Header

Daily Archives: January 10, 2016

Pesto de berro

Pesto de berro

El 23 de diciembre llegué a casa con tremenda hambre. Lamenté mucho todo el día estar en la oficina en lugar de preparando la comida del 24, pero cuando toca, toca. Estaba loca por ponerme a adobar la carne de cerdo y hacer la crema de vié, así que lo mejor era salir pronto de la cena. Se me ocurrió hacer un pesto de berro, que era de lo poco que tenía en la nevera, pues el 25 nos íbamos a España y nos habíamos estado terminando toda la comida antes del viaje. El resultado fue fantástico y tenía muchas ganas de compartirlo en el blog.

Mi hermanita Isbel, que me acompañaba, quedó encantada y eso que no le gusta el berro (watercrest). La verdad es que el berro no le gusta a muchos, pero en casa nos encanta y no es como para dejarlo a un lado, por los beneficios que trae para nuestra salud. Es rico en hierro, calcio, magnesio y vitaminas como la C, la E y la B1. Contiene una sustancia llamada beta-caroteno que ayuda a mantener la piel saludable y fresca, además de ayudarnos a conservar una buena visión. También es buenísimo para el embarazo pues contiene ácido fólico. ¡Y hasta para la resaca dicen que es bueno un jugo con berro! Si eres de los que no te gusta, dale una oportunidad a tu paladar con este pesto que te traigo hoy. Si no te atreves pero quieres probar hacer pesto en casa, en el blog tengo la receta del original (con albahaca y piñones), de perejil, de kale y de tomates secos marinados.

Pesto de berro

Ingredientes

3 cdas de piñones (pine nuts en inglés)
1 diente de ajo grande
3 tazas de berro bien lavado
1/2 taza de queso parmesano
1/3 de taza de aceite de oliva virgen extra
1/2 cdta de jugo de limón
Sal
Pimienta

Preparación

Tuesta los piñones. Puede ser en una bandeja al horno a 350⁰F (180⁰C) durante 10 minutos o en una sartén a fuego medio-bajo el mismo tiempo. Pásalos a otro recipiente y deja que se enfríen.

Coloca los piñones tostados en el procesador de alimentos y tritúralos. Incorpora el ajo y el berro y sigue triturando. Agrega el queso y mezcla bien. Con el procesador andando, añade el aceite poco a poco y luego el jugo de limón. Ponle sal y pimienta al gusto.

Recomiendo servir el pesto con una pasta que tenga ranuras, como los rottini o las conchitas, porque así se pega más a ella y sabe mejor el plato. Si te sobra, puedes guardarlo en un recipiente de vidrio con tapa durante una semana y usarlo en sándwiches o pescado.