Header

Blog Archives

10 formas de usar las sobras de pollo

sobras de pollo

El pollo es una de las carnes más socorridas, no es caro y es saludable. En casa consumimos bastante y a veces hasta cocinamos una cantidad grande de pechugas el sábado o el domingo para tenerlas a mano entre semana. Estas son algunas de las 10 formas de usar las sobras de pollo en mi casa. Me encantaría saber cómo las usas tú, que siempre viene bien variar los platos de nuestras cocinas.

Aquí en Estados Unidos en muchos mercados venden pollos enteros asados de $5 a $7 y es muy común comprar uno antes de llegar a casa, sobre todo cuando se nos hace tarde y no queremos llegar a comenzar a cocinar. Nos comemos un pedazo y luego no sabemos qué hacer con el resto. Aquí también vienen al caso estas 10 variantes que espero te ayuden en tu día a día.

Pizza-buffalo-de-pollo

1 – Ensalada – Entero o cortado en cuadritos, especial para una ensalada Caesar o la famosa Waldorf.

2 – Pies, empanadas o quiches – Si ya tienes el pollo cocinado y compras la masa hecha, pueden estar listos en media hora y son ideales para comer con ensalada de lechugas durante el verano o los brunchs del fin de semana. Yo hago uno pasando el pollo por el procesador y me quito unos cuantos minutos de encima de cortarlo; pero mi preferido es una receta turca llamada pilaf con velo.

3 – Pizza – combinándolo con tus ingredientes favoritos puedes crear una pizza con salsa Alfredo o Buffalo.

Croquetas de pollo

4 – Croquetas – Una de las formas en que más lo usaba mi abuelita. Y mi amiga Isbel las hace de muerte lenta. No te puedes perder su receta.

5 – Causa limeña – Las causas son divinas con pescados y mariscos, pero mi madre no los come y prefiero preparársela con pollo.

causita

6 – Pastas – A mí no me gusta mucho ponerle pollo a las pastas, pero si es en una ensalada fría con macarrones, me la como toda. Para la pasta Alfredo, que tanto le gusta a todos, les recomiendo esta receta light.

7 – Cuscús – Este es mi nuevo vicio ya sea en las noches o para llevar al trabajo. Adoro el cuscús, sobre todo porque está listo para comer en 5 minutos. Le pongo vegetales y pollo por encima y a disfrutar de un plato colorido y delicioso en menos de 1/4 de hora.

8 – Sándwiches – Le pones un poco de pesto tradicional o el de tomates marinados a un pan italiano, agregas lechuga, queso mozzarella y pollo y voilà! ¡Tremendo sándwich!

pesto de tomates secos

9 – Comida mexicana – En unos tacos con vegetales salteados, tostadas con lechuga y crema por encima, quesadillas con salsa de melocotón o de mango a un lado, enfrijoladas y enchiladas. Muchísimas opciones deliciosas. Moraleja, siempre ten pollo, tortilla y salsa en el refrigerador.

10 – Arroz frito – Tanto las sobras de pollo como las de carne, son buenísimas para juntar con sobras de arroz y preparar una comida china casera en minutos, mucho más sana y deliciosa que la que encargamos.

 

Macaroni & Cheese con salsa Caruso

Macarroni & Cheese Caruso

La salsa Caruso es de origen uruguayo. Unos dicen que fue creada para agasajar al famoso tenor italiano Enrico Caruso cuando visitó Montevideo en el año 1915; otros que fue creada en un restaurante de esta ciudad en 1950 y que el gran cantante nunca llegó a probarla. De lo que no hay dudas es de que es deliciosa, fácil de hacer y una de las recetas más famosas de Uruguay. Hoy te invito a probarla en estos Macaroni & Cheese.

Como es una salsa tan cremosa, aunque usualmente se sirve con ravioli o tagliatelle, me pareció perfecta para unos macaroni and cheese. Esta es mi versión light, pero puedes hacerla usando nata líquida (heavy cream) y leche en lugar de leche evaporada. La receta original lleva extracto o caldo de carne para dale sabor en vez del agua en la que se remojan los hongos, que he empleado porque me encanta su gusto delicado a la vez que se hace notar.

En cuanto a los hongos, se puedes usar frescos o secos como he hecho yo. Se vale usar cualquier hongo comestible. Si usas unos secos, ten en cuenta que tienes que ponerlos en remojo con agua tibia aproximadamente media hora antes de usarlos. Yo siempre tengo hongos secos en la despensa y me sacan de un montón de apuros.

Este plato está listo en media hora y da para dos. Para hornearlo puedes usar cazuelitas individuales o un solo recipiente del tamaño de un molde para quiches.

Mac & Cheese con salsa Caruso

Ingredientes

1 oz de Fungi Porcini secos
200 g de pasta, yo usé ziti
¾ de taza de leche evaporada
¾ de taza del agua en que se remojan los hongos
¾ de taza de jamón, cortado en cubitos
1 cucharada de maicena (fécula de maíz y en inglés corn starch)
Sal
1 pizca de pimienta
1 pizca de nuez moscada (opcional)
¼ de taza de queso parmesano rallado
2 cucharadas de panko o pan rallado

Preparación

Pon los hongos en un cuenco y vierte sobre ellos 1 taza de agua tibia. Déjalos reposar en ella 20 a 30 minutos. Cuela el agua por si los hongos han soltado algo de tierra. Seca con cuidado los hongos usando un paño o papel toalla.
Precalienta el horno a 400⁰F (200⁰C).

Cocina la pasta según las instrucciones del fabricante. Cuando las eches en el agua hirviendo, pon a calentar la leche evaporada en una cazuela mediana con ¾ de taza del agua de los hongos. Mezcla la maicena con el otro cuarto de agua de los hongos y cuando comience a hervir la leche, vierte la mezcla en la cazuela y sigue moviendo más o menos durante 1 minuto, hasta que la salsa cuaje. Ponle sal al gusto, la pimienta y la nuez moscada. Remueve bien e incorpora el queso rallado. Sigue moviendo y una vez derretido el queso, la salsa estará lista.

Para entonces deberá estar lista también la pasta, al dente. Escúrrela y mézclala con la salsa. Vierte en dos cazuelitas resistentes al horno y espolvoréale una cucharada de panko por encima a cada una. Hornea durante 10 minutos.

Sirve caliente.

Se puede acompañar con una ensalada de espinacas o arúgula.

Tarta de Calabaza, Shiitake y Ricotta #GladeHolidayMood

Este post ha sido patrocinado por #Collective Bias y su cliente, pero las opiniones y la receta son mías.

tartamain

En casa ya se respira el aroma de la Navidad. Estamos en #GladeHolidayMood. El arbolito está en la sala, pero como no es de verdad, fui a Publix a comprar las velas Glade® Winter Collection y el spray Sparkling Spruce™ con olor a pino y cedro, para darle al hogar los olores que cada año nos acompañan cuando disfrutamos con la familia y los amigos de nuestra estación favorita del año. Este diciembre vienen a visitarnos otra vez nuestros amigos uruguayos que viven en Japón y voy a prepararles esta tarta de calabaza, shiitake y Ricotta, que seguro les va a encantar y les recordará su adorada tarta Pascualina.

publix

Nos encanta tener visita en casa y casi todos los fines de semana nos reunimos con nuestros seres queridos, pero en Navidad casi cada noche inventamos alguna celebración. Uno se aparece con algo de picar, el otro con una botella de vino, otro con comida típica de su país. Es casi como las famosas posadas aunque no le demos ese nombre.

A mí me encanta preparar recetas con ingredientes frescos y de estación. Una de mis combinaciones favoritas es la de calabaza con hongos y salvia, que uso en cremas, purés, salteados y ahora se me ocurrió usar en esta tarta que se puede servir para una de estas reuniones o cualquier hora del día. Se las recomiendo especialmente para un brunch.

El olor de la salvia me fascina y siempre viene de la mano del olor a pino de la Navidad. Yo nunca se la había puesto a la comidas cuando vivía en Cuba y aprendí a usarla con una de mis primas al llegar a Estados Unidos. Fue la primera vez que celebré estas fiestas, pues en mi país estaban prohibidas cuando yo vivía allá. Jamás olvidaré lo rico que la pasamos ese año y desde entonces no hemos dejado de disfrutar de estas fiestas, con ganas dobles para recuperar el tiempo perdido.

IMG_3218

No se asusten con la larga lista de ingredientes, que es muy fácil de preparar esta receta. Y aprovechen el frío de este fin de semana (los que les toque) para hornear esta tarta y regar por la casa los olores de la estación.

Ingredientes:

1 caja de masa para tartas (pie crust) – trae 2 masas de 9 pulgadas
1 huevo
6-8 hojas de salvia fresca

Para el relleno:
2 tazas de calabaza cortada en cubos de 1 pulgada
Sal
2 cdas de aceite de oliva virgen extra
2 cdas de mantequilla
1 cebolla pequeña
½ taza de hongos Shiitake secos
1 huevo
1 taza de queso Ricotta
1 taza de queso Cedar rallado
100 ml de leche evaporada o nata líquida
1 cdta de salvia seca
1 pizca de pimienta
½ cdta orégano seco
Sal
Pimienta

Preparación

Precalienta el horno a 400°F (200°C).

Pela la calabaza y córtala en cubos de 1 pulgada. Rocíalas con el aceite de oliva y ponle un poquito de sal. Cubre una bandeja con papel aluminio y vierte la calabaza sobre este. Hornea durante 30 minutos.

Mientras tanto, pon los hongos secos en remojo en agua tibia en un cuenco y saca del refrigerador la masa para que se vaya descongelando.

comienzo

Una vez lista la calabaza, sácala del horno y deja que se enfríe.

Escurre bien los hongos y pícalos chiquiticos. Corta la cebolla también en pedazos chiquitos. Derrite la mantequilla en una sartén a fuego medio. Añade la cebolla y 3 minutos más tarde, los hongos. Sofríe unos 3-4 minutos.

Mezcla bien el huevo, los quesos Ricotta y Cedar, la leche evaporada, la salvia y el orégano secos. Salpimienta. Añade la cebolla y los Shiitake sofritos y mézclalo.

quesoyhongos

Baja la temperatura del horno a 350°F (180°C).

En un molde para tartas, acomoda una de las masas de modo que cubra todo el fondo. Añade la mitad de la mezcla con los quesos, luego la calabaza y finalmente, la otra mitad de la mezcla con quesos. Cubre el molde con la otra masa y une los bordes de ambas. Si te sobra masa, recórtala.

Bate el huevo del principio de la lista de ingredientes y úsalo para pintar la tarta por encima con ayuda de una brocha. Con un cuchillo, haz algunas aberturas en la masa y adórnala con las hojas de salvia. Si no se pegan bien las hojas, usa un poco más de huevo batido.

preparar

Hornea 40 minutos en una parrilla en medio del horno. Una vez lista, deja que se refresque sobre una parrilla unos 10-15 minutos antes de servirla.
Queda con un sabor muy suave y delicado. Mi mordida favorita fue la que tenía la hoja de salvia.

Se puede servir tibia o a temperatura ambiente, sola o con ensalada, a la hora del brunch o para una comida ligera.

slice