Header

Blog Archives

Bistec encebollado cubano

Bistec encebollado cubano

Le llamo a este post bistec encebollado cubano porque muchos van a pensar que es un disparate adobar la carne con limón, porque se pone dura, porque pierde el sabor, etc… pero en Cuba siempre lo hicimos así y cuando lo hago de otra forma no me sabe al que hace mi mamá.

En mi país le ponemos naranja agria o limón a las carnes y pescados para adobarlos. El lechón asado, uno de nuestros platos emblemáticos y el rey de todas las celebraciones importantes, se adoba con naranja agria al menos de un día para otro. Al adobo del pescado sí que he renunciado, porque se cocina sobremanera con el limón.

La clave para que quede bien este bistec es que sea finito y que se cocine poco. Debemos dejarlo en el adobo de limón al menos media hora y mejor de un día para otro. Duran adobados hasta 3 días.

Estos bisteques se preparan en 10 minutos y son comfort food total. Se pueden acompañar con congrí, arroz con frijoles negros, ensalada, maduros, tostones, y es especial para el pan con bistec.

Pan con bistec

Ingredientes

2 bisteques de palomilla o de bola
El jugo de 1 limón
2 dientes de ajo machacados
Sal
Pimienta
1 cebolla blanca grande
2 cdas de aceite de oliva

Preparación

Salpimienta los bisteques y adóbalos con el ajo machacado y el jugo de limón. Colócalos en un recipiente de vidrio, tápalos y ponlos al refri al menos media hora.

Escurre el adobo de los bisteques.

Calienta el aceite en una sartén a fuego alto y cocina los bisteques de vuelta y vuelta y que se doren. Agrega la cebolla y colócala debajo de la carne. Baja el fuego a medio y sigue cocinando unos 5 minutos, para que se pongan tiernas.

A la hora de servir, pon la cebolla sobre la carne.

Bistec encebollado cubano con congrí

Esta receta se puede hacer también con bisteques de cerdo.

Pie de polenta y ropa vieja

Pie de polenta con ropa vieja

Una combinación fabulosa, polenta italiana con ropa vieja cubana.

Tanto la ropa vieja como la polenta están entre mis comidas preferidas, pero cuando se me ocurrió unirlas en este pie después de una conversación entre amigas sobre recetas deliciosas del país de cada una, el resultado me dejó prendada de un nuevo plato que ustedes no pueden dejar de probar.

En Cuba comemos harina, ya sea hecha con maíz fresco tierno o con harina seca, pero esta última no queda con la consistencia de la polenta y no es un polvo fino como esta, sino que  es mucho más gruesa y lleva un poco de más tiempo al fogón.

La ropa vieja da su trabajo, pero es tan rica. Y si logran que le quede un poco, la usan para esta receta, que pueden hacer en un sartén resistente al horno o en moldes individuales. La receta la pueden ver aquí y la de la polenta y la unión de ambas, sigue a continuación.

Para que la polenta les quede bien cremosa, uso leche, pero si has dejado de comer alimentos con lactosa por alguna razón, puedes sustituirla por caldo.

Este plato da para 4.

Ingredientes

1 taza de polenta instantánea
1 taza de caldo de pollo o de vegetales
2 tazas de leche
1/3 de taza de queso pecorino romano
3 tazas de ropa vieja lista para comer

Pie de polenta

Sorprende a tu familia con esta receta tan deliciosa.

Prepraración

Precalienta el horno a 450⁰F (230⁰C).

Pon a calentar el agua y el caldo en una cazuela mediana. Cuando comience a hervir, apaga el fuego y ve echando la polenta poquito a poco, en forma de lluvia, batiendo constantemente. Añade el queso y mézclalo bien.

Debe quedar cremosa. Si te queda dura, le puedes poner un poco más de leche o caldo. Yo no le pongo sal extra, pues con la del queso me parece suficiente, pero prueba a ver si está bien para ti antes del paso siguiente.

Coloca la ropa vieja en el fondo de una sartén resistente al horno y espárcela uniformemente. Vierte sobre ella la polenta y empareja la superficie usando una espátula. Mete al horno unos 10 minutos, hasta que se asiente bien sobre la carne y se dore un poquito.

Sirve caliente, cortándola en cuñas. Y si tienes un aguacate para acompañarla, no dejes de ponerle un par de tajadas a un lado.

Y ahora, a compartirla para que se te quede bien guardadita.

Seco de res en la olla de presión

Seco de res #RecetaPeruana

Lo prometido es deuda, y este fin de semana me sacrifiqué 😉 y repetí el seco de res (guiso de res peruano) con que acompañamos el tacu tacu del reto Cooking the Chef del mes de marzo. La receta está basada en otra de Gastón Acurio y la verdad se me hizo un poco tarde para la foto, porque he estado de un vago tremendo todo el fin de semana, entre los días nublados y el cansancio de una semana dura en la oficina, sólo quería sofá con libros y películas.

Y es que por fin nos mudamos a una oficina nueva y ya se siente más como que estamos en una nueva empresa. A pesar de tanto trabajo, estoy encantada con la zona en la que queda y estamos en un piso 20, con una vista impresionante hacia el oeste de la ciudad que llega hasta al horizonte y unos atardeceres de lujo. Además, puedo ir caminando al mercado, a unos cuantos restaurantes y a un mall. Ya le estoy sacando partido a esas ventajas.

Pero bueno, vamos a la receta, que da para 5 o 6 raciones aproximadamente y está lista en 45 minutos usando la olla de presión.

Las pastas de ajíes y de culantro las he comprado en un mercadito sudamericano cerca de casa, pero también las venden en Publix o Walmart.

Ingredientes

1 ½ lb de carne de res en cubos de 3 cm
Sal
3 cdas de aceite de oliva virgen extra
1 cebolla morada, picadita
1 pimiento amarillo o verde, picadito
3 dientes de ajo, picaditos o machacados
1 cda de pasta de ají panca
1 cda de pasta ají amarillo peruano
¼ de taza de pasta de culantro
1 cdta de orégano
½ taza de cerveza negra
1 ½ taza de caldo de carne o caldo vegetal
3 papas medianas o 12 papitas amarillas
3 o 4 zanahorias
1 taza de guisantes (arvejas) congelados

Seco de res en la olla de presión

Preparación

Sala la carne. Calienta el aceite a fuego alto en la olla de presión y dora la carne, cocinándola unos 5 a 7 minutos sin moverla demasiado. Retira la carne y resérvala.

Baja el fuego a bajo-medio. Agrega la cebolla y el pimiento. Sofríe durante 5 minutos y añade el ajo. Sigue sofriendo un par de minutos y adiciona el orégano, así como las pastas de ají panca, ají amarillo y culantro. Cocina unos 5 minutos y regresa la carne a la olla. Vierte la cerveza y el caldo, tapa, sube el fuego a medio-alto y deja que la olla pite durante 20 minutos.

Mientras tanto, pela las papas y córtalas en cuadritos del mismo tamaño de la carne. Yo usé esta vez papas amarillas chiquitas y las puse tal cual. Ponlas papas en un cuenco con agua que las cubra, para que no se oxiden. Pela las zanahorias y córtalas en ruedas del mismo tamaño que la carne y las papas.

Una vez blanda la carne, cuando se le vaya la presión a la olla, agrega las papas y las zanahorias. Tapa y deja que esta vez pite unos 5 minutos. Cuando se vaya la presión, agrega los guisantes y cocina destapado durante 3 a 5 minutos.

Sirve con el tacu tacu o simplemente con arroz blanco.

No dejen de probarlo, que es el guiso más rico del mundo mundial. Las pastas de ajíes y culantro también las pueden comprar en Amazon en caso de que no vendan productos latinos donde viven.