americano, junto a la calabaza, las manzanas y los arándanos son los ingredientes más usados en la cena que se hace el día de Acción de Gracias. Este día, es usual hacer cacerolas de todo tipo con el boniato, dulces, saladas, o una mezcla de las dos cosas.
 
Hice mi propia versión de la receta de Mikel, americanizándola un poco, sustituyendo la nuez moscada por allspice,  los quesos Idiazábal y Emmental por Cedar añejo, y combinando la leche con nata líquida. Esto último trae más calorías, pero me encantan los gratinados y las sopas con crema, que le voy a hacer.
 
Este año celebramos en casa de Yaniett y Tomás. Ella es mi amiga desde que estábamos en 5to. grado y a él lo conocí hace unos años en Nueva York. A ambos los adoro y les estoy agradecida por infinidad de razones. Por suerte viven a 5 minutos de casa. También fueron a la cena mis padres, y un montón de amigos y familiares. La pasamos divino. Comimos delicioso y este plato encantó a todos. Quedó precioso y los colores venían de maravilla también para la cena.
 
Con estos ingredientes, da como para 20 personas.
Ingredientes
8 boniatos medianos
4 ramas de brócoli
1 taza de queso Cedar añejo rallado
1 cebolla amarilla grande
3 dientes de ajo
1 cdta. de allspice
1 cdta. de pimienta de cayena (opcional)
½ litro de leche
1 ½ taza de nata líquida (heavy cream)
4 oz. de harina
4 oz. de mantequilla sin sal
Aceite de oliva
Sal
Pimienta negra
Preparación
Pon a hervir agua con sal en una cazuela grande. Pela los boniatos y córtalos en rodajas de 1 centímetro aproximadamente. Échalos en la caldera y cocínalos unos 10 minutos.  
Pica la cebolla y el ajo, rehógalo en una sartén grande con un poco de aceite a fuego lento durante 10 minutos. En ese tiempo, separa las flores del brócoli del tronco, cortando este último en rodajas finas y cortando un poco las flores para que te queden te igual tamaño. Y ya pasados los 10 minutos, sube el fuego a medio, adiciona al sartén primero los troncos, sofriendo unos 3 minutos y removiendo a cada rato. Luego añades las flores y salteas un par de minutos más si quieres que el brócoli quede al dente, o un poco más si te gusta más suave. Añade la cayena si te has decidido por usarla, y salpimienta a gusto. Apaga el fuego y resérvalos.
Precalienta el horno a 430°F.
Ahora vas a preparar una bechamel. Pon la mantequilla en una cazuela mediana, a fuego lento y deja que se derrita. Adiciona la harina y cocínalas unos 10 minutos removiendo de vez en cuando. En una cazuela pequeña, pon a calentar la leche para ir añadiéndola a la mezcla de harina y mantequilla poco a poco, removiendo para que no se formen grumos. Añadir el allspice, retira la caldera del fuego e incorpora la mitad del queso. Mezcla bien y salpimienta. Incorpora la nata líquida.
Ya estás listo para poner todo en el molde, que debe ser bastante grande. Cubre el fondo con la mitad del boniato. Luego ponle una capa de brócoli y otra capa de boniato por encima. Baña con la bechamel y espolvorea con el resto del queso. Hornear unos 30 minutos hasta que esté dorado y casi seco.
Sacar del horno, dejar reposar unos 10 minutos antes de servir para que se asiente y no se desbarate a la hora de servirlo.
Tips
Cuando esté el pastel en el horno, si la parte de arriba se tuesta muy rápido, cubrir con papel de aluminio.
Si no tienes allspice, puedes prepararlo mezclando media cucharadita de canela en polvo,  ½ cucharadita de jengibre en polvo y ½ cucharadita de clavos molidos.

Tarta de boniato americano, whisky y bacon

tartadeboniatoybacon1

Pasé la noche antes de Thanksgiving haciendo tartas. Se me han dado por fin las masas, que antes intenté hacer sin buenos resultados. Las recetas las tomé de la revista del Food Netwok del mes de noviembre de este año. 
Antes de seguir, quiero darle unas gracias enormes a mi amigo virtual Dorven Dorta -a quien me parece conozco de toda la vida, desde los tiempos de mi otro blog que nada tenía que ver con la cocina-, por regalarme la subscripción de esta misma revista. Ha sido algo que iba dejando para después, ansiaba mucho, y resulta que el Universo me tenía esta grata sorpresa preparada.
Volviendo a las tartas, hice una de calabaza con ricotta, una de pistachos, una de manzana e higos, y esta que hoy comparto con ustedes. Poco iré publicando las recetas, y tal vez deje alguna para el Thanksgiving próximo, por si me agarra una mecha parecida a la de estos días, en los que apenas he tenido un respiro.
Le digo boniato americano al que es naranja por dentro. En Cuba el boniato que comí siempre tenía un color entre verde y gris.
Ten en cuenta que la masa debe pasar 4 horas en el refri antes de armar la tarta. 
 
Estas medidas dan para un molde de 9 pulgadas.
Ingredientes
Para la masa:
1 1/4 tazas de harina
1 cda. de azúcar
1/2 cdta. de sal
6 cdas. de mantequilla sin sal picada en pedazos
2 oz. de queso crema
1 cdta. de vinagre de manzana
2 cdas. de agua helada
ingredientesparatartadeboniato1
Para el relleno:
2 tazas de puré de boniato americano
1 taza de leche evaporada
3/4 taza de azúcar morena
2 huevos
1 cdta. de canela en polvo
1/2 cdta. de jengibre en polvo
1/4 cdta. de nuez moscada en polvo
2 cdas. de bourbon o el whisky que prefieras
Para adornar:
3 tiras de bacon
1 cda. de azúcar
Preparación
Para la masa:
Coloca la harina, el azúcar y la sal en el procesador de alimentos y bátelos para que se mezclen.
Adiciona la mantequilla y bate hasta que la masa tenga bolitas del tamaño de un chícharo.
Adiciona el queso crema y bate otra vez hasta que se formen las mismas bolitas.
Adiciona el vinagre y las 2 cucharadas de agua helada. Sigue batiendo hasta que la masa forme un sólo pedazo. Si no está lista así, adiciona más cucharadas de agua, una a la vez, hasta que se separe la masa de las  paredes del procesador.
Saca la masa y has una bola con ella. Aplástala con las manos hasta formar un disco y ponla en un nylon para envolver. Colócala en el refrigerador y déjala reposar 4 horas.
Pasado este tiempo, estira la masa con un rodillo, haciendo un disco de 12 pulgadas, sobre una superficie espolvoreada ligeramente con harina. Ponlo en el molde, enrolla lo que te sobre para hacer el molde y dale la forma que prefieras. Mete el molde con la masa al refri por 30 minutos.
Precalienta el horno a 350F.
Pasada la media hora, pincha el fondo de la masa unas 6 veces, en diferentes sitios, con un tenedor, cúbrelo con papel aluminio y llena la cavidad con frijoles secos. Hornea durante 20 minutos. Retira el papel de aluminio y los frijoles y hornea otros 10 minutos. 
 
Para el relleno:
 
En estos últimos 10 minutos puedes hacer el relleno, mezclando todos los ingredientes en la batidora o en el mismo procesador.
Vierte la mezcla dentro del molde con la masa y hornea 1 hora. 
Deja que se refresque. No es necesario enfriarlo, pero también se puede comer así.
Cuando vayas a servirlo, habrá llegado el momento de adornarlo. Pica en pedazos bien pequeños el bacon y ponlo en un sartén con el azúcar a fuego medio-bajo hasta que esté crujiente. Soltará grasa, así que escúrrelo antes de ponerlo sobre la tarta.
Tips
Si colocas el bacon con antelación, aunque lo escurras, se te harán islas blancas de grasa alrededor de este y no luce nada apetitosa la tarta.
Cuando estés horneando la masa, sola o con el relleno, si se te quema el borde, porque cada horno va a su aire, cúbrelo con papel aluminio.

Pechuga de pavo a la cubana

pechuga de pavo

Esta pechuga de pavo a la cubana, adobada y cocinada como si fuera lechón asado, es una de las pocas maneras que a mi familia le gusta comer pavo y la hago a cada rato para Acción de Gracias. Queda jugoza y es muy fácil de preparar.

Y es que el primer Thanksgiving que pude comprar los ingredientes para hacerlo a la americana, a nadie le gustó aquel arroz con cramberries secos y los espárragos con crema, ni el relleno, así que el año siguiente decidí hacer esta receta y acompañarla con moros y cristianos, boniato frito y ensalada. Aunque a veces me encanta ponerle salsa de arándanos rojos (cranberries) por encima.
 
Si la pechuga de pavo está congelada, la debes poner a descongelar dentro del refrigerador (fuera del congelador) dos días antes de aliñarla. Luego debes dejarla en el adobo un día entero antes de cocinarla.
 
Está lista en 2 horas, pero debes dejarla al menos media hora refrescándose fuera del horno para que al picarla en ruedas no se desbarate.
 
En este plato estoy usando la naranja agria, que es muy parecida a la naranja dulce, pero su corteza es más gruesa y el sabor bastante más agrio, como indica su nombre. Se le conoce también como naranja andaluza, bigarade, cajera o cachorreña. Y además de usarse en la cocina, se emplea también en la fabricación de medicinas, aceites y perfumes. 
 
Ingredientes
 
1 pechuga de pavo deshuesada, de 3 lb. aproximadamente
1 cabeza de ajo
1 botella de 20 oz. de jugo de naranja agria
2 cdas. de orégano en polvo
2 cdas. de perejil en polvo
1 cdta. de pimentón en polvo
1 pizca de allspices
1 cda. de comino
2 cdas. de sal
1 cdta. de pimienta
 
Preparación

Machuca el ajo con la mitad de la sal, para que no salte.
Ponle el resto de la sal y la pimienta a la pechuga y colócala en un recipiente de vidrio. Puede ser el mismo que uses luego para hornearla. Mezcla el resto de los ingredientes, agrégalos al recipiente, tápalo y devuelve la pechuga al refri para su día en adobo.
El jueves de Thanksgiving, 3 horas antes de la cena, precalienta el horno a 325⁰F y coloca el recipiente con la pechuga, destapado y con la piel hacia arriba, con todo el adobo por una hora. A cada rato, báñalo con el aliño.
Sácalo del horno, retira casi todo el adobo con un cucharón, dejando unos 2 dedos de líquido y vuelve a meter el recipiente al horno otra hora. En esta segunda hora, al principio puedes seguir bañando el pavo con el aliño, pero no debes hacerlo en la última media hora, si quieres que se tueste la piel.
Recuerda que debes dejarlo refrescarse otra media hora antes de quitarle la red y picarlo en ruedas.
 
Tips
 
Puedes usar el aliño como mojo y echárselo por encima a las ruedas de pavo, o mezclarlo con el gravy que trae la pechuga, siguiendo las instrucciones del paquete. A mí la verdad no me gusta mucho el gravy… y la pechuga queda los suficientemente jugosa como para no ponerle ninguna de las dos cosas. Pero bueno, para algunos seguirá siendo una carne seca, pase lo que pase… La salsa de arándanos rojos de la foto tiene naranja y oporto y le viene de maravillas. Arriba les he dejado el link.

¿Y a ustedes cómo le gusta el pavo?
 
 
Happy Thanksgiving!