Header

Daily Archives: December 8, 2012

Pasta y libro de chocolate

pasta de chocolate con bacon y calabacin

En mis compras de comida por Italia metí a la bolsa una pasta de chocolate. La chica que me la vendió me recomendó hacerla con varios ingredientes, entre ellos queso Gorgonzola. Al llegar a casa no me acordaba de los otros y decidí preguntar Facebook. Un amigo que vivió en Italia me recomendó ponerle calabacín y el resultado, para dos personas y listo en 15 minutos, es estas pastas de chocolate con calabacín y bacon en salsa de Gorgonzola.

Ingredientes
250 g de penne de chocolate
1 calabacín
3 tiras de bacon
1/2 cebolla amarilla mediana
100 g de queso Gorgonzola
1/3 de taza de crema (heavy cream)
2 cdas de piñones tostados
2 cdas de perejil bien picadito
Queso parmesano en lascas
Aceite de oliva virgen extra
Sal
Pimienta
Preparación
Pica las tiras de bacon en cuadritos y ponlos en un sartén a fuego medio, removiéndolos a cada rato, hasta que comience a ponerse crujiente. Agrega entonces la cebolla bien picadita y sigue cocinando unos 5 minutos.
Pon a hervir el agua para cocinar las pastas.
Corta el calabacín en cuartos longitudinalmente y luego en cuadritos del ancho de 1/2 pulgada (1 cm) y ponlos a sofreir unos 4-5 minutos en otro sartén con un par de cucharadas de aceite de oliva. Ponle sal a gusto y reserva.
Agrega las pastas al agua hirviendo y cocínalas según las instrucciones del fabricante.
Cuando estén a punto las cebollas y el bacon, agrega la crema y en el momento que vaya a comenzar a hervir (un par de minutos después) añade el queso gorgonzola picado y baja la candela al mínimo.
Ya listas las pastas, remueve bien la salsa y mezcla el contenido de los tres calderos. Sirve enseguida, adornando cada plato con los piñones, el perejil y las pequeñas lascas de parmesano.
Recomendamos
Si eres amante del chocolate te encantará esta receta de contrastes y seguramente el libro Chocolate, 50 recetas para disfrutar de sus beneficios y sus cualidades, de Carme Soler, para quien este ingrediente es fundamental a la hora de hacer felices a nuestros comensales a través de la buena comida y puede servir de bálsamo a penurias varias.
Las recetas que aparecen en este libro son fáciles de preparar y están llenas de amor. En ellas reina el chocolate, con toda su ternura, sensualidad y aroma que tan bien nos cae en estos días de celebración que se acercan.
Disfrute o terapia, aquí encontrarás recetas de pastas, carnes, huevos, legumbres, arroces, frutas y postres. Cada una con la recomendación del momento en que conviene prepararlo, ya sea el inicio de una relación, un rencuentro con amigos y familiares, la eliminación de pensamientos obsesivos, sentirnos en armonía con nuestro entorno, hacer más agradable la comida a un peque que se niega con frecuencia a comer, concentrarnos para llegar a concretar esa idea que hace días ronda nuestra cabeza sin llegar a cuajar y un montón de situaciones por las que pasamos todos los días.
Un ejemplar de este libro es parte de los regalos del sorteo de Navidad que pronto vence.
Y hablando de Navidad, a ver si hoy ponemos el arbolito en esta casa antes de que comience el cookout portugués.