Header

Blog Archives

Onigiri de salsa soya

Si vas de vacaciones a Japón, una de las comidas más baratas son los onigiri (bolitas de arroz). Para mi, dos o tres onigiri, acompañados de alguna bebida, es un almuerzo delicioso, sobre todo en el verano. Valen $1.50 aproximadamente y los venden en todos los supermercados y konbini (convenience store). Pero si quieres hacerlos en tu casa, te recomiendo comenzar por el onigiri de salsa soya.

IMG_5719

                                   
El konbini es una de las tantas maravillas japonesas que sientes que te hacen la vida fácil a cada minuto. Hay uno a cada paso y en ellos puedes comprar cualquier cosa; comida hecha y precocida; todo tipo de bebidas, incluyendo el sake y el shōchū (aguardiente japonés); revistas, medias, camisas, lapiceros, corbatas, cuadernos, sombrillas, cigarros; lo que se te ocurra y lo que no.

Hay muchísimos tipos de onigiri, rellenos con infinitos condimentos, envueltos en algas, fríos y calientes. Este es uno de los más fáciles y rápidos de hacer. Aunque la preparación se ve larga, es muy sencillo. Y va dedicada a Vera, que quiere aprender a cocinar comida japonesa.

IMG_7097

Ingredientes

2 tazas de arroz japonés cocido
1/4 taza de salsa soya
1 pizca de sal
1 cda. de aceite de sésamo
Preparación
El arroz debe estar tibio. Frío es difícil de amoldar y caliente no lo puedes tocar.

Pon dos tazas de agua tibia en una fuente o recipiente en el que puedas mojarte las manos. Disuelve una pizca de sal en el agua.

Mójate las manos. Coloca en una de ellas un poco del arroz cocido del tamaño de tu palma, ve presionándolo para que quede compacto y moldeando el onigiri en forma circular o triangular, como prefieras.
Con dos tazas de arroz cocido puedes hacer cuatro bolitas. Antes de cada una, moja tus manos con el agua tibia salada. Ve colocándolas en un plato o bandeja.
Calienta un sartén a fuego medio, unta el fondo con aceite de sésamo hasta que este también se caliente. Baja la intensidad de la candela a medio-baja. Coloca los onigiris.
Pasados unos dos minutos, la parte en contacto con el sartén estará un poquito tostada, parecido a la raspa. Voltéalos y con una brocha, unta de salsa soya el lado que ha quedado hacia arriba. Presiona las bolitas de arroz contra el fondo del caldero con ayuda de una espumadera. Pasados dos minutos, vira otra vez las bolitas y unta el otro lado con soya.
Ve volteando las bolitas cada dos o tres minutos y presionándolas de vez en cuando con la espumadera hasta que pasen 15 minutos.
Tips
Recuerda que el arroz japonés debe cocinarse sin sal ni grasa.
Quedan riquísimos también si untas los onigiri con una mezcla de pasta de miso, cebollinos finamente picados y sake.

¿Congrí o Moros y cristianos?

Moros - Congrí - La cocina de Vero

En Cuba le decía congrí, aunque recuerdo que en muchos restaurantes le llamaban moros y cristianos. En Miami muchos le dicen congrí a este plato hecho con frijoles colorados, y moros al de frijoles negros; yo he optado por llamarle gallo pinto al primero (como los nicaragüenses) y congrí al segundo.

Muchos amigos me dicen que nunca les queda bien, que se les hace una pasta o no se les ablanda el arroz. A mi siempre me queda tan sabroso, que es lo que me toca llevar a todas las fiestas – Christmas y Thanksgiving incluidos. Ayer hice uno como para 5 o 6 personas, con un poco de frijoles negros que me había sobrado. Estaba listo en 40 minutos.
 
Casi siempre lo hago con arroz Uncle Ben como el que aparece en la foto al lado de los ingredientes, pero se puede usar cualquier otra marca en su versión vaporizada (parbolied en inglés).

Aquí les va la receta, dedicada a Enrisco, con quien comparto, además de una linda amistad, el amor por la cocina.
unclebens1Ingredientes
2 tazas de arroz
3 tazas de frijoles del refrigerador (hechos con esta receta)
2 tazas de agua a temperatura ambiente
sal
4 a 6 cdas. de aceite de oliva
1 cdta. de vinagre blanco
4 o 5 dientes de ajo

Preparación

Machacar los dientes de ajo en un mortero con una pizca de sal, para que no salten.
Mezcla todos los ingredientes, incluyendo el ajo machacado, en un caldero mediano a grande. De sal, yo pongo una cucharadita rasa, pero les aconsejo que lo prueben, el líquido debe estar un poquito salado para que después quede a punto.
Tapa el caldero y ponlo en el fogón a fuego medio. Revuelve a cada rato durante los próximos 10 minutos hasta que se seque la mezcla, pero no destampándolo tanto que se te escape el vapor con que se está coninando. Entonces, reduce la candela al mínimo hasta que se ablanden los granos de arroz y termine de secarse, unos 20-25 minutos, en los que debes revolver unas tres veces.
Tips
Si los frijoles están acabados de hacer, la receta sería con 4 tazas de frijoles con caldo y una de agua. Aquí pueden ver mi receta de frijoles negros. En el refri siempre se vuelven medio pastosos, por eso uso menos frijoles y más agua.
Mientras se cocina, mueve siempre con un tenedor para evitar que se rompan los frijoles y quede pastoso el congrí.
Puedes adicionar un chorrito de aceite de oliva (o una cucharada de mantequita de puerco) cuando esté listo.
Para los que no conozcan este plato de la comida cubana, les recomiendo servir con yuca hervida con mojo (ajo, aceite y limón) y carne de puerco asada.

Paté de aceitunas de Leo

tapenade_lacocinadevero

Mi amiga Leonor Hernández Arocha, además de excelente actriz, es tremenda masajista y una magnífica cocinera.

El día que la conocí, también tuve mi primer encuentro con el paté de aceitunas. Ella lo hizo con aceitunas negras, y el de la foto que aparece abajo es mi versión, con aceitunas verdes. Ambos son deliciosos y lleva un par de minutos de preparación.

Cada semana compartiré una receta que contenga el ingrediente de la semana que aparezca en la columna derecha del blog. Esta semana han sido las aceitunas.

Ingredientes

2 tazas de aceitunas negras deshuesadas y escurridas
1 taza de aceite de oliva extravirgen
1 cdta. de orégano en polvo
1 diente de ajo

Preparación

Triturar todo en una batidora o food processor.
Servir acompañado de pan caliente.

Tips

Por mucho que te guste el ajo o el orégano, no le pongas más de lo indicado, porque se pierde el sabor de la aceituna.