Header

Monthly Archives: November 2012

Arroz frito con carne

arroz frito

Otra receta de aprovechamiento, esta vez usando arroz del día anterior. Aunque de cualquier modo, si quieres hacer este arroz frito con carne para una ocasión especial y que quede con la textura adecuada, es mejor que hagas el arroz con anticipación y le des unas horas en el frío

Parece chino, pero es tailandés 😉 Está listo en 10 minutos y da para dos.

Ingredientes

2 1/2 tazas de arroz jazmín cocinado y frío
2 bisteques de res, cortados en tiritas
1 cda de aceite de sésamo tostado
1 cda de aceite de cebollinos
2 dientes de ajo, picados en rueditas
2 ó 3 huevos (dependiendo del tamaño) batidos
1/4 de taza de salsa soya (soja)
2 cdas de cebollinos, picaditos
2/3 de taza de baby zanahorias, picadas en rueditas finitas
1 cdta de azúcar moreno
1 cda de salsa de pescado (fish sauce) tailandesa (opcional)
Salsa de chile y ajo (tipo sriracha) (opcional)

Preparación

Calienta un wok o un sartén grande con la candela a fuego medio. Vierte en ella los aceites y mézclalos bien. Añade las zanahorias y saltéalas unos 5 minutos. En el último minuto, agrega el ajo.

Sube el fuego al máximo y adiciona las tiritas de carne, cocinándolas un par de minutos y apartándolas luego a los bordes del wok. Agrega en el centro los huevos batidos y cuando se asienten, un minuto aproximadamente, revuelve bien todo, de modo que la tortilla se haga pedacitos.

Incorpora el arroz y sigue removiendo, para que se impregne del contenido del sartén. Añade el azúcar y las salsas, sin dejar de mover hasta que se tiña todo el arroz con la soya.

Sírvelo adornado con los cebollinos y una cucharadita de salsa de chile con ajo.

Croquetas con las sobras del pavo

croquetas de pavo

Iba a publicar hoy la receta del pavo, pero después me dije que la puedo poner luego y así la aprovechan para Navidad. En casa para esas fechas estaremos comiendo cerdo asado, receta que también les compartiré pronto. Así que me decidí por estas croquetas con las sobras del pavo al estilo cubano. Eso quiere decir que la bechamel es muy espesa y las croquetas tienen una textura más gruesa en su masa.
En fin, que después de comer pavo en Thanksgiving con mis padres, comernos las sobras ayer con unos amigos, y hacer estas croquetas con las masitas del carapacho y unas zanahorias del relleno, todavía queda otro poco con el que ya veremos que invento. Eso sí, me niego a tirar la comida a la basura.
Para hacer las croquetas primero necesitas hacer una bechamel. Yo la hice así:
2 cdas de mantequilla
4 cdas generosas de harina
1/4 de taza de leche
1 pizca de nuez moscada
1 pizca de sal
Derrite la mantequilla a fuego medio en una cazuelita, agrega la mitad de la harina y mezcla bien, luego las otras 2 cucharadas y sigue moviendo continuamente hasta que la masa se despegue de la cazuela. Vierte entonces la leche con la sal y la nuez moscada y sigue mueve que te mueve un par de minutos más hasta que la masa se separe nuevamente de la caldera. Ponla a refrescar.
sobras del pavo
Mientras tanto, pasa por el procesador o por una máquina de moler carne las masitas del pavo -y en mi caso también las zanahorias. El resultado serán casi 2 tazas de picadillo que mezclé bien con la bechamel usando mis manos. Con esa masa me han salido 10 croquetas.
Ve separando pedacitos de masa, haciendo una bolita con cada uno y luego le das la forma de la croqueta. Yo prefiero ponerlas todas en un plato antes de empanizarlas.
masa para croquetas de pavo
Prepara tres cuencos con:
1/2 taza de harina
1 huevo batido
2/3 de taza de pan rallado
Pasa las croquetas por cada cuenco en el mismo orden en que he listado los ingredientes.
Pon a calentar aceite vegetal en un sartén o en la freidora a 375 °F y fríe las croquetas en dos tandas por 3 minutos aproximadamente, hasta que estén doradas.
A los niños seguro les encanta ayudarte a darle formas a las croquetas y para hacerlas más divertidas, puedes ponerle un pinchito simpático como el que he usado.
croquetas con restos del pavo

Risotto de cuscús con calabaza y hongos

risotto de cuscus 3

Este rico plato de otoño vendría muy bien para acompañar el pavo o sus sobras, pero es tan sabroso por si sólo, que mejor lo hacen para cenar una de estas noches. Como casi todos los risottos, este risotto de cuscús con calabaza y hongos está listo en menos de media hora. Da para dos. La receta está inspirada en una que vi en una revista hace poco, pero he cambiado algunos ingredientes y no la hice en el slow cooker porque no tengo.

Usé cuscús de perlas israelí de tres colores, a tono con la temporada, pero pueden usar el que tengan a mano.
 
Ingredientes
1 taza de cuscús de perlas israelí tricolor
1 taza de calabaza butternut picada en cuadritos 1 cm (1/3 de pulgada)
4 oz de varios hongos, yo usé baby bella, shiitake, oysters y champiñones
1 cda de chalotas bien picadas
2 cdas de aceite de oliva
1/2 taza de caldo de pollo
1 cda de mantequilla
1 cda de salvia frotada (rubbed sage) de McCormick
1/4 de taza de vino blanco
1/2 taza de pecorino romano rallado
2 cdas de perejil picadito
Sal
risotto de cuscus 2
 
Preparación
Precalienta un sartén para saltear las chalotas en el aceite de oliva unos dos minutos a fuego medio. Agrega la calabaza y sigue salteando otros 3 minutos. Vierte el caldo de pollo, tapa el sartén y baja la candela al mínimo. Cocina unos 10 minutos, removiendo a cada rato, hasta que se ablande la calabaza. Debe quedar un poquito de caldo al final.
Mientras, hierve una taza y media de agua en una cazuela. Añade la sal y el cuscús. Remueve, tápalo, baja la candela al mínimo y déjalo así 8-10 minutos.
Entretanto, derrite la mantequilla a fuego medio en otro sartén y ponle la salvia, removiendo un par de minutos. Incorpora los hongos y sube la candela al máximo. Saltéalos unos 4 minutos.
Añade la calabaza al cuscús ya blandito junto al queso (reserva un poquito para adornar al final) y el vino blanco. Mezcla bien todo y sigue moviendo un par de minutos. Cuando el vino se haya evaporado casi en su totalidad, ponle los hongos y la mitad del perejil y sigue moviendo otro minuto.
Sírve en dos platos, adornado con el resto del perejil y el queso.