Header

Monthly Archives: July 2013

Tamborcitos de papas

tamborcito de papas

Adoro la papa y su versatilidad. Fritas, hervidas, asadas, en purés, en medio de potajes o como ingrediente en las cremas. Son infinitos sus usos en la cocina. Hoy las emplearemos en unos tamborcitos de papas, un plato sencillo y económico, que será mi receta por menos de $10 esta semana. A muchos les recordará el tambor de plátano; y si prefieren hacerlo en un molde grande como en ese caso, en vez de en pequeños moldes como los que he usado para prepararlos, por supuesto que se vale.

Estos moldes son un poco más grandes que los que se usan para hacer flanes y natillas. Salen 4 raciones grandes, como para comer sólo esto; pero media ración es suficiente si lo acompañas de ensalada, por ejemplo. También pueden usar moldes de cupcakes y hacer si no tambores, al menos bongós como para armar una rumba en un solar.

Para el picadillo pueden usar la receta que aparece aquí, pero sólo la mitad de los ingredientes. Aunque si quieren pueden hacerlo todo y hervir más papas; o guardar el picadillo para preparar empanadas, comer con pastas o simplemente servirlo con arroz blanco. Les recomiendo cortar las aceitunas en pedazos pequeños o sustituirlas por alcaparras. Pueden cocinarlo mientras hierven las papas.

Ingredientes para el puré de papas:

1 lb de papas
6 cdas de mantequilla
Sal
4 cdas de queso Mozzarella rallado
Unas hojitas de perejil, para adornar

tambor de papa

Preparación

Hierve las papas con o sin cáscara, como prefieras. Se recomienda cocinarlas con la cáscara para que conserven sus vitaminas y si deseas, puede no pelarlas y cuando estén blanditas (20 minutos después aproximadamente) majarlas con todo. En ese momento debes agregar la sal a gusto y 4 cucharadas de mantequilla. Reserva.

Precalienta el horno a 400°F (200°C).

Unta los moldes levemente con mantequilla. Una cucharada será más que suficiente. Cubre el fondo de cada uno con un par de cucharadas de puré de papas y nivélalo con la misma cuchara o una espátula. Echa ahora unas 3 cucharadas de picadillo en cada molde y vuelve a nivelar. Ponle otra capa de puré de papas y nivela por última vez, dejando unos 1/4 de pulgada (6 cm) sin llenar para que te quepa el queso.

Termina con una cucharada de queso por molde y una lasquita de mantequilla. Ponlos sobre una bandeja y mételos al horno 8 minutos y luego 2 minutos más con el grill broil para que el queso se dore. Puede que suban un poquito, pero no se botan, sólo se verán más lindos.

Deja que se refresquen un par de minutos antes de servirlos y adórnalos con unas hojitas de perejil.

tambor de papas con picadillo

Tips

Otros rellenos que pueden funcionar para estos tamborcitos son aporreado de pescado o de pollo, embutidos en salsa, pisto, queso, entre otros.

Al día siguiente, recalentados están igual de sabrosos.

Para ver las demás reetas del #viernesderecetaseconómicas #VRE de esta semana, haz click en la ranita azul.

 


Obtén el código InLinkz aquí

Cherry bars (barritas de cerezas)

barritas de cerezas

Cuando vi estas Cherry bars (barritas de cerezas) en Just One Cookbook sabía que tenía que hacerla, a pesar de que no soy muy buena haciendo postres que incluyan harina, frutas y horno; pero la seguí paso a paso y el resultado fue maravilloso. No fue necesario usar una batidora eléctrica, con unas simples varillas lo hice todo rapidísimo. Les recomiendo mucho esta receta cuya textura y combinación de sabores es divina, sobre todo ahora que las cerezas están en todo su esplendor. Son especiales para llevar a un picnic o para la merienda y muy ricas con helado de vainilla o pistacho.

Usé la mitad de las cerezas pues no tenía ese día más en casa y aun así, abundaban entre la masa. Lástima que no me quedaran alineadas, pero ya eso era mucho pedir 😉 No hice ningún otro cambio.

Antes he dorado la mantequilla con salvia para las recetas de puré de papas y la de las pastas, pero nunca la había hecho para un postre. Es un ingrediente que me ha encantado y que seguiré usando siempre que venga a mano para un plato. En el blog de Nami, Just One Cookbook, hay un video muy útil para aclarar cualquier duda de cómo hacerla, que les recomiendo consultar antes de comenzar a preparar este postre. También tiene un paso a paso maravilloso.

Ingredientes

2 tazas de cerezas (cherries) sin semillas
2 cdas de harina

Para la costra o corteza (crust):
3/4 de taza (12 cdas) de mantequilla en pomada
1/2 cdta de extracto de vainilla
2/3 de taza (134 g) de azúcar blanca
2 tazas (256 g) de harina
1 pizca de sal

Para el relleno:
1 taza (16 cdas) de mantequilla
3 huevos
2/3 de taza (134 g) de azúcar
1 pizca de sal
1/2 taza (64 g) de harina
1 cdta de extracto de vainilla
1 cdta de extracto de almendras

cherry bars - barritas de cerezas

Preparación

Precalienta el horno a 375°F (190°C) y cubre un molde resistente al horno de 13 X 9 pulgadas (32 X 23 cm) con papel encerado.

Espolvorea las cerezas con las dos cucharadas de harina en un cuenco y muévelo para que a todas les toque un poquito.

Primero haremos la costra. Mezcla la mantequilla con la vainilla y el azúcar. Agrega la sal y la harina y sigue mezclando. Acomoda el resultado en el fondo del molde, cubriéndolo todo, horneálo 18 minutos y pon el molde sobre una parrilla para que se refresque.

Ahora preparemos el relleno. Corta la mantequilla en pedazos y ponla en una cazuela a a fuego medio, removiendo a cada rato hasta que se derrita completamente. Sigue cocinándola. Va hacer burbujas, luego se va a formar una capa blanca y después se formará una capa oscura en el fondo. No dejes de mover en ese punto, para que no se te queme y cuando esté totalmente dorada, ponla en un cuenco mediano a que se refresque un poco.

Mientras tanto, mezcla los huevos, el azúcar y la sal en otro cuenco. Agrega los extractos de vainilla y almendras y luego la harina, en tres partes, hasta que se disuelva totalmente. Agrega entonces la mantequilla que has dorado y mezcla bien.

Coloca las cerezas sobre la costra y añade el relleno con cuidado. Mete al horno 30 a 35 minutos, hasta que esté dorada la superficie. Para comprobar si está listo puedes introducirle un palillo de dientes. Al retirarlo, este debe salir limpio.

Pon el molde otra vez sobre una parrilla y deja que se enfríe una media hora antes de retirar esta especie de pastel con papel y todo y colocarlo en una superficie plana para cortarlo.

Si sobra alguna, las debes guardar en el refrigerador. Duran al menos 5 días pero saben mucho mejor acabadas de hacer y no creo que les quede nadita.

Tips

Si no tienes batidora eléctrica, usa varillas como las de la foto que sigue. En ella también aparece un aparatico mágico (cherry pitter) para retirar las semillas de las cerezas que puedes comprar el Target o Walmart bastante barato.

Ziti con calabacín y ricotta

ziti con calabacin y ricotta
Aunque a mi esposo no le gusta el calabacín, yo a cada rato trato de incluirlo en algún plato que en el que prevalezcan otros sabores, pues a mí me encanta y no puedo evitar agarrarlo en mis viajes al mercado. Con estos ziti con calabacín y ricotta he salido airosa, pues le han encantado. Menos mal que hice para tres. No los comimos todo.

Si a tus niños no le gustan mucho los vegetales, seguro se los comerán sin chistar en este plato, pues generalmente a ellos les gustan las pastas, el pesto y el queso. Y a los mayores ni se diga. Les aseguro que van a dejar esta receta en casa para toda la vida. Es una adaptación de una que aparece en un libro que compré en mi viaje a Italia el año pasado. He cambiado un poco las cantidades de los ingredientes y los quesos secos. Da para 3 y está lista en media hora.

Ingredientes

300 g de ziti o una pasta de forma parecida, como penne o mezze maniche
200 g de queso ricotta de pote
1 calabacín (zucchini) grande (acepta 2)
2 dientes de ajo
2 cdas de aceite de oliva virgen extra
3 hojas de menta (mint)
8 hojas de albahaca (basil)
3 cdas de Parmesano-Romano rallado
15 g de piñones (pine nuts)
Sal
Pimienta

Preparación

Corta el calabacín en ruedas finitas, preferiblemente con una mandolina. Lamina un diente de ajo.

Pon a calentar un sartén a fuego medio y añade el aceite y el ajo. 30 segundos después, adiciona el calabacín y remueve bien todo para que se separen las rueditas del vegetal y se vayan impregnando de aceite. Si usas más de un calabacín, necesitarás al menos otra cucharada de aceite. Sigue salteándolos unos 3-4 minutos hasta que estén tiernos. Salpimienta y reduce el fuego al mínimo.

Pon a calentar el agua para las pastas y precalienta el horno a 450°F (230°C).

Tritura los piñones en el procesador de alimentos. Agrega la menta, la albahaca y el otro diente de ajo. Sigue triturando. Mezcla el resultado con el queso ricotta, puede ser en el procesador o en un cuenco. Salpimienta.

Cocina las pastas según las instrucciones del paquete y antes de escurrirlas separa 1/4 de taza (unas 3 o 4 cucharadas) del agua en que las has hervido. Cuando estén listas, escúrrelas y únelas con el calabacín y la ricotta, añade el agua para que esta tarea sea má fácil y no se sequen mucho las pastas en el próximo paso.

Vierte todo en un recipiente de barro o un pyrex y hornéalo 5 minutos, descubierto.

Sirve caliente y adórnalo con unas lascas de queso y unas hojitas de menta o albahaca.

Tips

Las lascas de queso para adornar quedan bien chéveres si usas un pelador de papas.

Uno de los cambios que hice, fue usar más ricotta y más agua de la pasta en lugar de aceite de oliva en el pesto. Puedes usar la mitad de la ricotta y del agua y añadir 1/3 de taza de aceite de oliva al pesto.

¿Y a ti cómo te gusta comer la pasta?