Header

Monthly Archives: May 2012

Tarta de blueberries y fresas

tarta1

El título de hoy es en spanglish, pues aunque ya busqué en wordreference y me dice que blueberries se dice arándanos en mi primer idioma, no logro aprenderme cómo se llaman en español los berries y me parece más “sincero”  de mi parte llamar la receta así. Además, por los colores, me parece una tarta como para preparar un 4 de julio y ahí me sale lo poco de americana que se me ha pegado en estos casi 20 años en Estados Unidos. Para completar los colores de la bandera puedes servirla con crema batida.
Es una tarta muy fresca y un dulce no tan dulce, que alcanza para 8-10 comensales. Lleva unos 35 minutos prepararla. Quedé de llevarla a una cena y comencé a prepararla un poco tarde, por lo que la hice con una masa congelada, pero recomiendo hacerla con masa casera. Puedes encontrar la receta aquí.
Ingredientes
1 masa congelada de 9 pulgadas
1 clara de huevo batida
2/3 de taza de azúcar
2 cdas. generosas de maicena (fécula de maíz)
2 tazas de blueberries (arándanos)
2 tazas de fresas sin tallo
1 taza de leche
3 cdas. de jugo de limón
1 taza de mermelada de gooseberries (grosellas verdes)
relleno de la tartaPreparación
Precalienta el horno a 425° F. Unta la masa con la clara de huevo y hazle unos huequitos con un tenedor en el fondo, para que no se queme ni se infle. Hornéala 12 minutos. Déjala enfriar antes de rellenarla.
Has un puré en la batidora o el procesador con la mitad de los blueberries y 2 cucharadas de limón. Parece que debe colarse, pero no es necesario. Mezcla el puré con la leche, la maicena y el azúcar y cocina a fuego medio, moviendo constantemente hasta que cuaje, unos 15 minutos. Baja la candela al mínimo, deja la natilla un par de minutos más en el fogón y luego deja que se refresque un poco, antes de ponerla en la masa. Muévela a cada rato para que no se ponga dura en la superficie. 
Mientras, hacemos el glaseado. Pon la cucharada de limón que te quedaba con la taza de mermelada en una cazuela y ponla a hervir mientras mueves constantemente. Dependiendo de la mermelada, puedes ser que sea necesario colarla. Si pierde la transparencia al enfriarse, regrésala a la candela y deja que hierva otra vez, siempre moviendo la mezcla.
Rellena la masa con la natilla, adorna con las frutas y barniza toda la tarta con el glaseado. Mete al refri al menos un par de horas antes de servirla.
 
tartaTips
Yo no lo hice, pero una vez se refresque la natilla puedes ponerle más blueberries frescos si deseas. Si usas esa opción, has la natilla con puré de fresas. Quedará roja en vez de morada.

Vero’s Baked Mac & Cheese

mac&cheeseNo soy amante de los macaroni & cheese, pero últimamente me salen hasta en la sopa y hace rato quería preparar unos de cero. Hace un par de meses hice esta receta y anoté los ingredientes y sus proporciones en la caja de pastas, le dije a mi esposo que teníamos que tener cuidado no terminara en el reciclaje. A alguno de los dos se le olvidó y la perdí. Ayer me decidí a intentarlo otra vez con un poco de pasta que me había quedado de un pesto que comimos el día anterior. Agarré lápiz y papel y la guardé bien, pero de todos modos, antes de que pierda el papelito les dejo la receta.

Da 3 platos muy bien servidos y está lista en 35-40 minutos, 20 de los cuales la pasta se cocina solita en el horno. Yo usé una cazuela de barro de 9 pulgadas de diámetro (unos 23 centímetros) y 2 de alto (más o menos 5 centímetros).
Ingredientes
300g de pasta zitti cocinada
1 tomatillo
1 chorizo español bien picadito
1 1/2 taza de 4 quesos mexicanos
3 cdas. de salsa verde
4 cdas. de pan rallado
Sal
1 pizca de nuez moscada
Pimienta blanca molida
2 cdtas. de flequillos de chipotle seco
1/4 de taza de harina
3 cdas. de mantequilla
1 lata de 12 oz de leche de cabra
1 hoja de laurel
mac&cheese servido
 
Preparación
Si no tienes la pasta cocinada, hazlo según las instrucciones del paquete y escúrrelas. Si ya está hecha, lo primero es preparar la bechamel. Mezcla la leche de cabra con 6 onzas de agua en una cazuelita y añade la hoja de laurel. Ponlo a calentar a fuego medio y no dejes que hierba. Retira la hoja de laurel. En otra cazuela, derrite la mantequilla a fuego medio-bajo y añade la harina, mezcla bien ambos ingredientes mientras mueves continuamente y cocinas la harina sin que se dore hasta que se despega de las paredes de la cazuela. Ve añadiendo la leche poco a poco y mueve continuamente para que no se hagan bultos. Debe quedar una crema espesa. Sazónala con sal, pimienta y la nuez moscada. Añade 1 taza de queso rallado (deja el resto para el gratinado), la salsa verde, la mitad del chipotle y el chorizo.
Precalienta el horno a 400° F.
Esparce la mitad del pan rallado en el fondo del molde.
Pica el tomatillo en rueditas finiticas.
Echa las pastas en la cazuela de la bechamel y mezcla bien, para que los ziti se impregnen de la crema. Pasa el contenido al molde y empareja levemente la superficie. Espolvorea con el resto del pan, el queso y los flequillos de chipotle. Adorna con las ruedas de tomatillo y mete el molde al horno 20 minutos. Deja reposar unos 5 minutos antes de servir acompañado con tu ensalada favorita.

Tips

Las pastas deben estar al dente o el resultado final será una masa un poco incómoda.
Si no quieres picante, elimina el chipotle. La salsa verde que hice no picaba mucho porque eliminé las venas y las semillas de los chiles.
Para versión vegetariana, elimina el chorizo.
 
Concurso
 
Recuerden que el concurso vence el 30 de mayo. Pueden ver los regalos y el modo de participar aquí.

De como me encontraron las bolitas de yuca

bolitas de yuca

Hace un par de meses intenté hacer unas croquetas de yuca con espinacas que en cuanto vi me hicieron la boca agua. Estaba muy hambrienta y parece que no escurrí bien los ingredientes en mi apuro, pues quedaron muy blanditas y algunas se me abrieron al freírlas. Pronto volveré a intentar porque el sabor era maravilloso. Luego fui a Ceviche 105 y comí unas frituritas de yuca que me parecía no tenían nada más que eso: yuca, pero sabían divino untadas de salsitas diferentes. Y finalmente el Día de las madres se abrió el camino, llegó la calma y me encontré de casualidad con la receta que hoy les traigo.
En realidad ese día quería hacer yuca hervida con mojo, para comer con el arroz imperial, pero la mitad de la yuca estaba blandita y la otra medio dura, así que las puse juntas en un colador para freírlas más tarde y seguí preparando el arroz. Cuando llegó el momento, me pregunté ¿y si las aplasto juntas y les doy forma? Estaban más que escurridas cuando formé la masa y luego hice unas bolitas.
Al terminar pensé que les quedaría muy bien un poco de queso en el medio, pero ya era demasiado tarde, el aceite estaba caliente y todos en casa hambrientos. Freí la primera bolita y quedó perfecta, así que seguí friendo todas, sin rebosar ni nada. En ese momento me acordé que tenía un poco de salsa huancaína. Y se hizo la luz. Mami fue la que más comió aprovechando que celebrábamos su día, mientras nosotros conteníamos las ganas de parar de consumirlas.
Pero la cosa no termina aquí. La semana pasada fui a almorzar en Divino Ceviche y salí un momento a hacer una llamada. Al regresar -¡sorpresa!- pasé por una mesa en la que estaban comiendo unas bolitas igualitas. Busqué en el menú y en los aperitivos estaban las boliyucas, unas bolitas de yuca rellenas de queso acompañadas de… sí, eso mismo, salsa huancaína.
Yo usé yuca congelada, que cociné según las instrucciones del paquete, pero igual puedes usar yuca natural. Puedes prepararlas también con una cocinada del día anterior. Les resumo cómo hacerlas:
1 – Escurrir bien la yuca cocinada.
2 – Aplastarla con un tenedor o pasarla por el procesador hasta formar una masa homogénea.
3 – Formar con la masa bolitas 3 – 3.5 centímetros. 
4 – Calentar aceite vegetal y freír en este las bolitas hasta que se doren, unos 3 minutos.
5 – Según retires las bolitas del aceite, colócalas sobre un plato cubierto con papel toalla, para escurrir la grasa.
6 – Servir con tu salsa preferida: alioli, mayonesa dijon o salsa huancaína… (nótense los links).
Se las recomiendo para picar en las fiestas.
Y hablando de celebraciones. Les recuerdo una vez más que estamos de concurso hasta el 30 de mayo.