Header

Blog Archives

Arroz con leche tradicional

Arroz con leche tradicional

Hace unos días vi un arroz con leche asturiano con caramelo encima, como la crema catalana. Quise hacerlo, sin embargo algo no fue bien con el mechero y el azúcar quemada y terminé con arroz con leche tradicional.

De todos modos decidí retratarlo y ponerlo en el blog porque me di cuenta que no lo tenía, y que en mi libro el arroz con leche está hecho con leche condensada -que es como aprendí a hacerlo en Cuba en tiempos en que la cuota de azúcar no nos llegaba a fin de mes o sólo había azúcar morena de mala calidad, pero la leche condensada era bastante fácil de conseguir.

Esta receta tradicional no sólo me trae el recuerdo de las cuotas y las limitaciones. También me trae el olor del hogar de mis abuelos y su cariño sin límites. No pudimos dejar de raspar el fondo del caldero después de llenar las cazuelitas. Que rica esa parte tan cremosa, así cuando todavía está tibio el arroz con leche.

Disfrútalo mucho con tu familia, que ciertos momentos simplemente no vuelven.

Da para 6-8 raciones.

Arroz con leche tradicional

Ingredientes

1 taza de arroz bolito, tipo Valencia
1/4 cdta de sal
1 litro de leche
1 pedazo de cáscara de limón (amarillo)
1 palo de canela
1/2 taza de azúcar
1 cda de coñac (opcional)
Canela en polvo

Preparación

Lava el arroz varias veces. Escúrrelo cada vez. Ponlo con 3 tazas de agua y la sal en una cazuela. Déjalo hervir a fuego medio. Muévelo a cada rato.

Mientras, a fuego medio también, aromatiza la leche con la cáscara de limón y la canela. Agrega el azúcar para que se vaya disolviendo.

Cuando se seque el arroz, agrega la leche y el coñac. Cocina durante 20 minutos, removiendo a cada rato. Cuando comience a secarse, cocina otros 15 minutos a fuego bajo y sigue moviéndolo a cada rato.

Sirve en cazuelitas o copas individuales y espolvoréalo con canela en polvo al gusto.

Arroz con leche tradicional

Si no puedes comer lácteos, te recomiendo mi arroz con leche de coco.

¿Qué postres te recuerdan tu infancia?

 

Risotto negro con chorizo y camarones

Risotto negro con chorizo y camarones

Un día me disponía a hacer un risotto negro con camarones, pero llegó mi amiga Mayret con unos chorizos y justo a tiempo me preguntó qué me parecía ponerle chorizo al arroz. Así nació este risotto negro con chorizo y camarones que hoy comparto con ustedes y que desde ese día se quedó en casa.

El contraste mar y tierra me fascina y en este arroz está muy equilibrado. Yo pensé la primera vez que iba a salir demasiado el sabor a chorizo, pero no fue así. El balance es perfecto.

Antes de comenzar, pongan a enfriar su vino blanco.

Si quieren ir probando con otros risottos aquí les dejo uno con calabacín, otro con cangrejo y uno verde que es la vida misma.

Da para 3 raciones moderadas.

Ingredientes

4 tazas de caldo de pescado o fumet
1 1/2 cda de mantequilla
1 cda de aceite de oliva
1 chalota bien picadita
1 chorizo español pequeño cortado en ruedas finitas
1/4 de taza de vino blanco de cocinar
1 taza de arroz arborio
2 paqueticos de tinta de calamar
12 a 15 camarones precocinados
Perejil para adornar

Risotto negro con chorizo y camarones

 

Preparación

Pon a calentar el caldo de pescado a fuego medio.

Derrite la mantequilla en una cazuela mediana a fuego medio. Vierte el aceite y mézclalo con la mantequilla. Agrega la chalota picadita y póchala unos 5 minutos. Adiciona las rueditas de chorizo y saltéalas un par de minutos.

Echa el vino y saca el fondo de la cazuela. Cuando este se evapore casi en su totalidad, adiciona el arroz y capéalo. Cuando comience a brillar, añade un cucharón de caldo.

Remueve el arroz hasta que se evapore el cucharón de caldo y ve echando el resto del caldo, repitiendo la operación hasta que se agote, cucharón a cucharón, removiendo hasta que se evapore el líquido. Este proceso tarda unos 20 minutos.

Agrega la tinta de calamar y mezcla bien con el arroz para que se ponga negro parejo. Añade los camarones y cocina un par de minutos más.

Sirve acabado de hacer, adornándolo con perejil picadito.

La tinta de calamar la venden en unos paquetes minúsculos en Delicias de España en Miami. Seguramente la pueden comprar en otros mercaditos españoles en sus ciudades en caso que no vivan en España.

El risotto como ven, no es nada complicado. Sólo hay que tenerle paciencia y revolver esos 18-20 minutos en que el arroz se va ablandando y va soltando el almidón que le da a este plato italiano su textura particular.

Después de unos días de vacaciones en Washington y de ir adaptándome otra semana a la rutina, regreso al blog, aunque estaba más o menos activa en las redes, sobre todo en el grupo de Facebook, donde la pasamos tan bien, que a pesar de mi intento de desconexión pasaba a ver qué andaban cocinando las amigas. Si no te has sumado todavía, te invito a compartir con nosotros. Es muy inspirador y divertido. Además de toda la comida rica y las ideas fabulosas que compartimos. Se encuentra aquí.

 

 

Arroz tapado de carne

Arroz tapado de carne

Hoy sale a la venta en Estados Unidos el nuevo libro de Gastón Acurio, ¡Bravazo! (en algunos países, ¡Buenazo!) y me aproveché de trabajar en Penguin Random House para tenerlo un poco antes. He estado leyéndolo el fin de semana casi como si fuera una novela (males de foddies) y al final me decidí por el arroz tapado de carne para aprovechar un arroz que tenía en el refri.

Me dijo una colega peruana que para hacer este plato, como para hacer el arroz frito (chaufa), es mucho mejor emplear arroz viejo, que ha estado en el refri. El mío estaba perfecto. Era un arroz amarillo que habíamos hecho con caldo de pollo y bijol para otra comida y nos había quedado la mitad. Pero el plato se prepara con arroz blanco.

Después de montarlo y retratarlo, me di cuenta que hubiera sido mucho mejor emplatar en porciones personales usando un aro, pero ya era demasiado tarde. Se los recomiendo y lo tendré en cuenta para la próxima, porque como ven en las fotos se desbarata y sería mucho más agradable que cada uno lo hiciera en su plato.

Arroz tapado de carne. Receta peruana

Una lástima no haber tenido plátanos maduros fritos para disfrutarlo, pero como buenos cubanos, nos agarramos al plátano de fruta sin remordimientos.

De ¡Bravazo! les cuento que es un libro muy personal. Acurio comparte las recetas de un modo coloquial. Leerlo es casi como estar hablando con él. En muchas recetas nos cuenta historias de su infancia, fracasos y aprendizajes en la cocina, su descubrimiento de ciertos platos.

Además nos da opciones diferentes para cada receta. El arroz tapado, por ejemplo, viene también explicado cómo hacerlo con camarones, pato guisado, cordero y verduras. Así también con el tacú tacú, la causa, la chaufa, el ceviche, el arroz, el cau cau, el chupe y otros platos típicos peruanos. Y muchas veces incluye hasta versiones vegetarianas.

O sea, quiero hacer una causa y no tengo camarones, pues nada, reviso las diferentes opciones y puedo hacerla con la latica de atún de la despensa o el pollo que guardo en el congelador. Las tres recetas aparecen en el libro.

Arroz tapado de carne

Ya saben que para mí nada como la comida casera, así que este libro en que Gastón nos lleva de la mano a más de 600 recetas peruanas para cocinar en casa me parece un lujazo. ¿Acaso no es la comida peruana una de las mejores del mundo? Y no digo la mejor porque tengo otras grandes pasiones y no hay que decidirse. Prefiero disfrutar todas y punto.

Este plato da para 4 y está hecho en 30 minutos más o menos.

Ingredientes

2 tazas de cebolla morada picadita (1/2 cebolla grande)
2 cdas de ajo molido o machacado (4 dientes de ajo aproximadamente)
1 cda de ají panca licuado
2 cdas de aceite vegetal
1 taza de tomate bien picado (1 tomate grande)
2 tazas de carne de res molida (1 lb de picadillo)
Sal
Pimienta
1 hoja de orégano fresco picadita
1 cda + 2 cdas de perejil picadito
1 cdta de comino en polvo
1 pizca de pimentón (1/4 de cdta)
2 cdas de pasas
4 ó 5 huevos hervidos
1/2 taza de aceitunas (o al gusto) cortadas en rueditas
3 tazas de arroz blanco cocinado

Preparación

Pocha (suda dicen en Perú) la cebolla, el ajo y el ají panca licuado bien mezclados en 2 cucharadas de aceite vegetal a fuego medio en una cazuela mediana o un sartén grande durante 10 minutos. Esto es a fuego medio-bajo para que no se te requeme.

Añade el tomate y la carne molida. Sube el fuego a medio-alto. Cuando la carne deje de estar rosada, salpimienta a gusto y añade el orégano, 1 cucharada de perejil picadito, el comino y el pimentón. Remueve bien y antes de que termine de secarse, agrega las pasas y el resto del perejil. Retira del fuego y reserva. Según Acurio: “se deja entibiar”.

Mientras herví los huevos. Cuando el agua hirvió los cociné durante 5 minutos. Luego los puse en agua con hielo para que no se siguieran cocinando. Después de pelarlos corté 3 bien chiquitos y dejé uno para cortarlo luego colocar una mitad en mi plato y otra en la de mi esposo.

Con los huevos picaditos, agrega las aceitunas al picadillo y revuelve.

Calienta el arroz. Coloca la mitad en el fondo del molde y con una espátula, presiona un poco hacia el fondo. Luego el picadillo peruano (que desde ya les digo que compite con el cubano) y presiona un poco también. Termina con el resto del arroz. Desmolda y decora a tu gusto con huevo hervido, aguacate, más perejil, un poquito de picadillo…

El chef recomienda servirlo con huevos hervidos y plátanos de la isla fritos. Me dijo mi amiga peruana que esos plátanos son medio amarillos. Yo no los he visto, pero como les decía al principio podría haberlo disfrutado un montón con plátanos maduros fritos.

Si quieres ver cómo se hacen los plátanos maduros fritos, puedes encontrar la receta aquí.

En el blog tengo también la receta de tacu tacu de Acurio, que preparé para Cooking the chef.

Tanto el libro, como el aro para emplatar en raciones personales y el ají panca, puede encontrarlos en mi tienda de Amazon (más que nada se los dejo para que vean como lucen).

Comparte en tus redes para probar esta delicia peruana. Es puro comfort food.