Header

Daily Archives: August 17, 2015

Camarones salteados con piña y mango

Camarones salteados con piña y mango

Miren que me gustan los camarones. Y pensar que los vine a comer bastante grande, a pesar de vivir en una isla. Pero ya saben, Cuba se las trae cuando de absurdos se trata y también se las trae para mezclar sabores ricos. De esas mezclas deliciosas es que van estos camarones salteados con piña y mango, inspirados en una receta que leí hace un tiempo en un libro de cocina cubana que me encontré en la Feria de Guadalajara.

El mango es una de mis frutas preferidas y va muy bien con la comida salada. Lo mismo la piña, que además es muy rica al grill o salteada. Ambos me encantan en ensaladascurrys tailandeses o en estos pinchos que hizo mi amiga Pilar. Creo que por esto último me llamó la atención la receta, que no llevaba nada de picante, pero para mí ese fue el toque de gracia. Al que no le guste comer picante, que lo elimine y al que le guste, que lo disfrute en este plato tan fácil de hacer, que da para 6 raciones y está listo en 15 minutos.

Si les gustan los camarones tanto como a mí, les recomiendo probar también los camarones a la guayaba y el arroz con camarones de Laylita. Entre las recetas con picante, estas tostadas mexicanas con salsa de chipotle o los camarones a la diabla. Ya me dirán cuál les gusta más. Yo todavía no me decido.

Camarones salteados con piña y mango

Ingredientes

1 ½ lb de camarones limpios
Sal
Pimienta
2 cdas de aceite vegetal
1 cebolla blanca mediana, picadita
3 dientes de ajo, picaditos
1 taza de trozos de piña
1 taza de trozos de mango (1 mango mediano)
½ taza de vino seco o vino blanco de cocinar
1 pizca de guindilla o peperoncini
1 cda de perejil picadito

Preparación

Escurre bien los camarones y salpimiéntalos.

Calienta el aceite en una cazuela o una sartén grande y saltea los camarones a fuego alto. Rapidito, hasta que cambien de color nada más. Retíralos con una espumadera y resérvalos.

Agrega a la cazuela la cebolla y el ajo y baja el fuego a medio, unos 5 minutos. Adiciona los dados de piña y mango y saltea otros 2 minutos. Échale el vino y revuelve. Cuando este se reduzca a la mitad, sube el fuego otra vez, incorpora los camarones con la guindilla y la mitad del perejil. Revuelve bien todo y cocina por 1 o 2 minutos. Una vez listo, espolvoréalo con el resto del perejil.

Se puede comer sólo, como tapa, o servir con arroz blanco acabadito de hacer.

Creo que este será el último post antes de irme de vacaciones. Pero de todos modos, estaré en las redes sociales, así que nos vemos a diario.