Header

Monthly Archives: August 2013

Enfrijoladas de pollo

enfrijoladas de pollo
Quien primero me habló de este plato fue un cliente mío que nació en Veracruz y vive en Chicago hace muchísimo tiempo con su familia. Aunque antes yo me la pasaba viajando a México, nunca lo probé allá y él me explicó cómo lo prepara su esposa.

He cocinado las enfrijoladas de diferentes formas y esta receta que les traigo hoy a mí y a mi esposo nos recuerda mucho los sabores de Sanborns, la cadena de restaurantes mexicana. Es una receta muy socorrida. Puedes comenzar desde cero y cocinar frijoles, pollo y salsa; usar sobras de carne o de frijoles para hacerla o, hacer esta versión rápida con las latas de la despensa y tener la comida lista en apenas 10 minutos. Además, es muy económica, por lo que es mi propuesta para la XI edición de Viernes de recetas económicas.

Por si no conocen esta iniciativa todavía, en ella nos hemos reunido un grupo de blogueras de la mano de Diana, de Entre compras y el hogar, para crear cada viernes platos para toda la familia por menos de $10. Si no quieres perderte nada, sigue nuestra página de Facebook.

Ingredientes

5 tortillas de harina
1 lata 15 oz de frijoles negros
1 lata de 13 oz de pollo o 1 pechuga de pollo desenbrada
1/3 taza de aceite vegetal
3 cdas de salsa verde (yo uso Herdez o la hago en casa)
5 cdas de crema mexicana
5 cdas de queso mozzarella seco, rallado
1/2 cebolla
Tomates (jitomates) y/o jalapeños encurtido para adornar

Preparación

Pasa todo el contenido de la lata de frijoles (incluyendo el agua) por la batidora y pon a calentar el resultado en un sartén a fuego bajo-medio. Deja que se espesen, pero sin que llegue a quedar como frijoles refritos. Deben estar un poco aguados, de modo que cuando vayas a pasar las tortillas después por esta especie de salsa, estas se unten levemente de frijoles y no se les pegue una pasta de frijoles. Yo no les puse sal, pero pruébalos por si acaso y si crees que necesita, le pones una pizca.

Escurre bien el pollo y desmenúzalo.

Corta la cebolla y los jalapeños en aros. Pica los tomantes a tu gusto.

Calienta el aceite en otro sartén y ve pasando por este las tortillas, por ambos lados, sin que se doren, sólo para ablandarlas. Luego pásalas por la crema de frijoles, también por ambos lados y rapidito, unos 30 segundos por cada lado. Colócalas sobre un plato para rellenarlas con pollo y enrollarlas. Ve colocándolas en una bandeja o en los platos individuales, con la parte final del enrollado hacia abajo. Mejor ir haciendo una a una.

Cuando estén todas las tortillas rellenas, vierte sobre ellas el resto de los frijoles – a mí me sobró un poquito y dejé que se pusieran espesos para hacer unas quesadillas con frijoles refritos en el desayuno.

Ponle por encima la salsa, la crema, el queso y las cebollas. Adorna el plato con los tomates y los jalapeños.

Enfrijoladas con pollo

Tips

Para los que gustan de la comida bien picante, le pueden poner salsa extra por encima. Y si hay alguien que no come picante en casa, sirve la salsa verde a un lado para que cada cual le ponga a gusto.
La crema mexicana es opcional. Si no la encuentras en tu mercado y te gusta el sour cream (crema agria), puedes usar esta en su lugar, pero recomiento echarle un poco menos.
Otros quesos rallados que le vienen bien son el Cedar y Monterrey Jack.

El recetario por menos de $10 esta semana:


La pizza de camarones y platanitos de Daína Chaviano

Daina ChavianoRetomo la sección de Recetas de los famosos con una de mis escritoras favoritas, Daína Chaviano. He tenido la oportunidad de compartir con ella en varias ocasiones, de tenerla en casa de visita y hasta de participar juntas en un proyecto. Es una mujer que admiro muchísimo, llena de magia, ternura y firmeza. Nunca deja de sorprenderme, y este ha sido también el caso de esta pizza de camarones y platanitos.

Nacida en La Habana, y residente en Miami desde 1991, esta autora ha obtenido, entre otros, el Premio Anna Seghers (Academia de Artes de Berlín, Alemania, 1990) por Fábulas de una abuela extraterrestre; y el Premio Azorín de Novela (España, 1998) por El hombre, la hembra y el hambre. Sus temas abarcan la ciencia ficción, la literatura gótica y el erotismo, pero también ámbitos de la historia y la política. Su obra La isla de los amores infinitos ha sido publicada en más de 25 idiomas y, de todos los que ha escrito, es mi libro favorito.

Cuando le pregunté cuál era su comida preferida me contó que le encantan “las comidas con mariscos, la repostería cubana, española y francesa, todo lo que tenga chocolate, los cocteles de frutas naturales, las ensaladas que mezclan vegetales y frutas”; pero que, de todas, su favorita era la pizza de camarones y platanitos. Yo, que jamás había oido de semejante combinación, me quedé tan intrigada con esa mezcla de sabores que en una fiestecita que hicimos en casa en la que precisamente había decidido cocinar pizzas, decidí hacerla.

Mi plan era hornear varias pizzas con diferentes ingredientes, pero cuando los comensales probaron la de camarones con plátanos, ésta “voló”. Así que decidí repetirla. Sin embargo, la pizza que estaba haciendo no era exactamente de la que me había hablado Daína, pues yo supuse que llevaba plátanos maduros fritos y no platanitos de fruta. No lo supe hasta que le mandé la foto y ella me lo aclaró.

libros de daina chavianoProbablemente, muchos de los lectores conozcan esta pizza. Me cuenta Daína que ella la comía en las pizzerías de La Habana, sobre todo en Doña Rossina y en Vita Nuova (frente a Coppelia) y que era la que siempre pedía.

“Hasta donde recuerdo -continúa Daína- las pizzas de camarones y de platanitos venían separadas. Primero probé la de camarones. Otro día probé la de platanitos. Y en algún momento, no recuerdo cuándo, algunas pizzerías comenzaron a ofrecer mezclar los ingredientes de una pizza con otras. Fue así que hice la mezcla.” Daína cree haberla comido por vez primera en los años 70, cuando aparecieron las primeras pizzerías en Cuba y sus padres la llevaban a comer allí.

“Muy poco después de llegar a Miami, en 1992, alguien me habló de una red de pizzerías cubanas donde hacían ‘los mismos espaguetis y las mismas pizzas que en 23 y 12’. Yo añoraba aquellos espaguetis con la salsa Vita Nuova y el queso rallado grueso, que no había visto aquí. Así es que fui a comprobar si era cierto. Y lo era.” – rememora Daína.

Yo también me fui a una de esas pizzerías a probar de primera mano la pizza de camarones con plátanitos. Tiene un sabor exótico y juguetón, la mezcla del dulce de la fruta con el sabor del marisco es única y me recordaba un poco la fusión del jamón y la piña de la pizza hawaiana, salvando las distancias. Aunque ciertamente, en la de camarones y platanitos se puede paladear un sabor caribeño. Al fin y al cabo, los cubanos comemos plátano de fruta (banana) con la comida, como si fuera ensalada, acompañando un plato de arroz con pollo, con picadillo o con huevo frito.

A mí me gustó más con plátano maduro frito que con el plátano de fruta y como fue el que hice en casa y quiero que Daína lo pruebe también y me dé su opinión, aquí les traigo la receta.

Pizza de camarones y maduros-1

Ingredientes

1 masa de pizza de 12 pulgadas (30 cm) (pueden comprar una preparada o hacer la de esta receta)
20 camarones precocinados adobados con sal de ajo a gusto
1 plátano maduro frito en tajadas
1/2 taza de salsa de tomata para pizza y espaguetis (de conserva o usar esta receta)
2/3 de taza de queso mozzarella seco rallado
2 cdas de aceite de oliva aproximadamente (opcional)

Preparación

Precalienta el horno a 375°F (190°C). Puedes comenzar a usar la masa tal cual o untarla de aceite de oliva con una brochita. Esparce la salsa sobre la masa, dejando libres los bordes. Has lo mismo con la mitad del queso. Adorna con los camarones y los platanitos y ponle por encima la otra mitad del queso. Hornea 20 minutos.

Si quieren hacerla con platanitos (banana) usen unos que no esté tan maduros y pónganlos en la pizza sin cocinar.

Pueden seguir a Daína Chaviano en su página web, en Goodreads, en Facebook o Twitter. Los invito también a seguir su blog. Sus libros están disponibles en Amazon.

Para ver las demás recetas de los famosos, hagan click en la etiqueta del mismo nombre, situada debajo de este post.

Si les gusta comer pizza con espaguetti, pasen a leer mi post de Baby Center de ayer, con 7 recetas fáciles y deliciosas de pastas ideales para las comidas entre semana. No olvides guardar el link, que te va a sacar de muchos apuros.

Bizcocho de platanitos y melaza de María

bizcocho dolce y banana

Casi desde que comencé el blog de cocina, conocí a María, autora de Cosicas dulces y alguna salada. Es una tía muy maja, como dicen en su tierra. Me encantan todas sus recetas y sobre todo disfruto mucho de su amistad. Si todavía no conocen su página, pasen a disfrutarla hoy mismo. Pero primero miren que delicia este bizcocho de platanitos y melaza. ¡Y qué fácil!

Aunque me dan ganas de hacer cada plato que ella prepara, el otro día me decidí por este bizcocho para una reunión entre amigos que tenía en casa. Me encantan los platanitos y la combinación con melaza me pareció muy exótica. El bizcocho queda moreno, muy suave y su corte es perfecto. Lástima que entre lo que nos comimos y lo que repartí se me pasó sacarle una foto a un pedazo. Lo fui cortando en cuadritos, siguiendo las rueditas de plátano y queda muy chulo; incluso se pueden cortar cuadritos pequeños, siguiendo cada ruedita y ponerle un pinchito cuando tengas muchos invitados. Lo que no garantizo es que se conformen con un sólo pedacito.

Por si acaso, aclaro que para mí los platanitos son lo que muchos llaman banana. En Cuba le decimos así.

Con esta receta quiero celebrar el Día de los amantes del plátano (Banana Lover’s Day) que se celebra el 27 de agosto. Dicen que comerse un platanito diario nos ayuda a mantenernos más saludables; su elevado contenido de potasio ayuda a controlar la presión alta y a que nuestro cuerpo absorba mejor el calcio. Además, tienen mucha fibra y nos protegen de las úlceras.

Ingredientes

5 1/2 oz (150 g) de mantequilla a temperatura ambiente + 1 cda para engrasar el molde
6.2 oz (175 g) de azúcar moreno
4 huevos
6.2 oz (175 g) de harina leudante (con levadura incorporada)
1 cucharadita de extracto de vainilla
1/2 cdta de bicarbonato
1 cdta de jengibre en polvo
1 cdta de canela molida
1 cda colmada de melaza o miel de caña (molasses, en inglés)
1 pizca de sal
3 (a María le llevó 2) platanitos (bananas) bien maduros

Para el caramelo
2 oz (50 g) de azúcar moreno
2 oz (50 g) de mantequilla

Preparación

Mezcla bien la mantequilla con el azúcar moreno de la lista de ingredientes del bizcocho. Cuando esté cremosa la mezcla, incorpora los huevos uno a uno y sigue batiendo. Añade la melaza y la esencia de vainilla. Sigue mezclando. Incorpora la harina, el bicarbonato, el jengibre, la canela y la sal. Reserva.

Precalienta el horno a 350°F (180°C).

Prepara el caramelo, colocando la mantequilla y el azúcar en una cazuelita mediana a fuego medio. Muévelo a cada rato. Cuando se halla disuelto bien el azúcar y el caramelo esté bien dorado (unos 7 minutos), viértelo en un molde resistente al horno previamente engrasado. El molde que usé es un cuadrado de 8 1/2 pulgadas (21 cm). De alto tiene 2.25 (6 cm).

Ve cortando el plátano en rodajas de 1 1/2 pulgada (2 cm) y colocándolas en el fondo del molde. Vierte sobre ellas la masa que habías reservado.

Hornea 40 a 45 minutos. Estará listo cuando le introduzcas un palillo de dientes y salga limpio.

Deja que se refresque poniendo el molde sobre una rejilla. Desmolda.

Se puede comer al tiempo o frío.

Tips

Si lo pones en el refrigerador antes de desmoldarlo, María recomienda que en el momendo de hacerlo, lo coloques unos minutos al baño María. Yo dejé que se refrescara a temperatura ambiente y luego lo desmoldé poniendo el cake en una bandeja fuera del fogón a la que eché un poco de agua caliente.

Si te queda alguna duda, tienes otra razón para pasar por el blog de mi amiga, ve a ver el paso a paso detallado aquí.