Header

Daily Archives: November 18, 2012

Pechuga de pavo rellena

pechugalasqueada

A veces en casa no somos tantos el día de Acción de Gracias y prefiero cocinar sólo la pechuga del pavo a pasar la semana siguiente inventando con los restos. Esta pechuga de pavo rellena es ideal para esas ocasiones y para impresionar a cualquier visita.

Casi siempre trato de darle la vuelta y hacer una receta con algún sabor latino porque si no a mis padres les parece “comida rara”. Les encanta cuando la hago a la cubana y bueno, la receta que les traigo hoy, ha pasado la prueba y se ha convertido en un clásico de la familia. Lo mejor es que no tienes que pasarte todo el día cocinándola. Justo el tiempo de ir compartiendo y por qué no, disfrutando una tapita.

La pechuga que usé es de esas que vienen con una red alrededor, pero puedes comprar una que no la traiga y usar hilo de cocina para amarrarla una vez rellena. Si está congelada, ponla a descongelar desde el día anterior. Puedes aliñarla en la mañana si deseas, pero a veces yo no he tenido tiempo de hacerlo y no es grave. El sabor del relleno es tan rico y la pechuga queda tan jugosa, que no es imprescindible adobarla con antelación.

Tiempo de preparación: 1/2 hora
Tiempo de cocción: 2 horas
Tiempo de reposo: 20 minutos

Ingredientes

1 pechuga de pavo de 3 lbs (1.5 Kg)
1 taza de picadillo de chorizo
1/2 taza de pasas (raisins)
1/2 taza de almendras molidas
Ralladura de un limón
1/4 de taza de hojas perejil
1 taza de arúgula ó rúcula
10-15 hojas de salvia, bien picaditas
Ajo en polvo
Sal
Pimienta
4 tazas de caldo de pollo, aproximadamente
3 cdas de aceite de oliva virgen extra

Preparación

Retira la red de la pechuga de pavo y resérvala.

Corta la pechuga a la mitad, a lo largo. Luego, con un cuchillo bien afilado, pica algunos filetes del medio, de modo tal que haga más extensa la superficie de la carne a la vez que la hace más plana. Adoba el pavo con sal, pimienta y ajo en polvo.

Pon a calentar un sartén grande a fuego medio y pon a cocinar el picadillo de chorizo. Cuando empiece a soltar grasita, añade las pasas, la salvia y la ralladura de limón. Muévelo a cada rato y sigue cocinando unos 10 minutos.

Si no tienes almendras molidas, pasa almendras tostadas por la batidora o el procesador.

Precalienta el horno a 375 °F.

Ya listo el picadillo, pon las hojas de perejil y las de arúgula a lo largo de la carne, evitando los extremos. Agrega la almendra y finalmente el picadillo. Presiona todo contra la carne. Enrolla la pechuga hacia adelante. Una vez enrollada, ponle unos palillos de diente para aguantarla o pídele a alguien que coopere en el siguiente paso, que es devolver la pechuga a la red. Ata los extremos de la red asegurándote que queda bien amarrada.

Vierte el aceite en una bandeja resistente al horno y coloca en ella la pechuga. Métela al horno y pasados 10 minutos, comienza a echarle un poco de caldo de pollo cada 15-20 minutos. Puedes ir usando el caldo que se va acumulando en el fondo. Pasada una hora, voltea la pechuga y sigue cocinándola otros 45 minutos bañándola a cada rato con el caldo.

Cuando la saques del horno, déjala reposar y refrescarse antes de quitarle la red y cortarla en rodajas de 1/2 pulgada (2 cm) aproximadamente. Si la picas antes, puede desbaratarse.

A mí me salen unas 8 ruedas jugosas y bien dotadas.

Variantes para preparar la pechuga de pavo rellena.

– Cambiar la arúgula por col rizada (kale).

– Usar salchicha italiana molida en vez de picadillo de chorizo.

– Sustituir las pasas por dátiles picados.

– Forrar la pechuga con jamón serrano, bacon o Prosciutto.