Header

Blog Archives

Torrejas

Torrejas Receta cubana

No hago torrejas seguido porque es imposible comerme sólo una y me engorda hasta el agua, pero las adoro. La tentación ha sido demasiado fuerte con tantas fotos de torrejas en todos los blogs y en Instagram durante esta Cuaresma, así que me decidí a preparar unas después de mucho tiempo.

La verdad es que cuando estoy muy antojada, me compro una en un restaurante español que hay en los bajos de la oficina. Me la llevo a la oficina y ahí me la como. Difícil que vuelva a bajar del piso 20 a por otra.

En España le dicen torrijas, aunque en algunas regiones les dicen torrejas también. Tal vez de uno de esos sitios vino a Cuba quien empezó a hacerlas populares. Se convirtió en uno de los postres favoritos de nuestros hogares. Cuando era pequeña recuerdo que las hacíamos entre mami, abuela y yo.

En otros países de América Latina también se le dice torrejas a otros alimentos cortados en rebanadas o a algunas frituras, en Chile se usa la palabra para designar a los vagabundos y en Perú para referirse a alguien tonto o lento.

El día que me dio el antojo no tenía azúcar blanca ni leche, pero tenía leche evaporada y azúcar glas. Dispuesta a matar el antojo, las hice usando estos ingredientes y quedaron deliciosas. Les puse poca almíbar. Si les gusta con más, dupliquen los ingredientes a la hora de hacerla.

Torrejas cubanas

Ingredientes

Para el almíbar:
3/4 de taza de azúcar glas (azúcar extrafina, powdered sugar en inglés)
1 taza de agua
1 pedazo de cáscara de limón (lima para los que no son cubanos)
1 palo de canela
1/2 cdta de extracto de vainilla
1 cda de vino seco Edmundo

Para las torrejas:
1 telera (barra) de pan francés
3 yemas de huevo + 4 huevos enteros medianos
1 lata de 12 oz (345 ml) de leche evaporada
1/2 taza de vino seco Edmundo
1/4 de taza de azúcar glas (azúcar extrafina, powdered sugar en inglés)
1 cdta de canela en polvo
1 cdta de extracto vainilla
1/2 litro de aceite

Torrejas / La cocina de Vero

Preparación

Prepara primero el almíbar, mezclando todos los ingredientes en una cazuelita y cocinando a fuego medio unos 8-10 minutos, hasta que esté espesa pero no tanto. Recuerda que cuando se refresca se pone más espesa. Reserva.

Corta el pan en rebanadas de 3/4 de pulgada (2 cm).

Bate las tres yemas de huevo con la leche evaporada, el vino seco, el azúcar, la canela en polvo y el extracto de vainilla. Vierte en un par de platos hondos o una bandeja honda grande y coloca en ellos las rebanadas de pan para que se empapen bien en la mezcla con leche. Unos 4 minutos y en medio voltear el pan con cuidado.

Bate los 4 huevos enteros en un bol y pon a calentar el aceite en una sartén a fuego medio-alto.

Toma las rebanadas de pan, una a una y apriétalas suavemente entre tus manos para escurrirle un poco el líquido. Pasa cada rebanada por los huevos batidos y ve colocándolas en el aceite caliente para freírlas un par de minutos por cada lado. Cuando estén doradas, retíralas y ponlas sobre papel toalla para que escurran el exceso de grasa.

Pásalas a una fuente y ponles el almíbar por encima. Sírvelas tibias o frescas. Puedes espolvorearlas con azúcar glas extra o con canela en polvo.

Duran fuera del refrigerador todo un día (digo yo con el aire acondicionado). Luego la leche se puede fermentar. No me gusta ponerlas en el refri porque el aceite se les “duerme”.

Al día siguiente me comí una con dulce de leche por encima y estaba de película. Las he comido también con crema pastelera alguna vez y me parecieron deliciosas.

Cuando las fríes el aceite puede requemarse un poco. Si te pasa, pon aceite nuevo en otra sartén para freír en dos tandas.

Y ahora, comparte en tus redes si te gustan las torrejas, torrijas o como quieras llamarlas.

Si quieres probar otras torrejas, te recomiendo estas de panetonne o unas tostadas francesas para el desayuno.

Albóndigas a la habanera

albondigas-a-la-habanera

En las 9 mejores fotos de mi Instagram el 2016 salieron estas albóndigas a la habanera que publiqué en esta red social sin incluir la receta y que entre una cosa y otra no había vuelto a hacer en casa. Increíble cómo se va el tiempo de rápido. Pasan las semanas y los meses y de pronto ya estamos en el 2017 y a toda máquina.

El concepto de esta receta es el del picadillo con papas que compartí cuando vino Daisy Ballmajó con el equipo de Rostros de nuestra ciudad a visitarme y juega con el picadillo habanero de mi libro, La cocina cubana de Vero. Otra forma de servir este plato, un poco más trabajosa, pero uno de esos gusticos que los amantes de las albóndigas agradecerán. Al final, mezclar los ingredientes de estas bolitas de carne y hacer las bolitas tomará si acaso 5 minutos y disfrutarán de un nuevo comfort food cubano.

Si no les gusta la comida tan condimentada, les recomiendo eliminar el comino y el pimentón de la salsa y usarlo sólo en las albóndigas.

No se asusten por la lista de ingredientes tan larga. El procedimiento es muy sencillo. Esta receta lleva aproximadamente 45 minutos y da para 6. Les recomiendo acompañarla de arroz blanco acabadito de hacer y plátanos maduros fritos.

albondigas-receta-cubana

Ingredientes

Para las albóndigas:
1 lb de picadillo de res
1/2 lb de picadillo de cerdo
Sal
Pimienta
1/2 cdta de paprika ahumada o pimentón de la Vera
1/2 cdta de ajo en polvo
1/2 cdta de comino molido
1/3 de taza de pan rallado
1 huevo
1/4 de taza de aceite vegetal

Para las papas:
3 papas medianas cortadas en cubitos de 1 pulgada (2.5 cm)
1/2 taza de aceite vegetal

Para la salsa:
3 cdas de aceite de oliva virgen extra
1/2 cebolla blanca picadita
1/2 pimiento verde picadito
1/2 pimiento rojo picadito
4 dientes de ajo machacados
8 oz (1 taza) de salsa de tomate
1/2 cdta de comino molido (opcional)
1/2 cdta de paprika ahumada o pimentón de la Vera (opcional)
1 hoja de laurel
8 oz (1 taza) de vino seco o vino blanco
1 puñado de pasas
1 puñado de aceitunas (si son grandes las cortas en rueditas)
Perejil picadito, para adornar

albondigas-habaneras

Preparación

Para hacer las albóndigas, mezcla bien todos los ingredientes menos el aceite y haz bolitas de 1.5 pulgadas. El mejor modo es con las manos, por supuesto bien limpias o con guantes de cocina.
Calienta el aceite y dora las albóndigas. Retíralas con una espumadera para que escurran la grasa y colócalas sobre papel toalla. Resérvalas.

Fríe las papas comenzando con la candela medio-baja y subiendo al final a medio-alta para que se doren un poquito nada más. Escúrrelas con una espumadera y ponlas sobre papel toalla para que escurran bien la grasa. Resérvalas.

Calienta una cazuela mediana a fuego medio y agrega el aceite, la cebolla y los pimientos picaditos. Saltea durante 5 minutos, hasta que la cebolla se ponga transparente. Añade el ajo y sofríe un par de minutos más. Adiciona el comino y el pimentón si vas a usarlos y remueve bien para que no se quemen, que el pimentón se pone amargo, aproximadamente 30 segundos.

Agrega enseguida la salsa de tomate y sofríe 1 o 2 minutos. Incorpora el vino, la hoja de laurel, las albóndigas, las papas fritas, las pasas y las aceitunas. Remueve para mezclar todo, con cuidado para que no se te vayan a romper las papas.

Baja el fuego a medio-bajo y tapa la cazuela. Cocina unos 10 minutos aproximadamente, para que la salsa se espese y los sabores se integren. Puedes darle un poquito más de tiempo (unos 5 minutos más) si prefieres que quede menos salsa.

albondigas-instagram

Si eres fan de las albóndigas te recomiento también estas recetas:

Albóndigas de pavo envueltas en bacon, la foto no favorece para nada a estas albóndigas que saben a gloria.
Albóndigas con semillas de calabaza y canela, otras que la foto no es buena pero el sabor es lo máximo. A ver si las hago pronto y les pongo unas fotos más vistosas.
Albóndigas en curry japonés, otras albóndigas que surgieron recreando una receta tradicional. Si no han probado el curry japonés, se los recomiendo mucho. Diferente y delicioso.

Potaje de frijoles colorados

potaje-de-frijoles-colorados

Potaje de frijoles colorados

Después de muchos días sin publicar, hoy les traigo una receta cubana, variante vegetariana del potaje de frijoles colorados de mi libro, para el que los hice con lomo ahumado y chorizo.

Entre que el huracán Matthew venía para Miami, algunas cositas que resolver en la familia y viajes de trabajo, octubre se complicó y terminé cambiando todos mis planes y metiendo en medio de mucho ajetreo un par de días de descanso en Nueva York. Entre cliente y cliente, pude pasar momentos memorables con mis amigos y visitar lugares que no conocía aunque casi todos los meses les paso por al lado. Yo quedé contentísima y la empresa no tuvo gastos extra.

Desgraciadamente no pude asistir a Latism, donde iba a participar en un panel de blogueros que han publicado libros y en el que me hacía mucha ilusión participar.

Mi abuela dice siempre que no hay mal que por bien no venga y que a los frijoles colorados no le puede faltar la calabaza. Y sí que le da mucha gracia. También decía que la calabaza engorda las piernas. O sea, que asegura tener piernas hermosas. Así que ya saben, a aprovechar la temporada de calabaza y preparar este plato de cuchara tan sabroso y a embellecer las pantorrillas.

Estos frijoles se pueden comer solos, o servir con arroz blanco y acompañar con carne, viandas y/o ensalada. Los hice en la olla de presión (u olla exprés), pero los puedes poner en remojo desde la noche anterior y cocinar luego en una cazuela por media hora. El resto de los pasos de esta receta se mantienen.

frijoles-colorados

Potaje de frijoles colorados

Ingredientes

1 lb de frijoles colorados
1 lb de calabaza
3 cdas de aceite de oliva virgen extra
1/2 cebolla blanca, picadito
1/2 ají pimiento rojo, picadito
3 diente de ajo, machacados
1 ají cachucha (opcional)
3 hojas de culantro (opcional)
2 cdas de puré de tomate
1 cdta de azúcar
Sal

Preparación

Pon los frijoles en la olla de presión. Añade 3 partes de agua por cada una de frijoles. Tapa la olla y una vez comience a pitar, cocina durante 25 minutos.

Mientras tanto, pica la calabaza en cubos de 4 ó 5 centímetros, corta la cebolla y el pimiento, machaca los ajos.

Prepara el sofrito. Calienta el aceite en una sartén y añade la cebolla y ají pimiento picaditos. Saltea a fuego medio durante 5 minutos, removiendo a cada rato. Agrega el ajo y sigue salteando un par de minutos más. Adiciona la salsa de tomate y saltea otros 2 minutos. Vierte el sofrito en los frijoles.

Ponle sal al gusto, el ají cachucha cortado en dos, las hojas de culantro, el azúcar y la calabaza. Cocina durante 20-25 minutos a fuego medio, hasta que cuajen los frijoles y se ablande la calabaza. Puede que tengas que agregar un poquito más de agua para cocinar la calabaza.

¿Cuáles son tus frijoles preferidos?