Header

Blog Archives

Flan de guayaba y queso

Flan de guayaba y queso

Flan de guayaba y queso

La combinación de guayaba y queso es de mis preferidas. Y el flan está en los primeros puestos de dulces que adoro.

Hace rato quería hacer un flan de guayaba y queso, una combinación tan cubana y que confieso es una de mis debilidades. Puedo comerme una gran cantidad de dulce de guayaba de barra o de mermelada de guayaba con queso. Con varios quesos, la verdad, aunque con queso crema es mi perdición. Voy picando un pedazo de uno y del otro y no tengo para cuando parar.

Pensé hacer el flan con alguna de las dos variedades de postres con guayaba que acabo de mencionar, pero al final me decanté por los casquitos, que iban a pesar menos que el dulce de barra y darían un sabor un poco más elevado que el que puede dar la mermelada.

Recuerdo cuando era chiquita que esperaba a mi padre cada tarde cuando llegaba del trabajo y chiflaba desde la esquina. Ya a esa hora me tenían bañadita y con la bata puesta sentada en mi silloncito del año de la corneta frente a la ventana. Y papi muchas veces traía timba, o sea dulce de guayaba con queso, que vendían en unas cajitas de madera de lo más lindas.

Para él va este flan que espero se convierta en uno de tus preferidos también.

Flan de guayaba y queso

Flan de guayaba y queso #Comidacubana

Ingredientes

1 lata (15oz) de casquitos de guayaba
Caramelo para el molde (puedes ser comprado hecho o ver la receta aquí)
1 lata (14 oz) de leche condensada
1/2 taza de leche evaporada
1/2 taza de leche
1 cdta de extracto de vainilla
1 queso crema tipo Philadelphia (8 oz) a temperatura ambiente
6 huevos
1 pizca de sal

Preparación

Escurre el almíbar de los casquitos de guayaba. Puedes desecharla o usarla para otra receta. Una vez escurridos, separa un para adornar el flan y corta el resto bien chiquito.

Cubre las paredes interiores del molde con el caramelo.

Precalienta el horno a 350⁰F (180⁰C).

Bate el resto de los ingredientes en una batidora de vaso durante 1 minuto aproximadamente, asegurándote que se disuelve bien el queso crema. Vierte en el molde acaramelado. Añade los casquitos picaditos.

Cubre el molde con papel de aluminio si no tiene tapa o ponle la tapa al molde si la tiene. Colócalo en una bandeja con 2 dedos de agua. Hornea durante 1 hora en el centro del horno.

Para comprobar que está listo, destápalo e introduce un palillo de dientes en el centro. Este debe salir seco.

Deja que se refresque colocando el molde sobre una parrilla. Puedes desmoldar cuando el flan se despegue de los bordes del molde. Enfría completamente en el refrigerador. Está más rico al día siguiente.

Flan de guayaba y queso

Flan de guayaba y queso #lacocinacubanadeVero

Aclaración: Yo estaba loca por usar un molde semicircular que compré en un garage sale de una amiga y lo usé para el flan esta vez, pero mejor que usen uno de fondo plano, pues yo he tenido que cocinar mi flan durante otra media hora.

Si te encantan los flanes como a mí, te invito a probar el de coco con queso crema (otra de mis combinaciones favoritas) y el de naranja.

Paletas de mousse de café bombón

Paletas de mousse de café bombón

Desde el principio les advierto que si hacen estas paletas de mousse de café bombón se van a comer como tres de un tirón. Quedan espumosas por fuera y más heladas en el centro, se te derriten muy rico en la boca y tienen un sabor espectacular.

Si eres de los que comes mucho helado de un tirón viendo una peli, pues desde ya te digo que te olvides de hacer paletas y pongas la mezcla en un molde metálico de esos de hornear y luego te sientes con todo para ti frente a la tele. No exagero. Así de rico queda.

En fin, mejor lo hacen un día que tengan visita y así se reparten mejor las calorías y sorprenden a sus amistades o familiares con un postre delicioso.

El café bombón es café servido con leche condensada en vez de azúcar. Me encanta pero no suelo darme el gusto seguido porque es bastante dulce.

La inspiración para estas paletas de mousse de café bombón llegó a mí a través de un recetario de Hola, pero usé la técnica de adicionar gelatina sin sabor del helado de malta que tal vez ya muchos por acá han probado.

Helado de café bombón

Ingredientes

1 cda de gelatina sin sabor
3 cdas de agua
2 cdas de café instantáneo
1 lata de leche condensada de 14 oz (400 g)
1 lata de leche evaporada de 12 oz (350 g) bien fría

Preparación

Antes que nada, les recomiendo que pongan la leche evaporada en el congelador aproximadamente 1 hora antes de hacer la receta, para que al batirla monte mejor y más rápido.

Pon la leche condensada en un bol.

Disuelve la gelatina al baño María con las 3 cucharadas de agua. Añade el café instantáneo y deja que se disuelva también. Añade a la leche condensada y mezcla bien. Reserva.

Bate la leche evaporada en el KitchenAid o con unas varillas eléctricas hasta que monten. Adiciónala con cuidado a la mezcla de leche condensada con café, poco a poco y con movimientos envolventes, en unas 3 a 5 tandas, usando unas varillas manuales.

Puedes distribuir la mezcla en un par de moldes para cupcakes y meterlas en el congelador o ponerla en un molde metálico y taparlo con papel film. Si te decides por las paletas, una vez pasada una hora en el congelador, ponle los palillos. En ambos casos, déjalo 6 horas o de un día para otro en el congelador.

Mouse helado de café bombón

Para sacar las paletas del molde, coloca la bandeja para cupcakes dentro de una bandeja con agua caliente de la llave.

Las paletas se sirven (y se comen) de inmediato. El helado en el molde es más fácil de manejar y debes dejarlo un par de minutos fuera antes de servirlo para que entre mejor el cucharon para helados.

En casa nos quedamos locos con estas paletas de mousse de café bombón. Espero las disfrutes mucho también y te invito a compartirla en tus redes para que tus amigos también la prueben.

Tiramisù

Tiramisù

La primera vez que fui a Italia aprendí a hacer Tiramisù con nuestro amigo Fabrizio en Varese, una ciudad pequeña cerca de Milán. Pasamos unos días inolvidables comiendo rico y paseando con él y Marisela.

La comida italiana está entre mis debilidades. He vuelto a Italia a veces por su comida, entre otras cosas, porque hay miles de razones para visitar a este país.

Este postre no tiene ciencia, pero debes tener en cuenta que el café debe hacerse con antelación para que se enfríe y debes sacar con tiempo los huevos y el queso Mascarpone del refrigerador para que estén a temperatura ambiente en el momento de comenzar a preparar la receta.

También es importante saber que una vez montado el Tiramisù lleva al menos 3 horas en el refrigerador. Si puedes hacerlo de un día para otro, mucho mejor.

Puedes montarlo en un molde mediano o en varias copas, así como jugar con la cantidad de crema de Mascarpone contra bizcochos de acuerdo a las porciones que quieres servir. Esta receta da para 6-8 raciones muy bien servidas. Lo mejor es que no queda tan dulce como los que suelen vender hechos por acá. Si te gustan los dulces bien dulces, ponle un par de cucharadas de azúcar más.

En Italia sirviendo el Tiramisù de Fabrizio

En Italia sirviendo el Tiramisù de Fabrizio

Ingredientes

3 huevos a temperatura ambiente (separadas las yemas da las claras)
2 tazas (16 oz) de queso Mascarpone a temperatura ambiente
2 cdas de azúcar
1 cda de extracto de vainilla (opcional)
12 bizcochos Savoiardi o Lady Fingers
1 taza (8 oz) de café espresso frío o a temperatura ambiente (yo usé café cubano)
1 cda de licor de café (Kahlúa, por ejemplo)
1 cda de chocolate amargo o semiamargo en polvo

Preparación

Separa las yemas de las claras.

Pon a batir las claras en el KitchenAid hasta que estén a punto de nieve.

Mientras, bate el Mascarpone con las yemas, la vainilla y el azúcar hasta que esté bien mezclado. Esto puedes hacerlo a mano o ponerlo en la batidora eléctrica una vez estén listas las claras batidas, que habrás depositado en un cuenco aparte.

Mezcla las claras batidas con la mezcla de Mascarpone con movimientos envolventes. Y con mucha paciencia, para que no se te bajen las claras y quede bien cremosa esta parte tan importante del Tiramisù.

Cubre el fondo de la fuente con un tercio de la crema con Mascarpone.

Coloca el café en un plato hondo bien mezclado con el licor de café. Ve pasando rápidamente los bizcochos por el líquido, por ambos lados, sin dejarlos caer prácticamente, para que no se empapen ni se partan. Ve colocándolos en el molde, sobre el mascarpone hasta formar una capa. Continúa con otro tercio de crema con Mascarpone, el resto de los bizcochos y lo que queda de la crema.

Como les contaba antes, se vale jugar con la cantidad de bizcochos y crema para montarlo. Puedes usar más Savoiardi y cubrir con ellos el fondo del molde o de las copas y hacer sólo dos capas de bizcochos y dos de crema, usando un molde más grande.

Para finalizar, espolvorea el chocolate por encima usando un colador. Tapa y enfría al menos tres horas.

Adornar con virutas de chocolate y/o con unas hojitas de menta. Y comparte en tus redes para guardar esta receta auténtica italiana.

Si te gusta el Tiramisù seguro te gustará también este trifle de cerezas, que ya comienza la temporada de esta fruta.

Tiramisù