Header

Blog Archives

Ensalada coleslaw a la japonesa

coleslaw japonesa

Una de mis ensaladas favoritas de la cocina americana es la coleslaw. Hasta ahora no le he buscado un nombre en español. Es divina para comer lo mismo con carne, pollo que pescado y tengo que confesar que cuando la he hecho en casa siempre he usado un aderezo comprado hecho. Por primera vez la he hecho en casa, pero a la japonesa.

Aunque se puede preparar sin mayonesa y muchos diran que ponérsela le quita lo sano que pueda tener una ensalada, la verdad que es una salsa que me gusta bastante y que de vez en cuando me doy el gusto de comer. Sobre todo la mayonesa japonesa, que no falta en casa. La marca que predomina en este país y que les recomiendo comprar si se les cruza en el camino es Kewpie. No sé bien por qué, pero sabe diferente y no la cambio por ninguna. En Japón se usa la mayonesa, entre otras cosas, para mezclar con los ingredientes del relleno de los onigiri, para adornar y aderezar el okonomiyaki (pronto les comparto la receta) o para preparar sushi.

Usando un procesador de alimentos tendrás los ingredientes picados en un momentico y la preparación de esta receta te llevará 5 minutos. Da para 4.

Ingredientes

2 tazas de col morada, picadita
1 taza de zanahoria rallada (usé 2 zanahorias)
1 taza de daikon rallado (del mismo modo que la zanahoria, que queda en pequeñas tiritas)
1 cebollino, picadito o 2 cdas de cebollino seco
2 cdas de semillas de sésamo
Sal
Pimienta

Para el aderezo:

1/4 de taza de mayonesa japonesa
1 cda de vinagre de arroz (rice vinegar)
1 cda de sake
1/4 cdta de mostaza japonesa (de tubo)
1/4 cdta de wasabi (de tubo)
1 cda de salsa soya
1/4 cdta de aceite de sésamo
1/2 cdta de azúcar glas

Preparación

Corta los vegetales y colócalos en un cuenco grande. Mezcla todos los ingredientes del aderezo y agrégalos a los vegetales. Mezcla bien todo y salpimienta a gusto. Adorna con las semillas de sésamo.

japanese coleslaw

Tips

En la receta de hoy usé col morada, porque era la que tenía a mano y pensé que le daría un colorido especial, pero pueden usar la col blanca. El daikon, conocido como rábano japonés, lo pueden sustituir por rabanitos.

En cuanto a las medidas, recuerden que la taza “americana” equivale a un recipiente de 250 ml (1/4 de litro), pero pueden simplemente calcular dos medidas de col por una de zanahorias y otra de rábano.

La mostaza y el wasabi envasados en tubo los venden en Estados Unidos en casi todos los mercardos. Si no, siempre pueden recurrir a los mercados orientales de su localidad. Les he puesto el link a Amazon por si quieren comprarlo ahí o ver como luce.

Ensalada Caesar

ensalada caesar
La ensalada Caesar fue creada en un sitio que nunca hubiera imaginado por los ingredientes que lleva ni por su nombre, Tijuana. Ya lo había leído en algún momento pero no recuerdo dónde. Ahora lo vuelvo a encontrar en la revista del Food Network de abril, 2013. Según la cual fue creada en 1924 por el chef Caesar Cardini y en sus principios no llevaba anchoas.
Busqué más información en internet y aprendí que Caesar, un inmigrante italiano que tenía restaurantes en San Diego y Tijuana, estaba en contra del uso de las anchoas y que prefería comer esta ensalada con las hojas de lechuga enteras.  Yo me fui con la receta moderna, haciéndole algunos cambios a la de la revista. Confieso que nunca antes había preparado el aderezo en casa y la experiencia ha sido única. Tanto para mí como para mi esposo esta es la primera vez que hemos comido ensalada Caesar de verdad.
Está lista en 35 minutos y da para 4. Viene muy bien para una cena ligera entre semanas.
Ingredientes
4 filetes de anchoas en aceite, escurridos
2 cdas de mantequilla sin sal
2 tientes de ajo, machacados
2 ruedas de pan sour dough
2 cdas de perejil seco
1 huevo grande a temperatura ambiente
2 cdas de vinagre de manzana
1 1/2 cdtas de salsa Worcestershire
1 cdta de jugo de limón
1 cdta de mostaza en polvo
1/2 taza de aceite de oliva
Sal
Pimienta
2 lechugas romanas, cortadas en tiras
1/2 taza de Parmesano Regiano rallado
Preparación
Precalienta el horno a 400°F (200°).
Pon las anchoas en agua 5 minutos, sécalas con papel toalla y córtalas bien, formando una pasta. Resérvala.
Corta el pan en cuadritos.
Mezcla la mantequilla con el ajo en un cuenco que puedas meter al microondas, unos 2 minutos; o en una cazuelita pequeña a fuego medio, unos 5. Pon la mezcla en un cuenco y agrega los pedacitos de pan. Mezcla bien y añade el perejil seco, sal y pimienta. Ponlos en una sola capa en una bandeja forrada con papel aluminio y hornea durante 10 minutos. Luego deja que se refresquen.
Mientras tanto, pon a hervir agua en otra cazuela pequeña y deja caer en ella el huevo con mucho cuidado. Retírala de la candela y cuando pasen 5 minutos escurre el agua y enjuaga el huevo con agua fría. Pártelo y echa su contenido en un bowl grande. Agrega la pasta de anchoas, el vinagre, la salsa Worcestershire, el limón y la mostaza. Bate bien todo y comienza a echar el aceite poco a poco, sin dejar de batir, hasta que emulsione. Salpimienta a gusto.
Agrega las lechugas y un tercio del queso rallado al bowl, mezcla bien con el aderezo. Agrega los tropezones (croutons) y mezcla un poco más. Sirve en 4 platos, adornándolos con el resto del queso.
Con esta receta participo en la sexta semana de las recetas de la Cuaresma. Pasen a ver los platos que han preparado mis compañeras, cuyas fotos con links aparecen al final del post.

Macaroni & Cheese caseros

mac & cheese
Nunca me gustaron los macarrones con queso que vienen en las cajitas, con esos polvos medio raros que adicionas a un poco de leche y más tarde mezclas con las pastas. Me parecía que echaba a perder los coditos. Los comí bastante en un momento de mi vida en que tenía que contar los centavos para comprar cualquier cosa. Además, no podía cocinar en la casa en la que me habían rentado un cuarto porque esa era una de las condiciones para vivir allí: no prender el fogón o hacerlo lo menos posible.
Si haces la receta desde cero no toma mucho más tiempo que los de las cajitas, pero necesitas prender el horno, algo que jamás hice en esa casa. No todo allí fue desagradable, pero no puedo negar que sufría comiendo mal. Casi todos los días, mañana y tarde, metía al microondas una de esas cajitas con comida precocinada que ahora no puedo ni oler.
No hagan caritas, que el plato de hoy es todo menos triste. Puedes disfrutarlo en familia, como en la foto que encabeza este post; prepararlos en un molde individual y servirte una copita de vino para comerlo viendo tu peli favorita si vives solo; o meterlos al horno en pequeños moldes de cupcakes para repartir en una fiesta o simplemente para divertir a tus hijos.
macaroni & cheese
Ingredientes

8 oz de macarrones
5 tiras de bacon, picado en cuadritos
4 cdas de mantequilla sin sal
1 cebolla mediana, bien picadita
2 cdas de harina
3 tazas (24 oz) de leche
1 taza de guisantes en conserva (sweet peas) escurridos
1 ají pimiento en conserva, picado en tiritas y escurrido
1/2 taza de queso Romano o Parmesano rallado
Sal
Pimienta
Pan rallado o panko

Preparación

Precalienta el horno a 450°F (230°C).

Pon a cocinar el bacon en un sartén caliente a fuego bajo-medio y remuévelo a cada rato durante 5 minutos aproximadamente. Cuando se dore, sácalo del sartén y ponlo a escurrir sobre papel toalla para eliminar el exceso de grasa.

Calienta agua para cocinar las pastas según las instrucciones del paquete y cuando estén listas, escúrrelas.
Mientras tanto, derrite 3 cucharadas de mantequilla a fuego medio en una cazuela y agrega la cebolla, sofriendo unos 5 minutos, hasta que la cebolla esté tierna. Agrega la harina y mezcla bien con una cuchara de madera, más o menos 1 minuto. Vierte la leche en la cazuela y sigue removiendo ocasionalmente durante 5 minutos, hasta que comience a espesar la salsa. Adiciona la pasta, el bacon, los pimientos, los guisantes y el queso. Salpimienta, remueve bien y coloca la mezcla en los moldes de cupcakes o el recipiente en el que has elegido hornear la pasta.

Derrite la otra cucharada de mantequilla en un sartén o una cazuela pequeña y agrega el pan rallado. Mezcla bien y cuando comience a dorarse, un minuto más tarde, retíralo del fuego y espolvorea los cupcakes con el pan. Mete al horno los moldes y hornea durante 6 minutos si usas moldes de cupcakes o 10 si usas un recipiente más grande. Puedes hacer ambas versiones, los cupcakes para los pequeños y una porción grande para compartir entre los mayores.

Sirve caliente.