Header

Daily Archives: May 6, 2015

Pie de polenta y ropa vieja

Pie de polenta con ropa vieja

Una combinación fabulosa, polenta italiana con ropa vieja cubana.

Tanto la ropa vieja como la polenta están entre mis comidas preferidas, pero cuando se me ocurrió unirlas en este pie después de una conversación entre amigas sobre recetas deliciosas del país de cada una, el resultado me dejó prendada de un nuevo plato que ustedes no pueden dejar de probar.

En Cuba comemos harina, ya sea hecha con maíz fresco tierno o con harina seca, pero esta última no queda con la consistencia de la polenta y no es un polvo fino como esta, sino que  es mucho más gruesa y lleva un poco de más tiempo al fogón.

La ropa vieja da su trabajo, pero es tan rica. Y si logran que le quede un poco, la usan para esta receta, que pueden hacer en un sartén resistente al horno o en moldes individuales. La receta la pueden ver aquí y la de la polenta y la unión de ambas, sigue a continuación.

Para que la polenta les quede bien cremosa, uso leche, pero si has dejado de comer alimentos con lactosa por alguna razón, puedes sustituirla por caldo.

Este plato da para 4.

Ingredientes

1 taza de polenta instantánea
1 taza de caldo de pollo o de vegetales
2 tazas de leche
1/3 de taza de queso pecorino romano
3 tazas de ropa vieja lista para comer

Pie de polenta

Sorprende a tu familia con esta receta tan deliciosa.

Prepraración

Precalienta el horno a 450⁰F (230⁰C).

Pon a calentar el agua y el caldo en una cazuela mediana. Cuando comience a hervir, apaga el fuego y ve echando la polenta poquito a poco, en forma de lluvia, batiendo constantemente. Añade el queso y mézclalo bien.

Debe quedar cremosa. Si te queda dura, le puedes poner un poco más de leche o caldo. Yo no le pongo sal extra, pues con la del queso me parece suficiente, pero prueba a ver si está bien para ti antes del paso siguiente.

Coloca la ropa vieja en el fondo de una sartén resistente al horno y espárcela uniformemente. Vierte sobre ella la polenta y empareja la superficie usando una espátula. Mete al horno unos 10 minutos, hasta que se asiente bien sobre la carne y se dore un poquito.

Sirve caliente, cortándola en cuñas. Y si tienes un aguacate para acompañarla, no dejes de ponerle un par de tajadas a un lado.

Y ahora, a compartirla para que se te quede bien guardadita.