Header

Monthly Archives: May 2012

Moqueca de camaroes

moqueca de camarones

Grettel preparó en el cookout brasileño esta moqueca de camaroes, que se puede comer con farofa (harina de mandioca, la receta viene más tarde) o son arroz blanco. Ella prefirió cocinar menos los camarones que en la receta original y le quedaron en el punto preciso. Si los cocinas mucho, se ponen duros o elásticos.
 
Sepan que queda tan rica como hermosa se ve en esta foto. Da para 6-8 y lleva media hora de preparación y media hora de adobo. No la demoro más, que es exquisita.
 
Ingredientes
 
2 lb. de camarones
2 dientes de ajo
4 tomates peritas
2 cebollas grandes, bien picadas
1 pimiento verde mediano, picado
12 ramas de cilantro, picadito en el jugo de 2 limones + 1 ramita
4 cdas. grandes de leche de coco
3 cdas. de aceite de oliva
2 cdas. de aceite de dente (de palma)
1 cdta. de sal
Preparación
 
Quítale las cáscaras a los camarones y límpialos bien, lavándolos con jugo de limón.
Machaca el ajo con media cucharadita de sal y el cilantro. Agrégalo a los camarones y déjalo reposar en el refri media hora.
Pasa los tomates por agua caliente, para que te sea más fácil pelarlos y pícalos deshaciéndote de las semillas.  Corta la cebolla en cuadritos pequeños y el ají en pedazos medianos. Corta la ramita de cilantro extra.
Para que los camarones queden en su punto no debes cocinarlos mucho. Coloca la leche de coco en una cazuela mediana y mueve sin parar hasta que hierva. Agrega entonces el aceite de oliva, los camarones y las verduras. Deja hervir un par de minutos más. Agrega la ramita de cilantro extra bien picadita y el aceite de palma.  Deja cocinar otro minuto y sirve con arroz blanco.
Tips
El aceite de palma es un poco difícil de encontrar y aunque le da un toque muy especial, puedes hacer la receta omitiéndolo y queda seguramente muy sabrosa también.
 
 

Arroz imperial

arroz imperial

Hace unos días, Lorena, del magnífico blog de recetas Notas en mi cocina, me pidió la receta de un arroz que había comido en Miami. Después de hablar un rato sobre los ingredientes llegamos a la conclusión que se trataba del arroz imperial. Hace más de un año que no lo hacía y ella me revolvió los deseos de comerlo. El resto lo puso la celebración del día de las madres en casa, pues a mi mami le encanta, así que se lo preparé. Quedó riquísimo. Mi esposo, que no es de comer arroz con pollo, repitió.
Mucha gente lo hace mezclando el arroz ya cocinado, antes de meterlo al horno, con mayonesa, pero me parece demasiada grasa y prefiero ponerla a un lado y que la gente se sirva a gusto. Esta vez le puse pimentón de la vera y un poquito más de comino que de costumbre.
Lleva como hora y media hacerlo, pero vale la pena prepararlo en casa. Últimamente me he tropezado en algunas fiestas unos que no saben a nada o les sobre grasa. Es más, me dan ganas de hacerlo para vender, jajaja. Da para 8-10, dependiendo con qué lo acompañas y cuan comelones son los comensales. Recomiendo servirlo con plátano maduro frito y ensalada de tomates o aguacate.
Ingredientes
4 tazas de arroz blanco
2 lbs. de pollo (unos 6 encuentros)
1 ají pimiento rojo grande
1 cebolla blanca grande
5 granos de pimienta negra
2 hojas de laurel
3 tomates peritas 
4 cdas. de salsa de tomate
1/2 taza de vino seco
3 ó 4 dientes de ajo
1 cdta. de comino en polvo
1/2 cdta. de pimentón de la vera
1/2 cdta. de orégano seco
1 cdta. de bijol
1/2 cdta. de azafrán
Sal
Pimienta
Aceite de oliva
1 taza de queso rallado
1 ají pimiento en conserva, para adornar
Preparación
Pon el pollo en la olla de presión con agua que lo cubra, medio ají y media cebolla, los granos de pimienta, 1 hoja de laurel y 1 cucharadita de sal. Tapa la olla y cuando pite, cuenta 15 minutos. Retira la olla del fuego, saca el pollo, ponlo a escurrir y cuela el caldo.
Cocina el arroz según las instrucciones del paquete y en vez de agua, usa el caldo. Añade la mitad del bijol y la mitad del azafrán. Sala a gusto. Si quieres ponle un chorrito de aceite, pero puedes cocinarlo con la grasita del caldo perfectamente.
Cuando el pollo se refresque, desmenúzalo bien y adóbalo con el comino, el pimentón de la vera y el orégano seco. Salpimienta. Cuidado con la sal, porque ya le habías puesto al caldo.
Pica en cuadritos pequeños las mitades de ají y cebolla que te quedaban y ponlos en un sartén con aceite de oliva a fuego medio. Sofríe hasta que estén tiernos, unos 5 minutos. En ese tiempo pica bien los tomates, eliminando las semillas y machaca el ajo. Añade estos dos últimos ingredientes al sofrito que estabas preparando en el sartén. Incorpora el pollo, el puré de tomate, el vino seco, lo que te quedaba de azafrán y bijol, y la otra hoja de laurel. Deja que hierva y entonces baja la candela a medio-baja, moviendo a cada rato hasta que se elimine el líquido. Va a estar más o menos a la misma vez que el arroz. 
Precalienta el horno a 350° F.
En una bandeja de cristal para el horno, vas a montar el arroz imperial, como si se tratara de una lasaña. Calcula que debes dividir el arroz y el queso en 3 y el pollo a la mitad. Pon una camada de arroz en el fondo de la fuente, luego una de pollo y una de queso. Repite las capas. Termina con arroz y espolvoréale el tercio de queso que te quedaba. Tapa la bandeja con papel de aluminio y métela al horno 30 minutos. Pasado ese tiempo, retira el aluminio y prende el broil. Gratina 5 minutos o hasta que el queso se dore. Sácalo del horno y deja que se refresque unos 5 minutos para que no se parta al picarlo para servirlo. Adorna con los pimientos en conserva.
arroz imperial y tomates 800X600
Tips
Casi siempre le pongo cerveza al arroz cuando ya está cocinado, antes de empezar a ponerlo en la bandeja. Pueden ver la receta de Lore para este paso.
Si quieres adornarlo con mayonesa o alioli en vez de servirlo a un lado, perfecto.
Yo usé 4 quesos mexicanos rallados, pero usa el que más te guste. Aconsejo que no tenga un sabor muy fuerte, para que sepa a la sazón del aporreado de pollo. Agrega más queso al final si deseas.

Hamburguesitas de pollo al estilo de la India

Estas hamburguesitas son riquísimas para picar, rociadas con jugo de limón o mojadas en una salsa de yogurt. También se pueden comer acompañadas de arroz con especias, pilaff, lentejas o ensalada y chapatis.
A mí me salieron 16 con los ingredientes que siguen y 3 ó 4 por persona es suficiente. Están listas en poco más de media hora. En este tipo de recetas que llevan tantos ingredientes, siempre separo todo con cuidado antes de empezar y si veo que puedo poner algunas de ellas juntas en un cuenco, me facilita muchísimo la labor.
Disculpen que no he estado visitando tanto otros blogs como de costumbre, pero el fin de semana se me fue entre una visita a Ikea y el día de las madres. Hoy ha sido un lunes más fuerte que de costumbre.
Ingredientes
1 lb. de pechuga de pollo sin hueso
1/2 cdta. de comino en polvo
1/2 cdta. de canela en polvo
4 semillas de cardamomo, majadas
1 cdta. de sal
1 cdta. de jengibre fresco, bien picadito
1 diente de ajo machacado
1/2 cdta. de paprika en polvo
1/2 cdta. de pimienta negra
300 ml de agua
2 cdas. de yogurt griego
2 guindillas secas, machacadas
1/2 cebolla blanca, picada
1 ramita de cilantro, bien picadito
1/2 cdta. de cúrcuma en polvo
1 huevo
Aceite vegetal, para freír
1 limón picado en gajos, para decorar
Preparación
Echa en una cazuela mediana el pollo con el comino, el cardamomo, la canela, la sal, el jengibre, el ajo, la paprika y la pimienta negra. Vierte los 300 miligramos de agua y cuando hierva, baja la candela a media. Cocina hasta que se gaste toda el agua, unos 20 minutos. Ponlo todo en un procesador de alimentos y tritura hasta que quede una especie de picadillo. 
Coloca la masa obtenida en un cuenco y añade el yogurt. Mezcla bien.
Echa en el procesador las guindillas, la cebolla y el cilantro. Pica bien todo y mézclalo con el pollo. 
Bate el huevo y viértelo en la masa. Agrega la cúrcuma. Mezcla bien. Prueba de sal.
Humedece tus manos para darles forma a las hamburguesas. Yo las hice como de 5 centímetros de diámetro.
Pon a calentar el aceite y fríe las hamburguesas a fuego medio. Trata de virarlas sólo una vez, para que no se desbaraten. Según están, colócalas sobre papel de cocina para escurrir la grasa.
Sírvelas calientes, con los gajos de limón.
Tips
La cúrcuma es opcional, se te ponen un poco amarillas las manos al hacer las hamburguesas, pero no dura mucho el tinte, así que no se preocupen.