Header

Monthly Archives: December 2011

Si la comida es más que comida

Para Geenen Roth, comemos como vivimos: nuestra relación con la comida es el reflejo exacto de convicciones muy arraigadas sobre nosotros mismos. Todo lo que pensamos sobre el amor, el miedo y la transformación, se expresa delante de un plato.

Este libro me lo envió Spanish Publishers para hacerle un review y a propósito lo he dejado para esta época del año en que todos están pensando en la dieta harán cuando pasen las fiestas.  Ya sé que no todos han subido unas libritas en diciembre porque se sientan solos, pero para algunos estos días pueden ser terribles.

Las dietas nunca solucionaran nuestros problemas. La clave, afirma la Roth, radica en prestar atención a nuestro cuerpo, en hacer espacio a los sentimientos de soledad, de inadecuación, de vacío, que nos empujan a comer. Tan inteligente como compasivo, este libro transformador proporciona los recursos necesarios para cambiar la relación con la comida y, lo que es más importante, con uno mismo. 

Durante años, la autora estuvo luchando contra su peso y llegó a padecer de anorexia, hasta que comprendió que su relación con la comida afectaba a todos los aspectos de su vida. En la actualidad, ofrece talleres en Estados Unidos para personas que sufren problemas de trastornos alimentarios.  Para ella las dietas son una proyección externa de la creencia de algunos de que por ser como son deben expiar su derecho a la existencia; y mientras no entiendan esto, ninguna pérdida de peso les hará sentir que todo está bien.

Este libro te invita a comer lo que quieras cuando tengas hambre y a sentir tus sentimientos cuando no la tengas. Indagar en tus sentimientos te permitirá relacionarte con ellos. Observarte a ti misma te dejará comprender de la diferencia entre estar cansada y tener hambre, estar satisfecha o llena, tener ganas de gritar o comer.

Sus directrices para alimentación son:
  •        Come cuando tengas hambre.
  •       Come sentada en un entorno tranquilo.
  •       Come sin distracciones.
  •       Come lo que te pida el cuerpo.
  •       Come hasta que estés satisfecha.
  •       Come (con la intención de estar) a la vista de los demás.
  •       Come gozando, con gusto y con placer.

Para más información, visite su página web www.geneenroth.com o compre el libro aquí:

Pizza triple de Jamie Oliver

mi pizza lista

Esta receta también la hice para el cookout italiano el sábado 17. Niurkita hizo la masa y yo hice el resto. Aunque el jueves la repetí haciendo la masa de Jamie Oliver, que es la que les voy a explicar hoy y cuando publique la receta de pizza bianca de Niurki, les doy la receta de ella. 
Hice pequeñas variaciones en la receta de Oliver, no usé un chile, pues algunos en el cookout no comían picante; y usé panceta en lugar de bacon. Además usé vinagre de jerez en vez de vinagre de vino rojo. La receta es larga, entre otras cosas porque lleva muchos ingredientes, pues vas a hacer 3 tipos de pizza en la misma base, pero no es nada complicada. Yo llevaba muchísimo posponiendo aprender a hacer la masa y ahora que la hice me parece que en lo adelante prepararé siempre toda la pizza en esta cocina.
Como Jamie, usé una bandeja rectangular, en este caso una de 11 x 14 pulgadas.
Esta pizza incorpora el ingrediente de esta semana, el calabacín, un fruto oriundo de América, que en la mayoría de los países se come como calabaza de verano y posee un alto contenido de agua, es rica en minerales, sobre todo potasio, vitamina C y β-caroteno. Este último es un compuesto químico que puede reducir las probabilidades de ataques cardíacos y de algunos tipos de cáncer de piel y pulmón, funciona como un antioxidante y aumenta la eficiencia del sistema inmunitario.
Ingredientes
2 1/4 tazas de harina
1 paquete de 1/4 oz de levadura
1/2 cdta. de azúcar
6 lonchas de salami
4 lonchas de panceta
1/2 calabacín pequeño
2 dientes de ajo
3 ramas de albahaca
2 cdas. de aceitunas negras picadas en rueditas
2 oz de queso taleggio
2 oz de queso mozarella fresco
14 oz de tomates perita en salsa de tomate en conserva
Aceite de oliva
Sal marina
Pimienta
2 tazas de rúcula (arugula en inglés)
1 cdta. de vinagre de jerez
3 cdas. de aceite de oliva
Más harina
Preparación
Mezcla bien la harina y media cucharadita de sal en un cuenco. Abre un pozo en medio.
En una taza, vierte 160 ml de agua tibia, la levadura, el azúcar y 1 cucharada de aceite de oliva. Déjalo reposar unos 3 minutos, hasta que comience a hacer espuma. Entonces echa esta mezcla en el pozo que habías abierto en la harina y con un tenedor ve mezclando todo hasta que se forme una masa que puedas poner en tus manos sin que se pegue a ellas. Amásala unos 10 minutos sobre una superficie plana espolvoreada previamente con harina hasta que forme una masa homogénea y esté tersa.
Pon otro poco de harina en el cuenco, coloca la masa, espolvoréala con más harina y tapa con un paño húmedo. Déjala reposar a temperatura ambiente por una hora o hasta que la masa duplique su tamaño.
Mientras tanto (a mí me dio tiempo en media hora) separa los tomates de la salsa y pícalos bien chiquitos,  pela el ajo y machácalo con una pizca de sal. Pon un par de cucharadas de aceite en un caldero mediano, rehoga el ajo a fuego medio. Adiciona el tomate picadito y cocina un par de minutos más. Luego agrega la salsa, prueba de sal y ponle pimienta a gusto. Tapa el caldero y cocina unos 10 minutos.
Unta la bandeja con aceite de oliva.
Pica el calabacín y las aceitunas en rueditas de 2-3 milímetros. Parte los quesos, por separado, en trozos que ronden un centímetro. Lava la albahaca, separa las hojas de las ramas y sécalas.
Cuando la masa esté lista, echa otra vez harina en una superficie plana, coloca la masa sobre esta y con las manos aplástala formando un disco. Con ayuda de un rodillo, ve estirando la masa hasta que quede un poco más grande (3-4 centímetros aproximadamente) que la bandeja. Enróllala en el rodillo para que puedas pasarla a la bandeja sin que se parta. Dobla hacia adentro la masa que te sobre y has con ella los bordes de la pizza.
mi pizza
 
Precalienta el horno a 400F.
Vierte la salsa sobre la masa de pizza, untándola por toda la superficie con la ayuda de una cuchara.
En un tercio de la pizza coloca el queso mozarella y las hojas de albahaca. En el centro pon el salami y las aceitunas negras (si vas a usar chiles, este es el tercio de pizza que lo lleva según la receta). Y en el tercero, pon las ruedas de calabacín, el queso taleggio y la panceta.
Si quieres puedes ponerle un poco de aceite de oliva y pimienta en antes de meterla al horno por 15 minutos (la receta decía 12, pero a mi horno le ha tomado un poco más).
Cuando queden un par de minutos para sacar la pizza del horno, prepara la rúcula, con aceite de oliva, el vinagre de jerez, sal y pimienta al gusto (yo le puse un poco más de ensalada, porque me encanta).
 
Tips
Con esta masa puedes hacer dos pizzas medianas o tres personales y usar los ingredientes que prefieras. 
Mi preferida de estas tres fue la de calabacín con queso taleggio y panceta.
 
Fotos 1, 4 y 5 tomadas en el cookout por Jochy Calvos, de Jacimages. El resto las tomé yo el día que hice mi primera masa.

Lasaña de picadillo de res y queso ricotta

lasaña
Esta receta se la debo a Isaac González, que me ha pedido por Facebook que le diga cómo hacer lasaña, así que hago otro paréntesis en el cookout italiano aunque me quede por allí. Se me ocurrió hace tiempo y aunque termino haciéndola una vez al año -casi siempre el día del amor y la amistad-, la hice en estos días para mis tíos, que nos visitan desde Cuba. Lleva hora y media desde que empiezas a prepararla, pero casi 1 hora es para que se cocine al horno y puedes aprovechar para hacer cualquier otra cosa. A mi parece muy fácil, sobre todo cuando la hago con la pasta que viene lista para hornear.
 
Ingredientes
 
12 láminas de lasaña
14 oz. de tomates perita en salsa de tomate (en conserva)
1 lata de 8 oz. de salsa de tomate
1 lb. de picadillo de res
2 lb de queso ricotta
2 tazas de queso mozarella rallado
1 taza de queso parmesano rallado
1 taza de hojas de albahaca
1/2 taza de hojas de perejil
1/2 ají rojo
1/2 cebolla (grande)
5 dientes de ajo
Aceite de oliva
Sal
Pimienta
 
1 bandeja resistente al horno de 12 x 9 pulgadas y papel aluminio
 
Preparación
 
Coloca el queso ricotta en un cuenco con las hojas de perejil y 3/4 de las hojas de albahaca bien picaditas, sal y pimienta al gusto.
 
Pica la cebolla, el ají y los tomates en cuadritos, corta el ajo en rueditas, y salpimienta el picadillo.
 
Precalienta un sartén a fuego medio y agrega el picadillo, removiéndolo constantemente para que no se hagan bolas de carne. Cuando comience a dorarse, agrega la cebolla y el ají, mézclalo con la carne y cocina unos 3 minutos. Incorpora el ajo y cocina otro minuto. Después el tomate picadito y sigue cocinando y removiendo un minuto más. Entonces échale la salsa de tomate, el resto de la albahaca, tápalo, baja la candela al mínimo y deja que se mezclen los sabores. Si te parece un poco seco, puedes adicionar 1/4 de taza de vino seco o rojo.
 
Mientras tanto, pon a hervir agua en un caldero grande, adiciona una cucharada de sal, y cocina la pasta según las instrucciones del paquete. Después de cocinadas y escurridas debes poner las láminas de lasaña sobre un papel de aluminio, separadas, para que no se peguen.
Precalienta el horno a 350 ⁰F.
 
Unta levemente el fondo de la bandeja con aceite de oliva y cubre el fondo con la mitad de la lata de salsa de tomate. Coloca una capa de pasta, otra con la mitad del queso ricotta, 1/3 del mozarella, 1/3 del queso parmesano y la mitad del picadillo con su salsa. Repite esta operación. Pon una tercera capa de pasta y échale encima la mitad que te quedaba de la salsa de tomate, así como el resto de los quesos mozarella y parmesano. Cubre la bandeja con papel aluminio y métela al horno por 40-50 minutos. Retira el papel aluminio y hornea 15 minutos más. Apaga el horno y deja la lasaña dentro otros 5 minutos. Sácala y déjala reposar unos 15 minutos para que cuando la partas en porciones no se deshaga.
 
Da para 8-10 porciones, dependiendo si la sirves sola o no.
 
corte de lasaña
Tips
 
Recomiendo hacerla con pasta precocinada, de ese modo debes cocinar la lasaña en el horno durante 1 hora pero no pasas trabajo cocinando y escurriendo la pasta.
 
En los días que siguen estaremos de fiestas y no sé cuan seguido publicaré, pero seguro vuelvo antes del fin de año con las recetas del cookout italiano. Por ahora, les deseo Feliz Navidad a todos, que lo pasen junto a sus seres queridos, en el sitio de sus sueños o en la Conchinchina, pero eso sí, comiendo sabroso.