Header

Blog Archives

Pechuga de pavo a la cubana

pechuga de pavo

Esta pechuga de pavo a la cubana, adobada y cocinada como si fuera lechón asado, es una de las pocas maneras que a mi familia le gusta comer pavo y la hago a cada rato para Acción de Gracias. Queda jugoza y es muy fácil de preparar.

Y es que el primer Thanksgiving que pude comprar los ingredientes para hacerlo a la americana, a nadie le gustó aquel arroz con cramberries secos y los espárragos con crema, ni el relleno, así que el año siguiente decidí hacer esta receta y acompañarla con moros y cristianos, boniato frito y ensalada. Aunque a veces me encanta ponerle salsa de arándanos rojos (cranberries) por encima.
 
Si la pechuga de pavo está congelada, la debes poner a descongelar dentro del refrigerador (fuera del congelador) dos días antes de aliñarla. Luego debes dejarla en el adobo un día entero antes de cocinarla.
 
Está lista en 2 horas, pero debes dejarla al menos media hora refrescándose fuera del horno para que al picarla en ruedas no se desbarate.
 
En este plato estoy usando la naranja agria, que es muy parecida a la naranja dulce, pero su corteza es más gruesa y el sabor bastante más agrio, como indica su nombre. Se le conoce también como naranja andaluza, bigarade, cajera o cachorreña. Y además de usarse en la cocina, se emplea también en la fabricación de medicinas, aceites y perfumes. 
 
Ingredientes
 
1 pechuga de pavo deshuesada, de 3 lb. aproximadamente
1 cabeza de ajo
1 botella de 20 oz. de jugo de naranja agria
2 cdas. de orégano en polvo
2 cdas. de perejil en polvo
1 cdta. de pimentón en polvo
1 pizca de allspices
1 cda. de comino
2 cdas. de sal
1 cdta. de pimienta
 
Preparación

Machuca el ajo con la mitad de la sal, para que no salte.
Ponle el resto de la sal y la pimienta a la pechuga y colócala en un recipiente de vidrio. Puede ser el mismo que uses luego para hornearla. Mezcla el resto de los ingredientes, agrégalos al recipiente, tápalo y devuelve la pechuga al refri para su día en adobo.
El jueves de Thanksgiving, 3 horas antes de la cena, precalienta el horno a 325⁰F y coloca el recipiente con la pechuga, destapado y con la piel hacia arriba, con todo el adobo por una hora. A cada rato, báñalo con el aliño.
Sácalo del horno, retira casi todo el adobo con un cucharón, dejando unos 2 dedos de líquido y vuelve a meter el recipiente al horno otra hora. En esta segunda hora, al principio puedes seguir bañando el pavo con el aliño, pero no debes hacerlo en la última media hora, si quieres que se tueste la piel.
Recuerda que debes dejarlo refrescarse otra media hora antes de quitarle la red y picarlo en ruedas.
 
Tips
 
Puedes usar el aliño como mojo y echárselo por encima a las ruedas de pavo, o mezclarlo con el gravy que trae la pechuga, siguiendo las instrucciones del paquete. A mí la verdad no me gusta mucho el gravy… y la pechuga queda los suficientemente jugosa como para no ponerle ninguna de las dos cosas. Pero bueno, para algunos seguirá siendo una carne seca, pase lo que pase… La salsa de arándanos rojos de la foto tiene naranja y oporto y le viene de maravillas. Arriba les he dejado el link.

¿Y a ustedes cómo le gusta el pavo?
 
 
Happy Thanksgiving!

Flan napolitano con frutas del bosque

flanconfrutasdelbosque1

La idea de hacer este flan napolitano con frutas del bosque me la ha dado Alexis, mi peluquero, a quien tal vez muchos de ustedes recuerdan del Concurso de recetas cubanas, por aquella deliciosa carne en salsa con quimbombó, maíz y bolitas de plátano.

Ale hace este flan con una lata de coctel de frutas, pero como soy fan de los berries, enseguida se me ocurrió probar que tal salía con ellas. Usé zarzamoras y frambuesas y el resultado ha sido fenomenal. Increíble cómo se han mantenido frescas y crujientes las frutas después de más de media hora al horno. Vas a obtener dos texturas muy diferentes dentro del flan pero se complementan de maravilla.

Me resulta tan raro no decirles blackberry y raspberry. Es que en Cuba nunca las conocí y cada vez que me toca decirlo en español tengo que estar buscando en cuál es cuál. No es por hacerme la del inglés, es que hay cosas que vi o probé por vez primera en ese idioma.

Las frutas del bosque son el ingrediente de esta semana, dentro del ciclo que llevo en octubre de alimentos que contribuyen a combatir el cáncer. Ellas contienen ácido elágico y antocianidinas, los cuales ayudan a bloquear la actividad de proteínas esenciales para el desarrollo de tumores, evitando que se formen nuevos vasos sanguíneos cerca de estos. Por otra parte, su poder antioxidante les confiere gran potencial para interferir en varias de las etapas implicadas en el desarrollo del cáncer.

Ingredientes

1/2 taza de azúcar
2 huevos
1/2 taza de leche condensada
1/2 taza de leche evaporada
1/2 taza de leche
1/2 cdta. de vainilla
2 lascas de pan de molde
3 oz de zarzamoras
3 oz de frambuesas

Preparación

Pon a derretir el azúcar para hacer el caramelo con el que cubrirás los moldes.

Mientras, puedes lavar las frutas y escurrirlas. También ir picando el pan, quitándole primero todos los bordes y luego cortándolo en cuadritos bien chiquiticos. Divide en 4 porciones similares.

Unta los moldes con el caramelo.

Prende el horno a 350⁰F.

Bate las leches, la vainilla y los huevos.

Coloca las futas en el fondo de los moldes. Vierte un en cada uno de ellos mezcla para flan, sin llenar mucho, porque tienes que agregar el pan, presionando suavemente para que se impregne de la leche -ahora se me ocurre que hubiese sido mejor humedecerlos con ella antes, pero bueno, eso se los dejo a ustedes para cuando se embullen a hacerlo.

Tapa los moldes con papel aluminio y coloca al baño María 35 a 45 minutos. Para comprobar si están listos, introduce en uno de ellos un palillo de dientes. Debe salir seco.

Deja que se refresquen y enfría al menos un par de horas antes de comer.

Tips

Puedes hacer un sólo flan en vez de dividirlo en varios moldes. O puedes usar tu receta de flan y tus frutas preferidas.

Pollo a lo Linda

polloalalinda
Linda Goodman es una querida amiga y cliente con la que comparto el gusto por la buena cocina y el amor por los libros, entre otras cosas. Es una persona que admiro muchísimo, incansable, culta y muy cómica –nos divertimos cantidad intercambiando mensajes mientras trabajamos. Ella es norteamericana, pero habla muy bien el español, y también francés, y un poco de italiano. Además, es una inventora de palabras fantástica.
Desde los primeros días del blog Linda me envió esta receta, que dejé para hacer un fin de semana porque lleva un poco más de una hora. Créanme que vale la pena invertir ese tiempo en hacerla. No es nada complicada, pero lleva 1 hora al horno.
Da para 3 o 4 personas.
Ingredientes
1 libra de pechuga de pollo deshuesada
2 ramitas de romero fresco
1/3 taza de Vermouth
3 cdas. de mostaza Dijon
1 diente de ajo
1/2 cdta. de jengibre en polvo
4 onzas de sundried tomatos
1/2 taza de aceitunas negras deshuesadas
1 taza de champiñones picados en rueditas
1 cebolla
Aceite de oliva
Sal
Pimienta
Preparación
Limpia el pollo de grasa, de tenerla. Pica las pechugas en pedazos, o filetes gruesos y salpimiéntalas.
Pica el ajo en ruedas finitas. Bate el Vermouth con el jengibre y la mostaza. Agrega ambas cosas al pollo y ponlo a marinar.
Precalienta el horno a 350 grados Fahrenheit.
Mientras, corta el tomate a la juliana, las aceitunas en rueditas no tan finitas, el hongo si no lo has picado todavía, y la cebolla en ruedas como de 7 mm grosor.
Unta de aceite de oliva un recipiente de barro o vidrio que puedas meter al horno. Cubre el fondo con las rodajas de cebolla, luego coloca el pollo y le esparces por encima el tomate, las aceitunas, los hongos y el romero. Baña con el líquido que usaste para aliñar el pollo.
Tapa la fuente con papel aluminio y mete al horno por 30 minutos. Pasado ese tiempo, retira el aluminio y deja en el horno otros 30 minutos. Chequea que el pollo está bien hecho. Debe quedar salsa en el fondo, es deliciosa. Saca el recipiente del horno y deja reposar unos 10 minutos.
Sirve con arroz blanco, arroz integral, quinoa o couscus. En casa lo comimos con una mezcla de quinoa y arroz integral deliciosa (ver foto de la izquierda), que se cocina en el microondas en 90 segundos. Un paquete da para dos. Lo venden también en Whole Foods.
Tips
Puedes usar encuentros de pollo o esos paquetes de pechuga que vienen picadas como para deditos de pollo. Es este último caso, disminuye el tiempo que lo cocinas sin el papel aluminio.