Header

Monthly Archives: January 2016

Entrevista en Diario de Cuba

Comenzamos el año con el pie derecho y esta entrevista en Diario de Cuba, de la mano de uno de mis más admirados escritores, José Antonio Ponte. Un lujo conversar con él y contarle un poquito de mi vida pasada y presente, a través de La cocina cubana de Vero.

diario de cuba
Comienza así:

Rico rico y bueno bueno: esto empieza con un olor a chicharrones. Verónica Cervera ha publicado La cocina cubana de Vero (Anaya, Madrid, 2015), un libro con 100 recetas de la cocina cubana y la primera receta que aparece es la de los chicharrones de puerco.

No es un simple recetario porque antes de que empiece a escucharse el chisporroteo en la cazuela, uno tropieza con la lata de sancocho. Véronica ha hecho un libro de recetas y de memorias (suyas y ajenas, como se verá), y por eso cabe al inicio de sus páginas esa lata de sobras. Junto a la receta de unos buenos chicharrones crujientes, el recuento de cómo hacerse en Cuba de un animal al cual quitarle el pellejo.

No es cuestión solamente de cocinar, sino de hablar de lo que se cocina y por eso, después de tropezar con la lata de sancocho y dulcemente mareado por el olor de esos chicharrones tan rotundos de la primera foto de su libro, me he puesto a hacerle a ella estas preguntas.

Háblame un poco de tus días en Remedios, de la casa familiar, de la cocina.

Mis padres y yo vivimos en casa de mis abuelos maternos hasta mis 11 o 12 años, por el problema de la vivienda. Esa era la casa de todos de algún modo. Mis tíos y primos vivían cerca, todos pasaban y llevaban lo que se les antojaba de la casa de los abuelos. Si mi abuela hacía un dulce, contaba con que todos llevarían un poco.

La comida de la casa era típica cubana: arroz, frijoles, carne, viandas fritas y ensaladas. Luego postre. No faltaba nunca el dulce, porque si no había dulce mi abuelo se empinaba una lata de leche condensada. Eran dulces casi siempre caseros, sobre todo dulces en almíbar servidos con queso blanco. No había horno para hacer pastelitos o panetelas. Aunque en algún momento aprendí a hacer panetelas en la olla de presión, forrada con papel cartucho y con no sé cuántas parrillas entre la olla y la hornilla.

 

Seguir leyendo.

La entrevista viene acompañada de esta receta, que espero les guste. Es la pizza preferida de esta casa, inspirada en una que comí hace años en una pizzería habanera llamada Prado 264.

Para los que me preguntan dónde comprar el libro. Por ahora está disponible en Estados Unidos y España. Aquí pueden ver donde. Algunos de los establecimientos hacen envíos a otros países. En Books & Books (Miami) pueden encontrar ejemplares firmados.

¡Feliz 2016!