Header

Monthly Archives: March 2018

Smoothie bowl divertido y nutritivo

Smoothie bowl divertido y nutritivo

En las últimas semanas he estado compartiendo en mi Instagram un smoothie cada lunes, pues ya son parte de mi rutina diaria. Esta semana doy el salto al blog con este smoothie bowl divertido y nutritivo.

También esta semana comienzo a hacer ejercicios, pues como muchos ya saben he pasado toda la semana en casa con la espalda lesionada y es necesario que pare cada día -y toda su carga- para hacer al menos ejercicios de estiramiento. Ya en un par de semanas iré incorporando otras rutinas. Tengo que ir poquito a poco.

Los smoothies me hacen despertar con más energía gracias a las vitaminas contenidas en las frutas y vegetales; y agregar yogurt a ellos los hace más cremosos e incorpora proteínas a mi dieta.

El yogurt de vainilla de Oikos ayuda a moderar el color de los berries en este smoothie bowl y a hacerlo más atractivo. Además, tiene un sabor muy suave que ayuda a realzar el sabor de las frutas. Me parece perfecto para empezar el día y celebrar la llegada de la primavera.

Smoothie bowl divertido y nutritivo con Oikos

Este yogurt se llama triple cero porque tiene:

– 0 azúcar adicionada
– 0 edulcorante artificial
– 0 % de grasas

Una porción correspondiente a una taza contiene 22g de proteínas, el 44% de las proteínas diarias que necesita tu cuerpo en una dieta de 2000 calorías.

Le puedes dar forma de flores a las frutas usando moldes de galletas y así hacer aún más divertido el smoothie bowl. También puedes agregar encima semillas trituradas como almendras, avellanas, maní, pistachos etc… u otras semillas como chia, ajonjolí o amaranto.

Smoothie bowl divertido y nutritivo

Ingredientes

1 taza de berries (frutos del bosque) congeladas
1/2 taza de yogurt de vainilla de Oikos
1 plátano
1 kiwi
4 o 5 hojas de albahaca
2 cdas de agua
5 cubitos de hielo
1 cda de virutas de coco

Preparación

Corta las flores con los moldes, utilizando un tercio del plátano y casi todo el kiwi. Corta primero las frutas en rodajas y luego dale forma cortándolas con el molde. Lo que sobre después de cortarlas y el resto del plátano ponlo en la batidora.

Añade las berries congeladas, el yogurt de vainilla de Oikos, las hojas de albahaca y las dos cucharadas de agua. Bate bien. Incorpora el hielo y vuelve a batir.

Sirve en un bol y adorna con las flores hechas con las frutas y las virutas de coco.

¿Qué te parece la nueva sección de smoothies que tengo en Instagram? Prefieres los smoothies en vasos o los preciosos y divertidos smoothie bowls?

Sponsored by Dannon ®Oikos Yogurt

This is a sponsored conversation written by me on behalf of Oikos. The opinions and text are all mine.

Ají de gallina

Ají de gallina

Hace tiempo estaba por hacer ají de gallina en casa, pues es de esos platos que uno pide más en los restaurantes pero te pesa hacerlo en casa. Por fin me decidí a prepararlo tomando como guía el de Gastón Acurio.

La receta aparece en su nuevo libro Bravazo (Buenazo en algunos países) del que ya les compartí el arroz tapado. Queda delicioso, aunque un poco picante para quien no esté acostumbrado a comer picoso. Y eso que le puse menos de lo que dictaba el libro.

Hice otros cambios, como no ponerle ají Mirasol porque no tenía y usar pan integral.

Esta receta da para 4 y lleva una hora aproximadamente.

En estos días he estado en casa de reposo con la ciática y mi esposo hizo prácticamente todo, incluso las fotos de este post. Ninguno de los dos nos dimos cuenta que habíamos dejado una parte no tan linda de los huevos hervidos a la vista. Ya había mucha hambre en el ambiente y yo con mis dolores apenas podía estar de pie.

Ají de gallina . Receta peruana

Ingredientes

1 pechuga de pollo
Sal
2 rebanadas de pan de molde (yo usé pan integral)
1/2 taza de leche evaporada
2 cdas de aceite vegetal
1 cebolla morada bien picadita
3 dientes de ajo machacados
1 cda de pasta de ají amarillo
1 cda de pasta de ají panca
1/2 taza de caldo de pollo (del que has obtenido cocinando la pechuga)
2 cdas de queso Parmesano rallado
2 cdas de nueces picadas

Se sirve con:
2 huevos duros (1/2 huevo por persona)
4 aceitunas peruanas (yo no tenía y usé kalamatas)
Papas hervidas

Preparación

Corta la pechuga en 4 o 6 pedazos y colócala en agua con sal. Hiérvela durante media hora a fuego medio. Retira la espuma que haga el caldo, usando una espumadera.

Una vez listo el pollo, retíralo del caldo y deja que se refresque antes de deshacerlo en tiras gordas. No ripiado. Si la pechuga tiene hueso o piel, elimínalos. Reserva el caldo.

Retira la corteza del pan y remójalo con 1/4 de taza de leche evaporada.

Sofríe la cebolla a fuego medio durante 5 minutos aproximadamente. Añade el ajo machacado y sofríe otros 2 minutos. Adiciona las pastas de ají y un par de cucharadas de agua. Sigue sofriendo unos 4 o 5 minutos, hasta que el aceite se separe del resto de los ingredientes de este sofrito.

Agrega el pan remojado, rompiéndolo con una cuchara de madera. Cuando empiece a hacer burbujas, añade media taza del caldo en que cocinaste la pechuga. Puede que necesites otro poco, dependiendo del espesor que quieras darle a esta receta.

Echa el pollo en la cazuela con el resto de la leche evaporada. Comprueba la sal. Añade otro poco de caldo o de leche evaporada de ser necesario.

Adiciona parte de las nueces y del queso Parmesano. Sigue cocinando un par de minutos más.

Ají de gallina. Receta peruana

Puedes hervir los huevos con antelación o en medio del resto de la receta. Yo lo hice ya al final. Los dejo 5 minutos después que hierve el agua y luego los pongo en agua con hielo un minuto para que no se sigan cocinando. Me encanta la textura de la yema en este punto.

No tenía papas en casa, así que lo serví con boniato, huevo duro y aceitunas kalamatas porque tampoco tenía las peruanas. Lo espolvoreamos con el resto de las nueces y el queso Parmesano.

 

Pasta al cacio e pepe con panceta y espinacas

Pasta al cacio e pepe con panceta y espinacas

La pasta al cacio e pepe es una receta romana muy sencilla y requetesabrosa, como suelen ser tantos platos italianos. Esta pasta al cacio e pepe con panceta y espinacas como bien dice el título adiciona un par de ingredientes.

Me he inspirado en una receta de Giada De Laurentis publicada en la revista del Food Netwok de marzo 2018 y que es parte de su nuevo libro Giada’s Italy. Básicamente he cambiado la arúgula por espinaca, la pasta creste di gallo por farfalle y la medida de los ingredientes.

Les recomiendo usar una pasta con hendiduras porque como bien dice Giada en ellas se mete el queso y la pimienta para quedarse y tener como resultado un plato tan delicioso.

Yo compartí el plato en Instagram ayer y alguien me preguntaba qué salsa le había puesto. En realidad no lleva una salsa determinada, la salsa se forma con la grasa de la pancetta, el queso y un poco de agua de la de cocinar la pasta. Sin embargo, queda como con una especie de salsa cremosa deliciosa pegada a la pasta y nada en la cazuela.

Si pueden compre en queso en un bloque de media libra más o menos y rállenlo ustedes mismos en casa. Es enorme la diferencia. Lo mismo con la pimienta, si es recién molida el olor y el sabor son otra cosa.

Les sugiero acompañarla con vino blanco o rosado bien frío.

Da para 4 y está listo en media hora.

Pasta al cacio e pepe con panceta y espinacas

Ingredientes

4 tazas de pasta
Sal
1 cda de aceite de oliva
4 oz de panceta
1 cdta de pimienta recién molida
3/4 de taza de Pecorino Romano rallado
1 cda de mantequilla a temperatura ambiente
2 tazas de espinacas

Preparación

Calienta abundante agua para cocinar la pasta según las instrucciones del fabricante. Antes de echar la pasta, pon la sal en el agua.

Importante: reserva una taza del agua de la pasta antes de escurrirla.

Mientras se cocina la pasta, calienta una sartén grande a fuego medio y añade el aceite y la panceta. Cocina durante 10 minutos, removiendo a cada rato, hasta que la panceta esté dorada y crujiente. Añade la pimienta, remueve y cuando comience a oler, un minuto después aproximadamente, añade 1/4 de taza de agua de la pasta que habías reservado. Raspa el fondo del sartén si ha hecho alguna raspita la panceta.

Añade la pasta y la mitad del Pecorino Romano. Mezcla bien. Ponle otro 1/4 de taza de agua de la pasta, el resto del queso y la mantequilla y vuelve a revolver. Debe ir formándose casi una salsa cremosa que se va a ir pegando a la pasta.

Por último, adiciona las espinacas y remueve una vez más la pasta. Puede que tengas que añadir otro chorro del agua de la pasta, por eso lo de reservar una taza en vez de la media taza que he usado hasta ahora. Cuando comiencen a marchitarse las hojas de espinaca, ya está listo el plato.

Sirve inmediatamente, preferiblemente en platos calientes. Es opcional ponerle otro poquito de Pecorino Romano rallado por encima.