Header

Daily Archives: June 20, 2015

Daiquirí de menta

Daiquiri de Menta

Ahora que se pueden traer botellas de bebida de Cuba, si tienes algún amigo o familiar que vaya por allá, dile que te traiga una botella de menta, para disfrutar de este daiquirí. Yo hace años que no lo probaba y mami me trajo una botella de este licor la última vez que fue. Tal vez venden otro tipo de menta aquí, pero yo nunca me la he tropezado.

El daiquirí nació en una mina homónima del oriente de mi isla y fue concebido por un ingeniero llamado Cox. Dicen que luego lo hizo popular un cantinero español llamado Maragato, en el Café Tacón, situado donde hoy se encuentra el Gran Teatro de La Habana ¨García Lorca¨. En sus inicios se batían a mano azúcar, limón, ron y hielo. Y listo, pero cuando verdaderamente este trago saltó a la fama fue de la mano del catalán Constantino Ribalaigua Vert, que comenzó a hacer la versión frappé, usando una batidora, en la segunda década del siglo pasado, en el bar El Floridita, muy cerca del teatro.

El de menta no sé cuando surgió pero siempre me ha cautivado su color y frescura. Era un trago popular en las fiestas cubanas en mi adolescencia.

Ingredientes (para 1)

1 oz (30 ml) de licor de menta
1 cdta de azúcar
1 cda de jugo de limón
1 taza de cubitos de hielo

Preparación

En una batidora, bate el jugo de limón con el azúcar. Agrega el ron y vuelve a batir. Añade el hielo y bate entonces con la función trituradora de la batidora.

Al servirlo, adórnalo con una hoja de menta, una rodaja de limón o alguna fruta que contraste con el color de la menta. No olvides ponerle un absorbente, pajita o popote, como quieran llamarle.

Si tienes fresas por ahí puedes hacer esta versión mientras llega la menta.

P.D. Anoche soñé que regresaba a Cuba (hace más de 20 años que no voy) y ha sido extrañamente placentero. Es que casi siempre que sueño que estoy allá la cosa termina en pesadilla. Entre los temas recurrentes está el no poder salir y regresar a casa, en Miami. Pero anoche estaba en un mundo que ya desapareció, con toda mi familia en una fiesta como las de mi niñez. Todavía vivían mi abuelo, mis padrinos y la inocencia de sabernos a salvo y juntos. Entonces te despiertas y te acuerdas de la madre de alguien y esperas a que llegue la tarde para tomarte un daiquirí de menta.

¡Salud!

Daiquiri de menta