Header

Blog Archives

Yuca con mojo

yuca con mojo

No les voy a negar que casi siempre que hago yuca con mojo uso yucas congeladas, pero este post va para los que quieren aprender a hacerlo con la vianda fresca, ya sea porque no les gusta usar productos congelados o porque donde viven no les queda otra. La verdad es que sabe mejor.

Este es un plato económico y delicioso característico de mi tierra. Se come en cualquier época del año (siempre hace calor), pero debo señalar que es una de las guarniciones que no nos faltan en Navidad o Año Nuevo, acompañando el típico moros y cristianos con lechón asado.

Con esta receta cubanísima celebro que mi libro por fin ya tiene portada y se ha ido a imprenta. Estoy loca por tenerlo en mis manos. Han sido casi dos años de trabajo duro y días interminables, pero pronto podremos disfrutarlo juntos. Los que viven en España ya puede ir pidiendo su ejemplar de La cocina cubana de Vero en Amazon o en el Corte Inglés. Les iré avisando según el libro vaya llegando a otros países.

portada

Vamos a por la yuca.

Ingredientes
2 yucas
1 cucharada de sal

Para el mojo:
½ taza de aceite de oliva
1 cebolla blanca
Jugo de 1 limón
Chicharrones o empellas (opcional)

Yuca con mojo

Yuca con mojo #RecetaCubana

Preparación

Pela la yuca y córtala en trozos de 8 centímetros de largo. Échalos en una cazuela, vierte en esta agua suficiente para cubrirlos y pon la cazuela en el fogón a fuego medio-alto, aproximadamente unos 20 minutos, hasta que vea que la yuca comienza a abrirse.

Escurre la yuca y luego “asústala”, que no es más que devolverla a la cazuela y cubrirla con agua a temperatura ambiente. Cocina otros 10 minutos hasta que esté blandita. Agrega entonces la sal y déjala cocinar otros cinco minutos.

Mientras tanto, prepara el mojo. Corta la cebolla en aros. Calienta el aceite a fuego medio en una sartén y agrega la cebolla. Rehoga unos 5 minutos, removiendo a cada rato, hasta que esté tierna. Retírala del fuego, agrega el jugo de limón y remueve bien. Reserva.

Cuando la yuca esté lista, escúrrela bien otra vez y colócala en una bandeja. Báñala con el mojo de cebollas y si lo deseas, ponle por encima empellitas o chicharrones picaditos.

Coles de Bruselas a la naranja

Coles de Bruselas a la naranja

Este post es parte de una campaña patrocinada por Kikkoman y Latina Bloggers Connect; pero las recetas, las opiniones y el amor por esta marca, es todo mío.

A mucha gente le parece que las coles de Bruselas tienen un sabor muy fuerte, pero estas a la naranja y con el sabor de la salsa soya Kikkoman, merecen que los que se niegan a probarlas le den una oportunidad. Este vegetal es anticancerígeno y tiene propiedades antioxidantes y antinflamatorias, acelera el metabolismo y ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares.

Se pueden preparar al vapor y algunos se las comen crudas, pero mi forma favorita de consumirlas es salteada, ya sea cortadas a la mitad o bien picaditas, e incluir entre los ingredientes con los que la cocino la salsa de Kikkoman. En casa no compro otra salsa soya. Es mi preferida por mucho. Le realza el sabor a todos los ingredientes a los que se la agregas y, además, le da un color doradito a la comida que me fascina.

En mis visitas a Japón hemos parado en casa de nuestra mamá japonesa y ella hace maravillas en la cocina con vegetales y salsa soya, tanto usando el método kimpira, lento y fabuloso, como salteando, que lleva menos tiempo de cocción y da magnífico resultado. Mucha gente piensa que allá sólo se come sushi, ramen y sopa miso, pero en las casas se preparan todo el tiempo guarniciones como esta. El sushi se come una o dos veces por semana y aunque predomina la comida japonesa en el menú diario, también se consumen platos occidentales como pastas, hamburguesas o pizza.

Esta especie de ensalada tibia que les traigo hoy es una guarnición ideal para acompañar carnes, pescados, tofu o pollo. Se puede servir caliente o a temperatura ambiente y puedes sustituir la cebolla por cebollinos o puerro, y también pueden probar la receta con col o repollo, como la prepara mi esposo, que espero me de la receta para compartirla con ustedes pronto.

A mis amigas amantes de las recetas rapilentas, les cuento que en esta les va a lleva más cortar las coles que lo que van a pasar frente al fogón, que serán sólo 5 minutos.

Da para 4.

Coles de Bruselas a la naranja

Ingredientes

1 lb (450 g) de coles de Bruselas
1 cebolla morada mediana
2 cdas de aceite de maní (cacahuate)
2 cdas de salsa soya Kikkoman
1 cda de jugo de naranja
1 cdta de ralladura de naranja

Preparación

Lava las coles de Bruselas y quítales las hojas exteriores si están maltratadas. Escúrrelas y córtalas bien finitas o pásalas por la mandolina. Reserva en bol.

Corta las cebollas en juliana, bien finitas. También se puede hacer con la mandolina. Reserva en el mismo bol de las coles.

Calienta una sartén grande o un wok y agrega el aceite. Calienta bien el aceite y agrega las coles y la cebolla. Sofríe, removiendo constantemente, para que se cubran del aceite los ingredientes, durante 3 minutos aproximadamente, hasta que se pongan tiernos, pero no tanto . Apaga el fuego y agrega la salsa soya Kikkoman y el jugo y la ralladura de la naranja. Mezcla bien todo. Sirve en un plato o una bandeja.

¿Y tú, a qué guarnición le pondrías salsa soya?

Coles de Bruselas a la naranja

This is a sponsored conversation written by me on behalf of Kikkoman. The opinions and text are all mine.

Cuscús con cúrcuma

Con ese pollo en la foto, se preguntarán ustedes por qué he llamado esta receta cucús con vegetales y cúrcuma, pero es que esa es la receta que les traigo para que la acompañen con el pollo como más les guste, ya sea sobras de pollo asado, una pechuga cocinada a la parrilla, un bistec de pollo o el pollo que has usado para preparar caldo casero. Si lo quieren comer sólo, perfecto también.

Cuscús con cúrcuma

Queda con más saborcito si lo haces con caldo de pollo o caldo vegetal, pero también lo puedes hacer con agua caliente.

El jalapeño una vez le quitas las semillas y las venas, no pica. De todos modos, si le tienes terror, usa en su lugar ¼ de ají pimiento verde.

Los piñones los puedes sustituir por almendras o pistachos tostados picados toscamente.

La cúrcuma (turmeric en inglés)es conocida como la reina de las especias, tiene muchísimas vitaminas, hierro, proteínas y potasio. Se recomienda para combatir la depresión y se usa en remedios para el catarro, el acné, las picadas de insectos y las quemaduras del sol. Además es un alimento anticancerígeno.

Ingredientes

1 ¼ taza de caldo de pollo bajo en sal
1 cda de mantequilla sin sal
1 cda de aceite de oliva
1 diente de ajo grande, picadito
½ cebolla amarilla o blanca, picadita
1 jalapeño, sin venas ni semillas, picadito
1 zanahoria mediana, picadita
½ cdta de cúrcuma en polvo
Sal (opcional)
Pimienta
1 caja de 5.6 oz (160 g) de cuscús
2 cdas de perejil, bien picadito
2 cdas de piñones (pine nuts) tostados

Cuscús con cúrcuma

Preparación

Pon a calentar el caldo de pollo en una cazuela mediana.

Derrite la mantequilla en una cazuela mediana y agrega el aceite, la cebolla y el ajo. Sofríe a fuego medio bajo durante 7-8 minutos. Añade la zanahoria y el jalapeño y sigue salteando otros 4 minutos, removiendo a cada rato. Agrega la cúrcuma y mueve una vez más. Incorpora el caldo, que debe estar hirviendo e inmediatamente el cuscús. Revuelve rápidamente y tapa la cazuela durante 5 minutos. Listo.

Mientras se hace el cuscús puedes desmechar el pollo o cocinar las pechugas.

Revuelve el cuscús con un tenedor, para que quede desgranado. Repártelo entre 4 platos y ponle el pollo encima formando un cono. Espolvorea con el perejil picadito y los piñones.