Header

Blog Archives

Pasta con pistachos

Pasta con pistachos

Estoy enamorada del nuevo libro de cocina de Jamie Oliver y esta pasta con pistachos es una de las muchas recetas que tenía marcada para hacer.

Todos los platos de este libro se ven fáciles y deliciosos, como siempre pasa con los libros de este chef inglés.

Para hacer este libro, Oliver se fue a Italia con su amigo Gennaro Contaldo (el de los Ndundari con salsa de tomate y albahaca) a visitar nonnas y mammas para conocer sus secretos. Una labor hermosa que garantiza la autenticidad de estas recetas que como yo querrás probar y compartir con tus seres queridos.

Es todo inspiración y en sus páginas además de las recetas encontrarás las fotos y las historias de estas mujeres italianas que mantienen viva la tradición en sus cocinas.

El libro estará a la venta en Estados Unidos en enero, pero ya se puede comprar en España y otros países.

Yo hice la pasta con pistachos usando fusilli col buco, pero la del libro es con spaguetti. Además lleva tomates frescos de diferentes colores, que yo no tenía y los sustituí por tomates marinados bien picaditos.

El aroma de esta pasta enamora. Orégano, perejil, queso pecorino, pistachos… ¿Ya te lo estás imaginando? Es una comida muy del verano, pero acá todavía no llega el invierno, si es que llega.

Pasta con pistachos

Ingredientes

50 g (aproximadamente 1/3 de taza) de pistachos pelados y sin sal
2 cdas de tomates marinados bien picaditos
400 g de pasta
Sal
1 diente de ajo
1 limón
50 g de pecorino romano
4 cdas de aceite de oliva virgen extra (trata que sea bueno)
3 hojas de orégano de hoja ancha o un manojo del de las hojitas pequeñas
1 manojo de perejil
Pimienta

Preparación

Machaca los pistachos en un mortero hasta que queden con la textura del panko.

Pon en remojo los tomates marinados si fueran secos.

Pon a calentar agua para la pasta. Una vez que hierva, ponle sal abundante y cocina la pasta según las instrucciones del fabricante.

Mientras tanto, machaca el ajo con un poquito de sal. Agrégale la ralladura del limón y su jugo, el queso, el aceite de oliva y las hierbas aromáticas bien picaditas. Rectifica la sal y ponle pimienta al gusto. Reserva en un bol o en una fuente donde puedas mezclarlo luego con la pasta.

Una vez lista la pasta pásala a la fuente con la mezcla que habías reservado usando de unas pinzas. No tiene que escurrirse del todo. Ese poquito de agua de la pasta te ayudará a que todo quede mejor incorporado. Yo usé un bol mediano cuando hice la mezcla y luego le saqué el fondo con un par de cucharadas de agua de la pasta para no desperdiciar nada.

Remueve con las pinzas, espolvorea con el pistacho triturado y sirve de inmediato.

Puedes ponerle un poquito de perejil picadito extra por encima.

Y si quieres un postre rico para después de esta pasta con pistachos, te recomiendo esta torta italiana con piñones del otro libro de cocina italiana de Jamie Oliver.

Smoothie bowl divertido y nutritivo

Smoothie bowl divertido y nutritivo

En las últimas semanas he estado compartiendo en mi Instagram un smoothie cada lunes, pues ya son parte de mi rutina diaria. Esta semana doy el salto al blog con este smoothie bowl divertido y nutritivo.

También esta semana comienzo a hacer ejercicios, pues como muchos ya saben he pasado toda la semana en casa con la espalda lesionada y es necesario que pare cada día -y toda su carga- para hacer al menos ejercicios de estiramiento. Ya en un par de semanas iré incorporando otras rutinas. Tengo que ir poquito a poco.

Los smoothies me hacen despertar con más energía gracias a las vitaminas contenidas en las frutas y vegetales; y agregar yogurt a ellos los hace más cremosos e incorpora proteínas a mi dieta.

El yogurt de vainilla de Oikos ayuda a moderar el color de los berries en este smoothie bowl y a hacerlo más atractivo. Además, tiene un sabor muy suave que ayuda a realzar el sabor de las frutas. Me parece perfecto para empezar el día y celebrar la llegada de la primavera.

Smoothie bowl divertido y nutritivo con Oikos

Este yogurt se llama triple cero porque tiene:

– 0 azúcar adicionada
– 0 edulcorante artificial
– 0 % de grasas

Una porción correspondiente a una taza contiene 22g de proteínas, el 44% de las proteínas diarias que necesita tu cuerpo en una dieta de 2000 calorías.

Le puedes dar forma de flores a las frutas usando moldes de galletas y así hacer aún más divertido el smoothie bowl. También puedes agregar encima semillas trituradas como almendras, avellanas, maní, pistachos etc… u otras semillas como chia, ajonjolí o amaranto.

Smoothie bowl divertido y nutritivo

Ingredientes

1 taza de berries (frutos del bosque) congeladas
1/2 taza de yogurt de vainilla de Oikos
1 plátano
1 kiwi
4 o 5 hojas de albahaca
2 cdas de agua
5 cubitos de hielo
1 cda de virutas de coco

Preparación

Corta las flores con los moldes, utilizando un tercio del plátano y casi todo el kiwi. Corta primero las frutas en rodajas y luego dale forma cortándolas con el molde. Lo que sobre después de cortarlas y el resto del plátano ponlo en la batidora.

Añade las berries congeladas, el yogurt de vainilla de Oikos, las hojas de albahaca y las dos cucharadas de agua. Bate bien. Incorpora el hielo y vuelve a batir.

Sirve en un bol y adorna con las flores hechas con las frutas y las virutas de coco.

¿Qué te parece la nueva sección de smoothies que tengo en Instagram? Prefieres los smoothies en vasos o los preciosos y divertidos smoothie bowls?

Sponsored by Dannon ®Oikos Yogurt

This is a sponsored conversation written by me on behalf of Oikos. The opinions and text are all mine.

Pasta al cacio e pepe con panceta y espinacas

Pasta al cacio e pepe con panceta y espinacas

La pasta al cacio e pepe es una receta romana muy sencilla y requetesabrosa, como suelen ser tantos platos italianos. Esta pasta al cacio e pepe con panceta y espinacas como bien dice el título adiciona un par de ingredientes.

Me he inspirado en una receta de Giada De Laurentis publicada en la revista del Food Netwok de marzo 2018 y que es parte de su nuevo libro Giada’s Italy. Básicamente he cambiado la arúgula por espinaca, la pasta creste di gallo por farfalle y la medida de los ingredientes.

Les recomiendo usar una pasta con hendiduras porque como bien dice Giada en ellas se mete el queso y la pimienta para quedarse y tener como resultado un plato tan delicioso.

Yo compartí el plato en Instagram ayer y alguien me preguntaba qué salsa le había puesto. En realidad no lleva una salsa determinada, la salsa se forma con la grasa de la pancetta, el queso y un poco de agua de la de cocinar la pasta. Sin embargo, queda como con una especie de salsa cremosa deliciosa pegada a la pasta y nada en la cazuela.

Si pueden compre en queso en un bloque de media libra más o menos y rállenlo ustedes mismos en casa. Es enorme la diferencia. Lo mismo con la pimienta, si es recién molida el olor y el sabor son otra cosa.

Les sugiero acompañarla con vino blanco o rosado bien frío.

Da para 4 y está listo en media hora.

Pasta al cacio e pepe con panceta y espinacas

Ingredientes

4 tazas de pasta
Sal
1 cda de aceite de oliva
4 oz de panceta
1 cdta de pimienta recién molida
3/4 de taza de Pecorino Romano rallado
1 cda de mantequilla a temperatura ambiente
2 tazas de espinacas

Preparación

Calienta abundante agua para cocinar la pasta según las instrucciones del fabricante. Antes de echar la pasta, pon la sal en el agua.

Importante: reserva una taza del agua de la pasta antes de escurrirla.

Mientras se cocina la pasta, calienta una sartén grande a fuego medio y añade el aceite y la panceta. Cocina durante 10 minutos, removiendo a cada rato, hasta que la panceta esté dorada y crujiente. Añade la pimienta, remueve y cuando comience a oler, un minuto después aproximadamente, añade 1/4 de taza de agua de la pasta que habías reservado. Raspa el fondo del sartén si ha hecho alguna raspita la panceta.

Añade la pasta y la mitad del Pecorino Romano. Mezcla bien. Ponle otro 1/4 de taza de agua de la pasta, el resto del queso y la mantequilla y vuelve a revolver. Debe ir formándose casi una salsa cremosa que se va a ir pegando a la pasta.

Por último, adiciona las espinacas y remueve una vez más la pasta. Puede que tengas que añadir otro chorro del agua de la pasta, por eso lo de reservar una taza en vez de la media taza que he usado hasta ahora. Cuando comiencen a marchitarse las hojas de espinaca, ya está listo el plato.

Sirve inmediatamente, preferiblemente en platos calientes. Es opcional ponerle otro poquito de Pecorino Romano rallado por encima.