Header

Monthly Archives: April 2015

Un libro para que los niños coman frutas

comer fruta 1

Carlota y Clara son dos hermanas que viven en un pueblo rodeado de árboles frutales y un día se les ocurre un juego según el cual “cada día de la semana elegirían un color, pensarían en una fruta de esa tonalidad, inventarían una historia con ella y en la tarde la tomarían para la merienda.”

Van pasando los días y las niñas se van inventando historias que tocan temas como la paz, las mascotas, la amistad, la familia y por supuesto la alimentación saludable. A través de frases divertidas y preciosas ilustraciones llenas de imaginación los niños aprenderán los colores y las frutas.

Divertido para los niños y muy útil para que tanto padres como educadores muestren a los más pequeños lo divertido que puede ser comer frutas.

El libro es parte de la colección de mis editoriales preferidas, Cuento de Luz, una casa española que “…publica historias que dejan entrar luz, para rescatar al niño interior, el que todos llevamos dentro”.

comerfruta2

Cuento de Luz es respetuoso con el medioambiente. Su fundadora, Ana Eulate, escribía desde niña y este proyecto ha sido la realización de un sueño, después de que dejara su trabajo en Relaciones Exteriores del gobierno español.

Les recomiendo muchísimo cada una de las historias de Cuento de Luz, ¨historias para navegar con la imaginación y contribuir a cuidar nuestro planeta, a respetar las diferencias, eliminar fronteras y promover la paz. Historias que no adormecen, sino que despiertan…¨ Sus mensajes no entienden de fronteras y sus ediciones son muy cuidadas y de calidad. Además, la editorial tiene un fuerte compromiso social. Algunos de sus títulos se destinan a pequeñas fundaciones dedicadas a proyectos de escolarización, nutrición infantil o relacionados con el medioambiente. Todos sus álbumes ilustrados están disponibles en inglés y español.

Aquí pueden ver más información sobre el libro y aquí lo pueden comprar en español en Estados Unidos.

Yo no he sido compensada por contarles de este libro, pero uno de ustedes sí puede serlo. La editorial me ha hecho llegar un ejemplar para regalar y si vives en Estados Unidos puedes ganarlo dejando un comentario en este post de Instagram y de paso, te invito a seguirme en esa red social que cada vez me gusta más y dónde suelo dar avances de las próximas publicaciones en el blog. El sorteo termina el domingo 19 de abril y anunciaré el ganador en el mismo post de Instagram.

Calamarata

Calamarata

La calamarata es tanto este plato como la pasta en forma de anillos de calamar que he usado para hacerla. Yo siempre he preferido las pastas que no llevan salsa de tomate, sobre todo para las que incorporan mariscos, pero desde que probé en Sorrento una pasta marinera con salsa roja, he cambiado un poco de opinión y de vez en cuando la preparo así.

Esta receta es facilísima de hacer y queda divina. Si tienes ya la salsa hecha, mucho más rápida, aunque esta en pocos minutos agarra un sabor tremendo. Para obtener mejores resultados les recomiendo usar unos buenos tomates de lata para la salsa; una pasta con suficiente superficie como para que la que salsa se le pegue bien, tipo tagliatelle o fetucini; así como no cocinar mucho los calamares, porque se ponen que parece una goma.

Yo usé una marca de tomates llamada Cento. Son italianos y vienen pelados y sumergidos en una salsa espesa. Los calamares eran congelados y los descongelé con bastante antelación, los escurrí requetebien y luego los sequé con papel toalla.

Raciones: 6
Tiempo de preparación: 30 minutos o menos

Ingredientes

1 lata de 35 oz (1 kg aproximadamente) de tomates pelados en salsa
600 g de calamarata
3 cdas de aceite de oliva virgen extra
3 dientes de ajo, picaditos
2 cdtas de perejil fresco o 2 medias cdtas de perejil seco
1 pizca de peperoncini (chili flakes)
1 lb de anillos de calamares
Sal
Pimienta
1 pizca de azúcar

Calamarata

Preparación

Pasa los tomates y su salsa por la batidora o el procesador de alimentos. Reserva. A mí me quedó una salsa bien espesa.

Calienta abundante agua en una cazuela grande para cocinar las pastas según las instrucciones del fabricante. Las mías llevaban 11 minutos.

Pon a calentar una sartén grande o una cazuela mediana a fuego medio. Añade el aceite y caliéntalo. Agrega los ajos, el la mitad del perejil y el peperoncini. Cocina unos 30 segundos, para que el ajo no se queme. Incorpora los calamares y salpimiéntalos al gusto y saltéalos unos 3 minutos. Añade la salsa de tomate, el azúcar y comprueba la sal. Cocina durante 10 minutos o menos.

Une la salsa con las pastas ya cocidas y escurridas. Espolvoréalas con el resto del perejil.

Esta receta me encanta para ofecer a las visitas. Cero complicaciones y te luces un montón. Eso sí, asegúrate que le gusten los calamares.

Y si quieres cerrar con broche de oro, sirve tarta de limoncello de postre.

Otra receta de pastas del sur de Italia con una salsa deliciosa y fácil de hacer que te recomiendo mucho es la pasta belladonna.

Crema helada de lentejas

Crema helada de lentejas #CookingTheChef

Este mes he llegado justico al reto Cooking the chef, con la crema helada de lentejas de Samantha Vallejo-Nágera, más conocida como Samantha de España.

Samantha era completamente desconocida para mí hasta el día de recibir el email tan esperado cada mes sobre el chef del que estaremos cocinando y probando recetas ya más de 100 blogueras. Me encantó su historia personal. Mientras estudiaba paisajismo descubrió su vocación culinaria y hoy por hoy maneja una empresa de catering, es presentadora de un programa de cocina y bloggera gastronómica. Sus pasiones son la alimentación sana, el deporte, las redes sociales y la naturaleza. Su cocina tiene una base tradicional con toques de comida internacional. Personalmente, me identifiqué mucho con sus recetas y me costó mucho elegir una porque todas me parecían ingeniosas, fáciles y me daban ganas de probarlas.

Al final me decidí por esta crema de lentejas porque tenía todos los ingredientes ya en casa y porque me recordó que cuando yo era chica y mi mamá sacaba los frijoles negros del refrigerador para calentarlos, yo le robaba un par de cucharadas y los saboreaba muchísimo. En fin, que me ganó el recuerdo de la infancia ligado con curiosidad y me encantó el resultado. Ya con el calor que está haciendo en Miami, no viene nada mal un vasito de lentejas frías.

Le hice algunos cambios, entre ellos cambiar la crema de leche (heavy cream) por leche de almendra, pero pueden ver la receta original aquí y de ahí enlazar otras recetas de esta chef española.

La Capicola es un embutido italiano un poco picante, puedes usar en su lugar Prosciutto o Jabugo, como en el plato de Samantha.

Comienza la receta con unas cuantas horas de antelación pues aunque se prepara en poco más de media hora, debe pasar al menos un par de horas en el refri para servierla bien fría. Da para 4.

ctc1

Ingredientes

1 taza (190 g) de lentejas
½ taza de jamón en cubitos de 1 cm
1 papa pequeña
¼ de una cebolla blanca grande
1 zanahoria pequeña
1 hoja de laurel pequeña
1 cucharada de salsa de tomate
1 taza (250 ml) de leche de almendras sin azúcar
Sal
Pimienta
Aceite de oliva
Crema agria (sour cream) (opcional)
2 lonchas de Capicola

Crema helada de lentejas de Samantha Vallejo-Nájera

Preparación

Ponemos las lentejas en una cazuela mediana a grande con el jamón, la papa en cuartos, la cebolla cortada toscamente, la zanahoria en 4 trozos, la cucharada de salsa de tomate y la hoja de laurel. Añadimos 1 litro y medio de agua y las cocinamos a fuego medio 35 minutos aproximadamente, hasta que las lentejas y las verduras se ablanden.

Retiramos la cazuela del fuego, echamos las lentejas en un bol de cristal o una sopera y las dejamos enfriar. Retiramos la hoja de laurel.

Trituramos las lentejas incorporando la leche de almendra. Salpimentamos y colocamos un par de horas en el refrigerador.

Servimos la sopa fría con un chorrito de aceite de oliva y unas tiritas muy finas de Capicola.

Pueden ver el resto de las recetas del reto aquí.