Header

Blog Archives

Tarta de boniato americano, whisky y bacon

tartadeboniatoybacon1

Pasé la noche antes de Thanksgiving haciendo tartas. Se me han dado por fin las masas, que antes intenté hacer sin buenos resultados. Las recetas las tomé de la revista del Food Netwok del mes de noviembre de este año. 
Antes de seguir, quiero darle unas gracias enormes a mi amigo virtual Dorven Dorta -a quien me parece conozco de toda la vida, desde los tiempos de mi otro blog que nada tenía que ver con la cocina-, por regalarme la subscripción de esta misma revista. Ha sido algo que iba dejando para después, ansiaba mucho, y resulta que el Universo me tenía esta grata sorpresa preparada.
Volviendo a las tartas, hice una de calabaza con ricotta, una de pistachos, una de manzana e higos, y esta que hoy comparto con ustedes. Poco iré publicando las recetas, y tal vez deje alguna para el Thanksgiving próximo, por si me agarra una mecha parecida a la de estos días, en los que apenas he tenido un respiro.
Le digo boniato americano al que es naranja por dentro. En Cuba el boniato que comí siempre tenía un color entre verde y gris.
Ten en cuenta que la masa debe pasar 4 horas en el refri antes de armar la tarta. 
 
Estas medidas dan para un molde de 9 pulgadas.
Ingredientes
Para la masa:
1 1/4 tazas de harina
1 cda. de azúcar
1/2 cdta. de sal
6 cdas. de mantequilla sin sal picada en pedazos
2 oz. de queso crema
1 cdta. de vinagre de manzana
2 cdas. de agua helada
ingredientesparatartadeboniato1
Para el relleno:
2 tazas de puré de boniato americano
1 taza de leche evaporada
3/4 taza de azúcar morena
2 huevos
1 cdta. de canela en polvo
1/2 cdta. de jengibre en polvo
1/4 cdta. de nuez moscada en polvo
2 cdas. de bourbon o el whisky que prefieras
Para adornar:
3 tiras de bacon
1 cda. de azúcar
Preparación
Para la masa:
Coloca la harina, el azúcar y la sal en el procesador de alimentos y bátelos para que se mezclen.
Adiciona la mantequilla y bate hasta que la masa tenga bolitas del tamaño de un chícharo.
Adiciona el queso crema y bate otra vez hasta que se formen las mismas bolitas.
Adiciona el vinagre y las 2 cucharadas de agua helada. Sigue batiendo hasta que la masa forme un sólo pedazo. Si no está lista así, adiciona más cucharadas de agua, una a la vez, hasta que se separe la masa de las  paredes del procesador.
Saca la masa y has una bola con ella. Aplástala con las manos hasta formar un disco y ponla en un nylon para envolver. Colócala en el refrigerador y déjala reposar 4 horas.
Pasado este tiempo, estira la masa con un rodillo, haciendo un disco de 12 pulgadas, sobre una superficie espolvoreada ligeramente con harina. Ponlo en el molde, enrolla lo que te sobre para hacer el molde y dale la forma que prefieras. Mete el molde con la masa al refri por 30 minutos.
Precalienta el horno a 350F.
Pasada la media hora, pincha el fondo de la masa unas 6 veces, en diferentes sitios, con un tenedor, cúbrelo con papel aluminio y llena la cavidad con frijoles secos. Hornea durante 20 minutos. Retira el papel de aluminio y los frijoles y hornea otros 10 minutos. 
 
Para el relleno:
 
En estos últimos 10 minutos puedes hacer el relleno, mezclando todos los ingredientes en la batidora o en el mismo procesador.
Vierte la mezcla dentro del molde con la masa y hornea 1 hora. 
Deja que se refresque. No es necesario enfriarlo, pero también se puede comer así.
Cuando vayas a servirlo, habrá llegado el momento de adornarlo. Pica en pedazos bien pequeños el bacon y ponlo en un sartén con el azúcar a fuego medio-bajo hasta que esté crujiente. Soltará grasa, así que escúrrelo antes de ponerlo sobre la tarta.
Tips
Si colocas el bacon con antelación, aunque lo escurras, se te harán islas blancas de grasa alrededor de este y no luce nada apetitosa la tarta.
Cuando estés horneando la masa, sola o con el relleno, si se te quema el borde, porque cada horno va a su aire, cúbrelo con papel aluminio.

Quesada rápida de El comidista

dsc7008

Voy a empezar por el postre, porque unos cuantos de los invitados al cookout español me están recordando que les debo la receta. Iba a enviarles el link de El comidista, pues de ahí fue que la tomé, pero ya que estaba en este blog alojado en El País, me decidí a hacer el post, mientras hago otra quesada con el ricotta que me sobró, pues mi esposo se quedó con ganas de otro pedazo. Tenía razón Mikel López, autor de esta receta, no es que tenga tantas calorías este plato, es que es difícil parar de comérselo.

En El Comidista se armó tremendo debate con que si era de Cantabria o no esta receta, y que si se hacía a mano o en la batidora. Disculpen mi ignorancia, pero a mí para el cookout me servía simplemente con que fuera española; y me venía muy bien batirla en la batidora, con todo el correcorre que armamos.
Hice el doble de las medidas, porque éramos como veinte, usando una taza de medir y guiándome por lo de los mililitros a la hora de medir la leche, el azúcar y la harina. Ah, y lo hice con leche medio baja en grasa, porque ya ni me acuerdo la última vez que compré leche entera.
Ingredientes
600 g de queso ricotta
6 huevos
800 ml de leche parcialmente desgrasada
800 ml de azúcar
400 ml de harina
Mantequilla para engrasar el molde
Preparación
Precalienta el horno a 400F.
Unta el molde con mantequilla.
Mezcla el resto de los ingredientes en la batidora hasta que quede una mezcla homogénea. Viértela en el molde y cocina por 1 hora*. Para saber si está lista, mete un palillo de dientes en el centro, debe salir limpio.
Deja que se refresque y luego métela al refri un par de horas.
Tips
En los comentarios a la receta de El Comidista, unos cuantos sugerían comerlo con frutas o mermelada. Me imagino que “queda”.
Ya me contarán ustedes con qué se deciden a comerla. Hacerla es superfácil, sólo se debe tener paciencia, pues cuando lleve 45 minutos al horno empezará a oler delicioso; y todavía debes darle otro poquito de calor, refrescarla, enfriarla.
* Mikel dice 50 minutos, pero tanto el día del cookout como hoy, he tenido que darle 1 hora. Nada, que cada horno es un mundo.
Foto: Jacimages. 

Muffins de chocolate de AnitaCocinitas

muffins1

Esta receta la he tomado de uno de los blogs que sigo y recomiendo, AnitaCocinitas. Ella a su vez la había encontrado en otros blogs que sigue. En estos días he disfrutado muchísimo sus recetas de Halloween, todas ingeniosas y divertidas. Creo que para el cookout de comida española voy a hacer estas croqueticas de chorizo, también de su blog.
El domingo elegí el ingrediente de esta semana. Seguía en lo de los alimentos contra el cáncer y estaba entre la col y el chocolate. De cabezona, y dejándome llevar por la tentación me decidí por el chocolate, cuando sabía que seguramente terminaría haciendo un dulce, que como ya les he comentado, no son mi fuerte. Pero había encontrado una receta de fudge infalible.
Mientras escribía sobre los beneficios del chocolate según el libro Receta con los alimentos contra el cáncer, me enteré que al mezclar el chocolate con la leche, disminuye la absorción de este y el fudge llevaba leche, así que me puse a buscar otra receta, que además debía llevar ingredientes que ya tenía en casa… Pasé un par de horas buscando en libros y en la red y me decidí por esta. Con tanta suerte me puse que hasta me sirve de receta de Halloween, pues los cociné en unos papelillos que me quedaron de otros muffins que llevé a mis colegas de la oficina la semana pasada para la fiesta de brujas.
Mi versión tiene nueces acarameladas en el tope, que por cierto, son parte también de los alimentos que ayudan a prevenir y a combatir el cáncer. Además, con el caramelo quedan medio anaranjadas.
Esta recetas da para 12 muffins y lleva casi 1 hora. Me encantan porque no son muy dulces y la panetela se desbarata en la boca. He cambiado las medidas a la americana.
Ingredientes
2 oz de maizena
3 cdas. soperas de cacao puro en polvo sin azúcar (Valor)
3.5 oz de azúcar moreno
3.5 oz  de azúcar blanca
8 oz de agua
2.5 oz de mantequilla
2.5 oz de aceite
4.5 oz de chocolate negro
2 cdtas. de extracto de vainilla
2 huevos
4.5 oz de harina
2 1/2 cdtas. de polvo Royal
Para las nueces caramelizadas
1 taza de nueces
1/2 taza de azúcar
1/2 taza de agua
1 limón
2 hojas de albahaca fresca

Preparación

Precalienta el horno a 450⁰F.
Pica el chocolate negro en trocitos.
Tamiza la harina y el polvo para hornear. Puedes ponerlos juntos.
En un cuento, mezcla la maicena, el cacao, el azúcar y el agua. Pásalo a un caldero y colócalo en el fogón a fuego medio. Mueve hasta que se espese. Retíralo del fuego.
Añade la mantequilla y los trocitos de chocolate negro. Mezcla hasta que se fundan bien.
Incorpora el aceite, la vainilla y un huevo. Cuando esté todo bien mezclado, adiciona el otro huevo y sigue batiendo. Luego añade la harina y el polvo para hornear.
Termina de mezclar bien y colócalo en los moldes para muffins con ayuda de una cuchara de madera.
Hornea durante 25 minutos o hasta que le introduzcas un palillo de dientes a los muffins y salga limpio.
Sácalos y deja que se refresquen. Mientras vas a preparar las nueces caramelizadas.
Extrae el jugo del limón. En un calderito, pon a hervir todos los ingredientes menos las nueces, como si fueras a hacer almíbar. Cuando comience a espesarse, adiciona las nueces partidas y mueve hasta que estén en un caramelo no muy espeso. Con una cuchara de madera, coloca un montoncito de esta mezcla sobre cada muffin.

Tips

Puedes espolvorear los muffins con azúcar de confección, como hizo AnitaCocinitas o usar el tope de tu preferencia. Las nueces caramelizadas son un tope un poco crujiente para unos muffins que se deshacen en la boca, pero el encuentro de los dos sabores, vale la pena.
Se ahorra tiempo haciendo la mezcla en un procesador de alimentos.