Header

Daily Archives: May 23, 2012

De como me encontraron las bolitas de yuca

bolitas de yuca

Hace un par de meses intenté hacer unas croquetas de yuca con espinacas que en cuanto vi me hicieron la boca agua. Estaba muy hambrienta y parece que no escurrí bien los ingredientes en mi apuro, pues quedaron muy blanditas y algunas se me abrieron al freírlas. Pronto volveré a intentar porque el sabor era maravilloso. Luego fui a Ceviche 105 y comí unas frituritas de yuca que me parecía no tenían nada más que eso: yuca, pero sabían divino untadas de salsitas diferentes. Y finalmente el Día de las madres se abrió el camino, llegó la calma y me encontré de casualidad con la receta que hoy les traigo.
En realidad ese día quería hacer yuca hervida con mojo, para comer con el arroz imperial, pero la mitad de la yuca estaba blandita y la otra medio dura, así que las puse juntas en un colador para freírlas más tarde y seguí preparando el arroz. Cuando llegó el momento, me pregunté ¿y si las aplasto juntas y les doy forma? Estaban más que escurridas cuando formé la masa y luego hice unas bolitas.
Al terminar pensé que les quedaría muy bien un poco de queso en el medio, pero ya era demasiado tarde, el aceite estaba caliente y todos en casa hambrientos. Freí la primera bolita y quedó perfecta, así que seguí friendo todas, sin rebosar ni nada. En ese momento me acordé que tenía un poco de salsa huancaína. Y se hizo la luz. Mami fue la que más comió aprovechando que celebrábamos su día, mientras nosotros conteníamos las ganas de parar de consumirlas.
Pero la cosa no termina aquí. La semana pasada fui a almorzar en Divino Ceviche y salí un momento a hacer una llamada. Al regresar -¡sorpresa!- pasé por una mesa en la que estaban comiendo unas bolitas igualitas. Busqué en el menú y en los aperitivos estaban las boliyucas, unas bolitas de yuca rellenas de queso acompañadas de… sí, eso mismo, salsa huancaína.
Yo usé yuca congelada, que cociné según las instrucciones del paquete, pero igual puedes usar yuca natural. Puedes prepararlas también con una cocinada del día anterior. Les resumo cómo hacerlas:
1 – Escurrir bien la yuca cocinada.
2 – Aplastarla con un tenedor o pasarla por el procesador hasta formar una masa homogénea.
3 – Formar con la masa bolitas 3 – 3.5 centímetros. 
4 – Calentar aceite vegetal y freír en este las bolitas hasta que se doren, unos 3 minutos.
5 – Según retires las bolitas del aceite, colócalas sobre un plato cubierto con papel toalla, para escurrir la grasa.
6 – Servir con tu salsa preferida: alioli, mayonesa dijon o salsa huancaína… (nótense los links).
Se las recomiendo para picar en las fiestas.
Y hablando de celebraciones. Les recuerdo una vez más que estamos de concurso hasta el 30 de mayo.