Header

Blog Archives

Alambre de pavo

Alambre de pavo

Una de mis celebraciones favoritas durante el año es Thanksgiving pero me cuesta que mi familia coma pavo y siempre sobra muchísimo. Hoy les traigo un alambre de pavo para aprovechar esas sobras con las que muchas veces no sabemos qué hacer.

A los caribeños casi siempre nos gusta más hacer carne de cerdo y a otros les gusta tanto el pavo que lo repiten en Navidad. Por si acaso, aquí les dejo una receta de pavo que hice para Baby Center y una de cerdo asado en cazuela por si repiten esta carne para fin de año.

El alambre es muy común en las taquerías mexicanas. Lo probé por vez primera cuando conocí a mi esposo y siempre me trae muy buenos recuerdos. Según el libro La gran cocina mexicana, es un plato original de Sonora, uno de los estados con mayor producción de carne mexicana y su nombre alude a las brochetas con que solían prepararse, aunque en muchas ciudades se prepara a la plancha o en un sartén, como este que les traigo.

Alambre de pavo

Se puede hacer desde cero pero yo suelo hacerlo más con las pechugas de pollo al horno que hacemos cada semana. También puedes hacerlo de carne de res o carne de cerdo. A estos dos últimos, no dejo de ponerle el chorrito de salsa inglesa que lleva la receta. Suele servirse con guacamole.

Este plato da para 6-8 tacos.

Ingredientes

1 1/2 taza de carne de pavo cortada en cubitos del tamaño de un bocado
1/2 pimiento rojo
1/2 pimiento amarillo
1/2 pimiento verde
1/2 cebolla morada
1 taza de queso Mozzarella semiseco rallado
1 taza de queso Cheddar o Pepper jack rallado
Tortillas para servir
Tu salsa mexicana preferida

Cómo preparar alambre

Preparación

Corta los pimientos y la cebolla en cuadritos tamaño bocado, similar al tamaño de los cubitos de pavo. Colócalos con el pavo en una sartén a fuego medio. Mezcla y ve calentando poco a poco, moviendo a cada rato durante 8-10 minutos. No hace falta ponerle grasa porque los pimientos y la cebolla irán soltando su jugo y no se pega, además transfieren ese jugo a la carne de pavo o si lo hacen con pechuga de pollo, también.

Baja el fuego a casi el mínimo, espolvorea el queso por encima y tapa durante 2-3 minutos.

Calienta las tortillas mientras tanto y resérvalas para que mantengan calientes.

Coloca porciones del alambre en las tortillas y ponle por encima tu salsa favorita.

Tacos de alambre de pavo

¿Qué te parece? ¿Hay otras recetas mexicanas que te interesa aprender a hacer?

Arroz con pollo peruano al estilo de Nobu

Arroz con pollo peruano al estilo de Nobu

Me fascinan las recetas de Nobu, sobre todo las que fusionan la comida japonesa con la latina. Tengo unas cuantas recetas de él en el blog que siguen esta línea, así como algunas tradicionales japonesas, pero creo que este arroz con pollo peruano ha sido la receta más criolla que he preparado de la mano de este chef japonés.

He tenido el placer de comer en los dos restaurantes de Nobu en Nueva York y recuerdo cada bocado con mucho placer. Nobu comenzó como chef de sushi en Shinjuku y hoy tiene restaurantes en Milán, Londres, Qatar, Grecia, Dallas, Tokyo, Honolulu, Moscú, Miami, Dubai, Ciudad de México, Budapest y Hong Kong.

Un día un cliente peruano descendiente de japoneses le sugirió abrir un restaurante en Japón. Con 24 años, Nobu terminó trasladándose a Lima en el año 1973 y abrió un restaurante junto con su socio, el dueño del Matsué de Japón, al que llamaron también Matsué. Allí nuestro chef no encontraba los mismos productos que usaba en Japón y comenzó a improvisar con productos peruanos, dando lugar a la fusión magnífica por la que se ha convertido en un icono en una de las cocinas más in del mundo.

En sus propias palabras: “El estilo Nobu es el resultado de una evolución natural mientras exploraba los ingredientes disponibles en esos países, aprendía de sus cocinas, modificaba las combinaciones de ingredientes y ponía a prueba mi creatividad”.

Y este mes en Cooking the Chef lo celebramos con este delicioso arroz con pollo. Puedes ver todas las recetas que hemos elaborado aquí.

Arroz con pollo peruano al estilo de Nobu

Este arroz con pollo peruano lo encontré en su libro Nobu Hoy. Es completamente su estilo, técnica sencilla para realzar los sabores de los mejores ingredientes y su toque personal. Da para 4 y lleva poco más de media hora. Es facilísimo y lo disfrutamos un montón, así que definitivamente lo repetiremos muchas veces en los días por venir.

Ingredientes

2 tazas de arroz japonés
4 contramuslos sin hueso
1 diente de ajo grande
1 maso de cilantro (50 g)
380 ml de cerveza (1 cerveza aproximadamente)
1 cdta de sal

Preparación

Enjuaga el arroz unas tres veces, ponlo en remojo en agua fría (del refrigerador).

Corta los contramuslos en cuadritos un poco más grandes que un bocado, porque se reducen durante la cocción.

Pon a escurrir el arroz.

Pica el ajo en láminas de 2 milímetros y pica bien el cilantro (yo lo trituré en el procesador con la función pulse).

Coloca todos los ingredientes en una cazuela con tapa. Si tienes una de barro, es lo que recomienda el chef. Ten en cuenta que tiene que quedar bien tapada. Mezcla todo bien y tápala. Pon el fuego fuerte y cuando vaya a comenzar a hervir, baja el fuego a medio y cocina 15 minutos. Luego apaga el fuego y déjalo reposar 10 minutos. Tapado todo el tiempo.

Remueve bien antes de servir. Yo lo acompañé con shōga (encurtido de palitos de jengibre) pero pueden prescindir de este y servirlo con ensalada.

¿Con qué lo acompañarías tú?

Arroz con pollo peruano al estilo de Nobu

Ojo, la receta del libro decía 700 ml de arroz. Los sólidos no se miden en mililitros y he tenido mi momento de pánico, pero como decía que la receta era para 4, usé dos tazas de arroz, que es lo que comerían 4 personas. Imagino que es un error de los editores.

Si quieres ver las otras recetas de Nobu que tengo en el blog, simplemente has click en “Nobu” en los tags de este post a la izquierda arriba de esta publicación.

Bulgogi Bibimbap. Receta coreana

Bulgogi Bibimbap. Receta Coreana

Hay un par de cosas que extraño del barrio donde trabajé por casi 20 años y entre ellas está un restaurante coreano en el que solía comer casi siempre Bulgogi Bibimbap. Me gusta tanto este plato que me era difícil ir y pedir otra cosa.

Llevaba un mes sin publicar nada. Y es que viajé dos semanas de trabajo, una Madrid y otra a Argentina. Los que me siguen en las redes habrán visto algunas fotos que puse. Muchísimo trabajo antes, durante y después. Cenas, horas de descanso impostergables y la puesta al día en casa me han mantenido alejada del blog y aunque tenía esta receta retratada antes de irme, apenas ahora la comparto con ustedes.

Bulgogi significa carne al fuego y se prepara con carne de res muy tierna cortada bien finita (suelen venderla así en los mercados asiáticos, pero puedes pedirle al carnicero que te la corte), aunque también puedes preparar este plato con pollo o cerdo. Se hace en una piedra pero yo lo hice en una sartén, método que al parecer es mucho más popular.

Bibimbap se le llama a un bol de arroz servido con vegetales encima y acompañado con gochujang (pasta de chile picante), salsa soya o doenjang (salsa de frijoles de soya fermentados). Puedes adicionarle tofu, huevo frito, yema de huevo cruda o carnes. Yo he hecho esto último y de ahí el nombre del plato: bulgogi bibimbap.

Bulgogi Bibimbap

Les recomiendo usar una carne de calidad, como el solomillo (ojo de bife, y en inglés round eye beef chuck).

Este plato se prepara y se cocina rapidísimo, pero lleva muchas horas marinar la carne. Así que comienza a hacerlo con un poco más de 3 horas de antelación.

Mi receta está inspirada en el Bulgogi Dupbap de Cook Korean, un libro de recetas básicas coreanas escrito en forma de comic que les recomiendo mucho si son amantes de este tipo de comida.

Ingredientes

3/4 de lb de solomillo de res cortado en tiras muy finas
1/2 cebolla amarilla grande
5 dientes de ajo
1/3 de pulgada de jengibre fresco
1/4 de pera asiática (nashi)
3 cdas de salsa soya
2 cdas de soju (licor de arroz de origen coreano)
2 cdas de aceite de sésamo tostado
1 1/2 cda de azúcar glas
Pimienta negra fresca al gusto
2 cebollinos + 1 para adornar
2 hongos shiitake
Salsa gochujang al gusto

Para los vegetales:
Aceite de sésamo tostado
1 zanahoria mediana cortada en palitos
1/2 calabacín cortado en palitos
1/2 pimiento rojo cortado en tiritas

Preparación

Separa la carne y sécala suavemente con papel de cocina.

Corta la mitad de la cebolla en dos y reserva un pedazo. El otro pedazo córtalo toscamente y bátelo con el ajo, el jengibre, la pera, la salsa soya, el azúcar, 1 cucharada de aceite de sésamo y la pimienta en la batidora o el procesador de alimentos. Este es el adobo de la carne.

Coloca la carne en un cuenco cubriendo el fondo y agrega un poco del adobo que preparaste en la batidora. Has lo mismo con el resto de la carne. Tapa el cuenco y refrigera por 3 horas.

Corta el resto de la cebolla en juliana. Pica 2 cebollinos en pedazos de 3 pulgadas y retira los tallos de los hongos shiitake antes de cortarlos en tiras finitas. Reserva.

Prepara los vegetales, salteándolos por separado con unas gotas de aceite de sésamo tostado. Resérvalos.

Precalienta la sartén, añade 1 cucharada de aceite de sésamo y adiciona la carne. Saltéala 1 minuto y adiciona la cebolla, el cebollino y los hongos. Cocina unos minutos más, hasta que todo esté cocinado. Unos 3 minutos aproximadamente.

Sirve el arroz blanco en un cuenco y sobre la mitad de este coloca la carne. En la otra mitad, distribuye los vegetales jugando con los colores. Adorna con el cebollino restante cortado en aros y acompáñalo con salsa gochujang al gusto.

Remueve todo para que se mezclen los sabores y a disfrutar de esta comida diferente y deliciosa.

¿Has probado el bulbogi? ¿Y algún tipo de bibimbap?

¿Qué otra receta coreana te interesaría hacer en casa?