Header

Monthly Archives: October 2014

Guacamole cubano / Cuban Guacamole

Scroll down for the English version.

Guacamole-Cubano

¿En qué momento apareció y cuándo desapareció el guacamole cubano de la isla? #Cuba #ComidaCubana #Receta

En Cuba comemos muchísimo aguacate, pero sólo en ensalada. O al menos era así en los 22 años que me tocó vivir allá. Jamás comí aguacate ni en sándwich y no conocía el guacamole ni ningún otro plato de la cocina mexicana. No pude imaginarme nunca que existía algo llamado guacamole cubano. Yes, Cuban gucamole.

En Miami he encontrado algunos libros viejos de cocina cubana con referencias a ingredientes o platos mexicanos, pero el guacamole cubano llegó a casa de la mano de un libro que está leyendo mi esposo que nada tiene que ver con la cocina, Un asunto sensible: tres historias cubanas de crimen y traición.

En el libro no aparecía receta alguna, sólo mencionaba que lleva piña y que eso lo diferenciaba del tradicional. Por el contexto, parecía que estaba de moda en los años 50. Enseguida me picó el bichito de la curiosidad y mi mente se puso a armar la receta. Tenía en casa un aguacate de esos grandes y carnosos y una lata de piña. Pasé por el mercado a comprar unos chips y listo. Aunque de camino a casa pensé que tal vez con unas chicharritas (mariquitas, tajadas) seguro hubiera estado mejor. Lo que creo que no le pondrían en Cuba es jalapeño, porque los cubanos, en general, no son muy amigos el picante. Si no les gusta el picante, simplemente no le pongan el chile.

Le he comentado a varios amigos y familiares sobre este guacamole y sólo mi peluquero lo tenía registrado como un plato de la Cuba de los 50, aunque no discutimos detalles ni ingredientes.
Esta receta da taza y media de guacamole y está lista en unos minutos. El dulce y ácido de la piña en contraste con el picante del jalapeño y el resto de los ingredientes, me encantó. No los comimos de una sentada entre mi esposo y yo. Espero se animen a probarlo y ya me contarán.

Ingredientes

3 rodajas de piña en conserva cortadas en cubitos pequeños
2 cdas de cebolla, bien picadita
2 cdas de cilantro fresco, bien picadito
1 jálapeño sin venas ni semillas, bien picadito (opcional)
1 aguacate “cubano”
1 cda jugo de limón
1 cda jugo de piña de la lata
Sal

Para adornar:
1 rodaja de piña en conserva
Unas hojitas de cilantro

Preparación

Pon todos los ingredientes en un bowl mediano antes de agregar el aguacate en pedazos.
Aplasta el aguacate con un tenedor o un majador, mientras lo mezclas con el resto de los ingredientes en el bowl. Ponle sal al gusto.

Sirve adornado con la rodaja de piña extra, acompañado de chips de tortilla o chicharritas.

Cuban-Guacamole

If you love Guacamole and Hawaiian Pizza, you will love this dip. #Recipe #CubanFood

In Cuba we love avocado, but we only have it as a salad, must of the times by itself. At least it was so in the 22 years that I lived there. I never ate guacamole or any other dish from the Mexican cuisine in Cuba, and I certainly could never imagine that there was something called Cuban guacamole.

In Miami I found some old Cuban cookbooks with references to Mexican ingredients, but the Cuban guacamole came home in an unexpected way, through a book my husband was reading last week that has nothing to do with cooking , A sensitive issue: three Cuban stories of crime and betrayal.

The recipe is not explained on the book. It’s just mentioned as a different kind of guacamole that includes pineapple, an ingredient that set it apart from the traditional guacamole recipe. From the context, it seemed that this dish was on vogue in the 50’s. I was immediately caught the bug of curiosity and my mind began to put together the recipe.

I had at home one of those big and fleshy avocados we called “Cubans” and a can of pineapple, so I just grab some tortilla chips on Friday night. While on the way home I thought maybe some mariquitas fritas (fried green plantains) would have been better to dip in this guacamole. But that’s for next time.

One thing that maybe the Cubans will never add to this guacamole is jalapeño, because we’re not very fond to spicy food. I love it, but it is something I learn to eat year after year when living outside of my country. If you don’t like it hot, just avoid using the chile.

I’ve told several friends and family about this plate, and only my hairdresser had registered as a dish of 50’s in Cuba, although we haven’t discuss any details or ingredients.

We love the sweet and sour taste of pineapple in contrast to the spicy jalapeño and remaining ingredients. I hope you will try it soon and tell me how you like it.

Ingredients

3 slices canned pineapple cut into small cubes
2 tbsp onion, finely chopped
2 tbsp fresh cilantro, minced
1 jalapeño deveined and seedless, chopped (optional)
1 Florida avocado
1 tbsp lemon juice
1 tbsp pineapple juice from the can
Sal

To garnish:
1 slice of canned pineapple
A sprig of cilantro

Directions

Put all ingredients in a medium bowl before adding the avocado in pieces. Smash the avocado with a fork or masher while you mix the rest of the ingredients in the bowl. Add salt to taste.

Serve garnished with extra pineapple slice, accompanied by tortilla chips or fried green plantains.

Puré de frijoles negros

Pure-de-frijoles

El puré de frijoles negros siempre me recuerda mi infancia y es un plato al que recurro a cada rato para aprovechar algún poquito de frijoles que me queda en el refri.

En la comida cubana, los frijoles negros tienen un lugar de honor, se los damos a los niños desde pequeños en puré, se consumen varias veces por semana en cualquier casa y no faltan en nuestra cena de Navidad o de año nuevo, ya sea en potaje o como parte de los moros y cristianos.

A diferencia de otros potajes que llevan carne y viandas, los negros quedan deliciosos con sofrito, comino, un poquito de azúcar y unas hojitas de culantro. Un amigo mío decía siempre que eran los más finos y a la vez los más pobres.

El puré que les traigo hoy se puede hacer más aguadito, o sea, más pegado a una sopa. Está inspirado en la sopa mexicana de frijoles y el chorizo español le da un saborsito inigualable. Debería haber cortado más pequeño el cilantro para que quedara mejor presentada y colocarle unos totopos (tortilla frita) encima para darle un crujiente final. Da para 2-3, dependiendo si sólo sirves este plato o si lo acompañas de otros alimentos.

Ingredientes

3/4 de litro de frijoles negros con caldo como los de esta receta
1/4 de litro de caldo de pollo, de carne o de vegetales
1/4 cdta de comino
1/4 cdta de chile ancho en polvo
1 cda de aceite de oliva
Sal

Para adornar, agregar al gusto:
Queso blanco fresco desmoronado
Chorizo español cortado en rueditas
Cilantro picadito
Tortillas fritas en pedazos (opcional)

pure de frijoles negros

Preparación

Coloca los frijoles y el caldo en una batidora y bátelos hasta formar un puré. Puedes colarlo si quieres, pero a no ser que le vayas a dar a un bebé, no es necesario. Vierte el contenido en una cazuela mediana y agrega el resto de los ingredientes. Rectifica la sal. Caliéntalo a fuego bajo-medio unos 10 minutos, revolviendo a cada rato.

Mientras tanto, calienta un sartén a fuego medio y fríe ligeramente el chorizo en su propia grasa durante unos 5 minutos, moviéndolo a cada rato.

Sirve la sopa caliente y adórnala con el queso, el cilantro y el chorizo.

Tips

Puedes usar frijoles de lata para hacer esta receta, pero te recomiendo escurrirlos, enjuagarlos y escurrirlos, sustituyendo el caldo de los frijoles por caldo de pollo o el que prefieras.

Para los bebés (y los grandulones también) les recomiendo este puré de frijoles negros con jamón y platanitos (banana) que publiqué hace un tiempo en Baby Center.

Pasta Belladonna

Scroll down for the English version.

Pasta-Belladonna-Vero

Pasta Belladonna, una de esas recetas ricas y sencillas que hacen inolvidable la #comidaitaliana

Me parece muy simpático que este plato se llame Pasta Belladonna, que en italiano quiere decir mujer hermosa, y que la Pasta a la Puttanesca, que en italiano se refiere a una mujer de “mala vida”, se diferencie de esta sólo en que no lleva anchoas. Me recordó aquella canción que decía si me pides el pescao’ te lo doy… Enredos que se arman en nuestras cabezas y a veces no podemos pararlos.

En serio: ambos platos son típicos de La Campania, que fue la zona de Italia que visité el septiembre. La salsa Puttanesca suele servirse con espaguetis y esta con penne. Pronto les contaré un poco de las ciudades que visité y seguiré compartiendo las recetas que aprendí en el viaje. Hoy vamos con esta pasta deliciosa y facilísima de hacer que está lista en media hora y da para 4-5.

Es muy sencilla la receta y la clave para que quede sabrosa es usar buenos ingredientes. Les recomiendo tomates frescos o unos de lata de una marca italiana que se respete un poquito; aceitunas griegas o italianas (Kalamata o Gaeta) y unas alcaparras grandes y jugosas, o grandes y saladas (que deben ser enjuagadas e hidratadas).

Ingredientes

1 lb (454 g) de rigatoni o penne
400 g de tomates de lata y su salsa
1 pizca de peperoncini
1 – 2 dientes de ajo
1 taza (150 g) de aceitunas Gaeta sin hueso
3 cdas de alcaparras
3 cdas de aceite de oliva virgen extra
Sal
1 pizca de azúcar
Perejil picadito, para adornar
Queso parmesano rallado (opcional)

Preparación

Corta los tomates en cuadritos y las aceitunas en rueditas. Pela el ajo y si es un diente grande, lo cortas a la mitad.

Calienta el aceite a fuego medio en un sartén y añade el ajo y el peperoncini. Cuando comience a oler el ajo, unos 30 segundos después, añade el tomate y el azúcar. Ponle un poquito de sal, pero no mucha, que las aceitunas y las alcaparras son saladas. Tapa el sartén y cocina durante 15 minutos. Retira el ajo. Agrega las aceitunas y las alcaparras. Tapa otra vez el sartén. Si la pasta no está lista y apaga el fuego.

Mientras se cocina la salsa calienta el agua para las pastas y cocínalas según las instrucciones del fabricante. Un momento antes de escurrirlas, debes agregar las aceitunas y las alcaparras a la salsa.

Mezclar bien las pastas con la salsa, preferiblemente en un sartén grande a fuego medio y espolvorearlas con perejil picadito.

Servir bien caliente (los napolitanos dicen que en un plato caliente) y ponerle queso rallado a gusto.

pasta con la belladonna

From Napoli, one easy to make and delicious recipe, Pasta con la Belladonna #comidaitaliana

The only difference between this Belladonna sauce and the famous Puttanesca sauce is that the first one doesn’t included anchovies on the ingredients. Both dishes are typical of Campania, the area I visited on my trip to Italy last month. Puttanesca sauce is usually served with spaghetti and Belladonna with penne.

Today we are going to learn how to prepare this delicious and extremely easy to make pasta. It is ready in half an hour and serves 4-5.

The key to make a great plate of this very simple recipe is to use good ingredients. I recommend fresh tomatoes or good canned Italian tomatoes, Greek or Italian olives (Kalamata or Gaeta) and big and juicy capers. The capers can be salty capers but they have to be rinsed and hydrated before you start to cook.

Ingredients

1 lb. (454 g) penne or rigatoni
400g canned tomatoes and salsa
1 pinch peperoncini
1-2 garlic cloves
1 cup (150 g) of pitted Gaeta olives
3 tbsp. capers
3 tbsp. extra virgin olive oil
Sal
1 pinch of sugar
Chopped parsley, for garnish
Grated Parmesan cheese (optional)

Directions

Dice the tomatoes. Chop the olives. Peel the garlic, and if you are using a large clove, cut it in half.

Heat the oil over medium heat in a frying pan. Add the garlic and pepperoncini. When you begin to smell the garlic, about 30 seconds later, integrate the tomatoes and sugar. Put a little salt, but not much, because the olives and capers are salty. Cover the pan and cook for 15 minutes. Remove the garlic. Add the olives and capers. Cover the pan again. If pasta is not ready yet, turn off the heat.

While cooking the sauce, heat abundant water for the rigatoni, and cook the pasta according to manufacturer’s instructions. Just before you drain it, you must add the olives and capers to the sauce.

Mix well pasta and sauce, preferably in a large skillet over medium heat.

Serve hot (the Neapolitans recommended on a hot plate). Add chopped parsley and grated cheese to taste.