Header

Monthly Archives: July 2012

Helado de cardamomo

Con frío o calor, a probar este helado tan rico.
Por fin me decidí a hacer helado y me decidí por este de cardamomo, una especia que me encanta. Los veía en todos los blogs, de todos los sabores, hechos en heladeras o sin ellas; con crema, leche entera, descremada, condensada; con azúcar invertido, almíbar, miel o sirope de maíz. Pero me daba un poco de temor hacerlos, la verdad. Como el pan, que lo he ido dejando para luego.
Hasta que el otro día encontré una receta que se me coló. La encontré en el blog Mis recetas de cocina. Me pareció posible hacerlo y tenía casi todos los ingredientes en casa, menos la vaina de vainilla que sustituí con una cucharadita de extracto. Da para 4-6 comensales y lleva alrededor de una hora de preparación, más 4 horas en el congelador.
Ha quedado cremoso y delicioso. El sabor me recuerda un poco al helado de mantecado que vendían en Cuba, que nunca he sabido de qué era. Si alguien lee este post y sabe con qué lo hacían, le ruego me cuente. Por si acaso aclaro que no se debe confundir con el término puertorriqueño mantecado, que es el modo de llamarle al helado, sea del sabor que sea.
Adoro el cardamomo, esa especia originaria de la India, conocida en muchos países latinoamericanos como granado del paraíso, a la que se le atribuyen propiedades adelgazantes y afrodisíacas.
Ingredientes
180 ml de leche (yo usé Parmalat 2%)
1 cdta de extracto de vainilla
6 semillas de cardamomo
4 yemas de huevo
3.5 oz (100 g) de azúcar 
400 ml de nata líquida (heavy cream)
Preparación
Machaca las semillas de cardamomo en un mortero y vierte el contenido en una cazuela mediana. Agrega la leche y la vainilla. Ponlo a fuego medio para calentar la leche, unos 6-8 minutos, sin que llegue a hervir. Aparta el caldero del fogón y deja que se refresque la leche a la vez que termina de impregnarse del sabor del cardamomo, aproximadamente 10 minutos.
Con unas varillas eléctricas, bate el azúcar con las yemas en un cuenco, hasta que la crema esté casi blanca. 
Cuela la leche y mézclala bien con el huevo. Puedes hacerlo con una cuchara. Echa todo en la cazuela y regrésala al fogón, cocinándola a fuego medio, sin dejar de remover, durante 10 minutos, hasta que comience a espesar, como una natilla. Carmen dice en su blog que con que se pegue a la cuchara es suficiente, así lo hice.
Pasa la natilla a un bol y deja que se enfríe. Ponlo en el refrigerador 30 minutos. Pasado ese tiempo, incorpora la nata, poco a poco, removiendo, hasta que se mezcle bien. Este paso también lo puedes hacer con una cuchara. 
Pon el bol en el congelador 30 minutos y luego remuévelo bien y pasa a un recipiente de metal que puedas poner en el congelador. Yo usé dos moldes de mini loaf.
Deja que se congele al menos 4 horas antes de servir.
Tips
La receta original es con leche entera.

Gazpacho de remolacha y sorteo de esta semana

Gaspacho de remolachaEn estos días, hasta yo que no gusto de repetir las comidas, estoy que quiero gazpacho a diario, por lo que hemos ido cambiando un poquito la receta o haciendo ajo blanco (esa receta viene luego). Así que cuando vi este gazpacho con remolacha en Entrando en la cocina con Claire, decidí hacerlo enseguida. Mi esposo me puso un poco de peros porque no es muy amante de la remolacha, pero en cuanto lo probó, no paró de comer y hasta se sirvió otro poquito.

Aquí les va, con la receta adaptada a las medidas de Estados Unidos. Del resto, el único cambio es que lo he adornado con unos pedacitos de pepino. Da para 4-5 personas.
No dejen de pasar por el blog de Claire, que es una maravilla.
Ingredientes
2 tomates grandes
2 remolachas pequeñas, hervidas
1/4 de un pimiento verde grande
1/4 de una cebolla mediana
1 diente de ajo
1/4 de taza de aceite de oliva
1 cda de vinagre de jerez
Sal
6-8 cubitos de hielo
Preparación
Batir todos los ingredientes menos los cubitos de hielo. Añadir el hielo y batir otra vez. Ponlo 15 minutos en el refrigerador.
Tips
Elimina la parte del medio del ajo, para que su sabor no sea tan fuerte.
Si está muy espeso después de ponerle el hielo, échale 1/4 de taza de agua (en mi caso no fue necesario).
Se puede guardar en el refrigerador y consumir al día siguiente.
Sorteo
Esta semana el sorteo de celebración del primer aniversario del blog trae los siguientes regalos:
Para participar sólo debes seguir el blog en Facebook y compartir desde esa página un post o una foto publicada entre el 15 de julio y el 10 de agosto. Debes vivir (o tener una dirección postal a la que se pueda enviar el paquete) en Estados Unidos, Puerto Rico o Canadá. ¡Suerte!

Cuban-American Baked Beans

baked beans
Aunque se llaman frijoles horneados, muchos en la actualidad prefieren hacerlos evitando el horno. Lo ideal es hacerlo en una cazuela de barro, pero con tal que sea una que resista el calor del horno, ya has dado el primer paso para prepararlos.
En Inglaterra se comen con tostadas en el desayuno y en Estados Unidos es más usual usarlo de acompañante en las comidas, aunque también se comen solos. Usualmente se les pone salsa de tomate y azúcar, pero cada maestro tiene su librito y algunos le ponen también salsa Worcestershire, maple syrup o melaza, como en esta receta que hizo Vicky el 4 de julio en el cookout USA. Ella usó frijoles negros, que son los preferidos en la comida cubana y le dio el toque picante con jalapeños, un ingrediente de la cocina mexicana que no conocíamos en Cuba pero es muy popular en Estados Unidos.
Esta receta lleva mucho tiempo de preparación. La cazuela con los frijoles deben pasar 7-8 horas en el horno, así que mejor hacer ese paso cuando te acuestes a dormir, pero también puedes hacerlo durante el día y servirlos a la hora de la cena. Vicky pasó dos días preparándolos, pues los puso en remojo la noche antes del horno.
Ingredientes
1 paquete de 1 lb de frijoles negrosGoya 
1 cebolla, picada
2 jalapeños, picados
1/4 de taza de azúcar prieta (azúcar moreno)
1/3 de taza de melaza
Caldo de vegetales (opcional)
1/4 de taza de pasta de tomate
1/4 cdta de pimienta de Cayena
2 cdas de sal kosher
1 cdta de pimiento negra recién molida
1 lb de bacon, cortado toscamente
2 cdas de aceite de oliva
Prepación
La primera noche, pones los frijoles en remojo.
Al día siguiente, precalienta el horno a 250°F y pon la cazuela resistente al horno en el fogón con la candela media y adiciona el bacon, la cebolla y los jalapeños. Cocina hasta que las cebollas estén tiernas y el bacon haya soltado un poco de la grasa. Agrega la pasta de tomate, la melaza y el azúcar.
Escurre los frijoles que habías puesto en remojo y reserva el líquido.
Incorpora los frijoles a la cazuela y vierte en ella 4 tazas del líquido que habías reservado. Si no es suficiente, usa caldo de vegetales. Cuando el líquido comience a hervir, añade la pimienta de cayena, la sal, la pimienta y aceite de oliva. Mete la cazuela al horno y cocina 7-8 horas, hasta que los frijoles estén tiernos.
Tips
Puedes servirlo con cebolla o cilantro picadito por encima, acompañado de tostadas, o al lado de tu carne favorita. O para que sean más cubanos aún, con un plato de arroz blanco acabadito de hacer.
La melaza es un sirope muy espeso que se obtiene de la caña de azúcar o las remolachas. Si no lo encuentras, puedes sustituirlo por maple syrup, corn syrup o miel.