Header

Blog Archives

Linguini con brócoli, papas y pesto

escueladecocina1Cuando leí papas entre los ingredientes de una receta de pastas me pareció una locura, pero en la introducción al plato lo primero que decía Jamie Oliver era que no pensara que se había vuelto completamente loco, que unas láminas de papa o un puré era algo muy común en algunas regiones de Italia, y que le da a las pastas una “cremosidad deliciosa y un sabor sorprendente”.
Este delicioso plato es parte del libro Escuela de cocina y del Food Revolution de Oliver. Y no me la robo, la paso, porque esa es precisamente la filosofía del libro, pásalo,  comparte  la receta al menos con dos o más personas.
Al terminar la Primera Guerra Mundial, que trajo entre sus consecuencias la malnutrición, el gobierno inglés puso en marcha el Ministry of Food, no sólo para asegurarse de que los alimentos fuesen suficientes para todos, sino también para educar a la población en las bases de una alimentación apropiada, haciéndose presente lo mismo en las fábricas que en los clubs de caballeros. El método era supersencillo, movilizaron miles de mujeres que supieran cocinar y las enviaron a recorrer el país, tanto para ayudar como para transmitir los consejos necesarios a la hora de aprovechar las raciones y preparlas de un modo más saludable.
El movimiento pásalo es la versión moderna del Ministry of Food, creado por Jamie para ayudar a sus compatriotas a comer sanamente y combatir la obesidad en Inglaterra -país que cuenta con la tasa más alta de obesidad en Europa.
Puedes visitar la página web del famoso chef  para más información, fotos, consejos, recetas y videos.
Y no olvides compartir esta receta, que da para 4 o 5 personas y está lista en 20 minutos.
pastasconpesto1
Ingredientes
1 papa mediana
1 rama de brócoli
1 rama de albahaca fresca
1/4 de taza de queso parmesano rallado
1 cda. De sal marina
4 cucharadas de pesto verde
1 paquete de linguini o fetuchini de 1 libra (450 gramos)
Preparación
Pon a hervir agua en una caldera grande con una cucharada de sal.
Lava y pela la papa. Pícala en rueditas finas.
Corta las ramas del brócoli en trocitos y sepáralos. Corta el tallo en ruedas finitas. Si es muy ancho, pícalo a la mitad antes de cortar las rueditas.
Arranca las hojas de albahaca y bota los tallos.
Cuando el agua esté hirviendo, echa las pastas y las ruedas de brócoli, cocinándolo el tiempo que indique el paquete. Dos minutos antes de que la pasta esté lista, añade al agua hirviendo la papa y los ramitos de brócoli.
Escúrrelo todo y devuelve al caldero, agregando la mitad de la albahaca, la mitad del queso parmesano y el pesto. Revuelve. Sirve en una fuente, añade el resto del queso parmesano y adorna con lo que te quedó de la albahaca (que a mí se me olvidó ayer).
Tips
Si te queda muy seca la salsa en el paso antes de servir, añade un chorrito de agua caliente y deja la pasta en el caldero un par de minutos más, revolviendo un par de veces.
Se me pasó decirles en la receta anterior que si pueden, tengan una maceta con albahaca en casa. Huele divino, no lleva mucho cuidado y nada como la albahaca recién arrancada de su tallo para la comida italiana.
Puedes hacer el pesto en casa, pero en este caso usé uno que venden en Costco, marca Kirkland.

Ensalada caprese

Ensalada caprese

Con los colores de la bandera italiana y oriunda de la región de Capri, la ensalada caprese es muy fácil de preparar y un primer plato refrescante para el verano.

Mi versión lleva un poco de vinagre balsámico y me encanta acompañarla con pan caliente. Esta receta es para dos personas.
 
Ingredientes
 
2 tomates enteros
2 bolas de queso mozzarella frescas
3 cdas. de aceite de oliva extravirgen
1 cdta. de vinagre balsámico
1 rama de albahaca
sal y pimienta a gusto
 
Preparación
 
Pica los tomates y el queso mozzarella en ruedas 5 mm de grosor. Acomódalas en un plato o una bandeja.
Mezcla el aceite, el vinagre, la sal y la pimienta. Vierte el resultado sobre el tomate y el queso.
Adorna con las hojas de albahaca.
 
Tips
 
Como es tan rápida de hacer, si quieres acompañarla con pan, ponlo a tostar antes de preparar la ensalada.
Es deliciosa también sin vinagre balsámico, o con aceitunas (preferiblemente negras).


Foto: Jochy Calvos.

Frijoles negros

Frijoles negros

Este es un plato sin el que muchos cubanos no pueden vivir. He escuchado a algunos pedir frijoles negros para mojar lo mismo un arroz con pollo, que un plato de espaguetis,  o uno de harina de maíz.

A mí me encanta con arroz blanco desgranado -si es posible, acabadito de hacer-, y a veces me como una cucharadita cuando saco un poco que me ha sobrado de la nevera. Así fríos, son riquísimos. Y por supuesto, para hacer moros y cristianos.

Cómo dice el dicho, cada maestro tiene su librito. Hay quien echa todo en la olla desde el inicio, otros ponen el comino en el sofrito, etcétera, pero casi todas tienen en común que llevan casi una hora de preparación, a pesar de ser muy fáciles.

Ingredientes

1 libra de frijoles negros
1 ½ cdas. de sal
1 cda. de comino molido
1 cda. de vinagre blanco
1 cdta. de azúcar blanco
1 ají verde
1 cebolla mediana
1 ají rojo asado, en conserva
2 hojas de culantro
4 o 5 dientes de ajo medianos
¼ de taza de aceite de oliva extra virgen

Preparación

Coloca la libra de frijoles en una olla de presión y añade dos litros de agua. Tápalos y cocínalos a fuego alto. Cuando la olla comience a pitar, baja el fuego a medio-alto y cocina por 25 minutos.

Mientras se cocinan los frijoles, pica la cebolla y el ají en pedazos pequeños, y machaca el ajo en un mortero con media cucharada de sal (para que no salte).
En un sartén, vierte el aceite, añade la cebolla y el ají. Sofríe por un par de minutos o hasta que comience a oler. Agrega el ajo y mezcla bien. Sofríe otro minuto. Retira del fuego y resérvalo.

Ya blandos los frijoles, sigue cocinándolos a fuego medio, dejando la olla destapada. Echa el sofrito a la olla, y también el azúcar, el culantro y el resto de la sal (a gusto).
Cuando comiencen a cuajar, incorpora el vinagre y el comino, revuelve bien, baja la candela casi al mínimo, agrega el ají rojo en conserva entero, tápalos (sin presión) y déjalos así por otros 10 minutos.

Tips

Si quieres los frijoles para hacer congrí, ablándalos por 20 minutos solamente y no dejes que se te pongan tan espesos.

A mi madrina le gustaba ponerle chorizo, queda sabroso, pero los prefiero sin carne. Si quieres ponerle, hazlo después que estén blandos los frijoles, porque si no se desbaratan.

Si quieres usar frijoles de lata, puedes seguir esta misma receta sin el primer párrafo de la preparación usando 4 latas de frijoles negros sin sazonar.