Header

Blog Archives

Róbalo al limón

Róbalo al limón

Ayer compartí en Instagram este róbalo al limón tan fácil de hacer y delicioso. El pescado lo compré en el mercado de Casa Blanca, un sitio al que por mucho tiempo quise ir pero queda bastante lejos de casa. Por fin llegué el fin de semana, Google mediante. Almorzamos en el restaurante y debo decir que es de los mejores lugares donde he comido en Miami.

Tienen mesas afuera y te puedes sentar a ver pasar los barcos y a disfrutar del atardecer.

En el mercado hay una gran variedad de pescados y mariscos frescos a buen precio. Además, siempre puedes recurrir a los especiales. Ese día tenían el pulpo entero a $4.99 la libra, por ejemplo. Ahhh, y venden minutas, para los que quieran hacer la receta de minuta de mi libro y no se atreven a limpiar el pescado. En el mercado te limpian y te cortan todo a tu gusto.

A pesar de que Miami está rodeado de agua, no es tan fácil encontrar pescado freso y la oferta de los supermercados deja mucho que desear estando nosotros tan cerca del mar.

El róbalo (branzino, lubina, seabass) es un pescado de masa suave y sabor delicioso. No lleva mucho para que quede sabroso. Y esa es la filosofía de esta receta. El pescado queda con un sabor delicado y la masa se deshace.

Róbalo al limón

Ingredientes

1 diente de ajo
2 cdas de aceite de oliva virgen extra + 1 cda
Sal
Pimienta
1 limón
1 róbalo entero ya limpio
Varias ramitas de tomillo
1/3 de taza de vino blanco de cocinar
1 hoja de orégano fresco, picadita

Preparación

Precalienta el horno a 325⁰F (160⁰C).

Corta el diente de ajo a la mitad y unta con este el fondo de una bandeja resistente al horno. Te va a sobrar. Puedes guardarlo para otra receta.

Vierte en la bandeja 2 cucharadas de aceite de oliva y agrega sal y pimienta, aproximadamente dos pizcas de cada uno.

Corta el limón a la mitad y saca del centro unas 3 o 4 rodajas. Exprime el limón y reserva el jugo.

Coloca el róbalo en la bandeja y úntalo con el aceite que habías preparado en esta, tanto por dentro como por fuera. Coloca la mitad del tomillo en el interior del pescado, luego las rodajas de limón y después el resto del tomillo. Vierte el jugo de limón y el vino blanco sobre el pescado, al igual que la cucharada de aceite restante. Espolvorea el orégano sobre el pescado.

Hornea durante 25-30 minutos, dependiendo del tamaño del pescado. Una señal que está listo es que ha perdido el brillo.

Lo acompañamos con coliflor al azafrán (pronto la receta) pero va bien con arroz blanco o amarillo, vegetales hervidos, papas fritas o puré, o alguna ensalada. ¿Tú con qué lo acompañarías?

Róbalo o lubina al limón

Salsa verde

salsa verde

Siempre vamos a celebrar el Super Bowl en casa de mi amigo José Miguel y este año le dedicamos la fiesta a la comida mexicana. Para esta fiesta preparé la salsa verde que les traigo hoy.

Esta salsa va bien con huevos, pollo, cerdo o pescados. Se las recomiendo mucho para chips, chilaquiles, tacos o enchiladas. Tendrían que sustituir la salsa roja y el mole de las recetas que les acabo de linkear con la salsa verde.

Su ingrediente principal son los tomatillos o tomates de cáscara, un tomatico verde pequeño rodeado por una envoltura que parece de papel y se le desprende cuando está maduro. Se utiliza mucho en la comida mexicana y tienen un sabor muy fresco.

Da 2 tazas.

Ingredientes

4 tomatillos, pelados (de ese “papel”) y enjuagados
2 chiles poblanos, toscamente picados
2 chiles jalapeños, toscamente picados
1 cebolla roja pequeña, toscamente picada
3 dientes de ajo
3 cdas. de aceite vegetal
1/2 taza de cilantro
1 cda. de miel
Sal
Pimienta

salsa verde mexicana

Salsa verde mexicana

Preparación

Precalienta el horno a 400°F (200°C).

Coloca los tomatillos, los chiles, la cebolla y el ajo en una bandeja resistente al horno, cúbrelos con el aceite y salpimienta. Mete la bandeja al horno y ve dándole vueltas a los ingredientes a cada rato hasta que todo esté dorado, durante 20-30 minutos. Retira del horno y deja que se refresque.

Vierte el contenido de la bandeja en un procesador de alimentos o la batidora, agrega el cilantro y tritura todo.

Si está muy espesa, añade un chorrito de agua. Sazona con miel y salpimienta otra vez si fuera necesario.

Si tratas la salsa con cuchara de madera, porcelana o plástico; y si la envasas en un recipiente que se cierre herméticamente, puede conservarse en el refrigerador hasta 2 semanas y calentarla a la hora de comer si la comida en que la vas a usar lo requiere.

Arroz a las hierbas

arroz a las hierbas

Arroz a las hierbas

Te presento la nueva guarnición favorita de mi esposo, este arroz verde o arroz a las hierbas que ha calificado de gourmet. Me he anotado 100 puntos con esta está receta que había prometido en el pollo relleno del post anterior.

Puedes hacerlo con arroz de grano largo o jazmín, pero si lo haces con basmati redoblarás el placer, te lo aseguro.

Este arrocito queda con un color precioso y un sabor muy suave. Es ideal para acompañar pollo o pescado. También es genial para comer con un curry tailandés como este de camarones. ¡Hasta solo es maravilloso! Se hace en un dos por tres. Sólo necesitas tener en casa una batidora o un procesador de alimentos.

Aunque muchas veces te digo que puedes sustituir las hierbas frescas por secas, este no es el caso. Te recomiendo dentro de lo posible sembrar en casa tus hierbas y si compras grandes cantidades en el mercado, el mejor modo de conservarlas es envolviéndolas en papel toalla y colocándolas en un pozuelo con tapa.

Otro consejo por si se te marchitan las hierbas es ponerlas en agua helada para que retomen su frescura y textura.

No demoro más esta delicia que da para 4 y está en menos de media hora.

Arroz a las hierbas

Ingredientes

2 tazas de arroz basmati
1/4 de taza de hojas de albahaca
1/4 de taza de hojas de perejil
1/4 de taza de hojas de cilantro
1/4 de una cebolla blanca picada toscamente
2 cebollinos (la parte verde)
1/4 de taza de aceite de oliva virgen extra
Sal
1 cda de mantequilla sin sal

Preparación

Cocina el arroz basmati según las instrucciones del paquete. No le pongas sal ni grasa.

Pon los ingredientes que siguen, exceptuando la mantequilla, en la batidora o el procesador de alimentos. Prueba de sal y rectifica de ser necesario.

Una vez listo el arroz, pásalo a una fuente y mézclalo bien con la mantequilla y la salsa verde, de modo que el color quede parejo.

Sirve al instante.