Header

Salsa verde

salsa verde

Siempre vamos a celebrar el Super Bowl en casa de mi amigo José Miguel y este año le dedicamos la fiesta a la comida mexicana. Para esta fiesta preparé la salsa verde que les traigo hoy.

Esta salsa va bien con huevos, pollo, cerdo o pescados. Se las recomiendo mucho para chips, chilaquiles, tacos o enchiladas. Tendrían que sustituir la salsa roja y el mole de las recetas que les acabo de linkear con la salsa verde.

Su ingrediente principal son los tomatillos o tomates de cáscara, un tomatico verde pequeño rodeado por una envoltura que parece de papel y se le desprende cuando está maduro. Se utiliza mucho en la comida mexicana y tienen un sabor muy fresco.

Da 2 tazas.

Ingredientes

4 tomatillos, pelados (de ese “papel”) y enjuagados
2 chiles poblanos, toscamente picados
2 chiles jalapeños, toscamente picados
1 cebolla roja pequeña, toscamente picada
3 dientes de ajo
3 cdas. de aceite vegetal
1/2 taza de cilantro
1 cda. de miel
Sal
Pimienta

salsa verde mexicana

Salsa verde mexicana

Preparación

Precalienta el horno a 400°F (200°C).

Coloca los tomatillos, los chiles, la cebolla y el ajo en una bandeja resistente al horno, cúbrelos con el aceite y salpimienta. Mete la bandeja al horno y ve dándole vueltas a los ingredientes a cada rato hasta que todo esté dorado, durante 20-30 minutos. Retira del horno y deja que se refresque.

Vierte el contenido de la bandeja en un procesador de alimentos o la batidora, agrega el cilantro y tritura todo.

Si está muy espesa, añade un chorrito de agua. Sazona con miel y salpimienta otra vez si fuera necesario.

Si tratas la salsa con cuchara de madera, porcelana o plástico; y si la envasas en un recipiente que se cierre herméticamente, puede conservarse en el refrigerador hasta 2 semanas y calentarla a la hora de comer si la comida en que la vas a usar lo requiere.

Polenta al parmesano

polenta parmesano

Hoy celebramos dos años de #CookingTheChef nada más y nada menos que con Ferran Adrià. Yo intenté un par de recetas antes de esta. Una no me salió y la otra estaba deliciosa pero las fotos horrorosas. Por fin decidí anotarme a última hora con esta polenta al parmesano porque no podía perderme la fiesta y porque tenía en la despensa una polenta con trufas que compré estas navidades y se me estaba quedando.

Así que hice una trampita. El sabor de la trufa no va, pero le ha quedado delicioso y la polenta con esta receta queda muy cremosa.

Cometí un error: usar parmesano granulado en lugar de uno más suave rallado, que le daría mejor presentación.

Por si alguien no conoce a este gastrónomo español nacido el populoso barrio barcelonés de Santa Eulàlia y aclamado actualmente como el menor cocinero del mundo, puede pasar a leer en el post de Cooking the Chef de este mes y apreciar además las recetas que han hecho las demás participantes en el reto.

Esta receta da pare 6 y está lista en media hora aproximadamente. Se las recomiendo de primer plato, tal como aparece en el libro del que la he tomado, La comida de la familia, en el cual aparecen 30 menús (primer plato, segundo plato y postre) de los que disfrutaban los trabajadores del Bulli. Aunque yo no logré el tocinillo, que aparece en este mismo libro, la gran mayoría de los platos son de fácil elaboración y tiene recetas de todo el mundo. Una verdadera joya.

polenta al parmesano

Ingredientes

900 ml de agua
150 g de polenta con trufa
300 ml de nata líquida (heavy cream)
120 g de queso parmesano + 6 cdas para gratinar
1 cda te mantequilla

Preparación

Hierve el agua y agrega poco a poco la polenta, removiendo constantemente. Cocina 2 minutos, añade la nata y cocina otros 2 minutos. Adiciona los 120 g de queso parmesano poco a poco y sigue removiendo. Finalmente, integra la mantequilla.

Vierte la polenta en una bandeja resistente al horno o en pozuelos individuales que puedas mete al horno también. Adrià recomienda que el grosor sea 1 centímetro. Déjala reposar unos 5 minutos y mientras tanto, precalienta el horno en función broil (la parrilla superior).

Esparce el resto del queso parmesano por encima de la polenta y gratina. Unos 3-5 minutos si usas el queso rallado y unos 10 con el queso granulado que yo usé.

Sirve caliente. No que te queme, pero no demores mucho para que se mantenga cremosa la polenta.

De este libro también tengo el blog el gazpacho y unas natillas de pistacho de las que no olvido la delicia que fueron aunque la foto no les haga honores.

polenta ferran adria

Pollo teriyaki

pollo teriyaki receta

Pollo teriyaki

El pollo terikayi es una de esas recetas japonesas que junto al sushi ha tenido más éxito fuera del archipiélago nipón. Sólo que este pollito glaseado con esa salsita tan rica llamada teriyaki es mucho más fácil de hacer.

La salsa es tan sencilla que la única explicación que tengo para que la vendan en frascos es que los ingredientes que lleva a veces no están disponibles en todos los mercados. Aunque tengo que ser sincera, en los últimos años ya es fácil encontrar cualquier cosa en los lugares más recónditos.

Por si te decides a confeccionar la salsa de cero, aquí te va la receta.

Este plato es perfecto para cuando tengas visita. Lo acompañas con arroz japonés y estarás ofreciendo una comida exótica en pocos minutos. Puedes adelantar cocinar el pollo y lo reservas. Luego, poco antes de servir haces la salsa y calientas las piezas dándole el glaseado.

Puedes emplear pechuga también, pero el contramuslo es más jugoso y tiene más sabor.

A los japoneses les gusta dejarle la piel a los encuentros, pero como en los mercados de por la casa cuando venden las piezas de pollo sin hueso le quitan el pellejo me es más fácil usar las piezas limpias. Esta parte también queda a tu elección.

Con esta receta comen 6 personas.

pollo teriyaki

Pollo Teriyaki

Ingredientes

1 1/2 – 2 lbs de contramuslos sin piel ni hueso (unas 6 piezas)
Sal
2 cdas de aceite vegetal

Para la salsa teriyaki:
1/4 taza de salsa soya
2 cdas de mirin
2 cdas de sake
1 1/2 cdas de azúcar glas (confectioners sugar)

Preparación

Abre los contramuslos en forma de filete. Si te quedan muy grandes, puedes cortarlos a la mitad. Ponles sal al gusto. No mucha.

Mezcla los siguientes de la salsa en una taza. Reserva.

Calienta un sartén grande a fuego medio-alto. Añade el aceite y cuando se caliente, cocina los contramuslos 4-5 minutos por un lado y 3-4 minutos por el otro. Retíralos y colócalos en un sitio donde conserven el calor.

Limpia el sartén con papel toalla, retirando todo el aceite y vierte en este la mezcla de la salsa. Sube el fuego al máximo y cuando hierva, cocina durante 1 minuto o tal vez 90 segundos, hasta que la salsa se espese y se ponga brillosa. Añade entonces los pedazos de contramuslo con el jugo que puedan haber soltado y cocínalos un poquito por cada lado, para que la salsa los cubra.

Corta en tiritas de 1.5 – 2 centímetros. Trata de mantener la forma de los filetes de contramuslo para transferirlos al plato y servirlos sobre el arroz.

Puedes servir para acompañar sopa de miso y un encurtido.

¿Viste que fácil? ¿Hay alguna receta japonesa que quieres aprender a hacer en casa? ¿Cuál es tu favorita?