Header

Monthly Archives: April 2013

Bacalao fresco al ajillo

bacalao al ajillo

Me voy de vacaciones y ando corre que te corre. Ya saben cómo es eso, hasta última hora en la oficina para dejar adelantado el trabajo, haciendo las maletas, tiñéndome el pelo, pintándome las uñas, dejando las cuentas pagas. En fin no hay tiempo para más, así que les dejo una receta fácil y rapidita, pero con mucho sabor. Da lo mismo para picar que para primer plato o principal.

Si me extrañan mucho, recuerden que cada martes publico una receta en mi blog de Baby Center, y he dejado recetas programadas para que la ausencia no sea total.

Ingredientes

Filetes de bacalao fresco, cortados en tiras de 1 1/2 pulgada (3 cm)
Ajo, cortado en rueditas finitas
Sal
Copos de peperoncino o guindilla secos
Aceite de oliva virgen extra

Preparación

Sala a gusto los filetes de pescado.

Pon a calentar el aceite a fuego lento durante 5 minutos con el ajo y el peperoncino para que se impregne de sus sabores. Sube la candela a media-alta y fríe el bacalao unos tres minutos por cada lado, que quede doradito.

Yo le puse por encima un poquito de tapenade (la receta aquí) y los adorné con hojitas de perejil. Lo serví con pan fresco.

Itadakimasu (lo que se dice antes de comenzar a comer en el sitio al que voy).

¡Nos vemos pronto!

Tacos de res con salsa de mango

tacos de res con salsa de mango

Una de las comidas más socorridas para los días entre semana son los tacos. Se hacen en menos de lo que canta un gallo, como decían en mi pueblo, donde por cierto, nunca supe de su existencia.  Al hablar de esta comida la nostalgia tiene otro nombre, El arriero, una Taquería de Veracruz, que quedaba cerca de donde vivía mi esposo. Cuando iba allá dejaba cualquier restaurante de lujo por sus taquitos acompañados de una Bohemia bien fría.

En casa los hacemos a menudo con cualquier cosita que vaya quedando por ahí, pero estos los preparé especialmente para acompañar un pico de gallo con mango, cuya receta pueden ver en Baby Center.

Antes de comenzar a cocinar la carne, calienta las tortillas. Cúbrelas con un paño o ponlas dentro de una tortillera para que conserven el calor.

Ingredientes

1 lb de bisteques de cañada (top round steak)
1/2 cdta de hojuelas de chipotle
1/2 cdta de comino
Sal
1 cda de aceite de maní (cacahuate, peanut) o aceite vegetal

Preparación

Corta los biteques en tiritas de 2/3 de pulgada (casi 2 cm) y adóbalas con la sal, la pimienta y el comino.

Calienta el aceite en un sartén o wok y saltea la carne 2-3 minutos. No la cocines mucho más, que lo que hace es endurecerse. Esos bisteques son finitos y se cocinan rápidamente.

Sirve con tortillas y pico de gallo. Agrega salsa picante si lo deseas.

tres salsas

En el post de Baby Center además del pico de gallo de mango, podrán encontrar una receta de raita, un dip con base de yogurt griego; y un tapenade de aceitunas negras que queda de vicio.

Espero no los esté tocando la mala racha de esta semana. Vaya mundo este para esquivar la paz.

Macarrones al desmadre

macarrones de colores

En mi cocina, como en todas las cocinas del mundo, no todo son triunfos. Hace días que veo en la red preciosos espaguetis de colores enlazados por tenedores y aunque no soy amante de los colorantes, me compré una cajita con 4 colores diferentes para probar suerte.

No fue tan buena idea. Ya intentaré otra vez a ver que tal, pero de momento les paso mis dudas para que sirvan a los que como yo quieren hacer este plato tan chulo.

Me pregunto si le puse mucho líquido con colorante para la poca pasta que cociné. Quiza debí cocinar entera la caja de macarrones de 1 lb (454 g) en vez de la mitad. El caso es que después de pasar la pasta por el agua con colorante, le quedó un exceso de líquido que alteró todos los colores al reunir los macarrones en un cuenco. Y ni hablar de cuando le puse aceite de oliva, queso parmesano y pimienta. Aquello siguió cambiando de colores al mezclarlo. Tal vez simplemente había que escurrirla por segunda vez, pero me temo que se habrían enfríado demasiado los macarrones. ¿O será mejor dejar pasar el tiempo y comerlos cuando ya los colores están más que fijados?

Para los que como mi esposo se preguntan si cambia el sabor de la pasta con los colorantes; no, no cambia. Pero sabe tan buena como puede saber una pasta con un buen aceite de oliva, queso y pimienta. Vamos, Macarrones Cacio e Pepe de colores, es como debí llamar este post.

colores

Usé 225 g de macarrones y 20 gotas de cada colorante mezclados cada uno con 2 cucharadas de agua. Cociné las pastas según las instruciones de la caja. Mientras, fui preparando 4 tacitas, una para cada color, con la mezcla. Cuando las pastas estaba listas, las escurrí bien. Ahí me di cuenta que no cabría en las tazas y las repartí en 4 bolsas Ziploc, como había visto hacer en Directo al paladar. Añadí el líquido, moví las bolsas. Esperé u minuto (creo que pasaron dos mientras sacaba las fotos). Y luego mezclé las pastas en el cuenco. Ya saben el resultado y han visto la primera foto.

Cuando terminé me acordé que en uno de los sitios que había visto esta idea tan chula para los niños, decía que pusiera a calentar tantas cazuelas como colores quisiera usar y dividiera la pastas entre ellas adicionando unas gotas de colorante. Pero en aquel momento pensé que luego estarían todas las pastas a la vez y se me cocinarían demasiado algunas y/o se me enfriarían otras en el momento de escurrilas y enjuagar el colador para que los colores no se me mezclaran. No tengo 5 coladores ni 5 fregaderos.

En fin, que si alguien los ha hecho o logra hascerlos perfectos, que me cuente. Yo les prometo que si trato otra vez y queda como el de Directo al paladar, les avisaré.

Gracias a mi colega de Baby Center, Ms. Demadres, autora del blog Desmadreando, por el link. A ella le dedico este post desmadroso.

en ziploc