Header

Blog Archives

Pasta con pistachos

Pasta con pistachos

Estoy enamorada del nuevo libro de cocina de Jamie Oliver y esta pasta con pistachos es una de las muchas recetas que tenía marcada para hacer.

Todos los platos de este libro se ven fáciles y deliciosos, como siempre pasa con los libros de este chef inglés.

Para hacer este libro, Oliver se fue a Italia con su amigo Gennaro Contaldo (el de los Ndundari con salsa de tomate y albahaca) a visitar nonnas y mammas para conocer sus secretos. Una labor hermosa que garantiza la autenticidad de estas recetas que como yo querrás probar y compartir con tus seres queridos.

Es todo inspiración y en sus páginas además de las recetas encontrarás las fotos y las historias de estas mujeres italianas que mantienen viva la tradición en sus cocinas.

El libro estará a la venta en Estados Unidos en enero, pero ya se puede comprar en España y otros países.

Yo hice la pasta con pistachos usando fusilli col buco, pero la del libro es con spaguetti. Además lleva tomates frescos de diferentes colores, que yo no tenía y los sustituí por tomates marinados bien picaditos.

El aroma de esta pasta enamora. Orégano, perejil, queso pecorino, pistachos… ¿Ya te lo estás imaginando? Es una comida muy del verano, pero acá todavía no llega el invierno, si es que llega.

Pasta con pistachos

Ingredientes

50 g (aproximadamente 1/3 de taza) de pistachos pelados y sin sal
2 cdas de tomates marinados bien picaditos
400 g de pasta
Sal
1 diente de ajo
1 limón
50 g de pecorino romano
4 cdas de aceite de oliva virgen extra (trata que sea bueno)
3 hojas de orégano de hoja ancha o un manojo del de las hojitas pequeñas
1 manojo de perejil
Pimienta

Preparación

Machaca los pistachos en un mortero hasta que queden con la textura del panko.

Pon en remojo los tomates marinados si fueran secos.

Pon a calentar agua para la pasta. Una vez que hierva, ponle sal abundante y cocina la pasta según las instrucciones del fabricante.

Mientras tanto, machaca el ajo con un poquito de sal. Agrégale la ralladura del limón y su jugo, el queso, el aceite de oliva y las hierbas aromáticas bien picaditas. Rectifica la sal y ponle pimienta al gusto. Reserva en un bol o en una fuente donde puedas mezclarlo luego con la pasta.

Una vez lista la pasta pásala a la fuente con la mezcla que habías reservado usando de unas pinzas. No tiene que escurrirse del todo. Ese poquito de agua de la pasta te ayudará a que todo quede mejor incorporado. Yo usé un bol mediano cuando hice la mezcla y luego le saqué el fondo con un par de cucharadas de agua de la pasta para no desperdiciar nada.

Remueve con las pinzas, espolvorea con el pistacho triturado y sirve de inmediato.

Puedes ponerle un poquito de perejil picadito extra por encima.

Y si quieres un postre rico para después de esta pasta con pistachos, te recomiendo esta torta italiana con piñones del otro libro de cocina italiana de Jamie Oliver.

Bol de espelta, tofu y vegetales

Bol de espelta, tofu y vegetales

Después de unos días de trabajo y vacaciones por Barcelona, regresé con dos antojos: comida cubana y ensaladas o buda bols. Me vino muy bien este bol de espelta, tofu y vegetales para calmar lo segundo. Lo primero lo aniquilé con un arroz con pollo que hice para mi familia, que también andaba antojada.

Este bol tiene en el fondo espelta y sobre ella un salteado con cebolla morada, ajo, tofu, hongos baby bella, calabacín y acelgas.

He usado espelta de unas cajitas que venden en Aldi, que ya vienen con su sazón y todo, pero si la quieren hacer de cero la ponen en abundante agua hirviendo y la cocinan unos 35 minutos a fuego bajo. Prueban que está lista, la escurren y la reservan. Pueden calentarla luego con la sazón que prefieran y ponerle su poquito de sal.

Acá sigue haciendo calor, pero ya dan ganas de cambiar el menú y comenzar a comer más cremas y sopas, e incorporar a nuestros platos calabaza, boniatos y hongos.

Esta receta es para dos y ya cocinada la espelta, sólo te llevará unos minutos.

Bol de espelta, tofu y vegetales

Ingredientes

1 cda de aceite de oliva virgen extra
1 diente de ajo machacado
1/4 de cebolla morada picadita
2 cdas de vino blanco de cocinar
1 taza de cubitos de tofu extrafirme
1 taza de hongos baby bella cortado en rueditas
1/2 calabacín en ruedas cortadas a la mitad
1 hoja grande de acelga cortada en tiritas
Sal
Pimienta

Preparación

Pocha la cebolla con el ajo y añade un chorro de vino blanco de cocinar. Deja que se evapore casi totalmente y añade el resto de los ingredientes menos la acelga.

Salpimienta al gusto y saltea unos tres minutos.

Añade entonces la acelga en tiritas y saltea otro minuto.

Sirve en un bol sobre la espelta.

Bol de espelta, tofu y vegetales

Puedes preparar un bol similar con cuscús o quinoa. Sustituir la acelga por espinacas y el tofu por pollo (el pollo de Emilio al rescate) cocinado cortado en cubitos.

 

Croquetas de espinaca y queso

Croquetas de espinaca y queso

Tenía las fotos de estas croquetas de espinaca y queso guardadas hace más de un mes pero he estado vaga este verano, posteando más que nada en Instagram y en el Grupo que he creado en Facebook, pero nada del blog.

En el grupo sobre todo, no las pasamos bomba. Hay un ambiente muy rico y compartimos y aprendemos todos de los demás.

Extrañaba escribir aquí, sin embargo necesitaba un descanso y quería aprovechar el verano, los ratos con la familia que tenía de visita, leer, ver unas cuantas películas pendientes. Y de todo me ocupé en su momento. Ahora ya toca ponerme “seria” y publicar más a menudo, calentar motores a ver si comienzo a trabajar en mi nuevo libro, del que hablaremos pronto.

Espero ustedes hayan disfrutado mucho este verano y que el regreso a la normalidad les sea leve.

Croquetas de espinaca y queso

Las croquetas me pierden. No hago más seguido porque tratamos de no comer mucho fritos. Más si nos limitamos al gusto podría vivir perfectamente comiéndolas todos los días. Además son lo máximo para aprovechar sobras. Mira estas de salmón que hice con un filetico.

Estas croquetas de espinaca y queso, con su verde, me fascinan. A veces pico un poco más las hojas y hasta las he pasado por el procesador de alimentos en algún momento, pero no me molesta la textura que ven en la última foto.

En inglés diría que son unas croquetas muy earthy, algo que en español me parece intraducible cuando a la comida se refiere. El queso suaviza un poco ese sabor, pero no se lo lleva.

Para empanizar he usado panko, que les da una terminación mucho más aireada a las croquetas y que siempre recomiendo porque creo retiene menos grasa.

La masa da para 12 croquetas.

Ingredientes

Para la bechamel:
1 cda de mantequilla sin sal
2 cdas de harina
1 taza de leche
1 pizca de nuez moscada

Para la masa:
2 cdas de aceite de oliva
1 cda de cebolla picadita
2 tazas copadas de hojas de espinaca baby
Sal
Pimienta
1 taza de queso mozzarella rallado

Para empanizar:
3 cdas de harina
1 huevo batido
1 taza de panko

Para freír:
1 taza de aceite vegetal

Croquetas de espinaca y queso

Preparación

Para hacer la bechamel, derrite la mantequilla en una cazuela mediana a fuego medio. Añade la harina y mézclala bien con la mantequilla, cocinándola hasta que se separe del fondo. Ve agregando la leche poco a poco para que no se hagan grumos mientras revuelves constantemente. En la última porción de leche que adiciones, agrega la pizca de nuez moscada y sigue removiendo. Sigue cocinando y removiendo unos 5 minutos. Reserva.

En una sartén, calienta el aceite y pocha la cebolla unos 5 minutos, removiendo a cada rato, hasta que se ponga tierna. Añade la espinaca y saltéala hasta que se marchite y se reduca. Salpimienta. Añade el queso. Revuelve bien. Incorpora a la bechamel. Tapa con papel film. Una vez se refresque, ponla en el refri un par de horas. Puede ser de un día para el otro.

Divide la masa en 6 porciones y dale a cada una forma de cilindro. Ve pasando cada uno por harina, huevo y panko.

Para freírlas, calienta el aceite y fríe las croquetas unos 3, hasta que se doren. Si usas freidora eléctrica, ponla a 375˚F (190˚C). Si las vas a freír en una cazuela o un sartén, hazlo en una que no sea muy grande para que cuando frías te queden cubiertas totalmente las croquetas y no tengas que virarlas. Cuando estén listas, colócalas sobre papel toalla para eliminar el exceso de grasa.

Acompaña con una cerveza bien fría, que todavía queda mucho calor en el ambiente y la estación dura hasta finales de septiembre.

¿Qué te pareció este verde? ¿Cuáles son tus croquetas favoritas?