Header

Blog Archives

Arroz a las hierbas

arroz a las hierbas

Arroz a las hierbas

Te presento la nueva guarnición favorita de mi esposo, este arroz verde o arroz a las hierbas que ha calificado de gourmet. Me he anotado 100 puntos con esta está receta que había prometido en el pollo relleno del post anterior.

Puedes hacerlo con arroz de grano largo o jazmín, pero si lo haces con basmati redoblarás el placer, te lo aseguro.

Este arrocito queda con un color precioso y un sabor muy suave. Es ideal para acompañar pollo o pescado. También es genial para comer con un curry tailandés como este de camarones. ¡Hasta solo es maravilloso! Se hace en un dos por tres. Sólo necesitas tener en casa una batidora o un procesador de alimentos.

Aunque muchas veces te digo que puedes sustituir las hierbas frescas por secas, este no es el caso. Te recomiendo dentro de lo posible sembrar en casa tus hierbas y si compras grandes cantidades en el mercado, el mejor modo de conservarlas es envolviéndolas en papel toalla y colocándolas en un pozuelo con tapa.

Otro consejo por si se te marchitan las hierbas es ponerlas en agua helada para que retomen su frescura y textura.

No demoro más esta delicia que da para 4 y está en menos de media hora.

Arroz a las hierbas

Ingredientes

2 tazas de arroz basmati
1/4 de taza de hojas de albahaca
1/4 de taza de hojas de perejil
1/4 de taza de hojas de cilantro
1/4 de una cebolla blanca picada toscamente
2 cebollinos (la parte verde)
1/4 de taza de aceite de oliva virgen extra
Sal
1 cda de mantequilla sin sal

Preparación

Cocina el arroz basmati según las instrucciones del paquete. No le pongas sal ni grasa.

Pon los ingredientes que siguen, exceptuando la mantequilla, en la batidora o el procesador de alimentos. Prueba de sal y rectifica de ser necesario.

Una vez listo el arroz, pásalo a una fuente y mézclalo bien con la mantequilla y la salsa verde, de modo que el color quede parejo.

Sirve al instante.

Arroz de coliflor

cuscus-de-coliflor

Arroz de coliflor

Hoy estoy agotada, y por fin me atreví a comer casi a las once de la noche. He estado viajando de trabajo desde ayer, con toda la incertidumbre, y luego las noticias, a cuestas. Me hubiera encantado estar en casa, al lado de mi familia, para abrazarnos y cocinar junticos, pero el laburo reclama y no me quejo. Ahora estoy esperado a que se me pase la cena y aprovecho para compartir con ustedes este arroz de coliflor.

Seguro les ha salido en la sopa como a mí, pues este plato y otros con coliflor, se han puesto muy de moda, como una alternativa saludable al arroz o las pastas. Hasta he visto pizzas con la masa de coliflor y confieso que estoy loca por probarla.

Conocido también como cuscús de coliflor, este plato es facilísimo de hacer, sobre todo si tienes un procesador de alimentos. La verdad, no he probado a hacerlo de otro modo. Además de fácil y sano, es nutritivo y muy versátil, pues puedes darle el sabor que quieras. Este lo hice con ajo, pero puedes darle un toque especial con curry, pimentón, piñones o hierbas aromáticas.

Sin más, vamos a esta receta que lleva aproximadamente media hora (soy lenta separando las florecitas) y da para 4 porciones medianas.

arroz-de-coliflor

Arroz de coliflor

Ingredientes
1 coliflor
2 cdas de aceite de oliva virgen extra
Sal de ajo

Preparación

Lava bien la coliflor y retira los tallos lo más que puedas, separándola en pequeñas florecitas. Divídelas en 3 o 4 porciones para pasarla por el procesador en varias tandas, con la cuchilla puesta, presionando unas 4 o 5 veces la función pulse, para que se vaya desbaratando sin hacerse una pasta. Ve colocando el resultado en un cuenco. Te va a quedar muy parecido al cuscús.

Calienta el aceite en un sartén grande o una cazuela mediana a fuego medio. Agrega la coliflor. Ponle sal de ajo al gusto. Cocina durante 8-10 minutos, hasta que comience a dorarse.

Ideal para acompañar pollo asado o pescado. La receta del salmón que ven al fondo de una de las fotos, hecho con miel y mostaza será la próxima.

Y sí, es gluten free, jeje.

Fuerza, luz y mucho amor.

Arroz frito con pollo y curry

arroz frito con pollo y curry

Arroz frito con pollo y curry

Hace unos días le comentaba en el Instagram que mi esposo cocina abundantes pechugas de pollo a la plancha los fines de semana y las guardamos en un cuenco de cristal para usarlas en platos diversos durante la semana. Ya he prometido pronto pararme a su lado cuando haga el pollo y anotar qué le pone y cuánto. Hoy vamos con este arroz frito con pollo y curry en el que pueden usar sus sobras de pollo favoritas.

Importante: el arroz debe estar frío del refrigerador, para que no se desbarate y si se ha hecho pelotones, debes romperlos con cuidado con un tenedor antes de comenzar a preparar este plato.

El curry que empleé es curry tailandés rojo (gaeng pet) que se puede preparar en casa mezclando los ingredientes que lleva en un mortero, o comprarlo hecho. Se consigue en casi todos los mercados en Estados Unidos una marca aceptable y en los mercados de productos asiáticos algunas mucho más sabrosas.

Los tailandeses no preparan así su arroz frito. Es una versión muy personal, pero el sabor con que queda me encanta y va a tono con la comida tailandesa. Espero lo prueben y les guste tanto como a nosotros. Se prepara en menos de 10 minutos.

Esta receta es para dos raciones.

arroz frito con pollo y curry tailandes

Arroz frito con pollo y curry tailandés

Ingredientes

2 cdas de aceite de coco
1 cdta de pasta de curry rojo
2 filetes de pechuga de pollo, cortados en cubitos tamaño bocado
1 cda de salsa de pescado (fish sauce)
2 cdas de salsa soya
2 tazas de arroz basmati cocinado
La parte verde de 1 cebollino, para adornar

Preparación

Calienta el aceite de coco en un wok o una sartén grande y agrega la pasta de curry. Disuelve la pasta en el aceite mientras la sofríes aproximadamente 1 minuto.

Agrega el resto de los ingredientes, con excepción del cebollino, y saltea durante 5 minutos aproximadamente.

Sirve de inmediato y adórnalo con el cebollino cortado en rueditas. Si lo picas transversalmente, le da un toque muy chulo. Esos pequeños detalles hacen la diferencia en un plato.