Header

Monthly Archives: November 2014

Arroz con huevo

Arrozconhuevo

Este plato de arroz con huevo me mató mucha hambre en Cuba. A veces era difícil hasta conseguir el huevo para hacerlo, el arroz que vendían en la bodega traía tantos gorgojos que antes de cocinarlo nos llevaba horas escogerlo y en lugar de kétchup le añadía salsa de tomate, que vendían en botellas de ron recicladas.

Algunos se estarán preguntando de dónde sacaba en Cuba la salsa china o salsa soya. Les cuento: un amigo de mi padre que era militar fue a China por gestiones de trabajo y nos trajo una botella como de 750 mililitros que nos duró unos cuantos años de tanto ahorrarla. La usábamos sobre todo para preparar este plato, que viene siendo como un arroz frito a la cubana. Hasta teníamos una cazuelita en casa especial para hacerlo, de hierro y pequeñita, como para una sola ración. Ahora casi siempre lo hago en un sartén y sigue siendo una de las recetas más socorridas de mi hogar. Además me encanta y es magnífico para aprovechar las sobras de arroz.

Recomiendo prepararlo con sobras de arroz que  han estado en el refri, pues los granos estarán duros y se mantendrán firmes. Si está hecho pelotas, debemos separar un poco los granos con ayuda de un tenedor antes de comenzar.

Ya verán cómo les va a gustar a toda la familia, incluyendo los niños. Mis amigos de la juventud todavía se acuerdan de este plato que tanto compartimos juntos y todavía lo siguen haciendo, unos en Cuba y otros en los países a los que se han ido a vivir.

Ingredientes

1 taza (155 g) de arroz cocido
1 cucharada de aceite de oliva, de sésamo, de cacahuate o vegetal
1 huevo grande
1 cucharada de kétchup
1 cucharadita de salsa soya
1 ramita de cebollino

Preparación

Echa el aceite en un wok o un sartén a fuego alto e inmediatamente agrega el huevo. Cuando casi toda la clara haya cambiado de color, adiciona el arroz, el kétchup, y la salsa china.

Ve revolviendo bien a medida que se calienta el arroz, durante unos 3 minutos, constantemente, para que no se pegue.

Sirve con el cebollino picadito por encima.

Para acompañarlo recomiendo plátanos maduros fritos, plátano de fruta (banana) o ensalada de aguacate.

Enchiladas en mole

enchiladasenmole

Enchiladas en mole #ComidaMexicana

Las enchiladas en mole son mis preferidas. Pero todas me encantan y son facilísimas de hacer. El secreto para que queden ricas la calidad de la salsa. El pollo en esta receta sólo tiene sal y el sabor delicioso de este plato viene del mole.

El mole es una salsa mexicana que existe desde los tiempos prehispánicos y no fue hasta el siglo XVII que se le añadieron más de 20 ingredientes. Existen muchos tipos de mole en México, entre los que se destacan el Poblano, el Oaxaqueño, el verde y el amarillo. Yo nunca lo he hecho en casa, pero lo he comido hecho por algunas amigas e infinitas veces en México. Es de esas cosas que no puedes dejar de comer.

La receta que les traigo hoy la hice con un frasco de mole tipo Poblano de La Costeña, que me gusta cantidad. Les recomiendo también Doña María. En Miami ya se consiguen en casi todos los supermercados, así que ya no tengo que esperar mi viaje anual a Guadalajara para comprarlo. Si tienes un mercado de comida latina cerca, seguramente lo tendrán a la venta.

Le puse crema encima a las enchiladas en el momento de servirlas porque me encanta, pero no es imprescindible. La recomiendo si te encanta como a mí o si entre los comensales hay personas poco tolerantes al picante, pues ayuda a rebajarlo. Aunque aclaro, este mole no es muy picante. Puesde ponerle simplemente el queso, la cebolla y espolvorearlas con semillas de ajonjolí.

Ingredientes

2 pechugas de pollo
1 frasco de mole de 235 g (yo usé La Costeña)
10 tortillas
1/3 taza de aceite
Crema mexicana (usé Cacique) (opcional)
Queso blanco fresco
Cebolla blanca mediana

Preparación

Cocina las pechugas de pollo en abundante agua, para luego usar el caldo. Puedes adicionar algunos vegetales al caldo si lo prefieres. Las cociné enteras en la olla de presión, 20 minutos después que comenzó a pitar, pero puedes cocinarlas en una cazuela en 35-40 minutos si las cortas en trozos pequeños.

Una vez listas las pechugas, deja que se refresquen, desmenúzalas y ponle sal a gusto.

Corta el queso en pedazos chiquitos o desmorónalo. Pica la cebolla en ruedas.

Usa el frasco de mole para medir el caldo de pollo y mezcla el mole con 4 veces el caldo. Caliéntalo a fuego medio en una cazuela, removiendo para que se deslía bien el mole, hasta que se forme una salsa medio espesa. Separa la mitad del mole en un sartén o en un cuenco ancho.

Precalienta el horno a 350°F (180°C).

Pon a calentar el aceite a fuego medio en un sartén. Pasa una de las tortillas por el aceite, como si fueras a freírla, pero solo déjala unos segundos, para que se ablande. Pásala luego por el mole que tienes en el sartén, colócala en un plato, ponle un par de cucharadas del pollo desmenuzado, envuélvela y colócala en una fuente resistente al horno con el empate hacia abajo. Has lo mismo con el resto de las tortillas y ve colocando una al lado de la otra en una fuente. Ponle la otra mitad del mole por encima y hornea durante 10 minutos.

Yo preparé dos fuentes. Nos comimos una ya y la otra la guardé en el congelador bien tapada y me queda adelantado para una comida entre semana. Si haces esto también, recuerda que debes dejar que el recipiente alcance la temperatura ambiente, pues si lo metes frío al horno, se va a quebrar.

Sirve inmediatamente con crema, queso fresco desmoronado y aros de cebolla al gusto por encima.

De este mismo modo puedes preparar enchiladas verdes, usando salsa verde mexicana.

Las tortillas también puedes rellenarlas con pavo. A mí me encanta hacerlas con el que sobra de Acción de gracias.

enchiladas en mole