Header

Blog Archives

Albóndigas de pollo en salsa Buffalo

Albóndigas de pollo en salsa Buffalo

¿Se acuerdan de los coquitos acaramelados? Eso parecen estas albóndigas de pollo en salsa Buffalo que he preparado especialmente para el Super Bowl pero que si le agarran la vuelta, estoy segura que se convertirán en una tapa frecuente para ver cualquier deporte o llevar a cualquier fiesta.

Lleva muchos ingredientes pero la receta es nada complicada. Ya verán.

En ella mezclo los sabores de Cuba, Puerto Rico, México y Estados Unidos. Es un plato bastante sano, si tenemos en cuenta que las albóndigas se hacen al horno y que puedes elegir un picadillo de pollo bajo en grasas.

Pero sin culpas, que el Super Bowl es una vez al año.

Albóndigas de pollo en salsa Buffalo

La salsa queda glaseada, brillosa y pegajosa. En inglés esta receta se llamaría Sticky Buffalo Chicken Meatballs o algo por el estilo.

Da para 16 albóndigas del tamaño de una pelota de golf.

Ingredientes

Para el sofrito crudo:
10 hojas de culantro
2 dientes de ajo
1/2 cebolla morada mediana
1/2 pimiento rojo
1 ají cubanelle
1 ají cachucha
1 cdta de comino en polvo
1 cdta de pimentón dulce

Para las albóndigas:
1 lb de picadillo de pechuga de pollo
1 taza de panko
1 huevo
1/3 de taza de sofrito crudo
1/2 cdta de sal
2 cdas de aceite (el que quieras)

Para la salsa Buffalo:
2/3 de taza de salsa Buffalo (yo usé Frank’s)
1/2 taza de azúcar moreno
El jugo de una lima (el limón verde)

Para la salsa de blue cheese:
1/2 taza de blue cheese desmoronado
2 cdas de crema mexicana
2 cdas de agua

Albóndigas de pollo en salsa Buffalo

Preparación

Pon todos los ingredientes del sofrito crudo en la batidora, el procesador de alimentos o el NutriBullet y has una pasta con ellos. No vas a usar todo. Así que mezcla 1/3 de taza con el picadillo de pollo, el panko, la sal y el huevo. El mejor modo de hacerlo es con las manos. Asegúrate de que las tienes limpias. Reserva el resto para otra receta. Puedes usarlo en un guiso, una sopa o un potaje.

Pon las 2 cucharadas de aceite en un cuenco del que se te sea fácil tomarlo para untarte las manos con él, pues cada 3 albóndigas más o menos te debes engrasar las manos para darle forma sin que te peguen en las manos y para que queden parejitas.

Precalienta el horno a 450⁰F (230⁰C).

Cubre una bandeja resistente al horno con papel aluminio o con uno de esos pliegos de silicona que se usan para el horno. Ve haciendo albóndigas del tamaño de una pelota de golf y colocándolas en la bandeja. Hornea 10 minutos.

Mientras tanto, haz la salsa. Une todos los ingredientes en una sartén o una cazuela mediana y los cocina a fuego medio unos 10 minutos. El azúcar debe desleírse totalmente y la salsa debe reducirse casi a la mitad.

Cuando estén las albóndigas y la salsa se encuentre en su punto (más o menos coinciden), echa las albóndigas en la cazuela. Cocina unos 4-5 minutos, moviendo la cazuela con fuerza para que las albóndigas se vayan volteando y cubriéndose con esa salsita Buffalo mejorada, rica y pegajosa. Traten de no mover las albóndigas o háganlo con cuidado para que no se maltraten, aunque no son fáciles de romper.

Albóndigas de pollo en salsa Buffalo

Quedan jugosas por dentro con ese sofrito crudo y pegajosas por fuera, aunque no se pegan entre ellas.

Por último bate los ingredientes de la salsa de blue cheese que es lo mejor que se ha inventado junto con el apio para acompañar lo que cocines con salsa Buffalo. Si no tienes crema mexicana, te recomiendo esta otra forma de preparar la salsa.

Si tienen dudas con algunos utensilios e ingredientes, pueden consultar mis recomendaciones en Amazon.

Comparte esta receta en tus redes para que la tengas a mano el domingo.

¿Te gusta el fútbol americano o sólo la fiesta, los comerciales, la música, los amigos y la comida del Gran Juego?

Albóndigas en curry japonés

Albóndigas en curry japonés

Albóndigas en curry japonés #Comfortfood

Hace días tenía en la cabeza estas albóndigas en curry japonés y por fin las hice el fin de semana. El curry japonés es el favorito de mi esposo y aunque suele hacerse sólo con vegetales, con hamburguesa, tonkatsu o con carne, las albóndigas quedaron a tono y disfrutamos mucho este plato.

A pesar de que en los restaurantes occidentales de comida japonesa no suelen vender curry, este es uno de los platos más populares de Japón, tanto en las casas como en los restaurantes. Es muy común encontrarse pequeñas tiendas en las que sólo sirven curry japonés y sus variantes. Muchas veces son de esos restaurantes que a la entrada tienen una máquina expendedora en la que compras un ticket que entregas en la barra y te sirven de imediato. Se come bastante rápido. Pueden ver una de estas máquinas en un post con un curry bien feo que publiqué en los primeros tiempos del blog. Como que se merece cambie la foto… Cuando publiqué esa receta apenas vendían curry en Miami, ahora lo venden en Publix, Walmart, Winn Dixie y por supuesto en tiendas de comida oriental o en Amazon. Hay mild, mediun and hot (sin picante, un poco picante y picante). El medium apenas pica.

Esto último me recuerda que cuando fuimos el año pasado a Japón, por curiosidad visitamos Coco Curry, una cadena cuya principal atracción culinaria es el curry. Para el precio, no estaba mal, pero si se les ocurre pasar por alguno, no pidan picante del nivel 3 hacia arriba aún cuando crean que aguantan bastante picante. El 5 nos costó comernoslo y nosotros consumimos picante casi todos los días. Ibamos a pedir nivel 7 y por suerte la camarera nos alertó.

Esta receta da para 4 y está lista en media hora aproximadamente.

Ingredientes

Para las albóndigas:
1 lb de picadillo de res mezclado con picadillo de cerdo
1 cdta de ajo rallado
1 cdta de jengibre rallado
Sal
1 huevo
1/3 taza de pan rallado o panko
1/4 de taza de aceite vegetal

Para el curry:
2 cdas de aceite de oliva
2 zanahorias pequeñas
1/2 calabacín
1/2 pimiento verde
1/2 cebolla blanca
4 papitas amarillas pequeñas
1 S&B Medium Hot Curry Golden Sauce Mix, 3.5 oz

Albóndigas en curry japonés

Comida casera japonesa. Albóndigas en curry japonés

Preparación

Adoba la carne con el ajo, el jengibre y sal al gusto. Agrega el huevo y el pan rallado. Mezcla bien. El mejor modo de hacerlo es con las manos. Limpias, por supuesto.

Dale forma a las albóndigas y ve colocándolas en un plato. Me salieron como 18 de 1.5 pulgadas (3 cm).

Calienta el aceite vegetal en una sartén y frie las albóndigas. El mejor modo de hacerlo es moviendo el sartén para que las albóndigas se vayan volteando y se doren por todos lados. Retira las albóndigas del aceite y colócalas sobre papel toalla para que escurran el exeso de grasa.

Corta los vegetales en pedazos pequeños, como un tercio el tamaño de las albóndigas.

Calienta el aceite de oliva en una cazuela mediana. Agrega las zanahorias, el calabacín, el pimiento y la cebolla picaditos. Saltea a fuego medio unos 5 minutos. Añade 3 tazas de agua y las papas. Hierve unos 15 minutos, hasta que las papas se ablanden. Agrega el curry y remueve para que se disuelva. Si se pone muy espeso, agrega media taza de agua. Incorpora las albóndigas, remueve para que se integren a la salsa y baja el fuego a mínimo. Tápalo y cocina durante 5 minutos.

Sirve caliente, con arroz japonés acabado de hacer. Se come con cuchara.

Pueden hacer el doble de albóndigas y probar estas que puse en Instagram. Mezclando a partes iguales salsa hoisin y salsa de naranja de Kikkoman con un chorro de sake. Lo mezclan y cuando hierva, agregan las albóndigas, tapan la cazuela y las cocinan durante 5 minutos a fuego bajo, removiendo a cada rato para que las albóndigas queden glaseadas. Te invito a seguirme en Instragram, pues ahí pongo muchas veces recetas que no me da tiempo a poner en el blog por el exceso de trabajo de estos días.

Albóndigas de pavo envueltas en bacon

albondigas-de-pavo

Confieso que no soy muy amante del pavo y en casa hasta ahora casi que lo comíamos solamente en Acción de Gracias y los días que siguen, para aprovechar las sobras, pero estas albóndigas de pavo envueltas en bacon que encontré en Gusto, la enciclopedia de la comida italiana de la que les hablaba en mi post anterior, ha cambiado mi modo de ver la carne de esta ave y esta receta se ha convertido en una de mis preferidas. Tienen que probarla.

En el libro la receta se llama “Bocconcini” de pavo envuelto en panceta. “Bocconcini” es el plural de “bocconcino”, que quiere decir en italiano pequeño bocado y que se usa también para designar un queso mozzarella del tamaño de un huevo hervido, típico de la Campania. Y es que son perfectas para picar tal cual. Además, me han encantado con ensalada y con guarniciones como arroz con frijoles, moros y cristianos, arroz con gandules o arroz con vegetales.

Hice muchísimos cambios a la receta, pero les diré cuáles eran los ingredientes originales del libro. No es la receta más fácil del mundo pero se hace relativamente rápido y las albóndigas quedan deliciosas, muy suaves por dentro y cubiertas de bacon tostadito. Salen 25 bolitas y es difícil no comérselas todas.

Ingredientes

1 libra de picadillo (carne molida) de pavo
3 cdas de leche evaporada o nata líquida (la receta original es con nata fresca)
2 oz (50 g) de queso Parmesano rallado
1 huevo grande
12 o 13 tiras  de bacon (la receta original es con 4 oz de panceta)
2 cdas. de mantequilla
1 cda. de aceite de oliva
2 oz de vino seco (el original es con Marsala)
Sal y pimienta, opcionales
7 oz (200 g) de queso Fontina (el original es con Stracchino)

Preparación

Mezcla el pavo con la leche evaporada, el queso Parmesano y el huevo. El mejor modo de hacerlo es con las manos y a partir de ahí formas bolitas de 1 ½ pulgada (casi 4 cm) de diámetro. Para nuestro alivio, no se pegan ni un poquito en las manos.

Corta las tiras de bacon a la mitad y enrolla con cada mitad una bolita. El bacon se pega sólo, pero si quieres puedes fijarlo con un palillo de dientes. Si usas palillos, ponlos en remojo media hora antes para que no se quemen al cocinar las albóndigas.

Precalienta el horno a 400°F (200°C).

En un sartén grande, calienta la mantequilla y el aceite y dora las albóndigas, cocinándolas 4-5 minutos por cada lado con el fuego medio-alto. Agrega el vino y cuando se evapore, si quieres ponle sal y pimienta al gusto. Yo no le puse porque los quesos que usé tenían un sabor fuerte y suficiente sal.

Coloca las albóndigas en una bandeja resistente al horno y ponle lascas de queso Fontina por encima. Hornea 5-10 minutos.

Sírvelas calientes.

Tips

El pavo es una de las carnes más saludables que existen, es de digestión rápida, baja en grasas y contiene bastante hierro.

Puedes comprar la carne de pavo entera y molerla en tu máquina de moler o en el procesador de alimentos.

Curiosidades

El pavo es el único animal de corral llegado al Viejo Mundo desde América.

La carne mejor de pavo es la de la pechuga y sobre todo, la de los especímenes del sexo femenino de aproximadamente 9 libras (4 kg) de peso, unos tres meses de vida.