Header

Blog Archives

Calabacines rellenos fáciles

Calabacines rellenos fáciles

Ya tengo en el blog una receta de calabacines rellenos, pero no tan fáciles como estos. Los hice con los calabacines redonditos, que en Miami no se encuentran en todos los mercados y son un poco más difíciles de vaciar que estos larguitos, además de llevar más relleno.

El Ras el hanout o Ras al hanout es una mezcla de especies del norte de África que algunos dicen lleva sólo 12 componentes pero tiene versiones infinitas. Su nombre quiere decir, la cabeza de las especies, la mejor de las mejores que puedes encontrar en la tienda. Aquí se puede comprar en Trader Joe´s o en mercados de comida árabe. Se usa para adobar carnes y pescados, así como en cuscús o arroces.

En esta receta usé un poquitico de picadillo de pavo que me quedó de unos tacos que hice durante la semana. Tan poco como 4 cucharadas, para que vean que no se debe tirar nada a la basura.

Se puede hacer una versión vegetariana, eliminando el picadillo y usando solamente la masa que quitas del centro del calabacín. Eso sí, da para rellenar menos, unos 3 calabacines pequeños o 2 medianos. También puedes usar picadillo de res o de cerdo.

Están listos en media hora y da para 3.

Ingredientes

3 calabacines medianos
1/2 cdta de Ras al Hanout
Sal
1 cda de orégano fresco, picadito
1 cda de aceite de oliva virgen extra
1/2 cebolla mediana, picadita
1/2 pimiento rojo, picadito
4 cdas de salsa de tomate
4 cdas de picadillo de pavo cocinado
1 cda de queso Parmesano rallado

Calabacines rellenos. Receta fácil.

Preparación

Corta los calabacines a la mitad a lo largo y con una cucharita chiquita, retira el centro y las semillas. Pica bien lo retirado del centro, agrégale el Ras al Hanout, el orégano y sal al gusto.

Cocina las canoas de calabacín al vapor, durante 8 minutos, colocándolos hacia abajo para que no se les quede agua en el centro.
Mientras tanto, calienta una sartén a fuego medio y vierte en ella el aceite. Añade la cebolla y el ají y saltea durante 5 minutos, hasta que estén tiernos. Incorpora la salsa de tomate, los calabacines picaditos y el picadillo de pavo. Baja el fuego a bajo-medio y cocina unos 8-10 minutos. El calabacín va a soltar liquido y ayudará a que la salsa no sea tan espesa en un principio y puedas cocinar todo un rato para que se mezclen mejor los sabores.

Cuando la salsa se espese, prende el horno a 350⁰F (180⁰C) para que se vaya calentando y rellena las canoas ya cocidas al vapor, usando una cucharita, con la mezcla que contiene el picadillo. Espolvorea las canoas rellenas con queso Parmesano y hornea en una bandeja cubierta con papel encerado durante 15 minutos.

Los puedes servir tal cual o acompañados de ensalada o de cucús con cúrcuma.

Calabacines rellenos de carne

CalabacinesRellenosDeCarne

Hace siglos que estaba por hacer calabacines rellenos de carne pero quería prepararlos con unos calabacines redondos y por fin los encontré el otro día en el Mercado mexicano, pues en los supermercados que hay por mi casa jamás los tienen.

Antes de seguir con la receta, quería contarles las razones por las que no estoy publicando en el blog tan seguido y sólo estoy escribiendo en español otra vez. En mayo pasé unos cuantos días en Blogher Food, una conferencia de blogueros cocineros que se celebró en Miami. Luego me fui a Nueva York de trabajo. De regreso pasé una semana enferma, casi todo el tiempo en cama completamente dormida. Además, estoy en la recta final de mi libro de cocina.

A lo mejor hay alguien por acá que no se ha enterado aún por las redes sociales… La editorial Anaya, con sede en España, me ha contratado un libro de cocina cubana que debe salir a finales de este año y ya se acerca mi fecha de entrega, por lo que casi todo mi tiempo libre lo estoy empleando es escribir las recetas y revisar las fotos. De más está decirles lo feliz que me encuentro, pero con un trabajo a tiempo completo, sólo me quedan los fines de semana y las noches para dedicarle al mi libro y no es tarea fácil. Además, quiero ver un poco del Mundial de fútbol, que es sólo una vez cada cuatro años y acaba de comenzar.

Así ando. Mejor volvamos a la receta. Los calabacines están rellenos con carne de res molida, que en Cuba llamamos picadillo, y con una salsa bechamel no muy espesa. El relleno queda con un sabor delicado que va muy a tono con los calabacines. Les van a encantar con su toque latino. Además es un plato precioso.

Ingredientes

3 calabacines redondos
1 lb de picadillo de res
1/2 cdta de Fiesta Citrus de McCormick
1/4 cdta de comino en polvo
1 pizca de pimentón
1/4 cdta de sal
1 taza de salsa criolla
1/4 de taza de vino seco
2 cdas de queso mozzarella rallado

Para la bechamel:
2 cds de mantequilla
2 cdas de harina multiuso
1 taza de leche

calabacines rellenosdecarne2

Preparación

Pon a hervir abundante agua en una caldera grande.

Corta la parte superior de los calabacines como para hacer unas tapitas con ellas. Limpia el interior de los calabacines. Hiérvelos 5 minutos y luego ponlos bocabajo sobre un paño o papel toalla.

Mientras se cocinan los calabacines, has la bechamel. Derrite la mantequilla en una cazuelita pequeña y añade la harina, mezclándola bien y cocinándola hasta que se despegue. Ve agregando la leche poco a poco para que no se hagan grumos, hasta lograr una salsa bechamel ligera.

Adoba el picadillo con las especias y sal a gusto. Viértelo en un sartén previamente calentado a fuego medio y saltéalo hasta que cambie de color. Agrega la mitad de la salsa criolla y el vino. Baja el fuego a medio-bajo y cocínalo durante 15-20 minutos. Incorpora la mitad de la bechamel.

Precalienta el horno en grill.

Mezcla el resto de la bechamel y de la salsa criolla en un Pyrex. Rellena los calabacines con el picadillo y hornéalos 10 minutos sin la parte de arriba, la cual usarás en el momento de servir el plato. Retira la bandeja del horno, distribuye el queso por encima de los calabacines rellenos y regrésalos al horno para que se doren, unos tres minutos más.

Mi esposo y yo comimos uno cada uno de cena ligera, con salsita del fondo alrededor y la tapita del calabacín de adorno.

Ziti con calabacín y ricotta

ziti con calabacin y ricotta
Aunque a mi esposo no le gusta el calabacín, yo a cada rato trato de incluirlo en algún plato que en el que prevalezcan otros sabores, pues a mí me encanta y no puedo evitar agarrarlo en mis viajes al mercado. Con estos ziti con calabacín y ricotta he salido airosa, pues le han encantado. Menos mal que hice para tres. No los comimos todo.

Si a tus niños no le gustan mucho los vegetales, seguro se los comerán sin chistar en este plato, pues generalmente a ellos les gustan las pastas, el pesto y el queso. Y a los mayores ni se diga. Les aseguro que van a dejar esta receta en casa para toda la vida. Es una adaptación de una que aparece en un libro que compré en mi viaje a Italia el año pasado. He cambiado un poco las cantidades de los ingredientes y los quesos secos. Da para 3 y está lista en media hora.

Ingredientes

300 g de ziti o una pasta de forma parecida, como penne o mezze maniche
200 g de queso ricotta de pote
1 calabacín (zucchini) grande (acepta 2)
2 dientes de ajo
2 cdas de aceite de oliva virgen extra
3 hojas de menta (mint)
8 hojas de albahaca (basil)
3 cdas de Parmesano-Romano rallado
15 g de piñones (pine nuts)
Sal
Pimienta

Preparación

Corta el calabacín en ruedas finitas, preferiblemente con una mandolina. Lamina un diente de ajo.

Pon a calentar un sartén a fuego medio y añade el aceite y el ajo. 30 segundos después, adiciona el calabacín y remueve bien todo para que se separen las rueditas del vegetal y se vayan impregnando de aceite. Si usas más de un calabacín, necesitarás al menos otra cucharada de aceite. Sigue salteándolos unos 3-4 minutos hasta que estén tiernos. Salpimienta y reduce el fuego al mínimo.

Pon a calentar el agua para las pastas y precalienta el horno a 450°F (230°C).

Tritura los piñones en el procesador de alimentos. Agrega la menta, la albahaca y el otro diente de ajo. Sigue triturando. Mezcla el resultado con el queso ricotta, puede ser en el procesador o en un cuenco. Salpimienta.

Cocina las pastas según las instrucciones del paquete y antes de escurrirlas separa 1/4 de taza (unas 3 o 4 cucharadas) del agua en que las has hervido. Cuando estén listas, escúrrelas y únelas con el calabacín y la ricotta, añade el agua para que esta tarea sea má fácil y no se sequen mucho las pastas en el próximo paso.

Vierte todo en un recipiente de barro o un pyrex y hornéalo 5 minutos, descubierto.

Sirve caliente y adórnalo con unas lascas de queso y unas hojitas de menta o albahaca.

Tips

Las lascas de queso para adornar quedan bien chéveres si usas un pelador de papas.

Uno de los cambios que hice, fue usar más ricotta y más agua de la pasta en lugar de aceite de oliva en el pesto. Puedes usar la mitad de la ricotta y del agua y añadir 1/3 de taza de aceite de oliva al pesto.

¿Y a ti cómo te gusta comer la pasta?