Header

Blog Archives

Alambre de pavo

Alambre de pavo

Una de mis celebraciones favoritas durante el año es Thanksgiving pero me cuesta que mi familia coma pavo y siempre sobra muchísimo. Hoy les traigo un alambre de pavo para aprovechar esas sobras con las que muchas veces no sabemos qué hacer.

A los caribeños casi siempre nos gusta más hacer carne de cerdo y a otros les gusta tanto el pavo que lo repiten en Navidad. Por si acaso, aquí les dejo una receta de pavo que hice para Baby Center y una de cerdo asado en cazuela por si repiten esta carne para fin de año.

El alambre es muy común en las taquerías mexicanas. Lo probé por vez primera cuando conocí a mi esposo y siempre me trae muy buenos recuerdos. Según el libro La gran cocina mexicana, es un plato original de Sonora, uno de los estados con mayor producción de carne mexicana y su nombre alude a las brochetas con que solían prepararse, aunque en muchas ciudades se prepara a la plancha o en un sartén, como este que les traigo.

Alambre de pavo

Se puede hacer desde cero pero yo suelo hacerlo más con las pechugas de pollo al horno que hacemos cada semana. También puedes hacerlo de carne de res o carne de cerdo. A estos dos últimos, no dejo de ponerle el chorrito de salsa inglesa que lleva la receta. Suele servirse con guacamole.

Este plato da para 6-8 tacos.

Ingredientes

1 1/2 taza de carne de pavo cortada en cubitos del tamaño de un bocado
1/2 pimiento rojo
1/2 pimiento amarillo
1/2 pimiento verde
1/2 cebolla morada
1 taza de queso Mozzarella semiseco rallado
1 taza de queso Cheddar o Pepper jack rallado
Tortillas para servir
Tu salsa mexicana preferida

Cómo preparar alambre

Preparación

Corta los pimientos y la cebolla en cuadritos tamaño bocado, similar al tamaño de los cubitos de pavo. Colócalos con el pavo en una sartén a fuego medio. Mezcla y ve calentando poco a poco, moviendo a cada rato durante 8-10 minutos. No hace falta ponerle grasa porque los pimientos y la cebolla irán soltando su jugo y no se pega, además transfieren ese jugo a la carne de pavo o si lo hacen con pechuga de pollo, también.

Baja el fuego a casi el mínimo, espolvorea el queso por encima y tapa durante 2-3 minutos.

Calienta las tortillas mientras tanto y resérvalas para que mantengan calientes.

Coloca porciones del alambre en las tortillas y ponle por encima tu salsa favorita.

Tacos de alambre de pavo

¿Qué te parece? ¿Hay otras recetas mexicanas que te interesa aprender a hacer?

Kimpira de gobo

Kimpira de gobo

Hace rato que no les traigo una receta japonesa. Hoy les voy a enseñar qué es y cómo hacer kimpira de gobo.

La kimpira es un método de cocción de la comida japonesa que consiste en saltear y luego hervir a fuego lento los alimentos. Se emplea usualmente para cocinar raíces y las kimpiras más comunes son la de renkon (raíz de loto) y la de gobo (bardana en español y burdock en inglés).

El gobo es una raíz que se consume sobre todo en Asia. Yo lo compro en mercados asiáticos. Tiene unos 2 centímetros de diámetro y de medio metro a 1 m de largo. Es rico en fibras, calcio y potasio y magnífico para la digestión.

Este plato se sirve como tapa y también como parte del teishoku, la completa japonesa.

Los cubanos llamamos completa a un plato con todo. Una completa cubana sería una comida compuesta por carnes o pescado, arroz, potaje, ensalada y alguna vianda frita. Todo servido en un mismo plato. El teishoku tiene 5 componentes, carnes o pescado, arroz japonés, sopa miso, tsukemono (encurtidos) y vegetales de estación. Se sirve cada componente en un plato separado y todos ellos se ponen en una bandeja, como muestran las 3 fotos siguientes, que he tomado en diferentes restaurantes.

Teishoku de pescado con ksukemono de pepino y daikon rallado.

Teishoku de saba (macarela) con calabaza marinada y algas.

Teishoku de katsu-don con tsukemono variado .

La kimipra se serviría en uno de los cuencos pequeños, llamados kobachi (que quiere decir precisamente cuenco pequeño).

Esta receta da para 4 y está lista en media hora aproximadamente.

Ingredientes

1 gobo (bardana) de 1/2 m
1 zanahoria mediana
1/4 de pimiento rojo (el que usé) o 1 pimiento asiático rojo picante (ambos son opcionales)
1 cda de aceite vegetal
1 cda de azúcar glas
2 cdas de salsa soya
1 cda de sake de cocinar
1 cda de mirin
1 cda de sésamo (ajonjolí) tostado

Kimpira. Receta japonesa

Preparación

Lava bien el gobo. Raspa su piel con un cuchillo. Pueden quedarse algunos pedazos de la cáscara. Se puede comer y le da un aroma extra a esta receta. Córtalo en palitos finitos de 5 centímetros de largo y colócalos en agua fría unos de 5 a 10 minutos.

Pela las zanahorias y córtalas en palitos similares. Y lo mismo con el pimiento si lo usas. Si agregas pimiento asiático picante, retira las semillas y córtalo en aros finitos.

Escurre bien el gobo y sécalo con un paño o papel de cocina.

Calienta un sartén mediano o un wok a fuego medio-alto. Añade el aceite y cuando se caliente adiciona el gobo y saltea unos 2-3 minutos. Añade los palitos de zanahoria y sigue friendo otro minuto más, mientras remueves para que se impregne del aceite. Adiciona el pimiento y sigue salteando mientras bates el azúcar, la soya, el sake y el mirin. Añade la salsa que acabas de batir, mézclala bien con los ingredientes en la sartén y baja el fuego a bajo-medio.

Cocina durante unos 5-7 minutos, hasta que la salsa se espese.

Pasa la kimpira a un cuenco para que se refresque y el momento de servir espolvoréala con las semillas de sésamo.

Puede comerse también al día siguiente fría.

Ya con el otoño al doblar de la esquina, les recomiendo otro componente para el teishoku, unos hongos marinados deliciosos que pueden aprender a hacer aquí.

 

Coliflor al azafrán

Hace unos meses cené con mi amiga Linda en un restaurante en Nueva York y pedimos un plato con coliflor que ella ya había probado y adoraba. Desde entonces lo adoro también, pero no me ha quedado igual a la que recuerdo. Más bien tengo que volver a este sitio a saborearla nuevamente a ver qué se me ocurre. O tal vez se apiadan de mí y me dan la receta. Mientras tanto, voy a seguir preparando esta coliflor al azafrán, que he terminado preparando tomando un poco de aquí y otro de allá.

El restaurante donde probamos el “crispy coliflower” se llama Balaboosta, que en Yiddish quiere decir esposa perfecta, madre maravillosa, ama de casa, cocinera, amable anfitriona. El lugar tiene pocas mesas y les recomiendo reservar. Es muy acogedor y te sientes como invitado a casa de unos amigos. Cuando pruebes los platos de estación con ingredientes locales que prepara su dueña y chef de raíces israelitas Einat Admony’s, te sentirás ya como que estás en familia. Les recomiendo mucho también la bruscheta de berenjena ahumada.

La coliflor se ha puesto muy de moda en los últimos años y espero aprovechen mucho este modo de prepararla. Es muy fácil. Básicamente el horno hace todo el trabajo. Se puede servir de entrada o como guarnición. Hace poco la serví con róbalo al limón y fue un éxito. Da para 4 y está lista en 1 hora aproximadamente.

Coliflor al azafrán

Ingredientes

1/2 taza de pasas (usé doradas)
2 cdas de alcaparras
1 cdta de azafrán
1/3 de taza de agua hirviendo
1 coliflor mediana cortada en floretes
4 cdas de aceite de oliva virgen extra
2 hojas de laurel
Sal
Pimienta

Preparación

15 minutos antes de comenzar a preparar el plato, pon las pasas y las alcaparras en dos cuencos con agua, para suavizar las primeras y para quitarle un poco la sal a las segundas.

Precalienta el horno a 400⁰F (200⁰C).

Coloca el azafrán en un cuenco grande y adiciona el agua hirviendo. Añade el resto de los ingredientes y mezcla bien todo. El mejor modo es con las manos.

Vierte todo en un recipiente resistente al horno y cúbrelo con papel aluminio. Hornea 40 minutos. A mitad del proceso retira del horno, revuelve, cúbrelo otra vez y sigue horneando los otros 20 minutos.

La coliflor debe suavizarse un poco, pero no tanto. Debe mantener algo de su textura crocante.

Se puede servir caliente o a temperatura ambiente.

Si amas la coliflor, tienes que probar el arroz de coliflor.