Header

Monthly Archives: August 2012

Higos con gorgonzola y prosciutto

Ayer pasé por el mercado y se me cruzaron unos higos en el camino que en seguida me trajeron el recuerdo de una maravillosa receta que había visto en Cosicas dulces y alguna salada. Los puse en la cesta de inmediato. Sabía que en casa no había jamón serrano ni queso de cabra, pero sí queso azul o Gorgonzola y prosciutto. El resultado ha sido fantástico.
Si fuera por mí, haría todas las recetas de María. Me dejan siempre con la boca hecha agua. Aparte, es muy cariñosa y explica todos los procedimientos con tanta paciencia.
Aprovecho para recodarte que su blog está de cumple y tiene un sorteo en el que puedes participar hasta el 16 de septiembre. En la columna de la derecha del blog, les he dejado el banner.
Hoy no pongo cantidades por ingrediente, porque dependen de para cuántas personas quieres preparar este entrante maravilloso. Recomiendo que hagas al menos 3 por cabeza, porque dan vicio.
Ingredientes
Higos
Queso Gorgonzola
Jamón prosciutto
Preparación
Precalienta el horno a 350° F.
Lava y seca los higos. Córtales el tallo que pueda quedarles y páralos para picarlos en forma de cruz desde arriba, pero sin llegar a picar la base. Ábrelos con cuidado y coloca una lasquita de queso azul en medio. Enrolla la base con una especie de cinturón de prosciutto y ve colocándolos en una bandeja resistente al horno.
Ponlos al horno en la parrilla del medio unos 20 minutos.
 
Tips
María les puso aceite de oliva antes de meterlos al horno y vinagre balsámico antes de servirlos, pero ella usó queso de cabra, de sabor más suave que el Gorgonzola que les he puesto yo. Me daba un poco de temor que los sabores fueran demasiado fuertes, pero como tendremos próxima vez, ya los probaré de ese modo.

Sushi en capas

Sushi en capas

Este plato luce como un dulce que comíamos en Cuba cuando éramos pequeños, las marquesitas. Pero de dulce no tiene nada. 
Ya lo hemos hecho dos veces en casa y seguramente lo repetiremos pues es bastante fácil de hacer y riquísimo. La receta es de ese libro de cocina japonesa que siempre les recomiendo, Cooking Japanese. La primera vez seguí el procedimiento del arroz para sushi (que les contaré luego), pero la segunda preparé el arroz en la arrocera, como para cualquier otro plato, sin sal ni grasa, y al final lo mezclé con los ingredientes que se adicionan al arroz cuando vas a hacer sushi. Apenas se notaba la diferencia.
Da para 5-6 personas y lleva 1 hora de refrigeración.
Ingredientes
1/2 de taza de mayonesa japonesa + un poco para adornar
1 cdta de wasabi
6 hojas cuadradas de nori
14 oz (400 g) de salmón ahumado, picado en lascas finitas
1/2 taza de jengibre en conserva (como el que te ponen con el sushi en los restaurantes)
Semillas de sésamo para adornar
Arroz de sushi (receta a continuación)
Para el arroz de sushi:
2 1/2 tazas de arroz japonés
1/3 de taza (80 ml) de vinagre de arroz japonés
1 1/2 cda de azúcar glas (o caster)
1/2 cdta de sal
Preparación
Cocina el arroz en la olla arrocera según las instrucciones del paquete y/o la olla. Cuando esté listo, ponlo en una fuente grande y espárcelo para que se refresque.
Mezcla el resto de los ingredientes para el arroz en un cuenco pequeño y vierte el líquido sobre la fuente, con cuidado, poco a poco, sin echar un chorro que deje demasiado mojadas algunas porciones del arroz. Mezcla bien, usando una espátula o una cuchara de madera.
sushi en capas - poniendo el salmón
 
Mezcla la mayonesa con el wasabi en un cuenco pequeño.
En una bandeja grande y de bordes bajos, pon un pedazo de papel de hornear (parchment paper) y sobre ella una hoja de nori con la parte brillosa hacia arriba. Cúbrela con 1/4 del arroz y ve aplastándolo con una espátula, tratando de que quede parejo. Unta levemente la superficie del arroz con la mezcla de wasabi y mayonesa. Cúbrela con las lascas de salmón y este a su vez con el jengibre. Pon la siguiente hoja de nori y pasa un rodillo por encima del cuadro, presionando suavemente, más para igualar la altura que para seguir aplastando (el arroz debe ser aplanado con la espátula). Repite todas las capas, incluyendo la de nori y vuelve a pasar el rodillo para que quede plano.
 
sushi en capas - pasando el rodillo
 
Has otro cuadro igual con el resto de los ingredientes. Tapa la bandeja con un nylon y ponla en el refrigerador al menos una hora.
Pasado ese tiempo, coloca el cuadro de sushi en capas (con papel y todo) sobre una tabla de cocina y con un cuchillo bien afilado y mojado, corta los bordes. Luego pícalo, mojando constantemente el cuchillo, en cuadritos de 3/4 de pulgada (2 cm). De cada uno salen 36 piezas perfectas para un bocado. Ponlas en la bandeja y adórnalas con copitos de mayonesa, como se ve en la foto. Has lo mismo con el otro cuadro. Finaliza espolvoreando con las semillas de sésamo.
 
sushi en capas - principal
Tips
El arroz de los bordes puedes guardarlo para hacer ochazuke.
Si te sobra, puedes comerlo al día siguiente. Se mantiene en perfectas condiciones.
El arroz debe estar tibio o a temperatura ambiente a la hora de armar el sushi en capas. Si está frío es imposible maniobrar y si está caliente el alga se humedece demasiado.
Yo usé una mayonesas japonesas, una que viene ya ligada con wasabi para el interior y regular para adornar, pero les pongo la receta con las proporciones que aparecen en el libro, por si no las encuentran. La ventaja que tienen ambas es que vienen en unos pomos cuya tapa, en su interior, se asemeja a una manga pastelera. Puedes poner la mayonesa regular en una manga a la hora de decorar.

Agua de sapo

Agua de sapo-1Me imagino que muchos de ustedes estarán haciendo muecas al leer el título de este post, pero no se asusten y sigan leyendo, que se trata de una bebida típica de Puerto Limón (o simplemente Limón), una ciudad situada al este de Costa Rica. Es muy fácil de preparar y viene de maravillas para estos días de calor.
La hice para Travel Curious Often, una web maravillosa que lleva mi excolega Marla Norman en la que cada mes se recrea un destino diferente. Allí encuentras información sobre comida, hoteles, literatura, paisajes, curiosidades y muchos detalles más que pueden hacerte disfrutar de un itinerario aún sin visitar el país o la región en cuestión; y que sin dudas facilita muchísimo la tarea de armarse unas vacaciones como dios manda. Ya he colaborado con ella una cuantas veces y mantengo un ícono con su logo en la columna de la derecha del blog. No dejen de visitar esta página.
Cuando Marla me pidió hace unos meses preparar algún plato de la comida costarricense, no tenía ni idea de que hacer, pues tengo entendido que muchos de los platos que se comen allá son comunes con otros países de Centroamérica y se discute su origen. Pero una amiga de mi esposo que vive allá me contó sobre las “aguas” que se toman por allá y me puse a investigar. Así surgió esta bebida deliciosa y refrescante que hoy les traigo, hecha con panela (raspadura, le decimos en Cuba), una especie de turrón hecho caña de azúcar que se puede comprar en casi todos los mercados de Miami y en general, en mercados latinos en Estados Unidos.
Ingredientes
2 litros de agua
1 bulbo de jengibre (aproximadamente 100 g), pelado y picado en pedazos pequeños
1 taza de jugo de limón (unos 6 limones)
4 oz de panela, picada toscamente
Hielo
Agua de sapo-22
Preparación
Hierve el agua con la panela y el jengibre. Cuela el líquido y deja que se refresque y se asiente. Agrega el jugo de limón y un par de tazas de hielo (dependiendo de cuán fresco está) y sírvelo frío, adornando el vaso con una rueda de limón.
Tips
Cuando le envié la receta a mi amiga, me comentó que tal vez sería bueno adicionarle un poco de alcohol. Con un par de vasos de agua de sapo y un poco de ron preparé un trago muy sabroso, que les recomiendo a todos.
La receta en inglés aquí.