Header

Blog Archives

Berenjena al horno con bonito y ponzu-dashi, de Nobu

berenjena al horno

Esta berenjena al horno con bonito y ponzu-dashi, de Nobu la he sacado de su libro Nobu West. Es de las más sencillas que aparece en el libro y lleva sólo 15 minutos de preparación. Da para dos. Se puede comer como tapa, primer plato o acompañando otra comida asiática.

Hace ya casi diez años fui a Nobu NY en una cena de trabajo y todavía no se me olvida lo bien que sabe su comida.

La berenjena japonesa es mucho más finita que la regular y tienen un color violeta más claro. Es muy barata en los mercados asiáticos.

Ingredientes

1 berenjena japonesa
1 puñado de copos de bonito
5 cucharadas de ponzu-dashi (ver tips)
1 cda. de jengibre fresco rallado o pasta de jengibre.

Preparación

Precalienta el horno a 450⁰F (230⁰C).

Has una bolita de jengibre.

Corta la berenjena longitudinalmente, primero a la mitad y luego a cuartos. Colócala al horno durante 8 minutos o hasta que esté dorada.

Cuando esté lista, ponla en una tabla y corta en cuadritos que puedas agarrar con los palitos, como para un bocado.

Ponla en una bandeja imitando la forma original de la berenjena y riega por encima los copos de bonito.

Sirve con la salsita de ponzu-dashi al lado,  con la cual cada uno va a mezclar un poco de la bolita de jengibre, tal como muchos hacen con la salsa china y el wasabi cuando van a comer sushi.

Berenjena al horno con bonito y ponzu-dashi

Berenjena al horno con bonito y ponzu-dashi

Tips

El ponzu-dashi se prepara mezclando 1.5 onzas de ponzu con 1.5 onzas de dashi.

Una taza de dashi se prepara mezclando agua hirviendo con una cucharadita de hon-dashi granulado. Y el resto lo puedes usar para hacer una sopa miso u otros platos. Si comes comida asiática frecuentemente, puedes preparar más de este caldo y reservarlo para cocinar otros platos, pues es la base de la comida japonesa. En este caso, hervir 1 1/2 onzas de agua y ponerle una pizca del polvo.

 

 

Linguini con brócoli, papas y pesto

escueladecocina1Cuando leí papas entre los ingredientes de una receta de pastas me pareció una locura, pero en la introducción al plato lo primero que decía Jamie Oliver era que no pensara que se había vuelto completamente loco, que unas láminas de papa o un puré era algo muy común en algunas regiones de Italia, y que le da a las pastas una “cremosidad deliciosa y un sabor sorprendente”.
Este delicioso plato es parte del libro Escuela de cocina y del Food Revolution de Oliver. Y no me la robo, la paso, porque esa es precisamente la filosofía del libro, pásalo,  comparte  la receta al menos con dos o más personas.
Al terminar la Primera Guerra Mundial, que trajo entre sus consecuencias la malnutrición, el gobierno inglés puso en marcha el Ministry of Food, no sólo para asegurarse de que los alimentos fuesen suficientes para todos, sino también para educar a la población en las bases de una alimentación apropiada, haciéndose presente lo mismo en las fábricas que en los clubs de caballeros. El método era supersencillo, movilizaron miles de mujeres que supieran cocinar y las enviaron a recorrer el país, tanto para ayudar como para transmitir los consejos necesarios a la hora de aprovechar las raciones y preparlas de un modo más saludable.
El movimiento pásalo es la versión moderna del Ministry of Food, creado por Jamie para ayudar a sus compatriotas a comer sanamente y combatir la obesidad en Inglaterra -país que cuenta con la tasa más alta de obesidad en Europa.
Puedes visitar la página web del famoso chef  para más información, fotos, consejos, recetas y videos.
Y no olvides compartir esta receta, que da para 4 o 5 personas y está lista en 20 minutos.
pastasconpesto1
Ingredientes
1 papa mediana
1 rama de brócoli
1 rama de albahaca fresca
1/4 de taza de queso parmesano rallado
1 cda. De sal marina
4 cucharadas de pesto verde
1 paquete de linguini o fetuchini de 1 libra (450 gramos)
Preparación
Pon a hervir agua en una caldera grande con una cucharada de sal.
Lava y pela la papa. Pícala en rueditas finas.
Corta las ramas del brócoli en trocitos y sepáralos. Corta el tallo en ruedas finitas. Si es muy ancho, pícalo a la mitad antes de cortar las rueditas.
Arranca las hojas de albahaca y bota los tallos.
Cuando el agua esté hirviendo, echa las pastas y las ruedas de brócoli, cocinándolo el tiempo que indique el paquete. Dos minutos antes de que la pasta esté lista, añade al agua hirviendo la papa y los ramitos de brócoli.
Escúrrelo todo y devuelve al caldero, agregando la mitad de la albahaca, la mitad del queso parmesano y el pesto. Revuelve. Sirve en una fuente, añade el resto del queso parmesano y adorna con lo que te quedó de la albahaca (que a mí se me olvidó ayer).
Tips
Si te queda muy seca la salsa en el paso antes de servir, añade un chorrito de agua caliente y deja la pasta en el caldero un par de minutos más, revolviendo un par de veces.
Se me pasó decirles en la receta anterior que si pueden, tengan una maceta con albahaca en casa. Huele divino, no lleva mucho cuidado y nada como la albahaca recién arrancada de su tallo para la comida italiana.
Puedes hacer el pesto en casa, pero en este caso usé uno que venden en Costco, marca Kirkland.