Header

Malanga frita

Malanga frita

Una de mis viandas favoritas es la malanga, me encanta aunque sea sólo hervida, me muero por las cremas o el puré; y con las frituras me envicio, como me pasa también con la malanga frita, que es tan fácil de hacer y que no preparo más seguido evitando comer frito, sinceramente.

En Miami se pueden comprar listas para comer, empacadas en bolsas de nylon, como las papas y me da mucha risa ver los paquetes con el cartel de malanga chips, pero nada como hacerlas en casa y si las fríen con aceite de oliva, se van a acordar de mí.

La malanga es una raíz y se le llama también tiquisque, otó, ocumo, yautía y uncucha. Las variedades más comunes son la blanca, la amarilla y la morada. Es rica en vitaminas, sobre todo la C y en minerales como el potasio y el fósforo. También tiene mucha fibra y es buena para la digestión y para controlar el colesterol y la presión.

Aquí les va la receta, que da para 2-3 raciones y está lista en unos minutos. La malanga debe quedar crujiente y el truco para que queden así es picarlas en rueditas bien finitas. Si pueden hacerlo con una mandolina, mejor.

Malanga frita

Ingredientes

2 malangas
1/2 litro de aceite de oliva
Sal

Preparación

Pela las malangas y ve colocándolas en un cuenco grande con agua.

Calienta el aceite.

Enjuaga las malangas y sécalas con un paño. Córtala en rueditas finitas. Si es con la mandolina y te manejas rápido con ella, lo puedes hacer directamente en el aceite caliente. Si no, ve colocando las rueditas de malanga poco a poco en el aceite, que no te queden pegadas. Fríelas unos 3-4 minutos, hasta que comiencen a dorarse. Para comprobar que están crujientes, tócalas con un tenedor. Deben sonar.

Si usas una freidora eléctrica, la temperatura debe ser de 375⁰F (190⁰C).

This entry was posted in 30 minutos o menos, Acompañantes, De mi Cuba, Tapas

6 Responses



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *