Header

Monthly Archives: January 2018

Aguacates rellenos con ensalada de atún

Aguacates rellenos con ensalada de atún

Los aguacates rellenos están siempre de moda, aunque seguro El Comidista diría que es una comida viejuna. Estos rellenos con ensalada de atún los hice el fin de año y los disfrutamos muchísimo.

Le recomiendo preparar la ensalada del relleno con anticipación para que se mezclen mejor los sabores.

Estos aguacates rellenos con ensalada de atún se puede servir lo mismo como una comida ligera que como un entrante. Para lo primero recomiendo un aguacate por persona y como entrante me parece que es suficiente con una mitad.

Tal vez no sólo depende de si lo sirves con algo más, sino también de cuanto te gusta esta fruta. Yo soy una fan incondicional de los aguacates y podría comer cualquier cantidad a cualquier hora y todos los días de la semana usándolos en diferentes recetas. Son deliciosos en smoothies y hasta se pueden usar para preparar postres.

Esta ensalada da para 4 aguacates.

Aguacates rellenos con ensalada de atún

Ingredientes

Para la ensalada de atún:
1 lata de atún de 15 oz (140 g)
4 cdas de mayonesa
1 cdta de mostaza Dijon
4 o 5 gotas de Tabasco
1 rodaja de piña, picadita
1 cda de pasas amarillas
3 cdas de apio picadito
2 cdas de cebolla picadita
3 cdas de nueces picaditas
3 cdas de granada + (opcional) unas cuantas para adornar

4 aguacates

Preparación

Mezcla en un bol los primeros 9 ingredientes. Una vez estén bien mezclados, adiciona la granada. La dejo para el final par que conserve más el color y el brillo. Puedes preparar el resto de la ensalada de un día para otro y ya casi cuando la vayas a servir le pones la granada.

Estos aguacate son tipo mexicano (tenemos otros mucho más grandes en el Caribe) y a veces el orificio que queda al retirar la semilla no es muy grande. Puedes retirar un poco de la masa con una cuchara y usarla para una tostada, por ejemplo.

El relleno no se pone sólo en el orificio que queda al quitar la semilla, sino que le echas bastante, de modo que sobresalga. Sirve enseguida. Puedes adornar con perejil o cilantro. También puedes colocar los aguacates sobre un lecho de lechugas o arúgula o acompañarlos con galletas saladas.

Postdata: Yo le he agarrado la vuelta a este tipo de aguacates hace un tiempo y es muy fácil saber cuándo están maduros y conservarlos. Una vez se les va todo el color verde a la cáscara y esta se pone morada, están maduros. Y ahora viene la mejor parte, los pones en el refri cuando esto sucede y te puede durar 4 o 5 días más en perfectas condiciones. Así que no importa si todos se te maduran a la vez. No hay que hacer guacamole inmediatamente para aprovecharlos. Aunque bueno, el guacamole nunca está de más.

Jamón glaseado con mermelada de Bourbon y jengibre

Jamón glaseado con mermelada de Bourbon y jengibre

Este jamón glaseado con mermelada de Bourbon y jengibre lo preparé para la cena de Noche Vieja y mi familia lo adoró. Es una receta que les recomiendo guardar en su Pinterest o imprimir para que la prueben sin falta. Ya que ahora me imagino que el jamón de Navidad es historia. En Estados Unidos tocaría ya para la Pascua.

Yo aproveché para matar varios pájaros de un tiro. En casa había antojos de jamón glaseado, quería otra carne para la cena y se avecinaba el reto Cooking the Chef y tocaba preparar una receta para el 5 de enero.

La chef elegida este mes es Donna Hay, a pesar de haber publicado más de 25 libros, de tener programas de televisión y su propia revista, no la conocí hasta hace unos meses, cuando la compañía para la que trabajo, Penguin Random House, compró Ediciones B. Aunque es un fondo que conozco bastante, me puse a estudiarlo con más calma y me tropecé con Donna. Quedé encantada y me puse a seguirla en sus redes sociales. Este jamón de hecho, lo tenía guardado con la ilusión de probarlo. Ya tenía comprada la mermelada de naranja y todo.

Si quieres saber más de Donna y ver el resto de las recetas de Cooking the chef este mes, pueden visitar esta página.

Jamón glaseado con mermelada de Bourbon y jengibre

Cuando estaba preparando el glaseado me tropecé con los pedazos de confitura de naranja y pensé que debí haberla triturado en la batidora, pero terminaron dándole un lindo toque a la presentación. La receta original de Doonna la pueden ver aquí.

Me parecía demasiado líquido para el jamón; sin embargo, el resultado fue perfecto. Al menos ayudó a que no quedara seco por dentro. Sinceramente, apenas he hecho jamón otras dos veces y ambas hace bastante tiempo. No me di cuenta que mi jamón era mucho más pequeño y le di con todo. Va tal cual lo hice. Y con la pena de todo el glaseado que se me ha quedado y que está de película. Tal vez le quede bien por encima a un queso brie calentico. Se aceptan ideas… pues me han quedado casi dos tazas. Dicho esto, tengan en cuenta que necesitan una bandeja onda resistente al horno para hacer esta receta.

Mi jamón ya venía con los cuadritos de encima marcados y con las lascas marcadas a cierta profundidad, por lo que no pude lograr el efecto diamante de la Hay. Tampoco le quité la corteza, más creo que igual se le ven lindos los clavos. Ojo: advierte a tus comensales que deben sacarlos antes de comer porque les puede estropear el sabor de la comida masticar uno de ellos. Le pasó a uno de mis primos y se sentía trasladado al dentista.

Da para 8 raciones.

Jamón glaseado con mermelada de Bourbon y jengibre

 

Ingredientes

1½ tazas (510 g) de mermelada de naranja
1 pedazo de jengibre de 6 cm (2.5 pulgadas)
1 diente de ajo
2 tazas (350 g) de azúcar moreno
3 tazas (750 ml) de agua
2 cdas de mostaza Dijon
¼ de taza (60 ml) de Bourbon
1 jamón de 3 lb (sin hueso) (yo usé Applewood de Boar’s Head)
Clavos de olor enteros, para decorar

Preparación

Precalienta el horno a 350°F (180°C). Pon el jengibre, el ajo, la mostaza y un poco de las 3 tazas de agua en la batidora y tritura. Échalo con el resto del agua, la mermelada y el azúcar en una cazuela mediana a fuego medio y déjalo hervir 15 minutos removiendo a cada rato. Retira del fuego y añade el bourbon.

Mientras tanto, coloca los clavos de olor en el jamón.

Coloca el jamón en una bandeja profunda ligeramente engrasada y échale el gaseado por encima. Cocina durante una hora y cada 15 minutos le pones por encima un poco del glaseado hasta que esté dorado y brillante.

Puede servirse con un poco del glaseado a un lado.

Ya el reto cumple 3 años el mes que viene. A ver que sorpresa nos trae la celebración. De momento celebremos el Año Nuevo. ¡Muchas felicidades, salud y comidita rica en este 2018!

 

Empanadas de picadillo y plátano maduro frito

Empanadas de picadillo y plátano maduro frito

Para empezar el año, les traigo estas empanadas de picadillo y plátano maduro frito que hace mucho quería hacer en casa después de probarlas en Sergio’s. Las caseras, por supuesto, han superado a las que había probado en el restaurante, pues todo sabe más fresco y uno tiene la libertad de darle su toque personal.

En Cuba casi siempre servimos el picadillo acompañado de arroz blanco y plátano maduro frito (maduros o maduros fritos en otros países) y también a veces con plátano de fruta. Bueno tal vez debí empezar diciendo que le decimos plátano a todo, la vianda y la fruta. Para diferenciarlos sobre todo le decimos plátano macho al de vianda, el que no se puede comer crudo. Y lo de comer el plátano de fruta con arroz y picadillo no es nada raro, lo disfrutamos lo mismo con un arroz con pollo que con arroz con bistec o arroz con huevo frito.

Plátanos maduros fritos

Los mejores plátanos maduros fritos son los que se hacen con los plátanos requetemaduros, esos bien prietos que parece que están para tirar a la basura. Con ellos quedan acaramelados al máximo y el sabor, la textura y el olor al freírlos es insuperable. A veces no quedan tan lindos pero son los más sabrosos.

La masa para las empanadas la puedes hacer en casa, pero la verdad no lo he intentado porque soy feliz con las de La Salteña, que compro en los mercados argentinos. Puedes usar la que más te guste, tu propia receta o te recomiendo la receta de mi amiga Laylita.

Esta receta da 20 empanadas y están listas en hora y media. Puedes sellarlas con tu repulgue favorito. Yo hice 10 en forma de medialuna y otras 10 como estas que ven en la foto y la verdad, da igual.

Empanadas de picadillo y plátano maduro frito

Ingredientes

Para el picadillo:
1 lb de picadillo de res
1/2 cebolla blanca picadita
1/2 ají pimiento rojo picadito
1/2 ají pimiento verde picadito
1 cda de ajo machacado
1 cdta de comino molido
1/2 cdta de orégano seco
1/2 cdta de pimentón de la Vera
1 hoja de laurel
Sal
3/4 de taza de vino seco
3/4 de taza de salsa de tomate
1/2 taza de aceitunas verdes cortadas en rueditas
1/4 de taza de pasas

Para los plátanos
1 plátano macho bien maduro
3/4 de taza de aceite vegetal

Empanadas de picadillo y plátano maduro frito

Para armar las empanadas
Aceite en spray o mantequilla
1 paquete de 20 masas para empanadas (yo usé La Salteña Criollas)
1 huevo
1 cda de agua

Preparación

Calienta a fuego medio-alto una sartén o una cazuela mediana de fondo ancho y añade el picadillo (carne molida o carne picada) y cocínalo hasta que cambie de color desbaratándolo bien para que no queden bolas de carne. Yo no le pongo grasa porque con la que suelta la carne me parece suficiente, aunque sea picadillo 97% sin grasa, pero si gustas puedes ponerle un par de cucharadas de aceite.

Añade la cebolla y los pimientos picaditos y baja el fuego a medio. Saltea unos 3 minutos y agrega el ajo. Sigue cocinando un par de minutos más y ponle sal al gusto, comino, orégano, pimentón de la Vera y laurel. Vierte el vino seco y la salsa de tomate. Mezcla bien y adiciona las aceitunas y las pasas. Remueve una vez más. Tapa la sartén y cocina durante 15-20 minutos, que la salsa se espese bien. Pon a refrescar el picadillo.

Pela los plátanos y córtalos en ruedas diagonalmente, que queden como los de la foto que sigue. Fríelos en el aceite caliente, unos 2-3 minutos por cada lado. Una vez listos, córtalos en dados pequeños, como de 1 centímetro. Resérvalos.

Para la masa de empanadas que usé, el horno se precalentaba a 375⁰ F (190⁰ C). Chequea las instrucciones de la masa elegida y precalienta el horno.

Engrasa una bandeja resistente al horno. Puedes engrasar dos y hacer todas las empanadas juntas. En mi caso, las hice en dos tandas.

Coloca una cucharada abundante de picadillo en cada masa de empanada con 3 o 4 cubitos de plátano maduro frito. Ciérralas con el repulgue que prefieras y ve colocándolas en la (o las) bandejas.

Bate el huevo y pinta las empanadas con este usando una brochita de cocina.

Mi masa requería 20 minutos al horno. Con ese tiempo fue suficiente para que estuvieran doraditas. Mientras hacía la primera tanda, armé la segunda ronda de empanadas y las fui colocando sobre papel para hornear (parchment paper) y luego repetí el proceso para hornearlas.

Cuando estén listas las empanadas, ponlas a refrescar sobre una rejilla.

Empanadas de picadillo y plátano maduro frito

Sirve caliente. Recomiendo acompañar con vino tinto y si te gusta el picante, no le viene mal un poquito.

Si te gustan las empanadas, tal vez te interesen estas uruguayas que aprendí con mi amiga Helen, las de atún estilo españolas o las de aporreado de pescado que son cubanísimas.

¡Feliz 2018!