Header

Albóndigas de pollo en salsa Buffalo

Albóndigas de pollo en salsa Buffalo

¿Se acuerdan de los coquitos acaramelados? Eso parecen estas albóndigas de pollo en salsa Buffalo que he preparado especialmente para el Super Bowl pero que si le agarran la vuelta, estoy segura que se convertirán en una tapa frecuente para ver cualquier deporte o llevar a cualquier fiesta.

Lleva muchos ingredientes pero la receta es nada complicada. Ya verán.

En ella mezclo los sabores de Cuba, Puerto Rico, México y Estados Unidos. Es un plato bastante sano, si tenemos en cuenta que las albóndigas se hacen al horno y que puedes elegir un picadillo de pollo bajo en grasas.

Pero sin culpas, que el Super Bowl es una vez al año.

Albóndigas de pollo en salsa Buffalo

La salsa queda glaseada, brillosa y pegajosa. En inglés esta receta se llamaría Sticky Buffalo Chicken Meatballs o algo por el estilo.

Da para 16 albóndigas del tamaño de una pelota de golf.

Ingredientes

Para el sofrito crudo:
10 hojas de culantro
2 dientes de ajo
1/2 cebolla morada mediana
1/2 pimiento rojo
1 ají cubanelle
1 ají cachucha
1 cdta de comino en polvo
1 cdta de pimentón dulce

Para las albóndigas:
1 lb de picadillo de pechuga de pollo
1 taza de panko
1 huevo
1/3 de taza de sofrito crudo
1/2 cdta de sal
2 cdas de aceite (el que quieras)

Para la salsa Buffalo:
2/3 de taza de salsa Buffalo (yo usé Frank’s)
1/2 taza de azúcar moreno
El jugo de una lima (el limón verde)

Para la salsa de blue cheese:
1/2 taza de blue cheese desmoronado
2 cdas de crema mexicana
2 cdas de agua

Albóndigas de pollo en salsa Buffalo

Preparación

Pon todos los ingredientes del sofrito crudo en la batidora, el procesador de alimentos o el NutriBullet y has una pasta con ellos. No vas a usar todo. Así que mezcla 1/3 de taza con el picadillo de pollo, el panko, la sal y el huevo. El mejor modo de hacerlo es con las manos. Asegúrate de que las tienes limpias. Reserva el resto para otra receta. Puedes usarlo en un guiso, una sopa o un potaje.

Pon las 2 cucharadas de aceite en un cuenco del que se te sea fácil tomarlo para untarte las manos con él, pues cada 3 albóndigas más o menos te debes engrasar las manos para darle forma sin que te peguen en las manos y para que queden parejitas.

Precalienta el horno a 450⁰F (230⁰C).

Cubre una bandeja resistente al horno con papel aluminio o con uno de esos pliegos de silicona que se usan para el horno. Ve haciendo albóndigas del tamaño de una pelota de golf y colocándolas en la bandeja. Hornea 10 minutos.

Mientras tanto, haz la salsa. Une todos los ingredientes en una sartén o una cazuela mediana y los cocina a fuego medio unos 10 minutos. El azúcar debe desleírse totalmente y la salsa debe reducirse casi a la mitad.

Cuando estén las albóndigas y la salsa se encuentre en su punto (más o menos coinciden), echa las albóndigas en la cazuela. Cocina unos 4-5 minutos, moviendo la cazuela con fuerza para que las albóndigas se vayan volteando y cubriéndose con esa salsita Buffalo mejorada, rica y pegajosa. Traten de no mover las albóndigas o háganlo con cuidado para que no se maltraten, aunque no son fáciles de romper.

Albóndigas de pollo en salsa Buffalo

Quedan jugosas por dentro con ese sofrito crudo y pegajosas por fuera, aunque no se pegan entre ellas.

Por último bate los ingredientes de la salsa de blue cheese que es lo mejor que se ha inventado junto con el apio para acompañar lo que cocines con salsa Buffalo. Si no tienes crema mexicana, te recomiendo esta otra forma de preparar la salsa.

Si tienen dudas con algunos utensilios e ingredientes, pueden consultar mis recomendaciones en Amazon.

Comparte esta receta en tus redes para que la tengas a mano el domingo.

¿Te gusta el fútbol americano o sólo la fiesta, los comerciales, la música, los amigos y la comida del Gran Juego?

This entry was posted in Tapas

2 Responses

  • Qué bolitas de albóndigas más redonditas! Te han quedado genial y seguro que estupendas para ver un buen partido o lo que sea. Me gusta la idea de que van al horno y se terminen de pasar en la salsa…
    Gracias Vero por traernos sabores de allende el Atlántico. Un besazo

    Reply
    • Son saludables hasta que le pones toda esa azúcar a la salsa, jaja. Pero la verdad que mejora muchísimo la salsa con ella y le da esa consistencia de caramelo que hace brillar tan lindo las albóndigas.
      Besitos,
      Vero

      Reply


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *