Header

Monthly Archives: March 2012

Quiche de espinaca y queso Ricotta

quiche

El otro día hice una tarta que espero les haya gustado, pero me he quedado enganchada y he ido probando diferentes variedades con distintos ingredientes. Tengo que reconocer que he ido mejorando la técnica con cada quiche que hago.

Hoy les dejo esta de espinaca, que en vez de gorgonzola puede prepararse con queso feta, bacon y cebollitas salteadas y también queda deliciosa.
Ingredientes
10 oz de espinacas picadas congeladas
1 masa semihojaldrada congelada para tarta de 9 pulgadas de diámetro
6 oz de crema de leche
8 oz de queso ricotta
50 g de queso gorgonzola o queso feta
3 huevos
1/4 cdta de sal
1 pizca de nuez moscada
Preparación
Según el paquete de la masa, esta debe dejarse fuera del congelador media hora antes de comenzar a prepararla. Cuando falten 10 minutos más o menos, precalienta el horno a 350° F. Hornea la masa 10-12 minutos, poniéndole encima bolitas de cerámica, frijoles secos o haciendo unos huecos en el fondo con el tenedor. Una vez lista, retira el peso y ponla a refrescar sobre una parrilla.
Descongela la espinaca según las instrucciones del paquete. La que compré decía que la pusiera en el microondas con dos cucharadas de agua durante 4-6 minutos, así que la puse en un cuenco con el agua y la tape con papel toalla. Coloca las espinacas en un colador y escurre bien.
En otro cuenco, salpimienta a gusto el ricotta y agrega la crema, el huevo batido y el queso gorgonzola desboronado. Deja un poco de queso para poner encima. Mezcla bien todo y júntalo con las espinacas. Comprueba la sal.
Llena el centro de la tarta con la mezcla de modo que quede parejo. Hornea 30 minutos.
Deja que se refresque al menos 15 antes de servir para que no se te rompa.
Tips
Una vez fresco, puedes guardarlo en el refrigerador y comerlo al día siguiente. Al menos a mí me gusta lo mismo frío que a temperatura ambiente o caliente.
slice de quiche

Ochazuke

ochasuke1El ochazuke es una especie de sopa japonesa cuyos ingredientes principales son el arroz y el té verde. A partir de ellos se pueden hacer infinitas combinaciones.
Los japoneses la comen como merienda y sobre todo después de beber alcohol. Aquí andamos medio acatarrados y nos ha venido muy bien comerla en estas noches. Es muy ligera pero una vez entra en tu organismo, se siente fuerte.
Se puede hacer con arroz que te sobre de una comida anterior. En este caso también usé unos pedazos de macarela asada que me quedó de la receta pasada.
Da para dos y si ya tienes el arroz cocinado está lista en unos minutos.
Usé unos sobres de polvo para ochazuke que me trajeron de Japón, pero puedes sustituirlo por algas wakame picaditas y semillas de sésamo tostadas, o por un furikake que contenga algas y semillitas de sésamo. Las algas y el umeboshi le darán el toque de sal necesario, así que no necesitas poner sal ni en el arroz a la hora de cocinarlo.
Ingredientes
1 1/2 taza de arroz japonés cocinado
2 tazas de té verde
2 umeboshi (ciruelas japonesas)
1 cda. de perejil bien picadito
1/2 cdta. de wasabi
4 ó 5 cdas. de macarela asada
2 sobres de polvo para ochazuke
ochasuke-ingredientes
Preparación
El arroz y el té deben estar calientes.
Saca la masa de la ciruela y pícala bien. Se formará una pasta.
Desmenuza el pescado.
Divide el arroz a la mitad y colócalo en los cuencos.
Vierte el contenido del paquete de polvos para ochazuke sobre el arroz, luego coloca el pescado a un ladito, al lado la pasta de umebochi, el perejil, y la mitad del wasabi.
Con la otra mitad de los ingredientes, arma el segundo plato.
Echa una taza de té verde en cada uno.
Se puede comer con cuchara. Antes de comer, remueve bien todo, para que el wasabi se desintegre en la sopa y su sabor impregne todo el líquido.
 
Tips
Estos son los ingredientes “raros” que usé. Todos están a la venta en Amazon. El té verde lo compro siempre el Costco, viene una caja enorme, pero vale la pena por el precio y la calidad. Debes usar un té verde japonés “de verdad”, preferiblemente matcha.
ochasukerevuelto1
El furikake y el wasabi se venden en casi todos los mercados de Estados Unidos, pero si tienes un mercado oriental cerca, no importa dónde vivas, encontrarás estos dos ingredientes al seguro.
Hay infinidad de combinaciones para furikake y no tienes que limitarte a la que aconsejo en esta receta.
Puedes hacerla con salmón cocinado con sake, caviar de salmón, perejil, wasabi, algas picaditas (como para sopa de miso) y sésamo. Para ello seca bien el salmón, luego báñalo con el sake y vuelve a secarlo, dóralo en un sartén a fuego medio y desmenúzalo antes de colocarlo sobre el arroz. El alga aportará la mayoría de la sal a esta versión, así que ponle un par de cucharadas a cada plato.
Gracias a Fernando y Helen por todas las chucherías que nos han traído de Uruguay y Japón, pero sobre todo por pasar acá sus vacaciones. Los extrañamos mucho.

Macarela asada al estilo Caibarién

macareladespues

Esta macarela asada al estilo Caibarién la hice con unas macarelas me las trajeron mi madre y su novio, fresquitas, desde los cayos de la Florida. Es uno de mis pescados favoritos. En Cuba le llamamos así al pez que en muchos sitios se conoce como caballa.
Es otra propuesta para los comedores de pescado de Semana Santa, o cualquiera que desee preparar una receta fácil, rápida y sana. Era el modo más común de comerla en casa cuando era chica, aunque la hacíamos en una sartén a fuego bajo, porque ni soñar con un horno en mi islita. Es una de las comidas preferidas de mi padre, que siempre la cocinaba de este modo, aprendido de un amigo de un pueblo vecino en el que pasamos muy buenos ratos, y desde dónde partió el barco en que vinimos a Estados Unidos, Caibarién.
Cocinar estos tres pescados lleva 10 minutos de preparación y media hora en el horno. Da para 10.
Ingredientes
3 macarelas enteras, ya limpias
1 cabeza de ajo
Sal
2 tomates
1/2 cebolla
5 papas medianas
Aceite de oliva
Pimienta negra o blanca (opcional)
Jugo de un limón
macarellaantes
Preparación
Has varias hendiduras en los pescados con ayuda de un cuchillo.
Machaca los dientes de ajo con la sal y unta los pescados con esta mezcla, introduciendo pedacitos de ajo en las grietas.
Pica los tomates en rueditas y la cebolla a la juliana o en rueditas.
Pela las papas y pícalas en ruedas de 1 centímetro de grosor aproximadamente.
Precalienta el horno a 350° F.
Engrasa levemente una bandeja resistente al horno, cubre el fondo de papas. Con una brochita o un pedacito de papel toalla, embarra la cara de las ruedas de papa que ha quedado hacia arriba. Coloca sobre ellas las macarelas, adorna con el tomate y la cebolla.
Por último rocía con el jugo de limón y cocina en el horno por media hora.
Tips
Puedes usa el pescado que prefieras. La caballa es un pescado que tiene bastante grasa y no necesitas untar la parte superior de aceite, pero si usas pargo (huachinango) u otro de masa blanca, te quedaría muy seco si no lo engrasas antes de meterlo al horno.