Header

Blog Archives

Saltimbocca

saltimbocca

Madre mía, cómo pasa el tiempo de rápido. Ya se me fueron las vacaciones y ando que no sé cómo regresar a la normalidad. Seguro a ustedes les pasa también, cada vez que vuelven de un viaje.

Pasé un par de semanas en Japón y el cambio de temperatura, cultura, horarios y empleo de mi tiempo es brutal; aunque no me quejo porque la hemos pasado de maravillas. He estado poniendo algunas fotos en Facebook, pero mi objetivo es subir más, contarles bastante y compartir con ustedes montón de recetas e ideas nuevas. Es mucho lo que he recorrido, comido y comprado. Espero no me pase como cuando vine de Italia, que fui dejando las cosas para después y 6 meses más tarde sigo poniendo recetas y contando anécdotas de esos días.

Una receta que les debía hace rato es la de la saltimbocca. En marzo les conté un poco sobre mi último día en Roma, la lluvia constante y el risotto verde que nos comimos de primo piatto en el almuerzo. El segundo era la saltimbocca y pensé darles pronto un método para prepararla y terminar de contar cómo nos fue ese día.

Saliendo del restaurante caminamos hacia Piazza de Spagna, atravesando calles colmadas de tiendas carísimas y boutiques. Al llegar a la plaza el aguacero era terrible. Teníamos los zapatos empapados y nos pegamos a la puerta de una de las tiendas para no mojar también nuestras ropas. Entre una cosa y otra no subimos la escalinata y por tanto no vimos La Trinità dei Monti. Apenas vimos La Barcaccia, esa fuente hundida en el suelo obra de Bernini (foto #2); y a unos policías usar unos paraguas que al parecer acababan de confiscarles a alguno de los inmigrantes que aparecen como por arte de magia en el instante en que comienzan a caer las primeras gotas de lluvia en muchas ciudades italianas.

la barcaccia

Al final de la tarde salíamos para Grosetto, así que en cuanto escampó un poco, nos dirigimos hacia la plaza de Santa María del Popolo para ver la iglesia del mismo nombre. Me pareció un poco triste y abandonada, para la cantidad de obras de arte que encierra; así como el monolito de Ramsés II (de más de 3000 años de antigüedad) colocado en centro de la plaza, como parte de una fuente rodeada de 4 leones egipcios (foto #3). De ahí tomamos un taxi que nos llevó al hotel y esperó a que bajáramos las maletas para llevarnos a Roma Termini y continuar nuestro viaje por Italia. La estación no parece la de la capital del país, es un poco enredado encontrar el andén de dónde sale tu tren y tiene apenas un par de baños en los que te cobran 1 euro para usarlos; sin embargo logramos resolver todo y pasar un rato agradable mientras llegaba la hora de marcharnos de esta bella ciudad con la promesa de volver pronto.

monolito ramses II - piazza del popolo

Ah, y casi se me olvidaba la receta de la saltimbocca con tanto cuento. Pasen a verla en Baby Center. Es mi propuesta para el Día de las Madres, que en Estados Unidos, Cuba, Japón y muchos otros países se celebra el próximo domingo.

Y por si se perdieron las recetas publicadas en mi blog de Baby Center las dos semanas anteriores, les dejo los links para los pastelitos de guayaba y queso cubanos y unas conchas rellenas de queso Ricotta y espinacas.

Poco a poco iré pasando por los blogs amigos para ponerme al día. Los he extrañado mucho a todos.

Huevos rellenos… de hot dogs!!!

huevos rellenos
He preparado huevos rellenos con variados ingredientes, pero nunca se me había ocurrido combinar todo lo que usualmente le pones a un hot dog para hacerlos.
Mi inspiración, mis colegas del blog de Baby Center en español, con las que es una honor compartir espacio.
El resultado, delicioso.
Sinceramente, yo no soy de hot dogs… pero seamos realistas, a los niños siempre les hace mucha ilu comérselos y si comparten contigo la tarea de rellenarlos o decorarlos, se emocionarán al saber que están poniendo “un hot dog” en un huevo de Pascua.
Pasen por Baby Center a ver la receta.
El pollito para el aderezo de la ensalada es de Lunch-a-Porter, patrocinador del sorteo de primavera. Si no te has apuntado, dale para allá a ver los detalles, que sólo quedan 3 días para participar.
En estos días ando medio perdida del mapa blogeril, preparando una casa nueva para el blog. Espero me perdonen.

Tartaletas de salmón

tartaletas de salmon

El plato que les traigo hoy es un éxito seguro para las fiestas y te hará quedar como una reina o un rey frente a tus invitados. Las tartaletas de salmón quedan con un sabor muy delicado. No sobresale ni el salado de las alcaparras, ni el picante del rábano, ni el ahumado del salmón. Son perfectas e ideales también para la reunión familiar del Viernes Santo.

Usé masa para tarta (pie) de Pillsbury y la corté con el borde de un vaso, pero puedes hacer tu propia masa en casa. Tengo una receta aquí.

Salen 12 tartaletas con moldes de 2 1/2 pulgadas (6 cm) pero puedes acomodar la receta según el molde que tengas en casa, incluso hacer una tarta grande con una de las masas.

Ingredientes

1 caja de masa para tartas de Pillsbury (trae 2)
5 oz (142 g) de salmón ahumado
1/2 taza (118 ml) de crema agria (sour cream)
1 cda de rábano picante rallado (horseradish) o en su falta, mostaza
1/2 cdta de jugo de limón
1 cda de alcaparras, picaditas
3 yemas de huevo
2 o 3 ramas de eneldo (dill)
Sal (opcional)
Pimienta

Preparación

Precalienta el horno a 350°F (180°C).

Con el borde de un vaso o un molde de galleticas, corta la masa en círculos y acomódala en los moldes de tartaleta. Ponle un peso encima para que no se infle la masa. Yo usé bolitas de cerámica, pero puedes ponerle papel encerado y unos frijoles secos. Mete los moldes al horno 10 minutos y cuando saques las tartas, retira el peso.

Mientras tanto, pica el salmón y la mitad eneldo (unas dos cucharadas) bien chiquiticos. Mézclalos con la crema, el rábano rallado, el jugo de limón, las alcaparras y las yemas de huevo. No le puse sal porque las alcaparras son saladas, pero es el momento de probar la mezcla y salpimentar.

Rellena las tartaletas con la mezcla con salmón y ponlas al horno 20 minutos. Cuando estén listas, déjalas reposar al menos 5 minutos antes de adornarlas con el resto del eneldo. Puedes comerlas ya o esperar a que lleguen los invitados. Bueno, puedes probar una aunque sea antes de que lleguen.