Header

Blog Archives

Salsa de Blue Cheese

Salsa de Blue cheese

Deliciosa para comer con vegetales o con alitas de pollo.

El dip o salsa de blue cheese es divino para las alitas de pollo, pero también es riquísimo con vegetales crudos. Con el calor que está haciendo aquí en Miami, esta combinación es ideal para las fiestas del verano. Así que si te toca llevar algo a esas fiestas “de traje” (yo traje la cerveza, yo traje el pan, yo traje el postre, yo traje carne, etc…) te puedes lucir con este dip que además es un poco light. Igual alguien lleva las alitas… ¿Quién sabe? Es cuestión de ponerse de acuerdo.

De la calidad del queso, depende lo rico que quede.

Esta salsa me recuerda mucho cuando era más joven y salía bastante de happy hour. Un amigo me contó una vez un gran secreto, tomar vodka y comer apio para que no se me sintiera el olor a bebida si me paraba la policía de regreso a casa. Mejor no manejar con tragos de más, que corre uno el peligro de terminar mal o hacer que otro termine peor.

Desde hace como un mes he visto una cruz cerca de casa, parece que alguien ha muerto en un accidente ahí. Está llena de fotos, flores y peluches. Yo me imagino que ahí ha muerto alguien joven y que tenía muchos amigos, pues rara vez está sólo y hasta un día había una chica leyendo bajo la lluvia, tapándose con una sombrilla. Siento que no hay consuelo para quienes lo querían. He visto a cualquier hora del día grupos grandes, abuelas, jovencitos… y hoy me preguntaba si tendría el accidente sólo o si tal vez ha chocado con alguien y si ese alguien pasa por ahí todos los días cómo se sentirá.

Estamos prestados en este mundo. Uno empieza hablando de fiestas y termina con un cuento tan triste. En fin, vamos a la receta.

Dip de Blue Cheese

Seguro que vas a meter dos veces tus vegetales.

Ingredientes

1/4 de taza de yogurt griego
1 cda de mayonesa
3 cdas de crema
1/3 de taza de blue cheese desmoronado
Unas goticas de salsa china
Unas goticas de jugo de limón
Pimienta negra recién molida al gusto
Una pizca de pimienta de Cayena

Preparación

Pon todos los ingredientes menos la pimienta de cayena en la batidora o el procesador de alimentos y mézclalos bien.

Da alrededor de una taza. Ponlo en un cuenco pequeño, espolvoréalo con la pimienta de Cayena y sírvelo con vegetales cortados en palitos. Mejor bien frío. También puedes servirlo con brócoli o coliflor.

Y que se valga el dobble dipping, porque ganas no van a faltar.

Tapenade

Tapenade. Receta

El tapenade no es más que una pasta hecha con aceitunas, alcaparras, anchoas y aceite de oliva que algunos dicen tiene origen italiano (específicamente romano) y otros que es del sur de Francia (de La Provence). Se sirve de entrada, acompañada de pan o vegetales crudos.

Al igual que el pesto, a mí me encanta usarlo en sándwiches y wraps; así como para rellenar pechugas de pollo o pavo. También le pongo a veces un poquito por encima a algunas ensaladas. Con la que hace mi marido queda divino.

Su sabor es excepcional. Es de esas recetas mediterráneas sencillas y deliciosas. Ideal para las fiestas o para si de pronto te llega visita y no tienes nada que brindarle, pues está lista en un par de minutos. Yo acostumbro a hacerla los fines de semana y me dura unos 3-5 días guardada en el refri y cubierta de aceite de oliva.

Esta semana que entra estaré compartiendo por Instagram recetas con flatbread en un reto de 6 días, que comienza el lunes y termina el sábado, así que si no me siguen todavía en esta red, vayan ahora mismo para allá.

Cómo hacer tapenade

Prepara tapenade en casa

Ingredientes

1/2 taza de aceitunas Kalamata
1/2 taza de aceitunas rellenas de pimientos
1 cdta. de alcaparras
1 filetico de anchoa de lata
1 ramita de perejil
1 diente de ajo
1/2 cdta. de orégano seco
1/2 cdta. de vinagre de Jerez
1/4 de taza de aceite de oliva

Preparación

Escurre bien las aceitunas, las alcaparras y las anchoas.

Lava y seca el perejil.

Coloca todos los ingredientes menos el aceite de oliva en la batidora o el procesador de alimentos. Tritura. Añade el aceite de oliva poco a poco, para que emulsione.

Da una taza aproximadamente.

Sirve con pan.

Si no lo consumes todo el mismo día, pon lo que quede en un frasco de cristal (puedes ser el de las aceitunas) con tapa y cubre la pasta con aceite de oliva antes de guardarla en el refrigerador.

Machuquillo. Receta cubana.

Machuquillo

Machuquillo. Receta cubana.

En Cuba hay diferentes formas de mezclar plátanos machos con carne de cerdo, empellas, chicharrones o simplemente manteca de cerdo y ajo. El fufú, el caricato, el matajíbaro y la receta que nos ocupa hoy, el machuquillo. En estas variantes, se pueden usar plátanos verdes, pintones o maduros, que serán hervidos, fritos, o combinación de ambos.

El machuquillo suele hacerse con plátanos verdes. Se puede servir en forma de pastel, colocando la mezcla de plátanos con carne, empellas o chicharrones en un cuenco que le dará forma y que luego voltearemos, en bolitas, o tal cual. A mí me encanta hacerlo con tostones de plátanos pintones. Las bolitas no quedan de un color tan lindo, pero el contraste que le da el dulzor de los plátanos medio maduros a este plato, me fascina.

El plátano es muy popular en todo el Caribe. En Colombia se preparan unas bolitas similares y les llaman marranitos. De las islas no podemos dejar fuera el mofongo puertorriqueño ni el mangú dominicano. Y cómo no mencionar el bolón de verde ecuatorianos, preparados con queso.

Es que se me hace la boca agua de recordar todas esas delicias. Vamos con el rico machuquillo en forma de bolitas, que son riquísimas para picar en una fiesta con unas cervecitas bien frías.

Machuquillo. Receta cubana

Machuquillo. Receta cubana

Ingredientes

2 plátanos pintones
2 tazas de aceite vegetal
1 taza de masas de cerdo fritas (la receta aquí), chicharrones o empellas
2 dientes de ajo grandes
2 cdas de aceite de oliva o de manteca de cerdo
Sal
1 cdta de jugo de limón
Rodajas de limón

Preparación

Pela los plátanos. El mejor modo es cortando la cáscara a lo largo por el lomo y de ahí sacas la corteza tirando hacia ambos lados. Una vez pelados, pica los plátanos transversalmente en 5 pedazos cada uno y ponlos a freír en aceite. No hay que calentar el aceite previamente. Cuando comiencen a dorarse, retíralos con una espumadera y colócalos sobre papel toalla. Luego machácalos con una tostonera o poniéndolos dentro de un pedazo de papel y aplastándolos con una lata de conservas o la parte de abajo de un cuenco. Vuelve a freír los plátanos. Esta vez con la manteca caliente, un par de minutos por cada lado, hasta que estén tostados.

Calienta las 2 cucharadas de aceite de oliva o la manteca de cerdo. Retíralo del fuego y añade el ajo picadito o machacado. Deja reposar unos minutos para que el aceite adquiera el aroma del ajo.

Muele bien los plátanos y la carne en una máquina de moler o un procesador de alimentos. Agrega el aceite con los ajos y el limón. Ponle sal al gusto. Mezcla bien todo y ve haciendo bolitas de unos 3-4 centímetros (1.5 pulgadas). Sírvelas con unas rodajas de limón por si alguien le quiere ponerle más jugo al machuquillo.