Header

Monthly Archives: February 2016

Pudín de chia y avena. Saludable y nutritivo.

Pudín de avena y chia

He visto por las redes sociales recetas similares a esta como alternativa a una merienda, desayuno o postre saludables y por fin me he decidido a hacer mi propio pudín de chia y avena.

Me lo preparé para el desayuno, con la ventaja de que lo dejé preparado la noche antes y con lo dormilona que soy, esta primera parte de la receta, me ha encantado. Luego, el sabor también me ha dejado satisfecha. Lo hubiera podido comer solito con un poco de miel con muchísimo gusto, pero tengo que reconocer que las frutas no sólo le dan un toque visual, sino que hacen más sabrosa y completa esta comida. Y por último, llena cantidad por la cantidad de fibra que contiene. ¡Hasta he volado mi merienda de siempre esta mañana!

Las semillas de chia son ricas en Omega 3, uno de los tipos de proteínas más saludables que existen y son una buena opción para los veganos, que necesitan de ello y no quieren consumir pescado. Además son ricas en calcio y te dan energía. Al mezclar estas semillas con agua o leche y dejarlas reposar, se forma una especie de pudín gelatinoso debido a las fibras que contienen, que lo hace beneficioso para el sistema digestivo.

La avena por su parte es rica también en proteínas y vitamina B1 y B2. Es muy nutritiva y ayuda a controlar el colesterol y la digestión. Mientras que los frutos del bosque alivian los deseos de comer azúcares, contienen antioxidantes, ayudan a quemar grasas, rejuvenecen la piel y constituyen un alimento anticancerígeno. La miel es rica en fibra, hierro, calcio y vitamina C y un sustituto ideal del azúcar (endulza el doble y es mucho más saludable). Los pistachos reducen el riesgo de enfermedades del corazón, controlan la diabetes y la obesidad, son magníficos para mantener el deseo sexual, la vista y los dientes. Y por último, el plátano es rico en potasio, fibra y nos da energía.

Como ven, este pudín es una joyita para los que se están a dieta o simplemente andan cuidándose de lo que comen. Para hacerlo todo lo que necesitas es un pomo con tapa. No hay que cocinar nada. Los ingredientes que siguen dan para una ración. Se prepara en un par de minutos.

Pudín de chia y avena

Ingredientes

½ taza de avena
½ taza de leche de almendra
1 cda de semillas de chia
Frutos del bosque
½  platanito (banana)
1 cda de pistachos picaditos
1 cda de miel de abejas o miel de agave

Preparación

Mezcla en un pomo con tapa los primeros tres ingredientes. Revuelve, tapa y déjalo en el refri la noche anterior.

En el momento que vayas a comértelo lava bien las frutas, corta el plátano y pica el pistacho.

En un bol, un vaso ancho o una copa grande, pon la mitad de la mezcla con avena y chia, un poco de las futas y la miel. Repite las capas y ponle encima los pistachos picaditos.

Puedes sustituir las frutas por fresas, mango, kiwis, melocotones, albaricoques; y el pistacho por nueces, almendras, piñones, anacardos, semillas de calabaza o de girasol. Para variar también puedes usar leche de coco en lugar de leche de almendra.

Pollo con sirope de arce y Sriracha

Pollo con sirope de arce y Sriracha

Seguimos con otra receta asiática, un pollo con sirope de arce y Sriracha que aprendí a hacer con mi amigo Enrisco hace unas semanas en un breve viaje de trabajo a New York – New Jersey. Hizo un caldero enorme y todos jurábamos que iba a sobrar, pero no quedó casi ni salsa. Mi amigo lo sirvió con algo tan cubano como arroz y frijoles negros. Les puede sonar raro, pero les aseguro que pegan de maravillas. En cualquier caso, con arroz basmati bastaría para disfrutar este plato tan fácil de hacer.

La salsa al final queda bien espesa y pegajosa, para agarrar estos muslos con las manos y luego chuparse los dedos. Ya van a ver cuándo los prueben.

En lugar de sirope de arce, mi amigo le puso Aunt Jemima y se puede usar miel perfectamente. Es una receta de origen tailandés que advierto, provoca vicio. Para regular el picante usen más o menos Sriracha. Se vale también hacerlo con contramuslos o combinando ambas piezas. Me estoy imaginando unas alitas de pollo con esta receta mientras escribo estas letras y creo que deben quedar divinas.

Ingredientes

2 cdas de Sriracha
1 cda de sirope de arce
1/3 de taza de salsa soya
2 dientes de ajo machacados
1 cda de jengibre rallado
1 cda de sake o vino seco
6 muslos de pollo
3 cdas de aceite de sésamo
1 cda de perejil picadito

Pollo con sirope de arce y Sriracha

 

Preparación

Mezcla bien todos los ingredientes y baña con ellos el pollo. Tapa y refrigera al menos media hora. Mucho mejor si pones todo en un Ziploc.

Calienta una sartén a fuego medio y agrega el aceite de sésamo. Cuando se caliente el aceite, añade el pollo, previamente escurrido y dóralo, cocinándolo unos 5 minutos por cada lado. Añade el aliño, baja el fuego a medio-bajo y cocina una media hora, tapado, virando el pollo en medio del proceso.

Sirve caliente, en una fuente y espolvoréale el perejil por encima.

Si te gusta esta receta, te gustará también el pollo a la barbacoa.

Albóndigas en curry japonés

Albóndigas en curry japonés

Albóndigas en curry japonés #Comfortfood

Hace días tenía en la cabeza estas albóndigas en curry japonés y por fin las hice el fin de semana. El curry japonés es el favorito de mi esposo y aunque suele hacerse sólo con vegetales, con hamburguesa, tonkatsu o con carne, las albóndigas quedaron a tono y disfrutamos mucho este plato.

A pesar de que en los restaurantes occidentales de comida japonesa no suelen vender curry, este es uno de los platos más populares de Japón, tanto en las casas como en los restaurantes. Es muy común encontrarse pequeñas tiendas en las que sólo sirven curry japonés y sus variantes. Muchas veces son de esos restaurantes que a la entrada tienen una máquina expendedora en la que compras un ticket que entregas en la barra y te sirven de imediato. Se come bastante rápido. Pueden ver una de estas máquinas en un post con un curry bien feo que publiqué en los primeros tiempos del blog. Como que se merece cambie la foto… Cuando publiqué esa receta apenas vendían curry en Miami, ahora lo venden en Publix, Walmart, Winn Dixie y por supuesto en tiendas de comida oriental o en Amazon. Hay mild, mediun and hot (sin picante, un poco picante y picante). El medium apenas pica.

Esto último me recuerda que cuando fuimos el año pasado a Japón, por curiosidad visitamos Coco Curry, una cadena cuya principal atracción culinaria es el curry. Para el precio, no estaba mal, pero si se les ocurre pasar por alguno, no pidan picante del nivel 3 hacia arriba aún cuando crean que aguantan bastante picante. El 5 nos costó comernoslo y nosotros consumimos picante casi todos los días. Ibamos a pedir nivel 7 y por suerte la camarera nos alertó.

Esta receta da para 4 y está lista en media hora aproximadamente.

Ingredientes

Para las albóndigas:
1 lb de picadillo de res mezclado con picadillo de cerdo
1 cdta de ajo rallado
1 cdta de jengibre rallado
Sal
1 huevo
1/3 taza de pan rallado o panko
1/4 de taza de aceite vegetal

Para el curry:
2 cdas de aceite de oliva
2 zanahorias pequeñas
1/2 calabacín
1/2 pimiento verde
1/2 cebolla blanca
4 papitas amarillas pequeñas
1 S&B Medium Hot Curry Golden Sauce Mix, 3.5 oz

Albóndigas en curry japonés

Comida casera japonesa. Albóndigas en curry japonés

Preparación

Adoba la carne con el ajo, el jengibre y sal al gusto. Agrega el huevo y el pan rallado. Mezcla bien. El mejor modo de hacerlo es con las manos. Limpias, por supuesto.

Dale forma a las albóndigas y ve colocándolas en un plato. Me salieron como 18 de 1.5 pulgadas (3 cm).

Calienta el aceite vegetal en una sartén y frie las albóndigas. El mejor modo de hacerlo es moviendo el sartén para que las albóndigas se vayan volteando y se doren por todos lados. Retira las albóndigas del aceite y colócalas sobre papel toalla para que escurran el exeso de grasa.

Corta los vegetales en pedazos pequeños, como un tercio el tamaño de las albóndigas.

Calienta el aceite de oliva en una cazuela mediana. Agrega las zanahorias, el calabacín, el pimiento y la cebolla picaditos. Saltea a fuego medio unos 5 minutos. Añade 3 tazas de agua y las papas. Hierve unos 15 minutos, hasta que las papas se ablanden. Agrega el curry y remueve para que se disuelva. Si se pone muy espeso, agrega media taza de agua. Incorpora las albóndigas, remueve para que se integren a la salsa y baja el fuego a mínimo. Tápalo y cocina durante 5 minutos.

Sirve caliente, con arroz japonés acabado de hacer. Se come con cuchara.

Pueden hacer el doble de albóndigas y probar estas que puse en Instagram. Mezclando a partes iguales salsa hoisin y salsa de naranja de Kikkoman con un chorro de sake. Lo mezclan y cuando hierva, agregan las albóndigas, tapan la cazuela y las cocinan durante 5 minutos a fuego bajo, removiendo a cada rato para que las albóndigas queden glaseadas. Te invito a seguirme en Instragram, pues ahí pongo muchas veces recetas que no me da tiempo a poner en el blog por el exceso de trabajo de estos días.