Header

Blog Archives

Pastel de salmón sin horno

Pastel de salmón sin horno

En mi reciente visita a Washington DC quedé fascinada con libros de recetas antiguas americanas y en uno de ellos encontré este pastel de salmón sin horno, inspirado en una receta de 1794.

El libro donde aparece es Revolutionary Cooking. Over 200 Recipes Inspired by Colonial Meal (Cocina revolucionaria. Más de 200 recetas inspiradas en la cocina colonial). Fue uno de los que me llevé porque las recetas están adaptadas al modo de cocinar actual y se me hicieron fáciles dándole una mirada rápida en la tienda de Mount Vernon, la finca donde vivió y está enterrado el primer presidente estadounidense.

Por cierto, si van a Washington, traten de visitar esta finca museo que está a aproximadamente 30 minutos de la capital. Es un sitio con un paisaje precioso y se sorprenderán de todo lo que ahí existía y como era perfectamente sostenible por sí misma.

Pastel de salmón sin horno

Revolutionary Cooking, contiene además de las recetas, una introducción en cada capítulo sobre la historia de las comidas, costumbres e ilustraciones de utensilios que se usaron en diferentes épocas durante la colonia. Aprende uno muchísimo de historia norteamericana en sus páginas.

Cada receta cita el libro del que se ha tomado. El pastel de salmón es una variación de un “Crawfish in savory jelly” (Gelatina con cangrejo de río) del libro The Experienced English Housekeeper (La experta ama de casa inglesa), 1794.

Yo también le hice cambios a la receta sustituyendo algunos ingredientes y agregando otros. Usé leche de coco sin azúcar en lugar de leche porque se me había acabado, mostaza en pasta en lugar de en polvo porque pensaba que tenía pero de eso nada, y como tuve dificultades para que me cuajara la natilla, añadí maicena. Creo que la leche de coco era demasiado ligh y después de 20 minutos batiendo, me rendí y espesé la natilla con maicena.

El resultado, un pastel más light con un toque dulce de fondo que a mí me pareció muy agradable, pero a mi esposo no tanto porque no le gusta mezclar dulce con salado. En realidad era muy leve y el sabor de este pastel era muy delicado.

La historia ha sido larguísima, pero la receta de este pastel de salmón sin horno no es nada complicada. Se hace rápido. Sólo ten en cuenta que debes enfriarla 3-4 horas, o mejor de un día para otro.

Pastel de salmón sin horno

Da para 6 y está genial para el calorcito que ya se ha plantado por acá por la Florida.

Ingredientes

4 yemas de huevo
2 cdas de azúcar
1 cucharada de mostaza (la receta tiene 2 cdas de mostaza en polvo)
1 cdta de sal
2 tazas de leche de coco sin azúcar (o la leche que prefieras)
1 cda de maicena
2 cdas de agua
2 sobres de 0.25 oz de gelatina sin sabor
1 taza de agua fría
4 cdas de vinagre de manzana (la receta dice sólo vinagre)
3 latas de 5 oz salmón sin espinas ni piel (la original es con 2 latas de 7 oz)

Preparación

Bate las yemas de huevo con el azúcar, la mostaza y la sal. Añade la leche de coco y revuelve. Cocina a fuego medio en una cazuela mediana revolviendo constantemente para evitar que se pegue a las paredes. Cuando se empiece a hacer borbotones (a mí no me cuajó, recuerden) agrega la maicena desleída en 2 cucharadas de agua y sigue cocinando y revolviendo hasta que cuaje. Separa del fuego, pero mantén esta natilla salada caliente.

Disuelve la gelatina en el agua fría. Agrega el vinagre. Revuelve. Añade la natilla salada caliente y mezcla bien. Adiciona con cuidado el salmón escurrido y aplastado con un tenedor para que quede en pedazos bien chiquitos.

Vierte en un molde previamente untado de aceite con una capacidad de al menos 6 tazas y ponlo en el refrigerador de un día para otro.

Para desmoldarlo, sácalo del refri media hora antes de servirlo y pásale un cuchillo por el borde para que se desprenda fácilmente, como si fuera un flan. Para voltearlo, igual que un flan también, coloca un plato encima y víralo con plato y todo.

Decóralo a tu gusto.

Pastel de salmón sin horno

 

El libro recomienda servirlo con una salsa de pepino que lleva:
1 pepino pequeño rallado y bien escurrido
3-4 cucharadas de mayonesa
1 taza de crema agria (sour cream)
Sal al gusto
Para prepararla sólo debes mezclar los primero 3 ingredientes y luego ponerle la cantidad de sal que prefieras.

Nosotros lo comimos con ensalada de rábano, arúgula, espinacas y aguacate.

Y bueno, que cómo me decidí por este pastel de salmón… Todo por querer usar las 4 yemas que me sobraron de una pavlova. ¿Pueden creerlo?

Si tienen alguna duda sobre los ingredientes o para ver los libros de los que se habla en este post, pueden visitar mi tienda de Amazon.

 

Lobster rolls de Anthony Bourdain

Lobster rolls de Anthony Bourdain

Desde Navidad tenía marcados los Loobster Rolls de Anthony Bourdain en su nuevo libro, Appetites Cookbook, que fue el regalo de uno de mis primos el pasado diciembre, pero me puse a mirar y a mirar y la verdad que se me antojaban montón de recetas para el reto Cooking the Chef de este mes que como ya estarán adivinando, tiene de estrella a este chef newyorquino.

Aparte de como cocina o de sus programas – No Reservations y Parts Unknown-, me encanta como escribe. Disfruté tanto Confesiones de un chef (Chef Confidential) y he disfrutado tanto en este libro su modo de dar las instrucciones y sugerir modos de preparar o utensilios que debes incorporar a tu cocina.

Este Lobster Roll es estilo New England. Aunque este sándwich es usualmente asociado con el estado de Maine -estado famoso por sus langostas-, es original de Conneticut. En general, es muy popular en el noreste de Estados Unidos y me ha recordado mucho los inicios de Anthony Bourdain en Cape Cod. Nada, las que uno se va armando en la cabeza. Supuestamente el sándwich original es con mantequilla y el que es con mayonesa se llama Lobster Salad Roll, cosa que el chef resuelve de un tirón poniéndole mantequilla al pan de hot god con que se sirve. Y yo lo apoyo.

Lobster rolls de Anthony Bourdain

Por mi parte, compré unos paquetes de pedazos de langosta que hasta ahora me han resultado maravillosos para tostones rellenos o pizza, pero que se pusieron demasiado chiquitos como para este plato. De todos modos, el sabor me encantó.

Otra variación de mi parte, fue ponerle por encima en el momento de servirlo una sazón que compré en Phillips, un sitio que me encanta comer en el aeropuerto de Newark (New Jersey) en lugar de semillas de apio que recomendaba el chef. Allí me he comido unos Lobster Rolls maravillosos. De lo poco rico que te encuentras en los aeropuertos de por acá. También tienen unos crab cakes gloriosos.

Y antes que me siga desviando, vamos con la receta, que da para 4 sándwiches.

Ingredientes

1 cda de sal
2 libras de masas de langosta
1 taza de mayonesa (hecha en casa o comprada hecha)
1 palo de apio (celery en inglés)
2 ramitas de estragón (tarragon en inglés), sólo las hojas, picaditas
1 o 2 cdtas de jugo de limón
Pimienta negra recién molida
4 cdas de mantequilla
4 panes de hot dog

Lobster Rolls

Preparación

Pon a hervir agua con sal y cocina en ella las masas de langosta 2 o 3 minutos, dependiendo del tamaño. No cocinar más porque se pone gomosa. Escurrir y dejar que se refresque.

Mientras, has la mayonesa si has decidido usar mayonesa casera y corta el apio en cuadritos de medio centímetro.

Una vez frescas las masas de langosta, agrega la mayonesa hasta cubrir bien cada pedazo. Agrega luego el apio (yo guardé un poquito para adornar), el estragón y el jugo de limón. Yo le puse sólo una cucharadita de limón pero por la mayonesa que usé, bien espesa y con poca acidez, decidí ponerle la otra. Ponle la pimienta y rectifica la sal. Tapa y guarda en el refri hasta que vayas a armar los sándwiches.

Calienta el grill o una sartén grande y ponle mantequilla a los panes por dentro. Colócalos con la parte de la mantequilla hacia abajo en el grill hasta que se doren y se tuesten un poco. No necesitas virarlos.

Reparte la langosta entre los 4 panes, adorna con los cubitos de apio reservados. En mi caso le puse también la sazón de Phillips.

Bourdain recomienda acompañarlos con una cerveza Narragansett bien fría. Yo, pues lo que tenía a en el refri era Peroni y me supo de maravilla.

Puedes ver más de la vida de Anthony Bourdain y el resto de las recetas del reto aquí.

Margaritas de flor de Jamaica

Margaritas de flor de Jamaica

Celebra el 5 de mayo con estas margaritas de flor de Jamaica.

Las probé en México la semana pasada en un local en Polanco, Ciudad México. Andaba despidiéndome, entre tacos, cervezas y margaritas, de mis con compañeros de trabajo después de una semana juntos en Cuernavaca en un curso muy especial que no vamos a olvidar. Sólo les cuento que no queríamos separarnos, pues es un poco secreto todo, así que mejor sigo con las margaritas.

Margarita de Flor de Jamaica

La flor de Jamaica es muy popular en México. Se consume sobre todo en forma de infusión, que suele tomarse fría, Agua de Jamaica, y que hace poco probé con un chorrito de limón y me encantó. Es súper-refrecante y se la recomiendo para el verano que se avecina. Aquí hace tanto calor ya que se me fue derritiendo la margarita a medida que hacía las fotos.

Además, se dice que esta infusión es buena para combatir la resaca, para limpiar los riñones y el hígado, así como para aliviar infecciones respiratorias.

Ya la margarita es otra cosa… Hay que tener cuidado porque parece que es muy suave, pero luego te sube el tequila.

Margaritas de Flor de Jamaica

Ingredientes

(Para 3)

Para el té de flor de Jamaica:
2 taza de agua
1 puñado de flor de Jamaica seca

Para las margaritas:
Sal y limón para adornar el vaso
2 oz de tequila blanco
2 oz de té de flor de Jamaica
1 cda de azúcar
El jugo de 1 limón
3 tazas de hielo

Preparación

Prepara primero el té. Hierve el agua, agrega la flor de Jamaica, tápalo y retíralo del fuego. 5 minutos después cuélalo y deja que e refresque.

Para hacer las margaritas, corta el limón y pásalo por el borde del vaso. Coloca la sal en un plato y pon el borde del vaso dentro de la sal para que se pegue al borde. Para mis margaritas usé sal de gusano de maguey con chile, pero puedes usar sal regular o comprar una saborizada en el mercado o en la licorería.

Mezcla los ingredientes que siguen sin incluir el hielo en una batidora. Bate para diluir el azúcar. Adiciona el hielo y bate para que se vuelva frapé la margarita.

Sirve adornada con flor de Jamaica del té o con una rueda de limón.

¡Happy 5 de mayo!